Skokka
skokka_180
Anuncios Simply

Archivos
Categorías
Madridismo para el siglo XXI
Páginas Recomendadas
Pincha aquí para ver una lista de páginas interesantes.
Marcadores en vivo

Marcadores ofrecidos por Marcadores.com

Anuncios Ad6 Media

Archivo por autor

El largo y tortuoso camino

– Hoy volvemos a jugar Uroliga, contra el sempiterno Zalgiris, y seguramente les metamos un meneo importante. Pero eso no significa nada, ¡¡nada!!, después de haber sido humillados por los perros del Andasulí Efes el otro día en el Imperio Otomano. El largo camino del título se refiere a lo que le costará a este equipo recuperar la credibilidad, destruida tras de un comienzo de temporada inmaculado. Sí, OK, ahora dicen que Laso está castigando un poco al Chacho por ser tan chupón y tan lerdo, pero yo no me creo nada; seguro que luego en el vestuario se la chupa. Y es que además yo no creo que un equipo que regale la última posesión pueda ser campeón de Europa. ¿Alguien se imagina a Petrovic regalando una posesión? ¿A Maicol Yórdan? ¡¡Amos, no me jodas!! El equipo es muy gay, y no explotará realmente hasta que sean mucho más hijoputas; deberíae hacernos una transfusión de sangre Víctor SIDA (pero claro, entonces nos pegaría la SIDA). De todos modos daremos una oportunidad a los muchachos, porque somos mejores personas que ellos y la final se juega en Mandril. Ahí os dejo unas imágenes de las chirlas, digooo, las chirlis del Zalgiris pa que disfrutéis, que sé que sois unos pajilleros. Jugamos a las siete menos cuarto.

– Buffon ha renovado hasta la temporada 16/17, en la que cumplirá 39 añitos. Seguro que Bobi Gómez ya está dándole a la zambomba pensando cómo esto es perfectamente extrapolable al caso del topo, apostillando además “ojo, que un portero bien cuidado aguanta hasta los 45″. Claro que sí, coño, y Peter Shilton jugó 1005 partidos de Liga y se retiró con 47 tacos. Topistas, no pierdan la esperanza.

– Florentaino, en la cuerda floja: Nos cuentan fuentes de absoluta solvencia -casi tanto como las de Manolete- que Florentino estaría considerando seriamente dimitir en las próximas horas. Los motivos serían dos: la demoledora portada sobre el “naming” del Pipabéu perpetrada ayer por Alcerdo Rebaño y el “hashtag” exigiendo su dimisión promovido por la hermandad de nazis lisérgicos de la santa papelina. Aunque ahora mismo parece una cosa muy improbable, un tropiezo contra el Eibar podría desencadenar la sorpresa.

Share

Vivan los minolles

El diario Asco, dirigido por Afredo Puercaño, ha tenido a bien elevar a la categoría de titular de cinco columnas una breve confidencia de Florentino Pérez a Lucía Milfgar, consejera de Educación y Deporte de la Comunidad de Mandril. La frase, que se refiere al nuevo nombre del estadio, es la siguiente: “Le van a poner IPIC Bernabúeu… o Cepsa Bernabéu… lo que quieran ellos”, y la intención es obvia, dentro de su eterna campaña de descrédito del presidente blanco: dar a entender que Florentino Pérez se carga “la esencia del Madrid”, y “no consulta a los socios”. A mí, sin embargo. el cambio de denominación me parece cojonudo, como toda aquella iniciativa enfocada a despojar al madridismo de connotaciones supersticiosas o religiosas: el estadio tiene gran valor sentimental pero a la hora de la verdad es un edificio con un uso, ni más ni menos: ni es una catedral, ni tenemos que jugar en él hasta el final de los tiempos si podemos trasladarnos en un sitio mejor/más grande/más moderno. Como he dicho muchas veces, lo único inmutable del club han de ser los títulos, el escudo y, en un mundo ideal, una camiseta blanca inmaculada.

