Archivos
Categorías
Madridismo para el siglo XXI

Archivo por autor

¿Pero quién coño escoge al presidente de la Federación?


.
Demóstenes.

Ahora que Villar está en el Hotel Rejas, es un buen momento para reflexionar sobre la ridícula situación del fútbol español. En realidad, a nadie le imporaría un señor tan ramplón si no fuera por un detalle: la federación que preside controla de forma más o menos directa los arbitrajes de Primera División, y esto es así desde tiempos de la Quinta del Buitre. En su momento se habló mucho de la “traición” del Barsa, cuando mandaba Laporta, la cual permitió a Villar salir reelegido por enésima vez, pero no tengo muy claro que fuera tan trascendente. Porque, ¿cuánta gente dirían ustedes -así, a ojo- que vota en las elecciones de la Federación? Pues según el censo de este mismo año, 21.910 personas tienen ese derecho.

¿Pensaban que la cosa se limitaba a los clubes de primera y segunda y a un puñado de personajes secundarios? Piénsenlo de nuevo: prácticamente cualquier individuo o entidad con algún tipo de filiación a la Federación Española de Fútbol puede emitir su voto. Esto incluye a todos los árbitros y entrenadores de España, independientemente de su categoría (!), a cierto número de clubes no profesionales (!!) e incluso a los de fútbol sala (!!!). Todos ellos escogen a 120 asambleístas, quienes luego, justo con los presidentes de las federaciones territoriales, eligen a su vez al presidente.

¿Y por qué sale siempre Villar? La explicación más obvia es que, una vez establecida una adecuada red de intercambio de favores, lo único que hace falta es renovarla a través de los años, y que esto tan sólo se podría contrarrestar ejerciendo una corrupción similar, algo muchísimo más difícil cuando no se tienen los resortes y contactos del poder, ni puede ofrecerse lo que el presidente cuasi vitalicio puede garantizar; imaginen la miriada de puestecitos de todo tipo que manejará la Federación, además en un sector tan canino como el fútbol, cuyos profesionales raramente están cualificados para otra cosa. Resumiendo: por surrealista que parezca, el voto de un entrenador de regional, de un presidente de fútbol sala o del mandamás de la federación murciana incluye en quién arbitrará un Madrid-Barsa con la Liga en juego.

Parece, en todo caso, que Villar ha llegado al final del camino; se le acusa de una malversación de más de 3 millones de euros y por lo visto las pruebas -que incluyen grabaciones telefónicas- son contundentes. Será así la justicia la que libere a unos clubes que carecieron del coraje para desgajarse de la Federación, intermediario totalmente prescindible para procurarse arbitrajes profesionales. Una organización tan relativamente modesta como la Euroliga lo hizo y ahí está, tan fresca; cuando la FIBA amenazó con descalificar del Europeo de selecciones a aquellos países cuyos clubes no se inscribieran en la “Liga de Campeones” de baloncesto, las risas llegaron hasta Reikiavik. Sí, ya sabemos que al Brasas le gusta “el paraguas de la FEF” como a Rumenigue le gusta “el paraguas de la UEFA”, pero la cosa es que los demás, si quisieran, podrían irse y dejarlos solos.
Más fansismo sobre Villar.

200 kilos no es nada, qué febril la mirada

Sé que algunos os estáis cagando con caquita líquida ante la posibilidad de que Al-Jitani, presidente del PSG, le suelte 220 kilos de vellón al Parcas por el menino politoxicómano Neymar. En realidad, todas las pretemporadas los niveles de yshteria son altos porque sois muy putitas, pero este año pueden superar los registros anteriores. Bueno, ¿y si Jitani soltara los 200 kilos, qué? Eso no significa que el Parcas vaya a hacer nada muy relevante con ellos. Para empezar, no es tanta pasta: con eso hoy día no te da ni para tres Moratas, o dos años de sueldo de Mensi si lo prefieren.

