Archivos
Categorías
Anuncios e-retail

Madridismo para el siglo XXI
Páginas Recomendadas
Pincha aquí para ver una lista de páginas interesantes.
Marcadores en vivo

Marcadores ofrecidos por Marcadores.com

Anuncios e-retail

Los tres pecados (y medio) de JAS

jas
“Hey”.

Comentaba en mi última y muy lúcida entrada que el inefable director general del Real Madrid, JAS Garfio, había traído al bueno de Beni Benítez como parte de una estrategia para desestabilizar al club. Sin embargo, mi tesis no estaría completa sin exponer otras medidas directamente dependientes de nuestro personaje que han puesto al presidente Pérez en una situación ya casi insostenible. Veamos pues el historial completo de faltas contra el Madrid cometidas por el ejecutivo durante la presente temporada:

Pecado 1: Benítez. ¿Hubo un fracaso más previsible que éste en toda la historia blanca? Sólo se me ocurre el de Queiroz, pero al fin y al cabo Valdano era un ideólogo, un demente… JAS debería ser todo lo contrario, un hombre desapasionado, pragmático… Hablamos de la persona que avaló el fichaje de Mou, el único que despachaba regularmente con él. ¿Qué extraña degradación mental podría llevarlo a recomendar a Benítez, un hombre ya muy de vuelta, que venía de fracasar en el Nápoles (hoy líder de la Serie A) y conocido nada menos que por su torpeza en las relaciones con los jugadores? Nadie, asolutamente nadie (bueno, sólo Hilde) creía en él. Por tanto, sólo existen dos posibilidades: o Garfio se imbuyó de la soberbia que impregna todo el club o hizo un fichaje con obsolescencia programada, como los productos de Apple. Flóper Pan rechazó a Benítez desde el minuto 1, y le bastó la excusa de un empate en Valencia para ejecutar el despido menos ceremonioso que se recuerde de un entrenador. Me niego a creer que no hay una intrahistoria detrás de todo esto.

Consecuencias: Ninguna. Nadie asumió responsabilidad de ningún tipo por tan desatinada elección. Se puso al frente del equipo a Zidane -un hombre de nula experiencia en la élite- y a otra cosa.

Pecado 2: Caso Cheryshev. Este rocambolesco error por parte del Madrid desembocó en su humillante eliminación de la Copa. Busco las funciones de un delgado de equipo y veo que, principalmente, son presentar las fichas al árbitro y ratificar que los jugadores convocados son los que aparecen en el acta. Es fácil pensar que estas funciones deberían extenderse a comprobar qué jugadores son susceptibles de participar en un encuentro o no, porque, de lo contrario, ¿qué hace el delegado el resto de la semana? ¿Realmente se lleva un sueldo por echar una firma antes de cada partido y sentarse dos horas en el banquillo? No obstante, puedo creerme que en el Madrid Chendi no haga nada de esto, y que dicha comprobación dependa de la dirección general de fútbol, es decir de JAS y Ramón Martínez. ¿Es realmente posible que una sanción se traspapele sin que nadie caiga en la cuenta? De hecho, se da la circunstancia de que particulares llamaron al club avisándoles de la circunstancia, sin que ocurriera nada. Es casi como si hubiera sido un error programado, dirigido, buscando un efecto muy concreto.

Consecuencias: Ninguna. No se le exigió la más mínima responsabilidad a Chendi (quizá porque “alguien” sabía que habría sido injusto) y los directivos se han lavado las manos, pese al ridículo mundial.

Pecado 3: Caso niños. Resulta que otros clubes los sancionan por decenas de menores fichados irregularmente y al Madrid lo empapelan por 8, con argumentos en su mayoría poco sostenibles. Si el club estaba seguro desde hace meses de que su posición legal era inatacable, ¿cómo es que la FIFA ha encontrado un resquicio para acabar jodiéndonos? Parece que el problema es que la Federación Madrileña no está reconocida por la FIFA, hecho surrealista pero que forzosamente debía ser conocido en las altas esferas del club. Al igual que en el caso de la Copa, que hayamos sido víctimas de un capricho del azar o de un desliz administrativo parece de hecho la opción más improbable. Este fallo tan pequeño, tan indetectable, parece nuevamente diseñado por alguien con gran poder ejecutivo y que sabía cómo colocar exactamente las piezas para que todo el castillo se acabara derrumbando.

