Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Escupo en la cara

Dice Flug en su reciente vídeo que lo único que piden los centristas a los progresistas es que estos no les escupan en la cara, al menos los fines de semana. El sentido común dictaría que toda persona merece este respeto tan básico, pero yo no estoy de acuerdo: cualquier «madridista» que piense que hoy no hay que ganar al Paleti para «no ponerle la liga en bandeja al Barsa» no sólo es un puto imbécil, sino que merece ser escupido en la cara los días laborables y los festivos, una vez por la mañana y otra por la tarde.

Sí, caballeros: existe cierto tipo de «madridistas» que más o menos siguen las vicisitudes del club blanco, pero que ante todo están pendientes de lo que haga o deje de hacer el exércit desarmat de Catalunya. Probablemente tenían un tío culerdo que cuando eran pequeños los visitaba en el dormitorio, les acariciaba el pelo y luego les clavaba una polla como una olla, y claro, así se han quedado, aterrados ante lo que pueda hacer cualquier personaje ataviado de blaugrana. Si no me parecieran unos hidrocefálicos, tales individuos y su mentalidad, mucho más propia de atléticos o de los propios culés, me producirían una vergüenza profunda.

Como madrilista, para mí un culerdo (aficionado o jugador) es como máximo una ladilla en mis cojones. Quiero que pierdan hasta en el rasca del supermercado, pero jamás desearé que el Madrid renuncie a la lucha por un título por miedo a que se lo puedan llevar los falangistas renegados del noroeste. Además, en este caso concreto tal miedo es simplemente ridículo: no sólo el Barsa tiene fácilmente su equipo más flojo de los 15 años, sino que aun si ganamos hoy, se quedaría dos puntos por debajo de los colchoneros y con un partido más. Empatado por cierto con el Madrid, que ahora tiene ganada la diferencia de goles particular a ambos rivales. Nos han dicho que debemos conquistar esa colina y la conquistaremos, me cago en mi vida; si luego no sirve para nada y tienen que recoger los cadáveres con excavadoras es indiferente, nosotros habremos cumplido con nuestra obligación militar.

Por lo demás, derbi se nos presenta favorable en tanto que rendimos mucho mejor contra los cinco primeros que contra los 15 últimos de la tabla. A estas alturas está muy claro lo que somos: un equipo decadente y con enormes dificultades ofensivas, pero que cuando se concentra se cierra muy bien y que en los días buenos se acerca a reverdecer glorias pasadas. Además, el Paleti se muestra dubitativo y Simio One suele hacerse caquita contra nosotros; aprovechémoslo. Zidane sigue intentando desesperadamente encontrar un sistema que aumente la productividad goleadora, y puede que hoy lo intente con una pareja atacante compuesta por Benzema (si le llega el físico) y Rodrygo; realmente no nos quedan más futbolistas sanos que puedan jugar ahí.

Tras una temporada muy mala, el equipo tiene la posibilidad real de luchar por la Liga. Creo que los jugadores son conscientes de ello, y que como mínimo darán la cara.

Share

ETA vs Terra Lliure (otra vez)

La final de la Copa del Rey se disputará nuevamente entre los dos clubes de la élite más rabiosamente antiespañoles. Parece una especie de maldición que aqueja a la patria, pero que no obstante nos pone (a mi juicio de forma necesaria) frente a nuestras contradicciones y debilidades. Una vez más, el rey Felipe VI acudirá al palco, y una vez más se dejará humillar por una masa de monos depilados que aprovecharán la ocasión brindada por el propio monarca para denigrar el himno nacional, transgresión pueril y no necesariamente movida por un antiespañolismo individual de cada aficionado, pero no por ello menos agraviante para la moral del país.

Como tantas cosas que funcionan mal en España, esta podría remediarse con un mínimo de sentido común y coraje, pero ambas cualidades escasean en nuestra tierra desde hace décadas. La solución más simple sería que el Rey no acudiera y que no se interpretara el himno; al fin y al cabo, todos los deportes federados tienen su Copa del Rey y muy raramente el coronado acude en persona a las finales. Su presencia en la de fútbol es una tradición, sí, y el no asistir podría verse como una cesión ante el separatismo, pero en ningún modo sería comparable al bochorno que tenemos que sufrir cada vez que el máximo representante de la soberanía nacional es pitado por 60.000 mastuerzos. Muerto el perro, se acabó la rabia, y es algo que ya se está aplicando incluso en los ultrapatrióticos Estados Unidos: Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks, ha decidido que no se interprete el himno nacional al inicio de los partidos, eliminando de un plumazo los problemas de imagen generados por las reivindicaciones de Black Looters Matter (o apaciguando a los antipatriotas, según se mire). Sería posible una variante especialmente maquiavélica de esta vía: que el trofeo no se entregara el día del partido, sino que hubiera que recogerlo en el Palacio de la Zarzuela, invitando a los equipos separatistas a demostrar su compromiso político renunciando a engordar sus vitrinas.