Además, hay que saber a quién fichar, algo en lo que el Parcas hace tiempo que tiene mal ojo; lo que parece un dineral puede esfumarse fichando a un puñado de medianías. Y por último, pero no menos importante, los jugadores tienen que querer venir, lo cual no siempre es fácil. No sé, ¿quién querría fichar por un equipo segundón, cuartofinalista de Champions, que se va a pasar unos cuantos años más mamando polla madridista? Quizá mercenarios tipo Malotelli o Boateng, pero no gente con la cabeza sobre los hombros. Sinceramente, me la pela ese supuesto Parcas super-ricacho, y además, vamos a ganarles exactamente igual. En ese momento, con Llorente, Carvajal, Casemiro y Lucas sobre el campo, molará restragarles lo de “cantera en vez de cartera”.
.

Share

¡¡Van a por nosotros!!

En los últimos tiempos se ha recrudecido la ofensiva de los que intentan socavar todo lo bueno y grande que ha conseguido nuestra civilización hasta ahora. En esta entrada listaré algunos de estos entes agresores, y os haré algunas sugerencias para contrarrestarlos:

– Antinatalistas y enemigos de la familia en general: Estos son sin duda los peores, pues atentan contra la más sagrada aspiración del ser humano, como individuo y como especie: la reproducción. No os engañéis: nuestro imperativo biológico es tener al menos tres hijos (para reemplazar a la pareja que los ha engendrado y aumentar el número de individuos), y todas las corrientes culturales opuestas van contranatura. El movimiento antinatalista se origina probablemente en Malthus, quien postulaba -quizá con las mejores intenciones- que la población humana crece exponencialmente (hecho cierto), mientras que la producción de alimentos sólo lo hace de forma lineal, lo que conducía inevitablemente al desasbastecimiento. Poco sospechaba que en menos de un siglo el ser humano sería de hecho capaz de hacer crecer exponencialmente la producción de alimentos (hoy días las hambrunas son casi inexistentes y no se producen por sobrepoblación). Mucho después, en 1968, Paul Ehrlich escribía “The population bomb” (“La bomba poblacional”), un ejemplo temprano de muchos tratados catastrofistas que habrían de venir. Entre otras imbecilidades, este libro predice que para el año 2.000 Inglaterra sería un país al borde del colapso, arrasado por el hambre y empujado al canibalismo (!!!). Luego veremos qué le pasó a Ehrlich.

Nos dicen los neoapocalípticos que debemos tener menos hijos para salvar el planeta. No les hagáis puto caso: si podéis permitíroslo, tened todos los que tengáis y educadlos bien. Ellos son, de hecho, la mayor esperanza de que el grado de imbecilidad medio disminuya en décadas venideras, imponiéndose a los escasos descendientes de los antinatalistas. Incido en que no basta con tener los hijos, sino en arroparlos debidamente, y por ello me opongo frontalmente a toda aquellas prácticas que les nieguen su derecho a un padre y a una madre, empezando por la incalificable inseminación artificial para madres solteras, que cualquier país civilizado debería prohibir o tasar tan brutalmente que eliminara tan nefasta idea de esas egoístas criaturas.

