Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘Rappol’

Miércoles de ceniza

Rappol

Zidane hizo una lectura nefasta del partido. Es un partido que tienes ganado simplemente metiendo refresco en la media, pero manteniendo en el campo al único tipo que le creaba problemas al City: Vinicius. Cuando sientas a Vinicius liberas a un tipo del mediocampo inglés, y cuando Pepi saca a Sterling, hace 2 a su favor. Resultado: presionan mejor la salida de balón y te hacen el empate por el lado de Carvajal. En otra jugada similar por la misma banda, te cagan el penal. Y en otra salida mala, te cagan a Ramos. Todas en origen porque concedes superioridad a la media rival por hacer un mal cambio (invitas a que te ataquen). El Madrid desapareció después del Bale por Vinicius.

Y en chino mandarín.

Custer

Me habría gustado equivocarme en mi pronóstico. Lo digo muy en serio. Pero era complicado. Quien se junta con papafritas acaba apapafritao. No hay más. Ojalá esto sirva para poner en la calle a la Cosa del Banquillo y empezar a construir el futuro tomando este deporte un poco más en serio. Y que se empiece a tomar en serio desde Los Despachos donde se ha trabajado con el puto culo… si es que acaso alguien se tomó en algún momento la molestia de trabajar. Habrá que fichar un entrenador bueno (y los hay a puntapala), a jugadores buenos, o simplemente buenecillos, y no gastar millones en refuerzos mediocres para que el Castilla de los cojones se mantenga vivo en Segunda B. Parece absurdo, incluso surrealista, pero es justo lo que se ha hecho. ¿El Barça? Pues lo de siempre. Mantener la dignidad el tiempo que se pueda, defender posiciones, cavar trincheras y que esto acabe cuanto antes. Campana y se acabó. Fin de la historia… y lo que es mucho peor: Fin de la Histeria, que era, a fin de cuentas, lo único que en verdad nos mantenía entretenidos.

El Socio

Sí, bueno, ¿no? Lo normal es que Pepi no te folle en tu propia casa con el equipo más bien mediocre y acomodaticio que llevó (¡dormían la bola perdiendo 1-0!), pero si te pones un tutú rosa, le recortas un agujero en el culo y te pones boca abajo sobre la cama, ¿qué esperas que haga? El vestuario seguramente aún se pregunte cómo se pudo perder ese partido, y sinceramente no sé si alguien lo tiene muy claro. ¿Mal cambio de Zipayo, bajón físico, los azares del fútbol? La verdad es que da rabia sacar ese gol con tanto esfuerzo y luego irte a casa con una cruz de ceniza en la frente porque no has sabido aguantar el balón 10 minutos como podría hacer cualquier equipo de Primera. Toca marcar dos en City, con la pequeña ventaja de que puedes encajar; no es una misión imposible, pero la estadística es tozuda en cuanto a las posibilidades de sacarla adelante. En cualquier caso, no se debería haber llegado a esta situación límite tan pronto. Al menos Zipayo y compañía pueden agradecer que aún dependen de sí mismos para hacer algo positivo esta temporada. Toca lamerse las heridas, recomponer filas y sacar el fútbol que le quede dentro a este grupo.

·····

– Real Madrid: 1 (Isco)
– Pepi: 2

Share

Masters of Disaster

Rappol

El hombre es un animal de costumbres, y nuestros hasta hace poco aguerridos y alegres muchachos tuvieron a bien recuperar las peores que les conocemos por lo visto durante los noventa minutos. A saber: resucitación de equipos y jugadores en racha negativa, vestimenta de poloflán, meloneo intrascendente, moñequismo en el remate, histeria desatada por llegar a la línea de fondo y pase-pase absurdo cuando tienes un tiro claro (efecto colateral del moñequismo).

