Archivos
Categorías
Recomendaciones
Resultados de fútbol
Livescore BBVA

Fútbol online gratis
Ver fútbol gratis

futbol-envivo.com
Resultados de fútbol

Madridismo para el siglo XXI
Marcadores en vivo

Marcadores ofrecidos por Marcadores.com

¡Se ganaron los garbanzos!

El chou llegó a su final. La verdad es que es una pena no habernos llevado la tachonada en el último momento a nuestras vitrinas, pero nadie podrá decir que le pillara por sorpresa. Seguramente ningún madridista pierda un minuto de sueño por un título que se nos puso en chino hace tiempo. Lo que sí creo que hay es un cierto optimismo hacia el futuro inmediato de un grupo que hace meses no jugaba ni a las tabas, y que ahora está a sólo un partido de lograr el premio máximo. Yo pedía al equipo llegar con opciones hasta el final y así lo hicieron, marcando prontito incluso. De hecho, fuimos campeones virtuales durante unos minutos, en los que seguro que más de un culé manchó los calzoncillos. Y aunque el Dépor salió relahao, había que ganar y se ganó fácil; no sé si en la anterior etapa habría pasado lo mismo. Si conseguimos mantener esta línea la temporada que viene podemos estar ante otro ciclo ganador.

Se ha hablado prolijamente de conspiración arbitral, un tema que me ha dado muchísima pereza a lo largo de los 12 años de Fans del Madrid, y no voy a hacer una excepción ahora. Creo que es algo que sólo se debe sacar a relucir cuando el equipo compite perfectamente durante los 9 meses del campeonato, y obviamente no ha sido el caso. Realmente me cuesta pensar en una Liga que hayamos perdido por los álbitros, que eso sí, son muy malos y están dirigidos por una caterva de incapaces.

Se quedan los culerdos con 24 ligas por nuestras 32, aún a 8 de distancia; que se la metan por el culo de canto, que seguro que les cabe y además les gusta. Y llegados a este punto voy a hablar de cocina: cuando los del Paleti ganaron la Liga hace dos años, seguro que les supo a gloria, pero había un problema: de postre tenían que jugar la Champions con el Madrid, y al concluir el convite les quedó un gustillo en la boca a algo marrón y que sale por el ojete. Los culerdos están en una situación parecida: puede que les haya gustado ganar la liga hoy (tampoco creo que hayan estallado de alegría), pero ahora tienen que condimentar el título con una salsa de sabor atlético o madridista. Si es la primera, harán bien la digestión, pero ahora bien, como sea la blanca también acabarán el año con gusto a una cosa que empieza por “m” y que termina por “ierda”. Será un placer servirles tan delicado platillo.

Sea como sea, siempre preferiré perder la Liga y ser alguien digno que ganarla y ser una basura, es decir un culerdo. Recordemos que todos y cada uno de ellos son cómplices o indiferentes ante la deriva secesionista, y por ello no son hijos de España; son hijos… de la Gran Bretaña.

•••••

– Deporculo: 0
– Real Madrid: 2
(Ranaldo)

Incidencias: Tsibeles puede esperar.

•••••

Eurorrisión: Creo que la canción era muy buena y que Barei lo hizo bastante bien. Pero ese tema no puede cantarse micrófono en mano y con cuatro pedorras detrás envueltas en sombras, fue un despliegue paupérrimo. Si hubieran puesto detrás de Barei a cuarenta maromos haciendo una coreografía espectacular y a la moza con micro de diadema, seguramente estaríamos hablando de otra cosa. Eso sí, lo del recuento vital del televoto fue una coña marinera, por más que se agradezca la innovación; es difícil saber si hubo amaño (¿quién auditará eso?) o si el sistema general es tan desastroso que cada vez dificulta más que triunfe alguna canción decente. No se explica que el temazo sanmarinense no llegara siquiera a la final, o cómo se impuso una canción que puede ser la peor ganadora de los últimos 30 años (¡¡cuando Ucrania presentó esta joya no hace tanto tiempo!!). En suma, se ha convertido en un festival extremadamente anal.