Consecuencias:
Ninguna. Pese al gravísimo perjuicio de no poder fichar durante dos periodos, no se ha tomado ningún tipo de medida ni se ha reconocido ningún fallo en nuestra actuación. “Son cosas que pasan”, es el mensaje implícito de la cúpula.

jas2
“¿Parezco sospechoso?

Medio pecado: Roures. Esta cuestión no es tan obvia ni escandalosa como las tres anteriores, pero la resalto porque tiene unas consecuencias potenciales igual de desastrosas. Desde hace casi ya una década (si no me confundo) toda la producción audivisual del club (es decir Real Madrid TV) está en manos de Mediapro, la empresa presidida por el infame Jaume Roures. Mi anidmarvesión por este personaje no tiene nada que ver con antipatías personales ni porque “sea culé”. De hecho, estoy convencido de que el fútbol se la sopla y de que jamás ve un partido por entretenimiento personal. Roures piensa (con toda la razón del mundo) que el fútbol es una herramienta de control de masas: quien tiene el fútbol tiene la audiencia, y quien tiene la audiencia tiene la pasta y el discurso, que son las cosas que interesan a este marxista (con Ferrari), secesionista y adoctrinador, íntimo entre otros de Pablo Iglesias.

Es crucial señalar que Roures ha sido tan importante en la ascensión del Barsa a la primera línea mundial como lo fueron en su momento los mismísimos Laporta y Guardiola: fue él quien, cuando el Madrid lideraba holgadamente las audiencias televisivas, ofreció al club culé un multimillonario contrato (respladado por créditos, no por su propio dinero) que igualaba las condiciones presentadas al Madrid, ante la complacencia de Ramón Calderón, que aceptó este agravio en un error estratégico sin precedentes. Resulta absolutamente obvio que a Roures no le interesa una narrativa en la que el Madrid recupere la simpatía que durante mucho tiempo se le profesó en España; al contrario, es uno de los principales artífices de la actual ficción que presenta mundialmente a los culés como un club “solidario”, “con valores”, “de cantera”. Por ello, sólo puede calificarse de terrorífico que una empresa dirigida por este hombre decida los contenidos de nuestra televisión. Y sin embargo, JAS siempre lo ha favorecido en la medida que le ha sido posible, pese a ofrecer un canal de baja calidad y con gran retraso técnico (probablemente fue la última cadena nacional en adoptar el formato panorámico, estándar desde hace muchos años).

Son estos los graves pecados de Garfio, que habrían sido motivo de despido fulminante en cualquier parte y curiosamente han quedado impunes. O este hombre es un completo incompetente con la complacencia de toda la directiva, o tiene un plan perfilado al detalle, bien como salvador desinteresado (o casi) de un club que está pidiendo a gritos un relevo, bien como parte beneficiada de una revolución merengue. Mientras tanto, nuestro pobre Flóper Pan está cada vez más enajenado, absorto en su Nunca Jamás Galáctico, sin darse cuenta de que el Jolly Roger avanza imparable y repletito de piratas. Puede que el polvo de hadas proporcionado por Campanilla Redondo lo mantenga en el aire unos meses más, pero mi pálpito es que toda esta historia va a estallar antes de que acabe la presente temporada. ¿Y los Niños Perdidos? A esos se la sopla todo.

·····

No quiero terminar sin recordaros que en pallacanestro tenemos un partido en el Palacio contra Olympia y Coz decisivo para encarrilar la clasificación en el Top 16. Los griegos fueron apalizados de 20 puntos la semana pasada por el Zalgiris, pero eso en mi opinión sólo los hace más peligrosos. Sinceramente, o ganamos hoy o quedará bastante claro que este año iremos a por metas menores, como la ACB y la Copa. Los nuestros tendrán que aguantar nuevamente a la gota malaya de Spanoulis, pero para eso les pagan, oye.

Euroliga, Top 16, Jornada 5. Real Madrix-Olympia y Coz (20:45, Streaming).

