Archivos
Categorías
Artículos de Interés

¿Ideología o resultados?

Ayer se trasladaron los restos de Francisco Franco a El Pardo, una operación largamente anhelada por el PSOE pero cuyos motivos nunca han estado claros. Lo más que han podido articular es que el mausoleo del Valle de los Caídos era «un lugar de exaltación del dictador», afirmación como mínimo difícil de sustentar. Es cierto que el Valle es uno de los monumentos más visitados de España, ¿pero cuántos de sus visitantes iban allí a «exaltar» a Franco? ¿Podían llegar a mil personas al año? ¿Tenía esto algún tipo de relevancia, especialmente considerando lo inaccesible del lugar y la total ausencia de grandes congregaciones en la tumba durante las últimas décadas? Lo que sí está claro es que el conjunto monumental ahora ha perdido uno de sus atractivos turísticos, esa tumba de gran relevancia histórica, con unas previsibles pérdidas económicas que por supuesto al gobierno socialista le traen al pairo.

Con todo esto, la cuestión de fondo es por qué desde la muerte de Franco en 1975 se ha hecho tan titánico esfuerzo desde los ámbitos «progresistas» (hoy en día aplastantemente hegemónicos) para presentar su etapa de gobierno como una mancha vergonzante en la historia de España. Este esfuerzo resulta paradójico teniendo en cuenta lo largo y variado de dicho mandato, la cantidad de malos dirigentes que ha tenido nuestro país y, sobre todo, los innegables logros sociales y económicos alcanzados durante las cuatro décadas franquistas. Todo el desprecio hacia la figura del militar ferrolano parece provenir del hecho que dio origen a su mandato (la Guerra del 36) y de la catalogación de su régimen, no excesivamente rigurosa, en la corriente del fascismo (término que en todo caso se ha desvirtuado por completo, convirtiéndose en un cajón de sastre para todo lo que odia el militante izquierdista estándar).

¿Qué afinidades mussollinianas o hitlerianas podían quedarle al franquismo en 1975? Si bien el régimen se había autodefinido como «totalitario» inmediatamnte tras la guerra, la España de 40 años después tenía (con pocas excepciones como el sufragio) todos los rasgos de las sociedades aperturistas: economía de mercado, libertad de movimiento interior y exterior, imperio de la ley, respeto a la propiedad privada… Ciertamente existían la censura y ciertos recortes a la libertad de expresión, pero todo ello de una forma tan suavizada que sus efectos reales eran nimios (ver al respecto la anécdota de Julián Marías con Arias Navarro respecto a cierto artículo polémico del primero). En cualquier caso, la democracia es un medio para lograr unos fines, no un fin en sí mismo sin importar sus resultados, como parece creerse hoy día. El contraste brutal de aquella España con los regímenes auténticamente liberticidas, como los del telón de acero, nos ofrece una visión mucho más precisa de la época. Un ejercicio interesante es comparar el cine español de los 70 (costumbrista, alegre, desenfadado) con el plomo cinematográfico producido por el bloque soviético. El hoy tan denostado franquismo había transformado un país rural y de barreras sociales insalvables en uno urbano y de clase media, logrando alimentar, alfabetizar y dar un techo a cuarenta millones de españoles que vivían con niveles unos niveles de seguridad económica y confort sin precedentes. Todo ello, a diferencia de hoy, se sostenía con un único salario por familia.

No tengo la más mínima duda de que si estos logros se hubieran alcanzado durante la República, serían ensalzados y calificados de éxito histórico; pero a la hora de juzgar el franquismo no parecen importar sus hitos, sino su marchamo ideológico. Es una actitud intelectualoide que también podemos ver, un poco a la inversa, en el caso chino: con todas las críticas que podamos verter sobre régimen heredero del maoísmo, resulta increíblemente deshonesto ignorar que, por primera vez en la historia, y gracias al proceso iniciado por Deng Xiao Ping, el Reino Medio ha erradicado casi completamente el hambre y se ha convertido en superpotencia económica, sólo por detrás de EEUU. Llegará un día en que, por el peso de millones de ciudadanos de clase media que desean mayor autonomía, se implante en China un sistema democrático parecido a los occidentales (y creerán que es la panacea, los pobrecitos), pero cuando eso ocurra, ¿se pondrán los chinos a juzgar su propio pasado, calificando de «vergüenza» todo lo acontecido desde la Revolución? ¿Se girarán todas las piedras en busca de dirigentes del PCCh, se desharán sentencias judiciales, se intentará un imposible esclarecimiento de hechos ya irrelevantes como los de la Plaza de Tiananmen? No digo que no vaya a ocurrir algo parecido durante los primeros años de apertura, ¿pero alguien se imagina que sigan dando la matraca cuatro décadas después? Aunque la revisión histórica es sin duda fascinante y necesaria, realizarla corresponde al ámbito académico, no al gubernamental.