Share

Recorriendo la distancia

Llevamos ya 37 asaltos de esta pelea. Ha sido un combate muy largo y, francamente, estamos ya bastante hasta los cojones y deseando que termine. Tampoco ha sido un camino fácil: los inicios fueron convulsos, y hasta tuvimos que cambiar de entrenador a mitad de camino. Una decisión dramática, sin duda, Pero Raph “Fat” Benítez no funcionaba y el manager decía que nuestra imagen era mala para el bísnis. Y cuando el manager habla de bísnis todos callan y obedecen; con las cosas de comer no se juega. Nuestro nuevo hombre, Sisú “Rainman” Zidane, sabe de qué va el negocio: en sus tiempos de profesional volaba como mariposa y picaba como abeja. Su otro apodo era “el hombre tranquilo”, pero también tenía su carácter; una vez hasta lo descalificaron por dar un cabezazo a un rival.

Rainman nos ha enseñado sus trucos y nos ha mantenido en pie cuando las rodillas ya no nos sostenían, pero la verdad es que ya no nos queda gasolina: nos han dado hostias hasta en el cielo de la boca, tenemos una ceja sangrando a borbotones y ya no vemos por el ojo izquierdo. Sólo queremos derrumbarnos en un sofá y ser un cardenal humano durante seis o siete semanas. Pero no podemos: debemos librar el último asalto, el último partido. ¿Y para qué? El campeón lo tiene hecho, el campeón no falla. Nos mira socarronamente, dando a entender que si se presenta a este último capítulo es sólo para recoger el cheque. Ha flaqueado un poco últimamente, sí, ya no es el de antes, pero sólo tiene que aguantar un asalto más y se llevará otra vez el título a casa.

La gran tentación de bajar los brazos es que dejas de sufrir y de preocuparte. Si te dejas llevar, puede que aguantes hasta el final, o puede que beses la lona, pero ya no importará, no será asunto tuyo. Sin embargo, aunque quisiéramos no podríamos; no nos fabricaron así. Sabemos que tenemos que salir ante el Deporculo y partirnos el alma, aunque sea casi con seguridad una lucha fútil. Porque podemos ganar el título o no, pero si lo perdemos, que no sea porque fuimos unos mierdas que renunciaron a luchar hasta el último minuto del último día. Y no lucharemos por un trasnochado afán épico, ni por la afición de los cojones, sino simplemente por poder mirarnos al espejo, después de hacer media temporada de auténtica mierda; por hombría, en una palabra.

Y al fin y al cabo, sólo necesitamos un descuido, una distracción del campeón, para meterle esa hostia que lo deje lelo y lo mande a la lona; quién sabe, quizá tengan un día tonto, quizá se caguen en los pantalones, quizá les sienten mal los batidos. ¿Qué pasa si marcamos pronto y somos campeones virtuales durante muchos minutos, mientras que su gol no llega? Sólo necesitan uno, de acuerdo, pero cuando es el gol que te hace campeón la presión puede ser muy grande, y el Granada también querrá dejar su huella. Recordemos, están totalmente relajados: sólo tienen que salir ahí y dar un golpe para la historia, además de llevarse un pastón. Pero aunque les metan uno, dos o tres, nosotros nos obligaremos a ganar, por ser nuestro deber y porque uno nunca sabe qué puede pasar; no se acaba hasta que se acaba. Y si al llegar al final, al sonar la última campanada, seguimos en pie y hemos cumplido con lo que nos tocaba ganando nuestro partido, sabremos que no hemos hecho una Liga de mierda más.

Share

Final Ford y Granadazo

zeliko

– Ha llegado la Final Ford de Berlín, y ciertamente es una pena que no estemos ahí, tras disputar las tres últimas y ganar una. Como sabéis, los finalistas de este año son Chesca Moscou, Locomotivo Cubano (me la agarra con la mano), Fenerbache y Laboral ETA. No me iré por las ramas: voy con el Fenerbache, porque el Cheska es una amenaza para nuestro palmarés, los laborales son filobatasunos, los cubanos no tienen opciones y Obradovic me cae de puta madre. La final que todo el mundo espera es Fener-Cheska, pero teniendo en cuenta que los rusos la cagaron por todo lo alto en sus dos últimas semis uno no sabe, la verdad. Además juegan con un equipo del mismo país y eso siempre exacerba la rivalidad. Se trata de una Final Ford peculiar, porque el Cheska tiene 6 copas pero los otros tres equipos ninguna (como en la final de Milán, que entre los dos equipos sumamos 10 Copas de Europa), si bien Obradovic ha ganado nada menos que 8 títulos en distintos clubes. En fin, veremos.