Esto, por supuesto, choca frontalmente con el madridista más cerril, tanto dentro como fuera del estadio: ese que cree -si es abonado- que la butaca que ocupa es de su propiedad, que hasta los pedos que se ha tirado en ella son sagrados; que Juanito fue el mejor jugador de la historia y que Santiago Bernabéu -extraordinario personaje sin duda- debe ser canonizado. Estos elementos no quieren ni que se mencione un cambio de nombre del recinto (al que el propio albaceteño llamó siempre Chamartín, no “Bernabéu”), pero yo estoy deseando que se produzca lo antes posible el “naming” (palabro infame), pese a que la nueva denominación ciertamente sea una horterada. No sólo para dar en los morros al grupo descrito, sino para beneficiarnos de los 20 millonazos anuales que nos van a soltar los petromoros por la tontería. Desde luego Florentino está obsesionado son ser que seamos competitivos económicamente, y con tanto patrocinio que estamos firmando está claro que lo seremos durante muchos años.

¿Y sabéis lo más gracioso? Que se hará el cambio y no pasará absolutamente nada. El comportamiento del futbolero es fundamentalmente el de un adicto, y muchos de ellos son tan simples que, sin el fútbol, perderían gran parte de su identidad; por eso se venden siempre nuestras camisetas como churros, ya sean naranjas, fucsias, con dragones o con lentejuelas. Y por eso, ni un solo socio pedirá la baja por el cambio de nombre, ni ningún aficionado dejará de ver los partidos por ello. Por supuesto, algún grupúsculo de marginales -formado principalmente por narconazis y adláteres- hará un “jastag” durante un par de días y luego seguirá como siempre: viendo los partidos y siguiendo la actualiad del equipo como un clavo; tampoco es que sepan invertir en otra cosa su tiempo libre. Alguno como mucho se hará del Aleti. Y es que esta gente tan ruidosa -llámese Cerdaño, marginales del túíter, etc.- protesta básicamente porque querría disfrutar las prebendas que otros supuestamente disfrutan ahora; algunos simplemente son demasiado obtusos para entender lo que ocurre en el club, y llaman “privilegio” a lo que no es más que fruto del trabajo duro a favor de la entidad; el que ellos no han hecho en la puta vida. Por supuesto, seguirán mamando.
.


.


Share

La ruptura

floper
Floper con sus amos (no son los March).

Si algo desata la yshteria en un madrilista -aparte de palmar partidos- es la baja de jugadores importantes, y ya tenemos ambas cosas, con la primera e i-na-cep-ta-ble derrota en baloncesto y la grave lesión de uno de nuestros futbolistas más diferenciales, Luka “Caravieja” Modric. Estamos jodidos, cierto, pero quiero ser autocrítico y decir que, en cierta forma, nos lo merecemos. Resulta que Modric se ha desgraciado en un partido de su puta selección. Alguna dirá que podría haber ocurrido en cualquier momento, pero el hecho es que ha sido con Croacia. Y ciertamente no es una situación inesperada ni única, sino que cada año se producen docenas de lesiones en partidos internacionales que, si no hicieran suficiente daño interrumpiendo de forma totalmente artificial campeonatos basados en la REGULARIDAD, dejan KO a varios futbolistas durante parte de la temporada o incluso para todo el curso.

Hagamos un símil con la empresa privada para entender el absurdo: imaginemos que a las compañías punteras de un sector -vamos a decir Microsoft, Apple e Intel- se les obligara a ceder a sus mejores ingenieros cada X semanas a entidades públicas para que éstas montaran campeonatos europeos o mundiales de ingeniería, en los que estos trabajadores competirían por hacer el chip más eficiente o el software más innovador, pero eso sí, en condiciones peligrosas, sumando cansancio y estrés a los propios de su puesto habitual, y obligados a hacer miles de kms. de avión. Mientras, las empresas tendrían que detener su producción esperando a que las citadas entidades terminaran de usar a sus trabajadores; si estos fueran devueltos sin daños físicos, solamente se habría sufrido pérdida de tiempo y desgaste del personal. Si fueran devueltos impedidos para realizar su trabajo, ah, mala suerte: todo sea por el mundial o el europeo de ingenieros, que por cierto se celebraría en las instalaciones de estas empresas.