Share

Golpe de Estado

flop

A ningún presidente del Real Madrid le ha gustado nunca irse. Santiago Bernabéu fue nombrado por la junta directiva en 1943 y siguió en el machito hasta que el Señor lo llamó a su presencia 35 años después. Nunca ganó unas elecciones, ni puta falta que le hizo. Mendoza no murió en el cargo, pero porque no lo dejaron. En realidad su última victoria electoral -en 1995 contra Florentino, casi seguro amañada- sobró: ese mismo año le rechazaron las cuentas (cuando la asamblea de compromisarios aún no era una congregación zombi) y de ahí en adelante todo fue cuesta abajo: la directiva se vio en peligro de tener que avalar 1000 millones de pelas con su patrimonio personal, empezó a haber presiones para un “cambio de situación” y antes de acabar el año, en Noviembre, Mendoza era “dimitido”, dando paso a la era Sanz. El propio Mancebo tuvo que irse muy a su pesar 5 años después, pese a cosechar nada menos que dos Copas de Europa (¡y que quiso hacer un nuevo estadio!).

Flóper parece una figura intocable, el hombre en su alto castillo, pero esta imagen se vuelve cada vez más tenue, más borrosa. Se le está poniendo cara del Mendoza crepuscular, y tiene exactamente la misma edad que contaba el “cantamañanas del pelo blanco” cuando le dieron el boleto. ¿Casualidad? Para que el presidente tuviera un final anticipado de mandato sólo existen dos vías: retirada voluntaria (lo que solemos llamar “salir en globo”) o golpe de estado al modo del 95. Examinemos cómo podrían desarrollarse las dos opciones:

Salida en globo. Aunque la Junta del Madrid, a la que yo apodo cariñosamente Jurassic Park, parece apoyar sin fisuras al jefe supremo, las apariencias a menudo engañan: es imposible que no haya un runrun creciente por la cada vez más obvia pérdida de rumbo del presidente, quien ha evidenciado una y otra vez carecer de un plan o de visión deportiva. Lo de Zidane ha sido un movimiento desesperado y, por qué no decirlo, patético. Todo el mundo sabe que, de fracasar el francoargelino -y hay muchas probabilidades de ello- el siguiente “proyecto” sería una nueva moneda al aire. La salida en globo vendría dada por un entorno de creciente malestar en todos los estamentos del club y sus aledaños (directiva, plantilla, afición, prensa…), hasta el punto de que Flóper -hombre profundamente vanidoso- sintiera que se ha roto la “paz social” y que ya no es percibido como el mesías del madridismo por el que se tiene. Es muy interesante valorar bajo este prisma la contratación de Benítez, decisión al 100% de JAS, y que desde hace tiempo sostengo se diseñó para desgastar la imagen de un Pérez desorientado tras la pobre última temporada de Ancellotti.

Golpe de estado. Esta opción parece muy pinturera e improbable, pero ojo: al parecer tan sólo hace falta una mayoría suficiente de la Junta para descabalgar al presidente (que fue precisamente lo que llevó a Mendoza a dimitir, evitándose la humillación de ser expulsado por sus propios directivos). El ambiente necesario para propiciar esto sería muy similar al del caso anterior, aunque haría falta una estrategia más agresiva por parte de JAS y sus asociados (alias Spectra). Probablemente dicha táctica consistiría en esgrimir la “auténtica situación financiera del club” ante los directivos, haciéndoles entrever que en un futuro no muy lejano deberían responder con sus patrimonios por un gran agujero contable; ninguna fidelidad perruna es más fuerte que el apego al bolsillo. Después ya sólo quedaría ejecutar la salida del presi -que por supuesto sería muy honorable-, con votación o sin ella.

rauras

Tanto en un caso como en otro, el delfín toda probabilidad sería Fdez. de Blas, aunque no tengo muy claro por cuánto tiempo, ni lo que pasaría después. Quizá fuéramos a elecciones (si los golpistas se conforman con una directiva más competente y afín a sus socios), o quizá a algo más traumático. Hay que hacer especial incidencia en el tema cuentas, porque si Spectra se las apañara para demostrar que en realidad el Madrid está muy endeudado, llegaríamos al auténtico objetivo de la operación, que es hacerse con el control del club. Aquí son clave JAS, el moro Nasser al-Khelaïfi (dueño del PSG y de Bein) y Jaume Roures, intermediario entre ambos personajes. Quizá sea casual que Mierdapro vaya a controlar (otra vez) los contenidos de Real Madrid TV, cuando todo indicaba que iba hacerlo Mediaset, pero cada vez creo menos en coincidencias . Y Floper probablemente tampoco: algo huele, y por eso hace poco obligó a JAS a dar la cara por primera vez en su vida, pero tampoco puede o quiere librarse de su influencia.