Si aspiramos a algún tipo de madurez intelectual y política en España (y en el mundo), es hora de dejar atrás etiquetas ideológicas obsoletas desde hace décadas. Es simplemente ridículo denostar a dirigentes como Pinochet, el único hombre que fue capaz de crear una economía homologable en el cono sur, y seguir relativizando o buscando los «aspectos positivos» a calamidades políticas (cuando no verdaderos destructores de estados) como Allende, Castro, Perón, Lula da Silva y tantos otros. Se reprocha al chileno su represión inicial, como si sus contrarios ideológicos no hubieran vertido exponencialmente más sangre, sembrando además millones de pobres por toda Sudamérica. No sabemos si la República española habría logrado unos niveles de bienestar como los del franquismo, pero teniendo en cuenta su contexto histórico, una España convertida en sucursal sureña del telón de acero parece un escenario igualmente o más plausible. El régimen de Franco surgió de las cenizas de una guerra, indudablemente un origen traumático, pero observar todo lo que vino después tras el prisma de un puñado de sectarios ideológicos y resentidos crónicos (¡¡que para colmo, en su gran mayoría, no vivieron esa época!!) impregna de esos defectos a todo el país, siendo uno de los factores que nos impiden acometer reformas de verdadero calado y poner, de una vez por todas, la vista en el futuro.

Share

Por fin salió el zurullo (¡¡Unnnnngh!!)

Rappol

El Madrid mostró su cara más conocida en los últimos tiempos, haciendo equilibrios sobre Kroos, Ramos, Hazard, Benzema, Pajarito, Casemiro, El Cyd y un Pijamita que estuvo como siempre debería estar, que es parando lo parable, sobre todo en el arranque de los partidos. Esta cara es la de las primeras partes espantosas y el despilfarro de contraataques que se suelen ver en los segundos tiempos de los partidos que tenemos dominados y de cara en el marcador. Pero, ¿qué había en frente? Un equipo que en el marcador abreviado se llama GAL pero tiene todavía menos gal que nosotros. Un equipo que será el de los que sean de la PSOE allá en Estambul. Duelo moruno que se llevó el más moro, esto es, Zisú, que habla suajili en la intimidad.

Y es que el GAL es un equipo de desechos de tienta de la liga española (Entoncis, Andone—del Deporculo que descendió, creo—Fegulín, ex-choto…) y coloristas jugadores amantes del opio, como Nadatomo (entre pipa y pipa) y otras perlas negras de pelazos pintorescos. Una banda con Muslera de portero (más años que el último emperador de Bizancio) y el Alex Ferguson de allá, que no me acuerdo de cómo se llama ahora, pero con más vitola que el kebab en el banquillo turco. P´a cagalse por las callejuelas de la kashba, pero nada para Zisú, que debió sentirse como en casa, oliendo a especias y paredes de adobe remeao.

Salió el Madrid valiente. Con el Morciégalo tranquilo, tanteando el bazar al trote cochinero. «Ya decidimos la táctica sobre la marcha», esperando a que Pijamita se tragara la primera. Pero la paró (y otro par) y ya los chicos dijeron, «Anda, que las ha parao, que nos ponemos serios». Y giraron confiados encontrándose a lo más serio que tenemos ahora mismo sobre el pasto, que se llama Antonio y se apellida Cruz. «Toma, Toni. Tócate unas alegrías». Y Toni, tó serio. Tracatrí tracatrí tracatrá. 0-1 el 18 y a sesteá.

Hay jugadores que están por encima del bien y del mal. Se cabreaba el Morciégalo con un trato que había cerrado en la banda mientras botaban una falta. Su par por el lado que debía cerrar remató chungales, pero el tipo llegó al área exigiendo su chilaba y su té. Demencial. Un abrigo de visón le faltaba, al Morciégalo, y el Möet Chandon en el corner. Pero…¿vieron ustedes poco después a Ramos tratando de despejar un balón como si fuera Magneto? Adelantaba su mano, palma erecta, señalando acusador al esférico que cruzaba a trote marceliano el área madridista, invocando al Gran Poder. Desde luego como para montarse en una carreta y pirarse al Rocío a ahogarnos en cualquier arroyuelo hartos de fino, paletilla y polen. Mágico.