– Animalistas, amantes de los animales: si bien un cierto porcentaje de los animales salvajes agotan su ciclo vital natural, un enorme número de ellos muere de forma violenta, simplemente devorado por otro situado más arriba en la pirámide trófica. No es ninguna tragedia ni algo a lamentar, sino la misma esencia de la vida; los animales carecen de raciocinio y casi totalmente de personalidad, y por tanto la pérdida de un individuo es básicamente irrelevante; desconocen el concepto del duelo (con excepción de algunos primates) y si pierden a un pariente simplemente seguirán su vida y su lucha por la supervivencia. Así pues, las personas que han humanizado a sus mascotas y las ponen a la altura (¡o por encima!) de sus congéneres cometen una grave perversión y perturban gravemente el adecuado orden social. Sin duda los mayores ofensores son los dueños de perros, criaturas que -excepción hecha de los que realizan trabajos- tienen un único objetivo: alimentar el ego de sus dueños. Hacedme caso, amigos: no tengáis perro. En el momento en que estéis recogiendo un excremento con la mano casi desnuda, habréis tirado por tierra cinco milenios de civilización duramente trabajada. Si vuestros hijos os piden comprar uno, decidles que no una, dos, tres, y las veces que hagan falta, explicándoles que el lugar de los animales es la naturaleza y el campo; no cedáis bajo ninguna circunstancia, va vuestro bienestar familiar en ello. No seáis amigos de gente con perro; si es posible, no les habléis; tienen una grave enfermedad mental y nada de provecho podréis sacar interactuando con ellos. A los que tienen gato, ponedlos en cuarentena; probablemente sean psicópatas. A los antitaurinos, tiradlos a la vía del tren.


– Feministas: La mujer siempre tuvo un papel privilegiado en la civilización: mintras el hombre arrancaba alimentos de la árida tierra, multiplicaba con infinito esfuerzo el ganado, se jugaba la vida cazando o directamente la perdía en la guerra, la mujer permanecía en la tranquilidad del hogar -sin duda donde las personas son más felices- realizando una labor de incomparable importancia: la crianza de la siguiente generación. Se nos quiere hacer creer ahora que vivían una existencia de segunda categoría por no votar (algo que históricamente ha sido un privilegio de unos pocos) y por no poder participar en política, actividad que no les interesaba ni antes ni ahora (aún en estos tiempo de “iluminación”, la afiliación femenina de los partidos apenas llega al 20%). El feminismo consiste en hacer creer a la mujer que será feliz si se convierte en un hombre; por eso la mujer es más infeliz que nunca, y por eso ha iniciado una guerra con el varón en la que la víctima es, de nuevo, la familia. Llevamos ya al menos dos generaciones perdidas, y occidente nunca podrá restablecer su equilibrio vital y psicológico hasta que no logremos recuperar la feminidad. Si conocéis a una feminista no la tratéis, no le habléis, ni siquiera la miréis, porque podría denunciaros por acoso. Muchas tienen perro, por supuesto.

Pero sin duda son mucho peores los feministas masculinos, los seres más bajos de toda la especie humana. El ejemplo más relevante de la historia es el del infausto JLR Zapatero, cuyo sucesor espiritual es el infinitamente vacuo y procastrista Justin Trudeau. Lo único que cabe hacer con semejantes ejemplares es castrarlos e impedir que esparzan la semilla de su cretinez por el planeta; os aseguro que no les supondría ningún problema ejercer de eunucos al albur del “sexo superior”. Por supuesto, participan a pies juntillas en la atroz mentira de que sólo el hombre practica la violencia doméstica: tan sólo el año pasado, las mujeres cometieron en España 37 asesinatos y fueron detenidas por 34 tentativas, aparte de los tristemente frecuentes caso de abuso sobre niños y ancianos.

– Gays militantes y pro-gays: En realidad, son un subgrupo del primero. ¿En qué medida es relevante un sector de la población que apenas llega al 3%? En la medida en que puede usarse para subvertir cualquier tipo de orden tradicional, equiparando lo marginal y estéril con lo normal y fértil. Esto motiva la promoción de los diversos gay-festivals, la concesión de privilegios legales (llamando “matrimonio” a lo que debería ser una unión civil) y que un comportamiento tan minoritario esté representado en un gran porcentaje de los trabajos de ficción que se producen hoy día, incluso en medios tradicionalmente masculinos como el cómic de superhéroes (de momento se libran los videojuegos, veremos lo que duran).