Con todo, el Madrid arrancó muy centrado y hasta el minuto veintisiete de la primera parte no cedió en intensidad, acumulando varias ocasiones —dos de ellas muy claras, un moñequito de Benzema y un cabezazo de Casemiro a puerta vacía, cortesía del portero local—, y poniendo al respetable en el capítulo de la serie que ya conoce: nos iremos al descanso cero a cero y luego nos pondremos en modo cagaprisas.

Y al descanso decía yo que en el setenta iríamos dos a cero, pero al poco de iniciarse la segunda parte caí en la cuenta de que el intrépido Pijamita había decidido desafiar a la suerte con su indumentaria gafe por antonomasia. Entonces lo vi claro. No ganábamos ni de coña, como sucedió después.

Hernández Hernández (Xavi-Xavi, Céspett-Céspett…), que también es un ser humano, no escapa a la máxima costumbrista con la que comienzan estas líneas. Tacita a tacita fue cavando nuestra tumba, culminando con un penalti que convirtió en manos de Ramos. Es un personaje siniestro este Hernández Hernández, siempre con una sonrisita gangsteril y un abanico de movimientos despóticos que acompañan las decisiones que toma en el campo. Entre su actuación y nuestra ansiedad, se empezó a ir el partido a la mierda justo cuando Hazard empezó a cojear. Porque nuncaaaaa las desgracias vienen solaaaaaaas…oh…oh…oh…lalalalaaaaaaa…Danza Invisible, como la espalda de nuestros laterales.

En la cuesta abajo que no consiguieron remontar los cambios de Mizisú, el Jorobado de Notre Morales agarró una bola que venía bombeada en banda y se sacó un zurdazo que Pijamita midió mal en su movimiento para cubrir el palo (pensó que iba fuera, de ahí que bajara los brazos con el típico movimiento reflejo de «nopazaná-vajuéra»). Entonces, el Madrid se sentó a morir como el Capitán John Miller, mientras el tanque pilotado por Carlos Martínez pedorreaba extasiado los grandes éxitos de la culerada y los granotas perdían tiempo buscando minas en el césped. Un triste final para un equipo triste que pena de manera indecible cuando no encuentra el gol, más veces de lo que nos gustaría, por desgracia.

De este modo, nos vemos de nuevo en la encrucijada de jugarnos la temporada en los próximos días y ante las excrecencias del culerdismo. Y lo peor es que ahora mismo estamos mal, perdiendo fuelle en la media y con el punto de mira extraviadísimo arriba. Por destacar algo, citar a Isco, que parece poca cosa para lo que se avecina. Nos toca hacer un John Rambo de los buenos, porque casi sin darnos cuenta estamos ahora mismo justo como estaba él, acorralados. Nuestra última salida es matar. Punto.

Pablo

El tal Aitor que ayer parecía Buffon redivivo debe estar preparando ya su llegada a un grande, otro porterucho al que hacemos leyenda.

Segurito que Odriozola no se marcaba hoy un partido TAN malo como el de Carajal. Y MacSebo, pues, ya estamos todos de acuerdo en que lo mejor es que no vuelva a jugar jamás de titular y si acaso que tenga unos minutos contra el Granada para despedirse del Pipabéu, preferiblemente con el partido ya resuelto.

Jasar a ver cuándo volverá, justo cuando más lo necesitábamos se lesiona. Otro clásico más que probablemente tendremos sin jugar sin él, pese a que esos fueron los partidos para los que se pagó más de 100 millones por él, no para hacerle unos taconeos al Getafe. Ya empezamos a estar como el Peseyé con Neymar. Dupont-Cooper otra vez al rescate de la Farsa y BEP.

Estamos a un «jaja la gosadera» de otra goleada en el Pipabéu, para vergüenza eterna, con hac-trí de Messi incluido. Otra temporada «de transición» perdida, donde los culpables serán, por supuesto, Jovic, a quien lo soltarán 10 minutos a hacer el imposible milagro en el clásico, James, que ha jugado menos que nada, Mendy, linchado por los Custer del Pipabéu, y por supuesto, Mariano.