Tuvo muchos momentos flamencos el partido. La mayoría en los bailecitos del Cyd y los caracoleos del Tejón Belga, o suizo o qué sé yo ya. Benzema rivalizaba con el abanquillado Nivicius en tiro al muñeco. Y el tiempo pasaba, sobre la dehesa, con Casemiro y el Pajarito alanceando a los morlaquitos turcos que se ponían tontunos. Y fue pasando la nochecita turca, y el kifi adormecía a la grada encantada, y los parisinos cumplían su labor inquisitorialmente muchos más kilómetros allá. ¡Qué buena cara tenemos!, que debían decirle por las mañanas a Camarón. Qué buena cara tienen Kroos y dos o tres más. Pero ya.

El Socio

El madridismo no cagaba blando desde el sábado, y la verdad es que tenía motivos para ello, como pudimos ver ayer. Zipayo volvió a sacar un equipo ruaro, y el Galata tuvo dos ocasiones al principio para que todo terminara. Sin embargo, esta vez Pichabrava, que es más de meter, sacó unas buenas manos que nos libraron del desastre. El gol madrilista llegó en una jugada también ruara, en la que Jasard, tras combinar bien y penetrar en el área, se cagó en los calzones y en vez de rematar se la cedió a Kroos, que definió a lo Vinicius, con suerte y de rebote.

El gol no cerró ni mucho menos el partido, el cual siguió deparando ocasiones para ambos equipos, sobre todo para los blancos, aunque estos casi siempre llegaron de forma algo flojucha y roma. El desastre del empate flotó constantemente en el aire, pero logramos conjurarlo a base de tablas europeas. Lástima que Rodrygo no lograra marcar el segundo, un tanto que habría elevado notablemente su caché. Sea como sea, ya hemos soltado el zurullo que nos oprimía, pero ojo, que no ha sonado «PLOF», sino «CLONC, CLONC, CLONC». Era una masa sólida, de al menos medio kilo, con textura de cemento e incrustaciones de grava. Sin duda ha sido todo un alivio librarnos de él, pero cuidao, que se nos puede formar otro igual de duro, y esta vez quedarse ahí. Mucho va a tener que cambiar este equipo para tener despejadas sus vías digestivas.

·····

– Galatasagay: 0
– Mabrip: 1 (Tita Kroos)

Share

La pasión turca

En 1993, el escritor favorito de Von Rothbart, Antonio Gala, escribía su segunda novela, «La pasión turca», acerca de una niñata española que mandaba su vida al garete por disfrutar de una buena polla moruna. Cuando Vicente Aranda adaptó el libro al cine, pensó que necesitaba una zerda muy zerda para el papel protagonista, por lo que no dudó en ofrecérselo a Ana Belén. Uno de los momentos culminantes del flim es cuando la zerda en cuestión tiene que ganarse los favores de un diplomático turco, y este, muy modoso él, le dice que se conforma con corrérsele en la jeta, cosa que hace prontamente (Ana Belén interpreta la escena de forma muy muy naturalista). ¿Podría hacerse una peli así hoy día? Con lo moñas que se ha vuelto Expaña, resulta dudoso.

La cosa es que este Madrid nuestro tan desangelado se juega hoy la vida en Estambul, y no se sabe si saldrá con bien, si le reventarán el culo o si sólo se le correrán en la cara. El Galatasagay es todo un clásico que nos trae recuerdos de Mario Jardel y otros jugadores vintage, pero desde luego nadie lo calificaría de peso pesado europeo. Aunque el año pasado ganó la liga turca rompiendo el sueño de Basakeshir de Robinho, esta temporada va sexto en la tabla, con tres derrotas en ocho jornada y sólo ocho goles en su haber. De su plantilla podemos destacar que tiene tres jugadores llamados Emre y a un acabadísmo «tigre» Falcao, que se pasa seis meses lesionado cada temporada. Cualquier top europeo con unos mínimos conceptos les clavaría cuatro chicharros sin despeinarse, ¿pero este Madrid? Veremos.

Mencionar que el Türk Telekom es un estadio muy guay inaugurado en 2011, pero curiosamente la final de la Champions se jugará en el Ataturk del Besiktas, que es muchísimo peor recinto. Misterios UEFOs. Sea como sea, llegamos a ful de Estambul con las mismas bajas que el domingo, excepto Tita Kroos, quien vuelve para «salvarnos». Será interesante ver si Zipayo vuelve a poner a Jovic a buscarse la vida solo o si esta vez se juega más para el serbio; claro que es muy probable que simplemente lo sienten y se vuelva al clásico «balones a Karim». Pero independientemente de que se juegue o no con un nueve puro, hay que sacar el resultado, o corremos el riesgo de que esta temporada empiece a dejar «La pasión turca» como una historia de erotismo light.