– Ecologistas: Un ecologista es, básicamente, alguien que no tiene ni reputísima idea de cómo funciona el planeta Tierra, un maravilloso y vastísimo sistema vital, con un equilibrio forjado en la vastedad del tiempo geológico (cientos de millones de años) que goza de una asombrosa solidez y para el cual las obras humanas apenas suponen la sospecha de un arañazo en su epidermis. La premisa principal del ecologista es que el ser humano va a “destruir el planeta”, o como mínimo va a destruirse a sí mismo. Pero este tipo de militante es tan estúpido que ni siquiera sabe mirar al pasado y reconocer el simple hecho de que, desde la primera vez que pusimos una piedra sobre otra, allá por Mesopotamia, no ha pasado un solo siglo en el que la población no aumentara, y en que no viviéramos más y mejor. El mantra de que “todo va a peor” es la mayor mentira actual de la humanidad: de hecho, todo va a mejor. El ser humano es una criatura asombrosa, infinitamente adaptable, que de ningún modo va a desaparecer: ¿Superpoblación? Los 7.000 millones de humanos actuales cabrían confortablemente, incluso si no existieran los edificios de varios pisos, en el estado de Tejas; menos de 700.000 km2, frente a los 150 millones de km2 de tierra emergida, lo cual indica que el planeta podría albergar cerca del billón de individuos sin problemas. ¿Deforestación? La masa arbolada se mantiene en el 30% de la tierra emergida desde hace décadas. ¿La selva amazónica? Actualmente se pierden unos 5000 km2 anuales… frente a 5,5 millones de km2. Es decir que aun si no hiciéramos absolutamente nada para detener el proceso (no es el caso) aún nos quedaría selva para un milenio.

¿Pero podríamos desaparecer si crecemos demasiado? ¿Vamos a “agotar los recursos”? Los únicos recursos realmente imprescindibles, que son el oxígeno, el sol, el agua y la comida, tienen origen natural y se renuevan infinitamente. Todo lo demás (como los hidrocarburos) existe generalmente en enorme abundancia, e incluso aunque escasee ya estamos aprendiendo a sustituirlo. Ni las peores tragedias han logrado hacer mella en el crecimiento poblacional: la II Guerra Mundial se llevó por delante a 60 millones de personas, apenas el 3% de la población mundial de la época; la hambruna de Etiopía en los 80, a 400.000. Incluso la mayor atrocidad que podemos concebir actualmente, una guerra nuclear a escala mundial, sería perfectamente sobrevivible: frente a la creencia popular, la radiación tarda sólo unas semanas en disiparse (no milenios), y unos cientos de detonaciones atómicas no alterarían significativamente ningún ecosistema fundamental: el famoso “Nuclear town” de Nevada recibió nada menos que 100 detonaciones en su historia, y hoy está abierto a las visitas del público. No, señores, los humanos estamos aquí para quedarnos.


¿Esto no tendría que estar ya bajo el mar?

Ah, ¿pero el cambio climático? El “cambio climático” no es más que unos señores muy serios hablando como si entendieran perfectamente algo que les supera en varios órdenes de magnitud. ¿Os imagináis que Galileo, nada más confirmar el heliocentirsmo con su rudimentario telescopio, se hubiera puesto a pontificar sobre la estructura del universo? Pues nuestros modelos climáticos actuales -tan buenos como permite la novísima tecnología de la computación-, son el equivalente de aquel telescopio del sabio italiano. Apenas estamos empezando a desentrañar ese complejísimo sistema, y de ningún modo podemos hacer esas predicciones palmarias tan solemnemente divulgadas por los “científicos del clima”; lo que os adelanto es que la temperatura no está regida por las aún modestísimas industrias del ser humano, invisibles en cuanto se ascienden unas docenas de kilómetros (no, la muralla china no se ve desde el espacio). Galileo tuvo que enfrentarse con la “ciencia establecida” de entonces; hoy día los doctores de la iglesia han sido reemplazados por cientos de burócratas de la ciencia (la NASA no se autofinancia precisamente), y los directores de “Nature” y “Science” deciden quiénes son “científicos de verdad” y quiénes “charlatanes”, o peor, “negacionistas”.