Os veo muy contenidos, es hora de soltar a los perros de la histeria.

·····

– Lefante: 1
– Mandril: 0

Share

Ha vuelto la Champions

Por Rappol

El Liverbluff parecía el Real Madrid en un día malo. Pierden a Henderson, aunque la buena noticia para ellos es que el efecto del You´ll never walk calzón y el Arleti con ventaja (¿y con Juan Infeliz?), darán a buen seguro como fruto un hermoso autobús Scania conducido por Pochilo Matarilo Simeone, que estará dispuesto a cagar sangre para acabar perdiendo en los penaltis. Es lo que les gusta. Caer con la cabeza bien alta. No descartamos vuelta de honor en el Wanda cuando vuelvan de Inglaterra eliminados de nuevo. Y si obran el milagro, también.

El Dortmund es un equipo con mucho peligro y con un goleador en estado de gracia, el tal Jalan este, que no sabía ni la cara que tenía. El primero que metió ayer es de ratero del área. El segundo un misilazo con la izquierda (y falló un par de ocasiones bien claras, además). En París pueden terminar de dar la campanada, a poco que le entre el tabardillo a los locales. Un equipo muy rápido, el BVB, y que al intercambio de golpes en partido abierto, pues tiene al rubito este que se le caen los goles como los pedos después de inflarse a chucrut y cerveza. El PSG pues marcará, y tal. Pero en modo ataque total y fútbol a you´ll walk calzón quitao, marca la diferencia el que las enchufa. Y nadie enchufa más ahora mismo en Europa que Jalan.

Nada. A ver si se nos da bien la Pepita Europea, como suele suceder.

Share

ZSM (Zidane Sabe Más)

Gran Torino

El Madrid acudió a la oficina con ese poso de fiabilidad del que se sabe bueno en su trabajo. Llegó, fichó y se encontró un marrón nada más entrar que no esperaba. Pero después de apurar su café con la mirada perdida y observando por la ventana, pensó y trazó un plan. Y lo ejecutó con frialdad, con seguridad en sí mismo, de esa manera en la que todos los que están alrededor le miran de soslayo y piensan: “Hey, yo quiero llegar a ese nivel, me gustaría ser así”.

Lo grande de tener confianza en uno mismo es que si te asaltan los imprevistos como ayer te sientes totalmente capacitado de solucionarlos, aunque no tengas ni idea de qué tipo de contratiempo te espera a la vuelta de la esquina.

Zidane es un entrenador, un alineador, un tipo con ojo para los fichajes. Pero ante todo es una atmósfera.
Es un lelo que sonríe en rueda de prensa, Perogrullo cada vez que le acercan un micrófono. Pero un salvaje competidor cuando no le miran, un futbolista entrenando a futbolistas. Y eso implica decirles la verdad. Lo que está a su alcance y lo que no, lo que pueden hacer juntos y lo que nunca conseguirán si no lo están.

Sospecho que debe ser complicado que falte a su palabra cuando un futbolista ha hablado con él cara a cara, pero más aún que le genere faltas expectativas. Y suele pasar que cuando pintas las cosas como son, ni negras ni rosas, preparas más a un grupo ante los inevitables vaivenes en la tormenta.

Pues esa atmósfera es la nuestra. Que dure muchos años.

Rappol

Partido a las cuatro, partido de mierda. Mizisú salió bien pertrechado en la media consciente de que el encuentro era importante y, pese al mal momento que atraviesan los colchoneros, ponerse con seis puntos sobre el Putaloni podría ayudar a mantener tensos los nervios del antimadridismo patrio. Primero nuestra puerta cerrada. Luego, ya veríamos.

El arranque no fue mal del todo hasta el cuarto de hora más o menos. Faltando desborde por banda, Benzema se perdía con la cachimba asociativa seca, y los pocholones encontraban combinaciones rápidas que atravesaban la amalgama de una media que parecía gallega: no se sabía bien cuándo estaban subiendo y cuándo bajando. Al Madrid no le salían las gachas y las ocasiones más claras caían del lado de los pudris, confirmando el buen momento de Pijamita, al que pronto tendré que volver a llamar Cortao.