Share

Vuelta a Lérida, 25 años después

Goro

Odriozola no puede jugar en el Madrid. Lo siento, pero no puede jugar de lateral un tío que es más tierno que un oso amoroso. La expulsión de ayer (del gol no diré nada) es para suspenderle de empleo y sueldo. Si le sumas que en el otro lateal juega Marcerlo, pues dad gracias que el Mallorca es de los peores equipos de primera divsión. Otro equipo nos mete 4 y más teniendo a la araña negra que tenemos en la porteria. Otro partido que acabamos con un tiro a puerta, un gol. Debe de ser un récord o algo parecido.

Luego ves a Isco… ¡¡¡¡Isco!!!! ¡Ganas de llorar! Jovic ni la tocó, y Vinicius con el tobillo torcido. Menudos hijos de Pelé nos vamos a comer con patatas. Lo de ayer fue dantesco, ni un centro o tiro decente.

Y para terminar (o empezar), el planteamiento de Zentrán mágnifico. Dejar a Carvajal en Madrid una maravillosa idea (cuando encima sólo jugó 70 minutos en estos 10 días de parón), rotar a Valverde con Kroos y Modric lesionados una grandísima idea. Hazard entre unas cosas y otras juega menos que Woodgate…

Me voy a sobar más cabreado que la hostia. Huele a otro año en blanco en febrero y a seguir tragando mierda.


Man of the match.

El Socio

El Madrid de Benito Floro que jugó en Lérida hace un cuarto de siglo era muy distinto al actual: no tenía tantos éxitos a sus espaldas, tantas estrellas ni tanto dinero, pero en otras cosas era muy parecido: estaba lleno de jugadores agotados, naufragaba en campos fáciles y apestaba a fin de ciclo. Aquel Real había sufrido la desgracia de perder la segunda Liga de Tenerife y, aunque logró hacerse con la Copa, la derrota en la isla hirió al proyecto de muerte. Mucho de lo que dijo Floro en aquel partido contra el Lleida podría haberse gritado ayer en el vestuario de Son Moix:

Podemos señalar detalles concretos que provocaron este nuevo naufragio isleño: la actuación estelar de Odriozola, la estirada funcionarial de Pichabrava, los penaltis (que fueron) no pitados… Pero ninguno de ellos está por encima de un equipo que parece carecer de sistema, dinamismo y fe. No está muy claro lo que puede de dar de sí esta plantilla, pero el jugo que lleva dentro ya no puede sacárselo Zidane. Que nadie se confunda, el tipo es un mito y el club lo aguantará mientras exista la más mínima posibilidad de avanzar en Champions, pero no trabajar desde ya en su sucesión sería un grave error. Aquel día histórico de Lérida, el Madrid perdió un entrenador y ganó una leyenda; ahora es necesario que siga el proceso inverso.

·····

– Mayorca: 1
– Mabrip: 0

Share

Todos los partidos son trampa


Cabe otro campo entre el césped y la grada.

Excepto en alguna época de singular dominación (Liga de los récorzs, Quinta del Buitre), el Madrí no sabe lo que son los partidos tranquilos. Aunque las más de las veces se lleva el gato al agua, incluso el rival más tonto puede hacerle la pirula en alguno de sus míticos momentos de «relahación». Esto incluye a un equipo como el Mallorca, antepenúltimo y con sólo dos victorias en su haber. Un partido serio sería suficiente para sacar el resultado con solvencia, pero la seriedad es lo que más suele racanear el club blanco.

La (puta) jornada FIFA, además, se ha cobrado el habitual precio de sangre: Modric, Lucas y Bale son baja para la isla. Merecen especial mención el croata y el galés, el primero forzando su cascado cuerpo y el segundo jugando con molestias porque todo el suda la polla y va a cobrar igual. El Mallorca cuenta con los servicios de nuestro chico Kubo, a quien salvamos del destino más triste posible, ser culerdo. Perojuega poco, porque hay varios entrenadores de la Primera a los que, cuando les cedes a algunos de los jóvenes más prometedores del mundo, te dicen: «Ya si eso tal»; tendríamos que irnos de esta puta Liga, como hicimos de la ACB. Pero mira, mejor, así el chino no nos marcará gol.