Os dije que iba a contaros lo que le pasó al idiota de Paul Ehrlich: en 1980, el economista Julian Simon, que sí era un señor serio, apostó 10.000$ con él a que los precios de las materias primas no sólo no subirían en el futuro, sino que bajarían descontando la inflación. Ehrlich y sus colegas aceptaron la apuesta, comprando 1000 $ en títulos de cobre, cromo, níquel, estaño y tungsteno, y determinando una espera de 10 años. Llegó 1990, los precios de los 5 metales habían bajado y el profeta del apocalipsis tuvo que aflojar los 10.000$. El canibalismo no había llegado a Inglaterra, por cierto, aunque el muy cretino no dejó de insistir en la idea.

Voy acabando: Soy muy escéptico con las teorías del Nuevo Orden Mundial, Illuminati y similares, porque el ser humano, que tantas cosas ha logrado, nunca ha demostrado poder crear grupos tan coordinados y poderosos como para dominar todo el orbe. Siempre existirán bloques, ideologías e intereses contrapuestos; capitalistas contra estatalistas, religiosos contra laicos, un magnate o superpotencia contra otro. Lo que sí es innegable es que el marxismo cultural es una corriente fortísima, que nos está haciendo muchísimo daño y que va a por nosotros, los que defendemos lo mejor de lo tradicional. Esta ideología se sustenta en parte por un afán de poder, sí, pero sobre todo por lo que ha movido siempre a la izquierda: el odio a papá, al rico, al fuerte, al que se vale por sí mismo en vez de esperar una solución externa. Nunca os dobleguéis ante ellos; si os veis obligados a discutir, o si habláis con gente no fanatizada, explicadles lo que os cuento aquí y otras cosas que investiguéis vosotros. Que tener hijos no es malo sino necesario, que el sexo masculino no tiene ninguna maldad intrínseca, que talamos árboles pero también los plantamos, que curamos animales y conservamos especies; ¡incluso está volviendo el mar de Aral! Puede que cancelen la serie de Tim Allen, de acuerdo, pero seguiremos dando la batalla. Las predicciones de idiotas como Al Gore quedarán ridiculizadas por el tiempo, como lo quedaron las de Ehrlich y tantos otros.

Una última observación: si os fijáis, todos estos antifamilia, animalistas, feministas, ecologistas… suelen ser también antimadridistas. ¡¡Por algo será!!

Share

Quiero mi central

Por Custer

Bonucci hubiera sido un buen fichaje. Y más si se hubiese intercambiado por James. Les pido sólo que hagan un ejercicio de imaginación. Piensen en la pareja Ramos-Bonucci… o bien Varane-Bonucci… incluso lesionados Varane y Ramos imaginen el tándem Nacho-Bonucci… ¿tan malo les parecería el plan? Ustedes ven poco fútbol y si lo ven lo hacen de forma distraída. Un poco a la manera en que lo hacen los zerpes. Es por ello que, en el fondo, les perdono pero si se molestaran en ver algún partido completo se percatarían de que lo que marca la diferencia entre los Clubes Tops son precisamente sus centrales. La Juve llegó a una Final de Champion gracias a sus centrales y poco más, dejando por el camino al Barça y a Mbappé. Ahí tienen ustedes las pruebas. Basta con que las analicen con un mínimo de rigor. Pero si prefieren insultarme o provocarme lo único que demuestran es su bajo nivel. Deberían ir a la escuela… Deberían estudiar más.