En el descanso Mizisú entendió que hacía falta otro enfoque y, sorpresivamente, no le dio muchas vueltas. Vivicius por Kroos y Chopped por Apendicisco fueron la alternativa expresa a la mayonesa cortada del primer periodo. Ayudó también el hecho de que Morata tuviera que irse al cumpleaños de su hermana, lo que dejó un panorama estupendo que empezó a concretarse por la banda izquierda —la de la negritud zainísima—, y culminó con una excelente jugada entre Vivicius y El Mendy para que Benzema rematara a placer el único gol del partido.

El resto fue un cumplir el trámite con solvencia, liberando a un tal Carrasco del campo de concentración en el que se encontraba confinado desde que besara a su novia en aquella final de Champions de la que ningún indio se quiere acordar. Para que luego digan que les robamos a los arléticos, cuando vamos haciendo el bien por el mundo pensando en el nombre por el que les gusta ser llamados. Queridos míos, si tenéis al enemigo en casa. Bien vais con el uno a cero, que es lo que más os gusta.

Próxima parada, Jódegor. Vigilen sus equipajes.


Los injertos son para maricas.

El Socio

En contra de lo que pronostiqué, el Paleti no salió a dar más hostias de lo normal, sino que intentó ganar el partido, y de hecho empezó llegando más veces que nosotros. Los 45 minutos dieron bastante SIDA, Zipayo lo vio e hizo cambios en el descanso, algo que no veíamos desde tiempos de Mau. A raíz de ello al Paleti le costó mucho más llegar a nuestro campo, Lupas y Vini contribuyeron a romper el deseseperante estatismo de nuestro ataque, y además poner al brasilero tan cerca de Mendy despistó a los atléticos, que confundían a uno con otro. La cosa dio réditos a los diez minutos: si bien lo de Mendy fue un pase de la muerte, hay que fijarse bien en el caracoleo y el pase de Vinicius, que fueron los que lograron romper las líneas paléticas; una de sus acciones más destacadas como madridista. Luego volvió a fallar todos sus chuts, pero bueno, el chico está creciendo.

Varios detalles: uno de los linieres era una mujer, Guadalupe Porras, y me abstendré de hacer comentarios machistas, aunque me pregunto por qué cojones no estaba fregando en su casa (¿oslafo?); De Burgos Bengoetxea es un árbitro muy vulgar, que reparte tarjetas sin ningún criterio reconocible; Correa es la última aportación del Paleti a la estética patibularia; Durante todo el partido las vallas del Pipas exhibieron publicidad de injertos capilares, como provocando a un decadente Simione, a quien, para más inri, la Grada Fans acabó cantándole «Cholo, quédate». ¿Será la exhuberante pelambrera de Thomas el factor que lo ha llevado al límite?

En fin, el Madrid confirma su condición de martillo pilón, haciendo de la necesidad virtud. ¿Seremos un equipo muy distinto cuando se reincorporen los lesionados? Quizá, pero de momento nadie quiere cruzarse en nuestro camino. Con Zipayo ya no cabe la disidencia, ha aguantado calladamente las críticas hasta que el tiempo le ha dado la razón básicamente en todo. Visto con la actual perspectiva, es posible que Zidane sepa algo más de fútbol que Julio Maldonado, Michael Robinson, Segurola, y comentaristas interneteros varios. Qué diantres, incluso es posible que sepa más de fútbol que la Pepi.

·····

– Real Madrid: 1 (Benzema)
– Paleti: 0

Share

¿Y ahora qué, eh?