Una solución algo más impactante y radical sería la «via Sarkozy»: cuando el expresidente francés vio que se pitaba la marsellesa en un Francia-Túnez (en este caso los músicos de viento fueron los espectadures de ascendencia tunecina), se apresuró a aprobar un decreto en virtud del cual cualquier evento deportivo donde se produjera este incidente quedaría automáticamente cancelado. Hasta donde tengo noticia, nunca se ha vuelto a pitar el himno francés desde entonces; algo perfectamente natural, pues para cualquier palurdo futbolero inhalar su opio está muy por encima de cualquier inquietud política, especialmente dentro de un estadio y habiendo pagado viaje y entrada. En España esto podría implantarse con suma facilidad, delegando la responsabilidad de la suspensión en dos oficiales de la policía (para no tener un único cabeza de turco), quienes únicamente tendrían que comunicar la decisión a las autoridades federativas , con el consiguiente abandono del palco por parte del Rey, quien únicamente estaría siguiendo el protocolo preestablecido.

Si esto llegara a ocurrir algún día, no faltarían los rebuznos de todo tipo, acusando al sexto de los Felipes de toda clase de transgresiones, desde la cobardía al desprecio por la gente común, pero sería una excelente bofetada de realidad, una de las muchas que necesita el separatismo y sus terminales deportivas para entender de una vez que no se puede renegar de la patria ancestral y al mismo tiempo disfrutar de todas sus ventajas. Yo tiendo a ser monárquico, porque esta forma política es la única y deliciosa transgresión que se permite dentro del culto ciego que se rinde a la democracia en casi todo el globo, pero mi fe en el actual monarca es nula. Se le alaba ser más decente que su padre (como si fuera especialmente meritorio mejorar a un adicto al sexo y el dinero), pero por lo demás nunca ha demostrado ser más que mediocre, timorato y cobardón, como por otro lado es tradición dinástica. España tiene enemigos, sí, pero su defensa a menudo recuerda a la del Sevilla en la semifinal contra el Barça.

Por cierto, será interesante saber si habrá campeón del 2021 antes que del 2020, toda vez que la final del año pasado sigue suspendida sine die para no estropear «la gran fiesta del fútbol vasco», lo cual es un absurdo deportivo, considerando que tanto Real como Athletic tienen ahora plantillas diferentes. Quizá sea otro hecho diferencial…
.

¿Qué se debería hacer ante las pitadas al himno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Share

El año más gay

Cuando yo era muy jovencito, los aficionados al fúrbol cuyo equipo hacía una temporada de mierda decían «este año nos toca hablar de toros». Obviamemente esto no es posible en la actualidad, porque ya no existen los toros, ni el ciclismo ni casi nada fuera del puto fúrbol y los videojuegos para niños rata. Eso sí, había una variante moderna que era «al menos nos queda el basket». Bueno, pues este año ni eso, porque también nos dan por el culito en la disciplina de los acromegálicos, sin necesidad de que haya llegado aún Gasol al Barcas. El último y lamentable episodio se dio ayer palmando contra el Jimji, que es como el Fuenla del basket ruso; una verdadera analidad.

Así pues, nos encontramos con la posibilidad real de un doble nadaplete, que probablemente no se haya producido en los últimos diez años, y sin que podamos refugiarnos en secciones de canicas o de bobsleigh, como «otros clubes» tan bien administrados que les da para mantener una miríada de equipos de élite. Ante tan sobrecogedora coyuntura, se me han ocurrido algunas soluciones de emergencia:

– Pedirle al Butano que convierta al Movistar Inter en el Real Madrid Futsal, como siempre fue su sueño, para tener al menos la posibilidad de ganar la liga de fútbol sala.
– Recordarle a Gasol que jugar en un club separata como el Barcas quedaría muy mal en su currículo de convencido español, y que en lugar de eso sería un gran mensaje de transversalidad venirse al Madrid. Si de paso se trae a su hermano, sería aún más chévere.
– Pedirle a varios jugadores de la plantilla de fúrbol que se declaren mujeres, para arrasar en la Liga Hipertrola. Se me ocurre más de uno que no tenía mayor inconveniente, y que incluso lo debe estar deseando.
– Fabricar falsos positivos de covid y retirarnos de todas las competiciones por motivos de causa mayor, con gran dolor de nuestras almas.