¿Cuál sería el método para controlar al Madrid? Presentarlo como una entidad deshauciada, con la conversión en SA como única salida y la posterior aparición salvadora del moro (mediante un testaferro, obviamente), que pasaría a ser el dueño de facto del club, quizá con JAS como CEO. Todo perfectamente legal, por supuesto. Un artículo de Forbes nos explicaría cómo la aparente opulencia en realidad ocultaba una estructura ruinosa. ¿Los socios? Clamarían durante unas semanas, durante un mes a lo sumo, pero supondrían el menor de los problemas: son una masa extremadamente sobornable. Se les ofrecería abono gratis durante dos años (será por pasta), se crearían órganos consultivos cosméticos, se les repartirían unas accioncitas y a navegar con buen viento. Todo muy al estilo Palpatine. ¿Y sabéis qué? Tampoco tendría que ser mucho peor que lo de ahora. El estilo y la identidad lo perdimos hace mucho, y la posibilidad de elegir al presidente también. En cualquier caso, tener elecciones raramente ha demostrado ser determinante para el club. Admito que mi tesis puede sonar demente, frívola, inverosímil, pero casi me parece más improbable seguir en la situación actual que un rotundo giro de timón. Antes del verano sabremos si esta posibilidad es mucho más real de lo que parece.


.

Share

Relax and enjoy

Ser madridista se convirtió hace mucho tiempo, básicamente, en un ejercicio de masoquismo. Puede que antaño fuera una cosa cómoda, rutinariamente placentera o placenteramente rutinaria: te sentabas frente a la tele, veías al Madriz ganar, le echabas un casquete a tu señora y en primavera ganabas la Liga. Era el orden natural de las cosas. La actualidad es muy distinta, muy puta, y se puede resumir como una serie de catastróficas desdichas. Florentino Pérez se va a morir en el cargo y eso es un problema, porque tiene una idea completamente ridícula en la cabeza: que, contradiciendo a Boskov, el fútbol no es fútbol, sino otra cosa, una especie de Pro Evolution Soccer en el que si pones a los jugadores con mejores estadísticas ganas. Todo lo demás (táctica, movilidad, físico, motivación) sobra, y no desempeña un papel crucial en lograr la victoria.

Flóper ha probado este método ya con 30 o 40 entrenadores, y lo peor es que incluso aquellos que ganaron bastante fueron poco después descartados, por una cosa o por otra. La última maniobra del presi ha sido poner a un amiguete e ídolo suyo, a ver si la cosa funciona. Pero lo malo de Sisú es precisamente que se ha abonado a la ortodoxia floperiana más absoluta, y si desde el primer minuto despertó dudas, mucho más lo hace tras estrellarse contra un equipirrinín, el Betis, que es el peor local de la Liga, con un solo partido ganado en casa y 6 paupérrimos puntos sobre 27. Bueno, ahora 7, gracias al glorioso Madric.

Dije nada más anunciarse el cambio de entrenador que un míster necesita primordialmente una idea suya, ver a los jugadores y pensar “voy a hacer esto y esto”. A Zidane esa idea no se le ve por ninguna parte, más allá del manido “poner a los mejores”. Pero ese método es el que hemos seguido desde Enero del 2015 y ha probado repetidamente su ineficacia. Ayer nos birló un penalti el álbitro, y gracias a Dios luego marcamos en fuera de juego, porque de lo contrario algunos estarían aún ahora agarrándose a ese error para justificar lo injustificable. A los que sientan sufrimiento -que este equipo no merece- por esta situación, les aconsejo que se relajen y disfruten: dilaten el ano, dejen que el objeto extraño vaya penetrando (aunque parezca que no, al final SIEMPRE entra) y déjense llevar, sigan las enseñanzas del maestro Von Rothbart. Nos esperan multitud de pollas largas y duras en el camino durante los próximos años, y es una rutina que tardará muuuucho en cambiar.

– Betis: 1
(Cejudo)
– Real Madrit: 1 (Benzema)

Incidencias: Casi nos da la puntilla Rubén Castro (alé).