Rappol

Regresó el Madrid a La Romareda y, con permiso de Arthur C. Clarke, aquello pareció un auténtico viaje en el tiempo. Estaba la grada plagada de maños voluntariosos, el césped en un estado que cerraría la boca a cualquier Javier Hernández… Hasta estaba Víctor Fernández en el banquillo, como una sombra de la España futbolística profunda y con olor a Floïd. Así que sólo faltaban Tintín, Milú y el Capitán Haddock.

Mizisú dejó claro que su titular contra el Arleti será El Mendy, y por eso puso todo el partido a Milú —aka El Morciégalo—, sin arrugarse ante el ridículo que hizo sobre el campo en amplios tramos del juego. Inenarrables sus carreras con la barbilla levantada para mantener los mondongos en su espacio natural, sus controles en desplazamiento y, sobre todo, esa cara de muchacho glorioso que ve cómo el tren de la alta competición se le escapa ya definitivamente. Te alabamos, Marcelo, pero para esa lateralidad a la que nos tenías acostumbrados hace falta un físico que ya no tienes ni vas a recuperar. Pero te alabamos, te adoramos y deseamos que tengas un retiro con todos los honores, que te los has ganado con creces.

De Tintines hicieron Valverde y Antonio Cruz (hola, Melamama). Uno por espigado, otro por rubio, y los dos porque se bastaron y sobraron para controlar a la pléyade de centronadistas que alinearon los locales. Todo ello sin Casemiro,—se ve que sólo puede descansar ante blandengues como el Zaragoza ayer— y con James, que realizó también un gran partido. Luego el centro del campo contra los indios puede que consista en Casemiro-Modric-Valverde-Kroos, aunque la ausencia de Juan Infeliz puede hacer que Mizisú se tome alguna licencia (¿Isco, quizás?)

Y ahora que Vinicius parece que ha vuelto a los sanfrasciscos (mucha competencia por la sobriedad ha surgido en las últimas semanas), la garrafa de oro se la lleva Jovic Eslava, en su papel de Capitán Haddock al que la barba le empezará a crecer muy pronto. Una barba que huele a bebida blanca, la peor para la práctica seria de cualquier deporte que no sea que la parienta se dé cuenta de que bebes a escondidas. Vodka, no ginebra, evidentemente.

En resumen, el Real Madrid arrolló a lo zaragocistas de principio a fin, desempolvó la pegada, y realizó un partido muy completo en el que brillaron muchos jugadores trabajando para el equipo, desde el once inicial y desde el banquillo. Tantos que Mizisú no puede más que sentirse orgulloso del trabajo que está realizando. Si ya consigue salvar al Morciégalo, me voy de peregrinación a Wuhan. Y sin mascarilla.

Custer

Partido Amistoso en La Romerales donde no contabilicé ni una sola falta por parte del equipo de casa salvo los clásicos empujones… bueno, sí…espera un momento… hubo al principio una entrada fea a Vinicius merecedora de tarjeta pero fue tal el acojone que provocó la acción en el Zaragoza que ya no volvieron a molestar a Los Caminantes. Debieron pensar: “Cuidao, maño, que si estos también reparten no llegamos sanos contra el Cádiz”, o algo así. El caso es que vimos el clásico partido “de guante blanco” en el que el único que no mojó fue el de siempre, Jovic Eslava, el peor fichaje del Madrid en los últimos dos lustros. ¡Ayer se lucieron hasta Vinicius y Lucas Vázquez! Pues Eslava ni la olió. Es muy duro lo de este chico. No sé qué virtud le vio el Ojeador de la Empresa Fofó & Teddy que nos asesora en Alemania. Algo tendrá el agua cuando la han bendecido con 60 kilos… pero no sé qué es. Zidán le da todas las oportunidades que puede y alguna más en detrimento de Mariano si bien la realidad es que el equipo juega con diez. Ni chuta, ni chita ni choto. Es como poner en el campo la mesita de noche de la tía Pola. Este Amistoso no cuenta como “Partido de Fútbol” pero algo habrá que hacer con Eslava cuando de verdad empiece Lo Gordo.