Lo voy a repetir por última vez con la ingenua esperanza de que hasta el más bobo de ustedes se entere: la idea de “fichar a Bonucci” no es algo que se me haya ocurrido a mí en una noche de tormenta sino que es un proyecto del propio Real Madrid tras confirmarse la marcha de Pepe y que ha sido voceado mil veces por periodistas afines al Régimen. Esto que digo lo sabrían si tuvieran estudios pero es que no hacen ni las tareas. Pueden dudar de mis conocimientos futbolísticos, no hay problema, lo que me parece sorprendente es que también duden de los conocimientos del tipo que les suministra el salchichón. Sí, amiguitos, fue el Gran Suministrador el que tuvo la Idea Bonucci y sus periodistas pesebreros quienes la lanzaban al aire noche tras noche. Critíquenlo a él por lo de Bonucci… aunque les advierto que si lo hacen en voz alta puede que les reduzca esa dosis de Manolito tan necesaria para su subsistencia.

Respecto a la enfermedad del hijo de Bonucci debo decir a todos aquellos que no son de Madrid que la capital dispone de hospitales. Insisto en el hecho de que son médicos y no curanderos ni chamanes los que cuidan de nuestra salud. Voy a revelarles un secreto. El Hospital de La Paz es el mejor de España. Pero es que como ese hospital hay varios en el Top, como por ejemplo el Gregorio Marañón o el 12 de Octubre. No habría sido ninguna locura por parte de Bonucci confiar la salud de su hijo a la Sanidad Pública española. También hemos de recordar el caso de Mijatovic que no consideró una limitación fichar por el Madrid a pesar de tener a su hijo enfermo en Valencia, por cierto, ya fallecido.

Es muy complicado fichar buenos centrales. Varane se ha criado a la sombra de Ramos y de Pepe… sin superar a ninguno de los dos. Y en el Barcelona, desde la marcha de Pujol, Piqué no encuentra pareja estable. Un equipo con buenos centrales tiene parte del trabajo hecho. Por eso me llamó tanto la atención que el Madrid dejara marchar a Pepe por un becario de la Sub 21. Esa decisión técnica tiene menos sentido que lo de James.
.

Share

Mándril Summer


The clan.

– ¿Qué, tenéis calor? Pues os jodéis, por maricones. Y por antiecológicos, que habéis cambiado el clima climático por tener coche, no comer verdura, cagar hijos y vamosamorirtodos. Pero eperemos que pese a todo, cuando se acerque el final, siga jugando el Mandril para morir entretenidos. Se anuncia hoy a Caballos y la plantilla queda casi cerrada, con la única duda del lateral derecho suplente y de si vendrá el kikuyu Frappé, que aún sigue deshojando la margarita. Yo, la verdad, le mandaba a tomar por culo ya, que es humillante tener que andar detrás de un mocoso porque ha metido tres goles en Champions. Que se quede en Mónaco (“Monaco”, como decía mi abuela) o en Peseyé y que se coma una polla muy grande cuando juegue con nosotros. En el lateral diestro, todo indica que Danilo->Out (otro Mendes a pastar), y gana enteros la opción Achraf. Sí, ya sabemos que es marroquí (o sea del ISIS), pero también internacional hacsoluto con su país y sale gratis. Además, a la gente le sube mucho la moral eso de usar productos de la casa. Yo digo sí al moro: si hace un año apañao y logramos que no se inmole en el Pipas, operación redonda.

– Curiosamente, también queda libre la plaza de tercer portero, tras el fiasco Dollarumma y mayor fiasco aún De Gea (vaya par de insustanciales). Y ojete, que esa plaza podría ser ocupada por… Luca Zidane, un 1,81 pelao (4 cm. menos que Keylor) al que se le ha metido en la cabeza ser portero de élite. Pues muy bien, oyes, esperemos que algún día encuentre su verdadero talento, pero mientras, en el Madrid, puede ser el rey del LOL. La cosa es escoger bien los partidos en los que pueda tener minutos; por ejemplo, una vuelta de Copa con un resultado en la ida de 40-0. Luego tenemos a Enzo en el Alavés, ¿y los otros dos? ¿También juegan al fúrbol? Cuidao, joder, que dentro de poco también hay que colocar a los hijos de Baúl.