Share

Rubén Castro, alé

En los tiempos antiguos, Betis y Sevilla eran básicamente lo mismo: la misma mierda, que decía Felipe González. Equipos prácticamente de pueblo, cada uno con una liga ganada cuando el balón llevaba tira de cuero y destacando más por lo entregado de sus aficiones que por cualquier logro futbolístico. Esto fue así hasta la ya mítica era de Lopera y Del Nido, durante la cual el Sevilla empezó a destacarse, dicen que en buena parte gracias al trabajo del chamán Ramón Rodríguez Verdejo, alias Monchi. Aunque con el tiempo ambos equipos perdieron a sus presidentes por chorizos (Lopera fue empurado por la adorable juez Alaya), eso no impidió que dichas diferencias aumentaran, y de ese modo hoy el Sevilla es un semi-grande, muy asentado en Primera, mientras que el Betis se ha estancado en su condición de “ascensor”.

Sí, los béticos inspiran cierta ternura. Decía Lopera, autoensalzando su gestión, que al Benito Villamarín -estadio que fugazmente llevó su nombre- antes lo llamaban “la caja de herramientas”. Ahora lo llamarán… ¿el Frankenstein? Porque mira que queda extraño y feo tener una mitad del campo de los años 50 y otra del siglo XXI. Ah, ese Villamarín tan folclórico, tan simpático, tan de la Selección antes de comvertirse en La Coja… Otra gran ventaja de los verdiblancos es que no tienen basura izquierdosa-separata en su grada, como si le ocurre al Sevilla con los repugnantes Biris. En suma, si me preguntaran sobre cuál de los dos estadios sevillanos tiraría una Tsar Bomba, indudablemente diría “¡sobre los dos!”, pero si me viera en la dolorosa tesitura de tener que indultar a alguno, ciertamente sería a Villamarín.

Con todo y con eso, en lo futbolístico nos pueden oponer muy poquito, dejando aparte al célebre Rubén Castro, que ojo, no es para nada mal goleador y ha vivido una segunda juventud en Sevilla: aunque llegó a una edad tardía al Betis, se ha convertido en su máximo goleador histórico, con 123 tantos, y actuamente tiene una media de algo más de un gol cada dos partidos; el año pasado se cascó nada menos que 32 chicharros en Segunda. En cuanto al Madrid, bueno, ahí está. Los rivales no pinchan, así que de momento la única motivación es asentar el juego y mantener la distancia. Como digo, no deberíamos tener mucho problema para lograrlo, pero vete a saber. En Colombia la preocupación es si jugará James o no, y una vez logrado ese objetivo, por ellos como si nos meten 20. Por último, para los que se escandalicen por el titular de la entrada, yo procuro en la medida de lo posible no colgarme medallas, pero siempre intentaré mantener un compromiso con la verdad y contra el totalitarismo, especialmente el mental o social. Y si a alguien le queda alguna duda:

No fue su culpa.
Era una puta.
Él lo hizo bien.

Share

Son unos hijos de puta (los nuestros)

– Vergogna. Así, en italiano. Eso es lo que siento por la panda de eunucos que nos representan (bueno, en realidad no) en el basket. Pese al hoctimismo de MadridSXXI y El Curioso (a quienes el señor llene de parabienes), yo lo que veo es a una banda que, con el partido totalmente encarrilado, se dejó fockar, en casa y de un punto, para más inri. ¿Que están mal físicamente? Pues que les prohíban follar (las mujeres aflojan las piernas) y que entrenen 12 horas al día. No vi por ninguna parte la responsabilidad a Donkey que reclamaba; Laso, eres un cagao, no hacemos carrera de ti. ¿La defensa? Bien, gracias. ¡¡Bien jodida!! Como el público del Palacio, que ahora tendrá que esperar hasta el jueves para aguantar ooootra vez la gota malaya de Spanoulis. La derrota nos ha dejado en una posición puñetera, y como no ganemos a los griegos podemos darnos por jodidos. Qué bonito es vivir al límite, ¿eh? Los cojones.

– En prensa nacio-anal, el histórico ABC -ahora secuestrado por un komando aberchale- abre la sección de deportes con un impactante titular: “James Rodríguez no está gordo“. Firma Tomás González-Martín, que debe ser buen amigo del cucutano, ya que sólo le falta gritar “Freedom for James!” Hablando como alguien bien informado (guiño), admite que el 10 blanco se aficionó a la noche mandrieña (“salió algunas noches”), pero ojete, no bebió alcohol: se iba a los garitos más “in” de la capital para tomar juguitos y Coca Colas. Sí concede González-Martín que durante esos días James no dormía lo suficiente; y es que empalmas Coca Cola con Coca Cola y te dan las tantas.