Fallando todo esto, existe otra posibilidad, si bien es muy inquietante y riesgosa: intentar ganar algo por derecho. Va a ser jodido, porque en fúrbol implicará batir al Paleti en su estadio de los chinos y posteriormente no fallar en el resto de la liga contra los últimos de la tabla; o bien eliminar al Atlantis y luego a no menos de dos cocos europeos, en contraposición a ser percutidos duramente Farça style, que hoy por hoy parece más probable. ¿Y en basket? Pues de momento peligra el Top 8… supongo que habrá que conformarse con entrar ahí y luego jugarnos los cuartos (literalmente) contra el Milano de Messina o contra el Gayern; porque si tocara el Barcas sería desagradable, la verdad.

Aún podría darse algún milagro, sí, pero siendo sinceros ahora mismo todo apunta a gran fin de fiesta en Chueca. Sólo cabe surtirse bien de popper y lubricante, relajarse y disfrutar: sólo duele los diez primeros minutos.

Share

Nos ponen a jugar el lunes, qué cabronazos

Pero bueno, ¿qué es este despelote? Relegados al lunes como un Huesca-Osasuna, haciéndole la competencia a la isla de la farlopa, las pelis con anuncios o las mierdas que vea el populacho a esas horas. La portentosa Liga de la que presume Tebas, maravilloso, oiga… Seguro que en Shanghai no pierden ripio del partido. Pero en fin, al menos hemos tenido 24 horas más para descansar y para preparar el partido, lo que unido a la legendaria concentración de nuestros muchachos cuando el primer puesto está en juego prácticamente nos garantiza la victoria contra el sociedad. ¡Yipiiiii!

Por cierto que Madrit y Farsa empiezan a estar fuertes físicamente. ¿Preparaciones muy bien planificadas…o es que se racionan las pociones mágicas para esta época? Es tentador decantarse por la simpleza de la segunda explicación, pero claro, entonces todos los equipos harían eso, y resulta que el Sevilla (pionero en la administración de papillas) ahora anda hecho un asquete. Supongo que pasará mucho tiempo hasta que sepamos la verdad, si es que alguna vez la sabemos.

En el resto de ligas, el Lille laguanta increíblemente el pulso del PSG (tremendo bochorno si los parisinos no ganan el campeonato), el Laipsig nalgasmaniano hace lo propio con el Gayern, y en Italia el Milan no se sabe cómo, se las ha arreglado para que sus vecinos neroazzurri los superen, justo el año en que la Juve flojea. Pero bueno, al menos en estos campeonatos hay competencia, nada que ver con la «igualada» Premier, donde todos se han coordinado para ponerle el culo a BEP. Y claro, cuando la Pepi ve un culito en pompa… Así que él será puta, pero los demás no lo son mucho menos. A ver qué pasa si nos lo volvemos a cruzar en Chempions…

Share

Black lives matter

Sí, bueno, ¿no? En la expedición madridista había no poca preocupación por el potencial de un Atalanta que está goleando como nunca en su historia. Sin embargo, pronto se comprobó que los azulnegros creaban poco peligro y que eran dominados por los merengues con relativa facilidad. Nunca sabremos si esa habría sido la tónica de todo el partido, porque en el minuto 17 el árbitro decidió que iba a ser protagonista y expulsó a Freuler en una decisión a todas luces excesiva. Ya sabéis que para mí castigos radicales como las rojas y los penaltis deberían darse sólo en casos muy extremos, pero los árbitros parecen opinar lo contrario: cuanto más puedan influir perjudicando el espectáculo y el equilibrio del partido, mejor. También os digo que esa roja al Bayern o a la Juve no se la sacan en la vida: el abolengo de un club es absolutamente decisivo a la hora de recibir «buenos arbitrajes».