Lo que más destaco del Amistoso, sin duda, es el trabajo realizado por Mesié Dupont. Los tiene como auténticas motos, en especial a la Tita que está que se sale. Es cierto que durante las primeras semanas los lesionó a todos. El que no estaba cojo renqueaba, el que no bizqueaba del pitón derecho se amorcillaba en tablas. Ahora es distinto. Corren, saltan, presionan, van palante y patrás, hacen la Yenka…Parecen un equipo italiano de los ochenta. Rocoso y unocerista salvo, como ayer, en los Amistosos en los que se permiten ciertas licencias. Bravo por Dupont y por Zidán que lo fichó tras la traición de Calvavieja, su otrora amigo, y ya olvidado por la excelente labor de este Doctor Frankenstein de los preparadores físicos.

Los problemas del Madrid ahora mismo se llaman Hazard y Bale. Uno está Gordo y Cojo y el otro no está. Así de simple. Nada de Marcelo. Marcelo es nuestra menor preocupación en estos momentos. Hazard y Bale son Los Teóricos Cracks del equipo… y pasan las jornadas, pasan las semanas… y yo al menos ya me he olvidado de ellos. Decepcionante campaña de ambos. Ojalá alguno de los dos remonte el vuelo porque los ochenta pasaron y de vez en cuando se precisa alguien que la meta padentro cuando las cosas se ponen chungas. De esa clase de jugadores no tenemos ahora. Mucha carrera, mucho corazón y mucho pundonor …Pero falta El Toque… el Toque del Crack y nuestros Teóricos Cracks están missing.

El Socio

Zidane es un tío que engaña. Empieza con el jiji, jaja, soy amigo de los jugadores, los ronditos y tal, pero es como cuando el pedófilo le regala caramelos a los niños: a la mínima que te descuidas te la clava bien clavada (saludos). Una vez tiene mando en plaza, te hace sudar como un cabrón (saludos), manda a la mierda los ronditos, empieza a trabajar tácticas cuasi-militares y si no le gustas no hace el menor esfuerzo por dorarte la píldora. No os dejéis llevar por su persona indiferente y casi pasmada de las ruedas de prensa: en realidad es un cabronazo de mirada acerada a quien le gusta ganar hasta a las canicas.

Gracias a esto, cada vez sufrimos menos en los partidos comprometidos, como el de ayer. Me sorprendió ver a Víctor en el banquillo contrario, todavía en activo y oootra vez en el Zaragoza, que debe haber pensado que para qué complicarse más; ya es casi tanta parte del paisaje cesaraugustino como la Pilarica. El tío lloró de la emoción al vernos llegar (no es broma), lo cual debería ser siempre la reacción de los técnicos que visitamos.

Alguno dirá: «así cualquiera», pero no: el Zorra hizo una presión muy alta e insistente que resultaba incomodísima para nuestra parsimoniosa salida del balón, pero por suerte logramos romper el cerco varias veces, y cuando Lucas marcó el segundo todo quedó visto para sentencia y rúbrica. Si aparte de todo lo anterior Zipayo logra que Vini enderece el punto de mira, cuidado no haya que santificarlo, o al menos darle siete doncellas para su harén (saludos).

·····

– Zorragoza: 0
– Real Madrid: 4 (Varane, Lucas, Vinicius y Benzema)

Share

Líder capellista

Rappol

Había que ganar de una puñetera vez para aprovechar un tropiezo culerdo, y lo consiguió finalmente el equipo en una segunda parte muy trabajada. Nacho tuvo el premio del gol de la victoria, en un remate de cabeza precioso y que seguramente le trajo algún recuerdo lejano a Pijamita, que se volvió a poner el traje de poloflán en un alarde de temeridad o confianza ciega en sí mismo.