– Encuesta:


.

Share

El caso James

Anda algo soliviantado el mandrilismo por la marcha de Tartajames a Baviera, no tanto por la marcha en sí como por lo repentino de la misma y el escaso rédito económico que le sacará el Madrid, que tan sólo se ahorrará la ficha del jugador. Vaya por delante que lo que voy a contar es especulación y que nadie de fuera sabe realmente lo que ha pasado, pero creo que no voy a alejarme mucho de la verdad. Para mí el asunto tiene dos claves:

– Deportivo-disciplinaria: Es obvio que Zidane no cuenta con el jugador, pero también deben existir problemas disciplinarios mayores de lo que sospechábamos. No es ya su conocida etapa rumbera, durante la cual ganó peso y se abandonó, sino que todo indica que es un pésimo suplente, dado a la queja explícita y a la disrupción de la paz del vestuario. Seguro que a esto no ayuda la adulación constante de los medios latinoamericanos, que lo consideran poco menos que un híbrido de Cristiano y Messi con esteroides. Esto es impepinable: si el Madrid cede un 11 de Julio a un jugador que le costó 80 millones hace no mucho es que el entrenador no lo puede ni ver, o que como mínimo lo considera totalmente fuera de su plan deportivo. Con Asensio, Isco, Llorente, Kovacic e incluso Lucas pujando por ser el primer recambio del centro del campo, ¿por qué se rompería la cabeza Zidane con un tipo que le ha fallado?

– Factor Mendes: Probablemente ha pesado más de lo que pensamos. Recordemos que este señor ha puesto en jaque la estabilidad del club con una filtración mezquina y absolutamente interesada. Es una puñalada en toda regla, y resulta normal que el Madrid se esfuerce en romper lazos, como en su día tuvo que limpiar la plantilla de carvajales. Recordemos además que, al irse cedido el jugador, su representante no recibirá comisión alguna. ¿Es posible que Florentino acepte cobrar en diferido y perdiendo dinero por darse el gusto de darle un bofetón al ladino portugués? No lo descarto, sinceramente.

A mí sinceramente la marcha del cucuteño no me da ni frío ni calor. Se quejan algunos de que reforzamos a un rival Champions, cosa que iba a ocurrir igualmente (no creo que fuéramos a traspasarlo a la Fiorentina, la verdad). Desde luego no es una operación perfecta, pero me quedo con que el club larga sin miramientos a un jugador que ya no tenía sitio, y que incluso se permite haciéndolo con pérdida económica; la diferencia con tiempos recientes es abismal. Y al menos ya no tendré que soportar a los comentaristas de ESPN o Fox reclamarlo en cada puta retransmision.

James ha sido una historia fallida, pero principalmente por su culpa. De los Ramos, Marcelo y demás hay que copiar su jerarquía en el campo, no los tatus de delincuente ni la vida nocturna. En un club tan complicado, le ha faltado inteligencia y capacidad de sacrificio (pese a partir con ventaja). ¿Triunfará en el Bayern? Pues no lo sé, no tengo una bola de cristal; quizá Ancheloti se encuentre pronto con un problema disciplinario similar al de su ex-ayudante. Lo que sí sé es que gestionando adecuadamente nuestra plantilla seguiremos siendo el mejor equipo del mundo; que se preocupen ellos.
.

Share

Es la hora de las pajas


“Levanto el dedito pero voy a lesionarme dentro de tres días”.


“Estas redesillas lo están petando en Chueca”.


“Si buscas un morenote, ven y agárrame el palote”.


“Otro año a mamar”.



“A mí lo que me pirraría es desfilar es la fashion week”.


“Mi padre me apagaba cigarrillos en el pecho, pero estoy bien”..


“Yo soy más del rollo oso”.


“Tú lo que quiereh eh que me coma er tigre”.
.

Share

WPMessenger