Curiosamente, al sur de Medellín hay un centro comercial muy célebre nombrado con la forma medieval «Mayorca», y seguro que cualquier paisa que visite el oriente español se sorprenderá al ver el nombre de la ciudad; uno de tantos ejemplos de la riqueza derivada de una misma lengua que se desarrolla en distintas partes del mundo. Realmente Mallorca o Mayorca no necesita ganar al Madrí; bastante bien viven por ahí, al menos mientras el pancatalanismo no termine de incubar el huevo de la serpiente. Cuánto tiempo aguantarán es una incógnita, sobre todo considerando que el «españolista» PP no tuvo reparos en dar de comer a la sierpe. Esperemos que al menos no jodan a uno de los últimos símbolos de la nación que permanecen, nuestro Real Madrí.

Share

Clásico y seguridad


.
Otra fiesta democrática.

La Revolución de las Sonrisas terminó como suelen hacerlo estas cosas: con las calles literalmente ardiendo. El Clásico debería jugarse el domingo 26, pero dada la gravedad de los disturbios (que el Ministro del Interior está resolviendo desde la mismísima Chueca) disputarlo parece una imprudencia, sobre todo considerando que los «sonrientes» han convocado una gran protesta para ese mismo día (escogido de forma totalmente aleatoria e inocente). En las últimas horas se han planteado diversas soluciones al problema:

– Solución Mónguer: Que el Madrid se niegue a jugar, alegando que el partido se convertirá en un acto de propaganda política y que no existen las suficientes garantías de seguridad. Quienes han propuesto esto claramente no conocen a Flópor, quien jamás plantearía una propuesta tan rupturista a la Liga, sobre todo teniendo en cuenta que la misma conllevaría la pérdida segura de los tres puntos. En un conflicto que ya está ultrapolitizado, negarse a viajar lo politizaría aún más y pondría al Madrid fuera de su órbita, que ha de ser siempre fundamentalmente deportiva; abortar la propaganda en un estadio es trabajo de los estamentos deportivos y políticos, no del club blanco. Otra cosa sería que a pocas horas del partido se percibiera una amenaza real e inmediata para la seguridad, pero aún es pronto para evaluar ese riesgo.

– Solución Intercambio: Viendo la que se venía encima, la Liga propuso en la mañana de ayer jugar el partido en Madrid, dejando el de Barcelona para la vuelta, pero ambos clubes se han mostrado disconformes. El Madrid tiene motivos obvios: no ha creado el problema y su planificación deportiva se basa en el calendario original; las razones del Barsa las ignoro, porque no se ha pronunciado oficialmente, pero se diría que están deseosos de prestar nuevamente su estadio para el enésimo aquelarre separatista. Primavera Blanca, principal peña de la Grada Fans RMCF, ha anunciado que boicotearía el partido en caso de consumarse el intercambio. En todo caso, esta solución está casi descartada.

– Solución Puerta Cerrada: sería la más justa y práctica. La seguridad estaría casi garantizada, el único club perjudicado sería el que ha contribuido al problema y no habría que retrasar el partido. Sin embargo, parece que nadie lo ha planteado, quizá porque el Barsa sufriría importantes pérdidas económicas y porque el cierre de un estadio normalmente sólo se produce tras una infracción deportiva o de seguridad del club anfitrión. También es cierto que la mera presencia del Madrid en Barcelona podría suponer un problema.

– Solución Aplazamiento: Le sirve a las autoridades y también al Madrid, que estando primera en la Liga no tiene la menor prisa por jugar este partido. El Barcelona sería perjudicado -perdiendo el aquelarre y la posibilidad de recortar puntos- pero no tanto como si se jugara a puerta cerrada. Esta solución salomónica es la que tiene más puntos para adoptarse, con el 4 y el 18 de diciembre como posibles fechas. Aunque la medida es correcta, nótese que en España pudieron celebrarse una elecciones generales a tres días de que asesinen a cien personas, pero se estima conveniente retrasar un Barsa-madrid tras producirse algaradas callejeras. No dejan de resultar curiosas las prioridades patrias…

Toda la situación es ciertamente muy triste, y va a empeorar la imagen tanto del Barsa como del resto de totalitarios de prusés. Es posible que el Madrid acabe obteniendo alguna ventaja deportiva, pero desde luego no será por nada que el propio club haya propiciado. Su lugar es acatar lo que decidan los organismos político-deportivos, jugar en la fecha asignada y, por supuesto, hacer todo lo posible para ganar.

Share