Porque la primera parte fue mala y extraña. Mizisú decidió dar descanso a Valverde y pluriempleó a Casemiro —con el que ha de estar segurísimo en cuanto a físico—, confiando en que Isco daría soporte a la media y que la movilidad del Cyd ayudaría a descolocar a la zaga local. Pero el resultado fue bastante grisáceo. Ladalada y melonazos, juego poco vistoso, muchas patadas locales y algunos sustos en balones bombeados que Pijamita resolvió con la solvencia que le faltó hace meses contra el Ajax.

Mientras tanto, Benzema colaboraba en la salida del balón, con el consiguiente perjuicio para sorprender a la defensa rival. Nuestro ataque se encontraba con muchos metros por delante y con las pocas ideas que aportaban los laterales cuando alcanzaban la línea de fondo. El Mendy todavía no nos puede dar todo, pero nos da más de lo que nos quita.

En la segunda parte los muchachos subieron una velocidad, porque ya estaba bien de hacer regalitos a quienes no los merecen. El juego se agilizó y el equipo comenzó a dominar el pasto con más claridad e intenciones mejoradas. Mizisú apuntaba sus cambios para recuperar jugadores y parecía que por empuje acabaríamos por llevarnos el Gato al área.

Entonces, el trackpad del portátil se me volvió majara —un millón de ventanas con mensajes tristes no podían ser buenas— y tuve que reiniciar el cacharro. Leí que marcaba Nacho por un grupo de Whatsapp y ya lo dejé correr (era el minuto 78). Apretó por lo visto el Valladolid y tuvo tiempo de que le anularan un gol, por marcarlo un tal Guardiola, supongo que debería estar entrenando el esfínter para lo que le viene.

Y al fin, el Real Madrid consiguió batir a la relajación-post-derrota culerda y agarró el liderato para, esperemos, no volver a soltarlo hasta el final del campeonato. Porque las Ligas se ganan y se pierden en estos campos, en días extraños y tristes para el deporte mundial como el de hoy, en los que se acuerda uno del regalo diario que es estar vivo.

El Socio

Cuando Zipayo llegó a Italia procedente del Burdeos no era sino otro centrocampista talentoso más. Fue en la Juventus de Lippi donde se hizo hombre, aprendiendo que en fúrbol el que resiste gana. De Ancholoto aprendió que cuando tienes un tipo que te mete 60 goles por año, tienes que hacer lo posible porque le llegue la pelota, y así se levantó 3 Champions seguidas. Pero cuando el de los goles se fue (a llorar a otra parte), ese plan ya no valía, y fue entonces cuando recuperó las enseñanzas del monje Shaolin Lippi.

Este Madriz es feo, áspero y duro, mueve la bola a ritmo de caracol, da un poco de asquete verlo jugar, pero aaaaa-migo, tiene cemento atrás, que es algo que no se veía en Chamartín desde el pater Capello. ¿Fue bonito el partido en Valladoliz? No, fue una puta mierda, pero es verdad que Pichabrava estuvo prácticamente de espectador, perfectamente se podía haber pasado la segunda parte mensajeando a alguna de sus putitas. Aparte de esto quiero «de creer» que en el descanso alguien dijo algo así como «¡maricón el que la pierda!», porque la herencia de Don Benito también es importante. A este Madrid hay que verlo apreciando la belleza de la fealdad, el trabajo sudoroso, la jugada amasada con parsimonia, manteniendo la phe en que en algún momento llegará ese 1-0 o 0-1 irremontable. Habrá alguna goleada ocasional contra rivales con la guardia baja, pero serán muy espaciadas; ya habéis visto que hasta para ganar a un equipín como el Valladolid hubo que flexionar músculo.

La próxima parada liguera es el sábado, en el derbi mandrileño, contra un Paleti hecho jirones. Será una batalla campal, porque como ellos ya no pueden ganar nada (lo del Liverpool será un baño de sangre), sólo les queda el objetivo de joder a su odiado Madrid. Pero ojo, que si ellos pueden ser cabrones, nosotros tanto o más.

·····

– Valladoliz: 0
– Real Madrid: 1 (Nacho)

Share