Sea como sea, hay que agradecer a Mendy su potente internada, que tan productiva acabó siendo. La inferioridad numérica del rival parecía abrir la puerta para acosar sin descanso a su portero, pero poco imaginábamos que desde entonces la estategia vikinga sería tocar… y tocar… y tocar… parecía un sótano de Chueca eso. Incluso se diría que renegábamos de nuestra estapa «Zentradín», porque dudábamos horrores hasta en meter un centro al área. Internadas de Nacho y Vini parecieron acercarnos al gol, pero nunca se llegó a dar el último pase. Se coronaba la primera parte con una gran asistencia de Kroos a un Varane ,que hizo el mejor remate del partido, el cual por algún motivo no se repitió en TV, a diferencia de cuando hay un posible fuera de juego, quedebe ser algo tan fascinante que hay que verlo siete veces.

El plan para la segunda parte al parecer fue no cambiar nada. «Ya entrará, ya», puede que dijera Zidane. De Ausencio se esparaba que tirara por fin del proverbial carro y liderara en este Madrid capitidisminuido, pero el carro le ha pasado por encima. Ya no cabe hablar de la lesión (reapareció en Junio), ni de falta de minutos: Asensio es lo que se ve. El problema por lo visto es la falta de ambición, atributo que aunque parezca mentira es imposible de inculcar; o se tiene o no se tiene. El mallorquín se conforma con lo que tiene y con lo que hace, ninguna rabia interior lo empuja a superarse; quizá sea el problema de ser demasiado feliz. En el otro lado, Zapata y Muriel tuvieron la gentileza de borrarse, tras ser absolutamente intrascendentes. El futbolista colombiano no es precisamente famoso por su arrojo internacional, pero yo creo que ayer coges un microscopio de barrido de esos que te sacan un selfie de un átomo y no les encuentrasa eos dos los cojones.

En fin, que íbamos a volvernos para Mandril con un pedazo de 0-0 anal cuando apareció por ahí nuestro negro zahíno, negro como el carbón, negro como el ojete de un topo, el hombre que usan las pantoneras para fijar su negro, y pegó un zapatazo que se clavó en el fondo de la portería como si no costara. Al principio del partido, cuando vi la cara de tolili del portero atlante, pensé: «este se come una», y vaya si se le comió. Golpeó Mendy con la pierna derecha, esa que cuentan sólo le sirve para apoyarse, o que es la ortopédica que le pusieron para volver a andar. Zipayo dice que fue una jugada ensayada… bueno, creámosle por misericordia; al fin y al cabo Mendy, sin duda el hombre más decisivo del partido, es fichaje 100% suyo. El gol fue más asombroso aún considerando que acabamos un once casi sanzista, el peor desde… ¿Pablo García y Gravesen? ¿Aldana y Maqueda? Por cierto, habría que hacerle unos pantalones cortos ochenteros a Arribas, para disimular esas patitas cómicas que tiene.

En fin, resultadazo, y cualquier cosa que pensemos sobre cómo se logró es irrelevante, porque faltan nada menos que tres semanas para la vuelta, todo un mundo que puede transformarnos en otro equipo mediante el simplísimo expediente de recuperar efectivos. Quizá lo mejor fue ver cómo todo el lúmpen nacional rabiaba por la victoria madridista, escudándose en el «robo» infligido al Atalanta; ellos siempre tan preocupados por la justicia (menos si favorecen a otro equipo español, claro.) En el Yoyas seguían bien pasada la medianoche discutiendo el «escándalo», y probablemente sigan a esta hora. ¡Ay, el día que se vayan los equipos limpios como el Barsa de esta competición adulterada, qué empobrecida quedará!

·····

– Atalanta Hawks: 0
– Real Madrid: 1 (Mendy)

Share

¡¡Quieto todo el mundo!!

Asamblea (Muy) Ordinaria de Socios 2021, el presidente del Real Madrid se dirige a los compromisaurios congregados en Ifema:

«Por el bien del madridismo, he decidido sacrificarme volviendo a presentarme a las elecciones, con la esperanza de devolver la grandeza y la prosperidad a nuestro tan amado club, e instaurar un Reich de mil años que… zzzzz… este… ¿por dónde iba?»

«Por el Reich de mil años», le sopla Fefé.

«Ah, sí. Bueno, pues quien tenga cojones que se presente en mi contra».

Los pocos más de 50 compromisaurios que están despiertos de los mil y pico presentes asienten enérgicamente la decidida actitud del presidente. En ese momento se oye un fuerte estruendo que resuena en el cavernoso recinto. Los más veteranos comentan que el ruido les recuerda la batalla del Ebro. «¡Me cago en mi vida, eso son carros de combate!», exclama el socio nº 20, ya casi centenario.