Pero el punto crucial del alegato es el peso del colombiano: Jajames no está gordo, sino que es “robusto” (fuertecito), y “tiene el centro de gravedad bajo” (en el culo, concretamente). Aunque se ha filtrado que tiene un 13% de grasa corporal (la media de la plantilla es del 8%, menos Marcelo, que tiene un 40), el articulista lo achaca a “su estructura corporal”. Pues muy bien. Pero James debe estar bastante gilipollas si hasta este periodista aulico admite problemas de actitud. Y ciertamente ése es el problema: el muchacho está contaminado, y el hecho de que esté chupando banquillo pese a ser una de las nietecitas predilectas, es que la cosa es difícil de reconducir.

– Haciendo horas extras, González-Martín también nos hace saber que, si el cluc cotizara en bolsa, valdría más de mil millones. Esto lo dicen prestigiosos heconomistas, y si lo dicen ellos será verdad, oyes. Hasta tal punto me lo creo que lo que yo pido es salir a “los mercaos” y cobrar dividendos, porque ya estoy harto de poner panoja todos los años y no sacar nada a cambio. Se destaca que el “márkitin”, que hasta ahora suponía aproximadamente un 33% de los ingresos, ya ha superado a la tele y llega hasta el 37%e, con gran crecimiento de venta de productos en Japón, Indonesia, India y China. Así que Ligas y Champions igual no ganamos muchas en los próximos años, pero seguramente sigamos siendo los cocos de la International Champions Cup. ¡A Tsibeles!

Share

Son unos hijos de puta y vamos a masacrarlos

uroliga

Deportivamente hablando, claro. Me refiero, como no puede ser de otra forma, al repugnante Barcelona, al que recibimos hoy en el Palacio a las 20:45, para disputar la 4ª jornada del Toc 16 de la Uroliga. El otro día me preguntó un taxista aquí en Medellín si era hincha del Madrid o del Barcelona, y le respondí “del Madrid”, con un gesto que venía a decir “¿acaso se puede ser otra cosa?”. Este rechazo a lo culé no tiene nada que ver con forofismos ni con gustos deportivos: para ser fan del Barcelona hay que ser un auténtico hijo de 10.000 leches, e inversamente una persona patriota y cabal necesariamente es antibarcelonista. Ésta ha sido una situación completamente forzada por ellos, desde luego, que empezó el día aquel que serraron la bandera española de la Masía y culmina (por ahora) con Laporta diciendo que “han sido blandos con la UEFA“; pero eso no significa que la gente de bien, encabezada por la madrilista, no vaya a defenderse con dos cojones.

En el aspecto puramente deportivo (?) el partido es muy divertido, porque resulta que la Far$a ha perdido dos de sus primeros tres partidos, lo que nos da la oportunidad de hundirlos en la mierda. Repasando su plantilla veo mucha basura: Tomic, Cagarro, Abrines, Doellman, Oleson… todos merecen morir (a Cagarro le debe quedar poco, por cierto; tendrá ya como 46 tacos). El único bueno que tenían, Hezonja, se ha ido, seguramente cansado de aguantar el olor a inmundicia y la cara de pasmao de Pascual. En cuanto a los nuestros, es verdad que están un poco gilipollitas; incluso algunos dicen que no saben defender. ¿Pero sabéis qué? Confío en estos mastuerzos, incluyendo por supuesto a Ndour: si logramos que Pollo Frito pasara de bulto sospechoso a jugador referencia de la Euroliga, qué no haremos con éste que es más joven y más guay. El único al que no banco es NAF Tomkins, pero quién sabe, quizá también logre sus canastas decisivas cuando nos juguemos todo.

Es crucial ganar este partido (cueste o que cueste) y también el siguiente, de nuevo en casa y contra Olympiakós. Porque estos dos mismos dos choques fuera de casa serán el doble de difíciles, y hay que llegar con un cierto colchón. Que sois los campeones de Europa, hijos. Ya que el Chacho está empanao (Campazzo, vuelve), yo sigo diciendo que demos minutos y más minutos a Donkey. ¿Que sólo tiene 16 añitos? Es igual, a esa edad muchos niños se alistaron y palmaron en la primera guerra mundial. Cualquier chaval en edad militar (es decir desde que tiene pelusa en los huevos) es apto para ser titular en el Madrid. Y que nadie dude que esto es una puta guerra.

Share
Contacto
Ayuda a Fans

Anuncios e-retail
Dónde ver al Mandril
Anuncios e-retail