Archivos
Categorías



Artículos de Interés

La leyenda negra (franquismo y otros)


– ¿Y tú de qué equipo eres?
– Del que usted diga, General.

Como cualquiera que siga el futbol español sabe, existe toda una serie de mitos y falsedades que se han atribuido al Real Madrid durante muchos años para degradar su imagen y logros. Tales acusaciones suelen provenir de fuentes decididamente antimerengues (prensa barcelonista, autores afines), basándose invariablemente en informaciones apócrifas, rumores o falsedades comprobadas, con el aderezo de una evidente animosidad y, en no pocos casos, una total falta de escrúpulos y rigor periodístico. Vamos a repasar y refutar algunos de los mitos de esta leyenda negra.

1. FRANQUISMO

“Santiago Bernabéu era falangista, y por tanto tenía las simpatías de Franco”.

Falso. Bernabéu únicamente fue simpatizante de la CEDA (coalición de partidos católicos desaparecida en 1937), antes de la Guerra Civil. Al estallar el conflicto se vio obligado a refugiarse en la embajada de Francia durante dos años, al igual que muchos madrileños, pues grupos del Frente Popular solían asaltar los domicilios de simpatizantes de derechas y asesinar a sus ocupantes. Posteriormente, Bernabéu se exilió en Francia, y volvió en las postrimerías de la guerra, luchando en el bando nacional, alcanzando únicamente el grado de cabo observador. Tras la contienda no militó en Falange ni en ningún otro partido político. Señalar que los fundadores del Real Madrid provenían de la Institución Libre de Enseñanza (de carácter progresista), que en 1931, con la instauración de la República, se añadió una banda morada al escudo y que durante la guerra el club estuvo presidido un año por el coronel Antonio Ortega, comunista, ejecutado posteriormente por garrote vil.

“El Barcelona fichó a Di Stéfano y el régimen le obligó a dárselo a Madrid”.

Ésta es una de las leyendas más repetidas y al mismo tiempo más falsas. El Barcelona no tuvo a Di Stéfano porque no quiso pagar su precio completo, lisa y llanamente. El jugador llegó a España fichado de River Plate, pero existiendo un un conflicto laboral con el club Millonarios colombiano, con el que también tenía ficha. La única forma de que el transfer fuera legal era pagar una cantidad a Millonarios, a lo que el Barcelona se negó en todo momento, teniendo a Di Stéfano sin jugar y al borde de la ruina, pues tampoco le pagaba su salario. Además, Kubala se había recuperado de una complicada dolencia y en el Barça veían complicada la convivencia de ambos futbolistas. Cuando el Real Madrid compró la ficha de Di Stéfano a Millonarios, surgió una complicada situación legal, pues tanto Madrid como Barcelona poseían derechos federativos sobre el jugador. La justicia resolvió salomónicamente, dictaminando el jugador militaría un año en cada equipo. Insatisfecho con el acuerdo, el Barcelona vendió a Di Stéfano al Madrid, recuperando su inversión y además ganando dinero. Si lo hubieran querido realmente, sólo habrían tenido que pagar el importe del jugador. Las reclamaciones y lamentaciones posteriores únicamente son consecuencia del extraordinario rendimiento del futbolista al que mantuvieron en el ostracismo tanto tiempo.

“El Madrid empezó a ganar títulos con Franco”.

Falso. Ni antes del franquismo ni en los años posteriores a su instauración el Real fue el club hegemónico de España. De hecho, si se repasa el palmarés de Liga y el de Copa, hasta mediados de los 50 Athletic de Bilbao, Barcelona y Atlético de aviación tienen muchos más títulos que el Madrid. El despegue de los blancos se produjo gracias a la reestructuración del club por parte de Bernabéu, su extraordinario olfato con los fichajes y la construcción del enorme estadio de 100.000 localidades, con la expansión económica que esto permitió. Fue entonces cuando empezaron a engarzarse Ligas y Copas de Europa (competición en cuya creación Bernabéu y el Madrid tomaron parte fundamental).