Ante la absoluta estupefacción de la asamblea, tres tanques Leopard 2 irrumpen en el pabellón derribando la pared trasera. Compromisaurios y directiva están paralizados, sin saber cómo reaccionar. Los tanques se detienen, y de ellos descienden unos 20 soldados de infantería, liderados por un teniente coronel que resulta vagamente conocido a varios de los presentes. Por fin alguien lo reconoce: «¡Adiós la hostia, si es Álvaro Benito!», grita un abonado del Fonde Norte. Mientras dos soldados apartan al presidente del atril, Benito toma su lugar y exclama ante el micro: «¡¡Quieto todo el mundo!!» Fefé se dirige hacia él indignado, pero Benito le pega un soplamocos de revés que lo devuelve a su sitio, de donde no vuelve a moverse. Varios de los compromisaurios corren hacia la salida, pero los soldados hacen varios disparos al aire para hacerles cambiar de idea. «¡¡Se sienten, coño!!», exclama el líder del levantamiento, quien inicia una breve alocución.

«No se asusten, no hay nada que temer si siguen nuestras instrucciones. Estamos a la espera de la autoridad competente, militar, por supuesto». A tal anuncio sigue una tensa y silenciosa espera, sólo rota por la pregunta de un audaz socio, quien combatió al lado del Generalísimo: «¡Oiga, y usted cuándo se ha hecho militar de carrera!» «Hice la mili en Salamanca, qué pasa», responde displicente el autonombrado teniente coronel, sin que nadie ose entrar en más discusiones.

Dos de la tarde, casa del Mastuerzo. Suena su teléfono de dial redondo, fabricado en 1968. «¡Riiiiiiiiiiing!»

– ¿Diga?
– ¡Que están subiendo tanques por la Castellana!
– ¡AAAAAAAA-MIGO! ¡¡Tú eres un mierda!!
– ¿Por qué?
– ¡Porque no has creído nunca! ¡No has creído nunca!
– ¡Joder, pero no me trates así! ¿Sabes quién soy?
– Claro joder, eres el Socio.
– ¡Joder, qué bárbaro, oye!

Real Madrid TV lleva tres horas emitiendo marchas militares y pasodobles taurinos como «Marcial«. Un cariacontecido Miki Nadal informa de que ya está llegando a Ifema la «autoridad competente». En el interior del pabellón sigue una tensa calma, con los compromisaurios preguntándose quién será el elefante blanco (nunca mejor dicho) de toda la trama.»¿Será Rafa Nadal?», aventura uno. Finalmente se escuchan los rotores de un helicóptero que está aterrizando en el exterior. De él descienden dos soldados fuertemente armados acompañados del Jefe Supremo de la algarada, ataviado de General de cuatro estrellas y difícilemente reconocible por la gorra de plato y las gafas de sol que lleva. El trío avanza con solemnidad hacia el atril, donde Álvaro Benito se cuadra y cede su sitio al gran jefazo. Cuando este se quita las gafas, por fin todo el mundo lo reconoce: ¡¡es Luis Figo!!

«Madridistas, compromisaurios, ex-presidente, gracias por su paciencia. Les ruego disculpen nuestras formas, pero en esta coyuntura decisiva y dramática era necesario dar un paso adelante, coger el toro por los cuernos. Vengo a anunciarles una nueva era de dominio madridista, con bríos renovados, ambición ilimitada y una sola obsesión: la victoria. Señor Pérez, sin rencores: usted me soltó como un lastre en su momento, y yo no lo entendí. Ahora ya lo entiendo, y hago lo mismo con usted, por el bien del Madrid». Flópor hace un breve amago de revelarse con sus ya escasas fuerzas, pero Fdez. de Blas lo agarra por una solapa para que no haga una locura.

«¡Esto es un golpe de estado!», exclama un socio particularmente florentinista.
«¡Eso eso, dictador!», lo secunda otro. La asamblea se insufla de coraje y, como si estuviera en la grada, empieza a corear: «¡DIC-TA-DOR! ¡DIC-TA-DOR! ¡DIC-TADOR!» Son necesarios nuevos tiros al aire para acallar a la muchedumbre.

Figo toma nuevamente la palabra: «Dictador, ¿eh? Muy bien, voy a mostrarles algo que tengo aquí, y si después de verlo siguen pensando que soy un dictador, le devuelvo el poder a Floren y me vuelvo a mi casa.» Alzando en el aire varios folios grapados, continúa: «Esto son dos contratos firmados por el jeque del PSG y el presidente del Dortmund, por los cuales se comprometen a que, si yosoy presidente, Mbappé y Halaand jugarán en el Madrid a partir de la próxima temporada. Así pues, decidme: ¿me quedo o me voy a mi casa?»