¿No sería algo demencial e inconcebible? Pues eso es lo que pasa, un año tras otro, en el mundo del fútbol, con unos clubes que -por miedo supersticioso más que por otra cosa- actuan como perros serviles de unas nebulosas entidades que viven básicamente de parasitarlos. Ahora la UEFA nos va a pagar ahora el sueldo de Modric, sí, ¿y qué? Nos limpiamos el culo con su sueldo, lo que necesitamos es al jugador. Y como ni FIFA ni UEFA van a renunciar jamás a su negociete, ni se van a atenerse siquiera a montarlo en términos razonables -por ejemplo, jugando sólo en verano- hay que abandonarlas. Montar una competición no tiene ningún misterio, de verdad (sólo necesitas jugadores, campos y árbitros), y las supuestas ventajas que pueda tener estar en una federación (¿cuáles?) no compensan los terribles perjuicios que conlleva la afiliación. ¿Necesita la NBA para algo a la FIBA? ¿Se pararía la NFL una sola jornada para disputar una osucra clasificación para un mundial de fútbol americano?

Sí, la rotura de Modric debe hacernos reflexionar sobre la ruptura de nuestro yugo. Tenemos 10 Copas de Europa (competición que por cierto inventamos nosotros), no necesitamos más títulos sancionados por federaciones. Lo que sí hace falta, y con urgencia, es un futbol europeo y mundial con temporadas racionales, ininterrumpidas, sin abusos laborales propios del medievo y, en suma, acordes con lo que debe ser una industria internacional del entretenimiento. ¿Que el mundo necesita selecciones? Bueno, a lo mejor no estaría de más montar un Mundial alternativo…

Share

La vida sin Modric

modric
“Ola Blatter ke ase”.

Una vez más las selecciones demuestran su gran utilidad para el género humano, y para el humano furbolero en particular: joder a los jugadores de su club, a ser posible de gravedad. Sí, nos han desgraciao a Modric, nuestro inimitable Caravieja, probablemente el mejor centrocampista del mundo, pese a que los doctos hecpertos de la FIFA pongan por delante a “Don” Andrés Iniesta, alias Gasparín (imagino que por su carisma y liderazgo, ahora que de fútbol anda escasito), y a pesar también de que lo ficháramos a la desesperada para tapar vergüenzas y contraprogramar el fichaje-bomba de Song.

Pero aunque es una putada perder a nuestro croata de oro, y más por un motivo tan espúreo como un puto partido de selecciones en plena temporada, debo admitir que me suda el rabo. El Mandril de este año es tan bruto que hasta se ha vacunado contra el caciquismo de Darth Blatter, y si algo nos sobra son alternativas. Veo que la parroquia que se reúne en este ilustre blof piensa que el acompañante de Grosso va a ser Sami “Fuoriclasse” Khedira, pero yo no lo creo: Sami ha demostrado ser un moro bastante cabrón, y parece que a Carletto le da bastante pereza ponerlo, casi tanta como poner a Illarra, que iba a ser el nuevo Xabi Alonso y ha acabado siendo el nuevo Celades.