“El franquismo hizo muchos favores instituciones al Madrid”.

Falso. El Real Madrid, después de la guerra, prácticamente había desaparecido, y sólo gracias al trabajo abnegadísimo de Bernabéu y de los socios que logró reunir el club pudo ser reflotado poco a poco. Los terrenos de la Ciudad Deportiva y lo que hoy es el Bernabéu se adquirieron mediante suscripción entre los socios, sin ninguna ayuda pública. La construcción del estadio, por su parte, fue posible mediante un crédito del Banco Mercantil e Industrial. En años posteriores no existen ayudas documentadas del régimen al Madrid, ni en lo legal ni en lo deportivo, por lo que el supuesto favoritismo puede calificarse de leyenda urbana. Al contrario: ya en un año tan tardío como 1973 la directiva madridista solicitó permiso al Ayuntamiento de Madrid para la construcción de un nuevo y mayor estadio, que fue denegado por el entonces alcalde de la capital, Carlos Arias Navarro, hombre muy cercano a Franco que posteriormente sería Presidente del Gobierno.

“Aunque no les hiciera favores, el régimen simpatizaba con el Real Madrid”.

Falso nuevamente. El propio Francisco Franco nunca demostró especial interés por el fútbol (sus aficiones principales eran la navegación y la pesca). Si algún club podía tener el favor del régimen, sería el Atlético de Aviación (posteriormente Atlético de Madrid), formado originalmente por soldados del Ejército del Aire. El Real Madrid, en cambio, tuvo varios encontronazos con el régimen. Dos fueron especialmente sonados: el primero, la ocasión en que Millán Astray fue expulsado del palco del Bernabéu por su comportamiento descortés con una dama. El segundo, la concesión al general israelita Moshen Dayan de la insignia de oro del club, que Bernabéu tomó de su propia solapa e impuso al militar. Éste era un gesto de gran desafío al régimen franquista, abiertamente antisemita.

“El franquismo oprimió al Barcelona”.

Los hechos demuestran lo contrario. Como se ha mencionado antes, durante los primeros años del régimen, los dos clubes dominantes en España fueron el Barcelona y el Athletic de Bilbao. En el aspecto institucional, cabe reseñar que al Barcelona le fueron recalificados sus terrenos del barrio de Les Corts no una, sino dos veces, salvándolo en ambas ocasiones de la ruina económica. Destacar también que el club concedió dos condecoraciones a Francisco Franco, lo cual no consta que ocurriera nunca con el Real Madrid. La supuesta rebeldía antifranquista del Barcelona es más una noción literaria y romántica creada promovida por personajes de la izquierda catalana como Manuel Vázquez Montalbán. De hecho, el Barcelona participo ininterrumpidamente en la Copa del Generalísimo, ganándola en varias ocasiones. Quizá Montalbán y su cuadrilla se sintieran muy rebeldes en sus localidades, pero no puede hablarse de “resistencia” como fenómeno objetivo. Esto resulta poco sorprendente considerando que en Barcelona se recibió de forma entusiasta la entrada de las tropas de Franco, tras los numerosos desmanes del Frente Popular, y en los casi 40 años de régimen Cataluña no se caracterizó por ningún tipo de rebeldía especial. Señalar que es rotundamente falso que se prohibiera editar libros en catalán (se estima que se editaron más de 10.000 títulos en esta lengua) o hablarlo en público.


“Baby, I love you”.

2. OTROS MITOS

“El Real Madrid está financiado por la Corona Española”.

Uno de los rumores más ridículos, que aunque parezca mentira puede verse con bastante frecuencia en foros extranjeros. Por supuesto, el Madrid no tiene ninguna relación con la casa real, más allá de la simbólicas del nombre y la corona (características que comparte con muchos otros equipos españoles como el Real Betis, Real Oviedo, Real Sociedad…).

“El Madrid ha recibido siempre favores de los árbitros”.