En cuanto a los nuestros, ahora que metemos 120 y pico puntos por partido parece que hay futuro para la sección. ¿Que se va el Chacho? ¡Que le den por culo! Campazzo está listo para volver a su alma mater. ¿Ayón? No problemo, amenazamos a su familia para que se quede. Con eso y un par de chollo-fichajes de los que hacemos de vez en cuando volveremos a lo más alto. Por cierto, que todo el mundo sigue tomándose a pitorreo la Champions League (risas) de la FIBA, más que nada porque saben que el supuesto veto a las selecciones para el Eurobasket 2017 es pura fantasía. Así que el año que viene el bísnis seguirá as usual, que aunque la Euroliga no deje de ser algo patatera y Bertomeu nos mangonee, siempre es mejor que te mangonee un tipo puesto por los propios clubes que toda una siniestra federación consagrada excluivamente a sus intereses.

carmenes

– Está circulando una teoría de la conspiración según la cual el Cerdilla se habría dejado perder contra el Granada en un acuerdo a tres que daría la Liga al Farsalona, aseguraría la supercopa a los cerdillanos en virtud del título culé y garantizaría la permanencia de los granadinos. Bueno, me parece una pendejada. Confío plenamente en la competitividad y el orgullo de los jugadores del Granada, y espero que mañana hagan lo que les exige la nobleza: venderse al mejor postor. Dijo Bernabéu una vez que el Madrid no compraba árbitros, pero que si había que hacerlo sería el que más pagaría, y lo mismo puede aplicarse a las primas a terceros: asegurémonos de que nuestro maletín sea el más grueso y sustancioso de todos los que circulen.

Pero dejando aparte esto tan prosaico de la pela, hay un factor crucial que la gente está obviando: la posteridad. Si el Granada pierde mañana con la Far$a, no serán más que otros comparsas en la larguísima historia de la Liga. Ahora bien, si logran el Granadazo… se seguirá hablando de ello dentro de décadas. ¿Por qué coño es conocido y recordado el Tenerife, si no es por joderle dos Ligas al Real Madrid? ¿Qué preferirá contarle a sus nietos un jugador del Granada, “el Barsa nos taladró el ano repetidamente” o “una vez le quitamos una liga al Barsa”? Ese, y no otro, puede ser el factor definitorio en la dramática jornada de mañana.

Share

Veo, veo… mamoneo

finalmilan
Todo normal y correcto.

Lo han vuelto a hacer. La UEFA ha repartido las entradas de la final de la Champions con la equidad habitual, y el resultado ha sido el siguiente:

Total de entradas: 80.000 (aprox.)

Entradas para el Madrid: 19.550
Entradas para el Paleti: 19.550
Entradas para la UEFA: 40.000

Todo bien, ¿no? Nadie podría encontrar nada de extraño en esa distribución. Además, los aficionados de ambos equipos se llevan las “mejores” entradas: en los fondos y en una puta esquina, a excepción de los “agraciados” con una entrada de “primera categoría”, que pagarán 440 € por el privilegio de ver el partido en la última gradería de San Siro (cerca del propio santo), pero eso sí, lateral. En caso de estar en esa misma zona, pero con entrada de “visibilidad reducida” (debe ser un estadio muy bien hecho), les saldrá mucho más económica: 305 € de nada. ¿Y los mejores sitiso del estadio? Para los amigachos, hijos, primos, putitas, conocidos y no tan conocidos de los prebostes UEFOs, además de los consabidos patrocinadores. En suma, gente que con toda probabilidad no es hincha de ninguno de los dos equipos, o a la que incluso ni les guste el fútbol, pero que no va a perderse la oportunidad de ver un “evento único”, sobre todo si es por la jeta (ya paga el subnormal que está en la zona de “visibilidad reducida”).

El precio medio de las entradas para los aficionados es de 220 €. Multiplicado por las 30.000 localidades que realmente irán a los socios (el resto se las quedan los clubes para sus propios “compromisos”) nos salen unos 6 millones y medio de €. Actualmente la Champions League ingresa unos 1.400 millones entre patrocinios y derechos televisivos, de los cuales la UEFA ya se lleva su buen pellizco. De hecho, sería perfectamente posible regalar las entradas de la final y las cuentas del torneo no se resentirían ni un ápice. ¿Qué sentido tiene esquilmar a unos hinchas que ya se las verán y desearán para encontrar un viaje mínimamente aceptable (los vuelos están saliendo a más de 400 €), que estarán en los peores sitios del estadio, y de los cuales el 50% volverá a casa con la amargura de la derrota? Parece simple crueldad… o avaricia. Porque mi pálpito es que el dinero de esas entradas, que estará directamente controlado por la UEFA (es el único partido del año en que esto ocurre) será mucho menos “trazable” que el de un encuentro normal, y acabará dedicado no precisamente a promocionar el fútbol base. ¿A qué directivo UEFO no le viene bien una “propinilla” para afrontar el verano, pagada por los pringaos que se dejan la vida para ir a la final?

directivos
Dales tu dinero duramente ganado, es por una buena causa.