Así pues, ¿quién jugará? En ese puesto específico no sé, pero está claro que el que va a entrar es Isco. ¿Por qué? Porque el tío rinde y está de moda, no es más complicado que eso, aunque luego pongan en el centro a James o vete a saber (tampoco me hagan pensar mucho). E incluso si jugaran Khedira o el pseudoetarra tampoco se notaría mucho, es lo que tiene esta plantilla que juega de memoria y tan larga como mi cipote. Esto lo hago extensivo a todos los puestos: incluso podría reventar mañana Cristiano y en el 90% de los partidos no lo notaríamos. Por tener, hasta tenemos hasta un buen portero en la plantilla, aunque no juegue normalmente. Todo esto demuestra que el método bueno era el “PC Fútbol” de Floper: fichar y fichar hasta dejar de hacerlo por agotamiento del mercado o por puro hastío. Es verdad que le ha faltado hacer lo mismo en el basket, pero aun así me disculpo por haber dudado. Me comeré una bolsa familiar de El Piponazo para redimirme.
.

Share

Perros sarracenos

El Mandril de Basket también forma parte de la estategia de hegemonía global del club, enfocada a establecer una dictadura del terror en la cual destrocemos y humillemos a todos nuestros rivales; en la que el empate sea el apocalipsis y la derrota inconcebible. Esto exige, por supuesto, ganar las putas novena y décima Copas de Europa, que se han retrasado ya más tiempo de lo tolerable, y debo decir que vamos camino de lograrlo, con un muy buen comienzo de campaña en el que hemos ganado todo. Como el año pasado, ya somos el único grande dUropa que no conoce la derrota tras dos meses de competición, aunque no hemos arrasado como en el curso anterior; de hecho, hemos ganado un par de partidos por diferencias muy cortitas.

¿Qué significa esto? Me voy a sacar una interpretación del forro de mis cojones: estamos dependiendo menos del juego exterior (el sempiterno ratatatá) y pasando a un modelo con más apoyo en la pintura, gracias al desempeño de ilustres mostrencos como Machete Aiyón, Andrés Nocilla y Salao Meiri. Esto da como resultado victorias más cortas, cierto, pero ni Dios nos ha mojado la oreja hasta ahora. Y hay que seguir la tendencia en Constantinopla, ciudad conquistada por el turco en la que debemos hacer toda una reivindicación cristiana. Turquía siempre ha dado por el culo a Europa, porque es frontera directísima del Islam con nuestro continente, además de un país enorme (más grande que Alemania y Francia) y muy populoso, con casi 80 millones de morapios grillaos. Ya nos daban mala vida en tiempos de Cervantes, y siguieron siendo potencia hasta tiempos tan recientes como la I Guerra Mundial.

kfc
Chicken Pogüa

Sí, hay que tenerlos vigilados, pese a la demencia de los suciatas de toda Europa, obsesionados con meterlos en la UE para “atraerlos hacia nosotros”, cuando la prudencia más elemental dicta que primero deberían europeizarse y luego si acaso meterlos al club con mucha prudencia. Pero nada más lejos de los planes de estos tipos: en realidad, lo que quieren es ganar la Euroliga con alguno de sus equipuchos y, espoleados por tal empuje moral, lanzar una descarnada yihad sobre Europa. Así, una vez más, recae en el Madrid una misión sagrada como es parar a esos hijos de Alá. El Andaolu Efes, rival de hoy, es propiedad de un importante magnate cervecero, y aunque no ha gastado tanto como sus vecinos del Fenerbahce Steve Urkel, se han dejado mucha lana en pos de sus malvados propósitos, y aún tienen un equipo apañado; de hecho, los muy cabrones tienen nada menos que a Krstic, e incluso nos quitaron a Draper, ¡¡qué bastardos!!

Ciertamente será un duelo interesante, que sólo verán los auténticos madridistas, no los hijos de puta. Estos últimos estarán en alguna cabina pringosa de algún lúgubre local de Chueca, viendo contonearse a algún efebo en vez de disfrutar de las cheerleaders más brutas de Europa, que hay que admitir que en eso no hay quien gane a los turcos estos (mientras no implanten la Sharia, claro). Pero qué le vamos a hacer, chavales: estamos rodeados de maricones.

Uroliga, Jornada 5: Anadolu Efes-Real Mandril. 19:00, Estrímin.