Podemos remitirnos a nuestro artículo sobre el particular: no es ya que el club no recibiera favores arbitrales, sino que durante décadas los comités arbitrales tuvieron a presidentes que habían formado parte del Madrid como jugadores o directivos, y eso no impidió que otros clubes lograran un palmarés mucho más brillante. Acerca del favoritismo supuestamente ejercido por el presidente José Plaza en décadas posteriores, es lisa y llanamente una leyenda urbana, sin estadísticas ni datos objetivos que sustenten la teoría. Como se demuestra en nuestro artículo, Plaza jamás dijo que mientras él fuera presidente el Barcelona no ganaría la Liga. Fue el árbitro Antonio Camacho, apartado por sospechas de amañar partidos, quien dijo a los medios el Barcelona no lograría el título con Plaza como presidente, sin aportar prueba alguna para sustentarlo. Lo más que se puede argumentar es que los malos árbitros (que sobran en España) a menudo favorecen a los equipos grandes. También es interesante señalar que Ángel María Villar, actual presidente de la Federación (de la cual depende el comité de árbitros) debe directamente su contiuidad en el cargo al voto que en su momento le dio el ex-presidente del Barcelona Joan Laporta. Pueden citarse varios episodios históricos donde el Madrid tuvo fuertes motivos para quejarse de los arbitrajes recibidos, pero eso merece su propio análisis en otro espacio.

“La operación de la Ciudad Deportiva fue un caso de corrupción”.

Antes que nada, hay que matizar que la ley española, que pone en manos de los ayuntamientos el conceder licencias de construcción a los propietarios de terrenos, es como mínimo cuestionable: en países como EEUU toda construcción está automáticamente autorizada a menos que entre en conflicto con alguna ley. El modelo español suele tan sólo una excusa para que los propietarios tengan que pagar derecho de pernada a los consistorios de turno, financiados tradicionalmente con los porcentajes que se quedan sobre la venta de terrenos recalificados. Lo que hizo el Madrid en la operación de la Ciudad Deportiva fue vender a precio de mercado unos terrenos que eran de su propiedad desde 50 años atrás, cediendo un buen pellizco de los beneficios al ayuntamiento. Que cada quien juzgue quién dio el “pelotazo”. Si se alega que la ciudad perdió “terreno de uso deportivo”, en todo caso dicho terreno pertenecía al club, por lo que no era de disfrute público. Si consideramos la labor de formación deportiva del Real Madrid como un bien para la ciudad, se cambiaron 14 hectáreas por 120 para continuar con dicha labor.

Hay que matizar que hablamos de una gran operación urbanística en España, lo que hace casi imposible que todo siguiera los buenos usos al pie de la letra: por lo visto, la urbanización del terreno una vez desmantelada la Ciudad Deportiva fue pagada por el ayuntamiento y no por los constructores de los rascacielos que actualmente los ocupan, aunque hay que decir que esto no se hizo con dinero de los impuestos, sino proveniente de la venta de otros terrenos. En todo caso, el beneficio que ha reportado a la ciudad tener cuatro de los rascacielos punteros de Europa parece más que obvio.

“El Madrid sólo gana con Gobiernos de derechas”.

Se da la circunstancia de que el Madrid ganó sus 9 Copas de Europa cuando en España había partidos conservadores en el poder (durante el franquismo Falange y en los últimos 90 el Partido Popular). Pero como es fácil deducir, el gobierno de turno tiene nula incidencia en una competición suprnacional como la Copa de Europa. En cuanto a la Liga y la Copa, el Madrid ha ganado títulos con la Monarquía, la República, la Dictadura, con gobiernos progresistas y con gobiernos de izquierdas (incluyendo 5 Ligas seguidas bajo mandato del PSOE).

• • • • •

Por supuesto, Fans del Madrid estará encantado de discutir los datos que cualquiera quiera aportar destinados a refutar las afirmaciones realizadas en este compendio.
.