Y tampoco sería nada extraño que ocurriera lo mismo en el resto del estadio. Pensémoslo: 40.000 entradas en manos de la UEFA, con un control escaso o nulo. Básicamente pueden hacer con ellas lo que quieran y justificarlas colocándolas en el epígrafe “entregadas a patrocinadores/compromisos”. Incluso teniendo buena fe y pensando que la mitad (20.000) se dediquen realmente a esto, se antoja extremadamente fácil poner las demás en el “mercado libre”, y ahí sí que no hace falta pedir un precio tan “ridículo” como 440 €: la entrada para el mejor postor, y ley de la selva. Este año las localidades entregadas  a los clubes serán nominales y por tanto será imposible revenderlas, pero en cuanto a las otras… en esa final entrará gente que habrá pagado 800, 1000, 3000 y mucho más euros por su entrada. ¿Quién será el que se la proporcione, directa o indirectamente? Hace falta muy poca imaginación.

Los clubes aceptan con resignación este abuso año tras año, que es ante todo un escupitajo marronáceo a la cara de todos y cada uno de sus socios que asisten a la final. Tratan de rascar alguna entrada más, sí, pero no hay ni un conato de verdadera rebeldía. Lo que sí procuran es guardarse su propia cuota de entradas (¡¡qué de compromisos tiene todo el mundo!!), que asciende a unas 5.000, nada menos el 25% de las asignadas. Porque claro, los jugadores tienen derecho a un buen puñado, y también nuestros espónsors (que pueden coincidir con los de la UEFA; no importa, se llevan el doble de entradas), y los empleados del club (600 localidades por convenio), y los directivos, y los veteranos (que por nada del mundo se quede Tote sin una). En suma, un montón de gente que COBRA del club llevándose su taquito de entradas gratis total, mientras que gente que lleva toda una vida PAGANDO al club, es posible que jamás vea una final, y si lo hace será en unas condiciones de mierda.

Sí, el fútbol es una cosa preciosa. Y vivirlo dentro de la UEFA mucho más, sobre todo ahora que va a dirigirla un hombre con el bagaje intelectual y la incomparable integridad de Villar. Ojalá no nos salgamos nunca de ella.

Share

La Champions de Beni

fat

El pobre Benítez empezó la temporada llorando por llegar al Mandril y la ha acabado bajando con el Newcastle, no sé si llorando también. Las paradojas del destino han querido que el equipo que prescindió de él (en uno de los despidos menos ceremoniosos de la historia del club) esté muy cerca de alzarse con la Copa de Europa, el torneo futbolístico más prestigioso del planeta. Y pese a que dirigió al equipo más de 5 meses, el bueno de Beni no se llevará nada si el Madrid se alza campeón, debido a las particularidades del reglamento: si me confundo, sólo se consideran oficialmente ganadores de la Champions aquellos que forman parte oficialmente de la plantilla o del cuerpo técnico en el momento de disputar la final. En el caso de los jugadores, creo que se exige, además de estar en la lista Champions, haber disputado al menos un minuto en la competición.

La regla me parece bastante injusta: por ejemplo, puedes ser un delantero, haber marcado un par de goles decisivos en la fase previa y ser traspasado en invierno; si tu equipo gana la Champions, no serás considerado campeón, pero un canterano que haya jugado un minuto y esté en la plantilla a final de temporada sí lo será (aparte de todos los ayudantes del míster). Con los entrenadores pasa igual: en el 200o, Toshack fue destituido tras clasificar al equipo para octavos de final (en el único despido que quizá fue menos ceremonioso que el de Benítez), y tras ser sustituido por el futuro Marqués del Nabo, ganamos la Octava Copa de Europa (la única lograda tras destituir al entrenador, si no me confundo). Obvio que el mérito del torneo estuvo en las eliminatorias, pero yo habría mandado al tonto de Toshack su medallita. Incluso puede darse el caso de que te despidan un mes (o una semana) antes de ganar la Champions y no ser considerado oficialmente ganador.