Silencio sepulcral de más de un minuto. Finalmente, un socio pregunta con timidez: «Pero bueno, ¿es que cree que así nos va a comprar a todos?»

«No», responde el portugués tornado en General: «También habrá un descuento del 20% en el abono y pipas gratis para todos».

Finalmente, la multitud estalla en un griterío ensordecedor: «¡¡PRESIDENTE!! ¡¡PRESIDENTE!! ¡PRESIDENTE!!» En Real Madrid TV Miki Nadal baila sobre las mesas vistiendo únicamente una camiseta con el dorsal 10 y el nombre Figo, mientras Graciela Álvarez Lobo se ha quitado la blusa y el sostén, agitando las caderas enfervorecida. En medio del caos y la alegría, se alza la voz del ex-presidente Pérez.

– Pero bueno, ¿y conmigo qué va a pasar?
– No se preocupe, presi, será trasladado a un destino tropical donde vivirá entre lujos y comodidades -, le asegura el nuevo líder.
– ¿Seguro que es buena idea? -, pregunta en voz baja Álvaro Benito. – Mire que un enemigo como este es peligroso si se deja vivo…
– No te preocupes, hombre. Le ponemos un avión, pero el avión se cae, viejo -, responde con una sonrisilla el General. – ¡Ah! Y a los primaveros esos me los fusilas, por salchichoneros.

Mientras el antiguo presidente y su dinojunta son conducidos al helicóptero que los llevará al Aeropuerto Café para Todos Barajas, el nuevo mandatario dirige un discurso inaugural al madridismo urbi et orbi:

«AMIGOS, SOCIOS, COMPROMISAURIOS: ESTAMOS EN EL CAMINO DE LA VERDAD HISTÓRICA DEL MADRIDISMO.

En estos momentos de meditación al final de una etapa que termina y en el umbral de una que comienza, podemos mirar al pasado con una satisfacción del que contempla recorridas muchas jornadas de trabajo y de esfuerzo con una ejemplar fe y bajo el aliento de una honda ilusión merengue.

Volvemos la mirada hacía atrás sin amarguras ni rencores; no nos duele la mala fe de los que pretendieron ignorarnos o desconocer la grandeza de nuestra empresa. Sabemos que estamos en el camino de la verdad histórica del madridismo, que disfruta de la pródiga bendición del Dios del fútbol. Por eso no sólo no nos inquietaron las injusticias que dentro y fuera de nuestras fronteras el mundo nos infligía, sino que sentimos la íntima satisfacción de vernos libres de sus responsabilidades y de sus locuras.

Sé que el Madrid auténtico, el eterno, el que triunfó en las Edades de Oro de nuestra historia, y el que triunfará de nuevo, si la hora difícil de la etapa futura nos lo demandase, está ahí, en esos hogares blancos a los que quiero yo hacer llegar mi voz, para que sea el aliento de su aficion y resuene dentro de ellos con eco sincero y cordial.

¡¡HALA MADRID!! ¡¡A POR LA 14 Y A POR LA 15!!»

Ya volando en el helicoptero, el ex-presidente no oye nada de esto. En el fondo todo eso no deja de ser un alivio: ya terminado el nuevo estadio, su destitución es la oportunidad de disfrutar una jubilación dorada, en la cual sin duda se reconocerán sus muchos méritos como dirigente. Estas reflexiones se ven rotas por el preocupante sonido de los rotores, que parecen definitivamente averiados. El aparato se tambalea en el aire y Fernández Tapias no puede ocultar su pánico. «¡¡Floren, nos vamos a pique, mierda!!»

«¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAH!!!» Florentino Pérez grita, pero no está desplomándose desde el cielo de Madrid, sino reposando en la mullida cama de su domicilio. Gracias al radioreloj comprueba la verdadera fecha, que no es Septiembre, sino la madrugada del 23 de Feberero. «Joder, qué pesadilla más tonta». El mandatario se dispone a intentar dormir nuevamente, pero un fuerte olor se lo impide. Olisqueando el aire, entiende que precisará la ayuda de su asistente de cámara. «Creo que me ha cagao. Habrá que cambiar el Indasec. ¡Fermíiiiiin!»

Share