Share

Ojalá se muera Platini

ribery
- Platini: “No me jodas el chiringuito, cabrón”.
- Ribery: “Mamarás el sagrado nabo de Mahoma”.

Michel Platini, alias Platanín, es uno de los mayores hijos de puta del mundo. Durísimas declaraciones, sí, pero muy ciertas. Una queja tradicional de los aficionados al deporte este de patear tripas de vaca es que sus dirigentes no lo han practicado en su vida, y saben mucho más de comer bien y beber mejor. No es el caso de Platanín, que fue jugador y además de los destacados, pero como dirigente ha resultado tan malo y corrupto como un Havelange o un Darth Blatter. Es cierto que ha hecho alguna propuesta con sentido (por ejemplo, eliminar la atroz y ridícula regla de “falta al último hombre, penalti y expulsión”), pero en general ha sido como un cáncer de huevos para el fútbol. Además, pese a que la UEFA abarca tanto a los clubes como a las selecciones, está claramente volcado con estas últimas, que son el negocio con el que él y sus amigachos roban más dinero del que podrán ganar en tres vidas.

El último ejemplo es espectacular, escandaloso, ¡¡menudo hijo de perra!! Resulta que Franck Rivery, alias “Adonis” se ha cansado de la puta pantomima de la selección y ha dicho que no va volver a jugar con Francia hasta que Giselle Bundchen se enrrolle con él, es decir nunca. Una cosa que debería ser totalmente normal y respetable: las selecciones no emplean a los jugadores y estos no tienen ningún tipo de obligación de prestarles sus servicios, mucho menos cuando al hacerlo corren peligro de lesionarse (algo que de hecho ocurre muy a menudo). Pero hete aquí que el bastardo de Platanín ha invocado una ley (aprobada por él muy probablemente) según la cual, si no juegas con la selección de los cojones, ¡¡te caen tres partidos de sanción con tu club!! ¿En qué cabeza cabe? ¿Cómo se pude imponer una regla tan dictatorial y tan cafre?

Dice Platanín “Ribery es francés, y la próxima Eurocopa es en Francia, es imposible que no quiera jugar con la selección”. Bueno, para empezar Ribery no es francés, sino un puto moro de mierda (por elección propia), y de hecho se ha cambiado el nombre como el hortera de Cassius Clay, llamándose ahora oficialmente Bilal Yusuf Mohammed (dato auténtico). Ya se pueden imaginar, pues, por dónde se pasa la “grandeur”, la selección y similares. Y en segundo lugar, puede que simplemente las selecciones no le interesen. ¿Por qué cojones deberían? ¿Dan de comer a algún jugador? ¿Tiene uno que sentirse muy unido a unos tipos con los que juegas diez veces al año? No, para eso necesitas un grado de subnormalidad nivel galáctico de Móstoles. Y aun así, ahí está la regla, que estoy seguro no tardaría ni tres minutos en ser tumbada por cualquier tribunal de justicia ordinaria. ¡¡Que quieren impedir a un hombre ejercer su profesión por no querer ir a lo que es básicamente un puto carnaval!!

A Ribery (perdón, Bilal) en teoría le basta con alcanzar un acuerdo con su seleccionador para quedar dispensado, pero yo me declararía en rebeldía y lo montaba un Bosman al comermierda de Platini, un tío que dice que está feliz de haber votado por Qatar para el Mundial 2022 (monumental chapuza que promete desembocar en la temporada más caótica de lahistoria). Y si los clubes tuvieran un gramo de dignidad también le habrían montado un golpe de estado ya, funcionando por su cuenta y dejando a este tiparraco organizando partidos de selecciones con jugadores amateur. Pero como no veo ninguna de estas dos cosas pasando pronto, sólo nos queda desear que el problema se solucione mediante el “hecho biológico”: ojalá se muerda y pronto, por ejemplo atragantado con un hueso de ciruela, y que se lo coman unos cerdos de la campiña francesa. Aunque luego se pasen una semana indispuestos los pobres bichos.

Share