También está el caso de los jugadores que no pueden disputar el torneo por haber cambiado de equipo: en el mercado de invierno de 2007 traspasamos a un decadente Ronaldo Nazario al Milan, que ese año se llevó la Champions. Sin embargo, el brasileño no disputó ni un minuto europeo con su nuevo equipo, y es por ello que no tiene ninguna orejona, una extraña laguna en su palmarés (aunque sí me parece bien que un jugador no dispute una competición con dos clubes el mismo año). En fin, tengo muy poca simpatía por el anodino Fat Benny, pero nada pasaría por mandarle una medalla de campeón, permitiéndole engordar como su panza una vitrina ya envidiable (es de los pocos entrenadores que tiene Europa League/UEFA y Champions, por ejemplo). Al menos imagino que se llevará una parte de la prima pactada en su contrato si campeonamos, lo cual siempre es un consuelo, aunque no sea tan guay como el pico (150.000 €) que se llevó Baúl por la Copa de 2011, sin estar en el equipo y sin disputar un solo minuto. Al menos no pidió una despedida multitudinaria por Facebook.
.

Share

Fans del Granada

El Madrid se ha acostumbrado definitivamente a la victoria, y eso es bueno, pese a todas las imperfecciones que podamos encontrarle a nuestro muy imperfecto equipo. Todavía aferrados al sueño/quimera de la Liga, debíamos ganar por lo civil o por lo criminal, y lo hicimos más bien por lo segundo ante el Valencia de Pako Ayestarán, un equipo que ha fracasado estrepitosamente y ya sólo piensa irse de vacaciones. Por cierto que el verdadero nombre de Ayestarán es Francisco, pero decidió ponerse “Pako”, así con k, porque… no lo sé, sinceramente. Sería curioso preguntarle este ex-ayudante de Benítez (!!) sobre el separatismo vasco; o bueno, mejor no. Los chotos nos dieron bastante guerra merced a una defensa algo “relahada” pero todo tuvo final feliz como los clips de Bangbros, con una salvedad: CR no será pichichi este año, a menos que marque cuatro goles en La Coruña y Suárez ninguno. La polémica vino porque marcamos un gol tras fuera de juego: big deal. Si quieren hacemos recuento de los que nos han pitado mal y redistribuimos los puntos según lo que salga. También nos marcó un ex porque somos un club de tradiciones.

Ésta era una jornada de las que antes se llamaban “de transistores”, y durante la misma uno de los tres aspirantes al título, el Paleti, mordió el polvo. En el otro escenario de la peli, el Kampf Nou, el Español lo intentó con todas sus fuerzas, pero tras recibir el segundo gol ya no pudo más. Sin embargo, ya sólo queda un enemigo en pie, y aún nos queda una bala, o más bien una Granada. Los andaluces, junto con el Deportivo, serán árbitros de la Liga, ¡quién lo iba a decir! En verdad el Madrid nunca se rinde, y llega al final con opciones de ser campeón; era el mínimo exigible. Si no gana, le seguirá quedando buen sabor de boca. Si se lleva la claveteada… será la repanocha.

Arbeloa llegó al final de su camino madridista. A menos que se sea un posturero irrecuperable o un auténtico cabrón, es imposible no simpatizar con este más que meritorio futbolista y gran tipo, que tiene un palmarés de estrella mundial: una Liga, dos Copas, una Champions, un Mundial y 2 Euros (y un Memorial Gil y Gil). Me he dado cuenta de algo: los jugadores egoístas, los malos bichos, suelen irse de sus clubes al inicio de las temporadas, tras aferrarse a su continuidad y despidiéndose en taciturnas ruedas de prensa frente a sus fans más devotos: los periodistas que los tuvieron en el machito. Los tipos de una pieza, sin embargo, saben aceptar su despedida y se van a final de temporada, queridos y aplaudidos por todos, sin necesidad de ser figuras rutilantes (recordemos a Dudek). Arbeloa nos ha aportado muchísmo, para empezar porque es uno de los pocos jugadores blancos con los que no nos avergonzaría que nos vieran por la calle, y estoy seguro de que más pronto que tarde seguirá ayudándonos, esta vez en el área de la comunicación. Por supuesto que su despedida es sólo un “hasta luego”.

arbeloa 2Gracias, Capi.

•••••

– Real Madrid: 3 (CR (2) y Benzema)
– Violensia: 2 (Rodrigo y no sé quién más)

Incidencias: Arbeloa se despidió emotivamente del Bernabéu y de la Grada Fans.
.

Share

WPMessenger