Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Euro Rappol

Por Rupaul

Encuentros muy viriles los de las 21:00 horas de ayer. Me decanté, obviamente, por aquel en el que más negros eran alineados sobre el campo. Portugal estuvo más juntita y más seria que contra los nazis, que se vieron dos veces por detrás en el marcador en su propia casa y contra Hungría, país en el que seguramente la gente de bien pueda vivir con notable tranquilidad.

Los franceses jugaron el primer tiempo a velocidad Real Madrid, pero sobrevivieron gracias al regalo que les hizo Mateu, puesto que el anterior penalty-hostión que le calzó Lloris a un negro que pasaba por allí –y que sirvió para que Cristiano oh-solo-tira-penales-ya adelantara a nuestros vecinos tristes— no presentó duda alguna, y seguro que hizo las delicias de nuestros fansistas más puristas y aficionados a los deportes de pegarse hasta que uno de los contendientes pierda el sentido. Marcaban todo el rato Cristiano y Benzema, así que era un partido muy nostálgico y con todo el muestrario de negros deseados sobre el terreno de juego.

Es una barbaridad Kanté… ¿lo hemos dicho ya? Ah. Y Cristiano batió otro record de goles de no sé qué, de esos que también dicen que bate el nietecito del Kun Abuelo. Minucias.

Juan Félix no parece contar para nada en las rotaciones de Fernando Santos, que supongo que alinea a Semedo porque se toma toda la leche del desayuno. En el duelo personal del ex-culerdo (artífice esencial del agujero negro por el que el otro día Alemania les metió la porra del chucrut hasta que asomó por los muelles de Lisboa) y Kylian Guadianappé, la cosa empezó bien para el francés pero se acabó igualando hasta el punto en que Semedo se desfondó y puede que se lesionara. ¿Seguirá desayunando? No lo sabemos, y no parece que Santos vaya a querer contárnoslo ni renunciar a sus privilegios, como cualquier nacionalista catalán propenso a la obesidad y a los libros de Elvira Lindo.

Según avanzaban los acontecimientos, lo serio parecía encontrarse en Munich. Alemanes y húngaros se hacen trampas desde 1940, y las traiciones flotaban sobre el campo de batalla. Francia, mientras tanto, pisaba el acelerador un poco hasta ponerse por delante al inicio de la segunda parte y obligar al amigo de Bob Esponja a hacer alguna parada prodigiosa, quedando Antoine como el camarero que es, con mesa fija en el tercer anfiteatro y siendo el peor atacante de la selección francesa. ¿Qué tomará para desayunar?

Al final todo fueron empates. En Munich, a cagadas del portero y goles agónicos y maravillosos (el de Szalai, de muy bella factura). En Budapest —a base de penaltis y madridismo—, a esfuerzos controlados. Curioso el problema que se le presenta a Francia en el lateral izquierdo con la lesión de Cagué y el tarjeteo de Lucas (por lo demás, bastante desdibujado). A Portugal puede que la lesión de Semedo le ayude a llegar más lejos, pero es un equipo con la gasolina muy justa y Ronaldo está para pocos desbordes (conservando el don de la oportunidad, el remate de cabeza prodigioso y la infalibilidad desde el punto de penalti).

Quitando claramente a los neerlandeses, casi todo lo que queda son equipos viriles y de exigencia física y táctica. Continuará su andadura la España de Amunike contra Croacia, tras el espejismo de ayer, convenientemente jaleado para desviar la atención de la ignominia de la puesta en libertad de los taraditos de la esquinita. Puede que muy pronto recordemos de qué está hecho Unai Simón y, en general, este equipo de estómagos agradecidos y mindundis que con nadie han empatado. Aunque, bien es cierto, no sabemos qué desayunan.

Share

La Coja es una reputísima mierda


.
Mister Chí.

En los tiempos remotos teníamos una seleccción comandada por Miguel Muñoz o José Emilio Santamaría, que no ganaba nada pero que representaba a toda una nación, con expresiones como: «¡Yo a lo mío! ¡Bitter Kas y Gol!» Pasó el tiempo y llegó Clemente, un tío que le tenía bastante asquete al Madrid, especialmente a algún jugador como Buyo (por la travesura de pisarle la cabeza a un indio), pero pese a todo el vasco montó un equipo apañado con posibilidades de ganar cosas. Al final Clemente (por chulo, te van a dar por c…) no se comió un colín, así que la FEF fue colocando en el puesto a distintos cabezas de turco que se estrellaban siempre con el muro de octavos o cuartos de final.

Tuvo que ser el legendario Zapatones quien rompió la maldición gracias una serie de circunstancia que no son objeto de este texto; el caso es que el tipo se llevó la Euro 2008, tras lo cual el bondadoso Pantuflo pisoteó su cadáver para rebañar un Mundial y otra Euro manteniendo una base de jugadores similar. Era ya una selección bastante asquerosa, que pasó de ser España a la Coja, pero la mejor del mundo indiscutiblemente en ese momento.

Tras la decadencia de esa generación tuvieron que pasar varios años y llegar Lolpetegui para montar otro equipo competitivo. Pero, ¡ay!, unos días antes del Mundial de Rasía el vasco cometió el pecado imperdonable de fichar por el Mandril, circunstancia que sin duda rompería totalmente la concentración de los jugadores seleccionados (?). Por ello, la Federación de Filemón Rubiales no le quedó más remedio que destituirlo, alegando que era una cuestión de «valores». ¿Pero qué cojones de valores puede tener una selección que no sea ganar las competiciones en que participa?

Entramos así en la era de Luis Enrique, ese hombre tan suyo, tan peculiar. A L.E. le gustan las webs deportivas alternativas: me consta que tiene el maillot de ciclismo 2005, y quién sabe si no haya entrado por aquí alguna vez, buscando «Luis Enrique Amunique». El caso es que un día, quizá guiado por ese espíritu irreverente, se le ocurrió que podía montar una Coja que tirara a puerta lo menos posible, y que además estuviera libre de la plaga banca, lo cual sin duda complacería mucho a su jefe. El resultado lo tenemos ahí: una Coja que va camino de su mayor ridículo desde el Mundial 2014, porque hace falta gente tan peculiar y tal mala follá como el Marqués o Luis Enroque para presentar enormes mierdas con el potencial de jugadores que tiene Cojalandia. La nueva selección aúna lo peor de cada época: el antimadrilismo de Clemente, el enchufismo del Marqués y la inefectividad de Muñoz, peso eso sí, dando ejemplo al mundo. No se habla de otra cosa en el orbe que de los valores de la Coja. ¡¡Misión cumplida!!

Share

Ramos: ¿valió la pena?

Hace ya muchos años, Fans del Madrid publicó una entrada llamada «El gran despilfarro», en la cual podríamos destacar el montaje que hice usando como base el póster de la comedia clásica titulada igual que la entrada. En dicho montaje podíamos ver a Flópor y Arrigo Sacchi sustituyendo a los personajes de Richard Pryor y John Candy, como alegoría del gran dispendio que supuso fichar al novato Ramos del Sevilla por 26 millones de euros; cantidad que hoy día parece una propina, pero aplicando la inflación del mercado sería más o menos como pagar hoy día 50 millones por un semidesconocido. ¡¡Mucha pasta!!

Pasado todo este tiempo, la pregunta que se impone es: ¿llegó a amortizarse el fichaje? Sí, es justo reconocer que con Ramos en plantilla se ganó algún título que otro, y que en alguno de ellos el camero tuvo cierta relevancia, pero si lo pensamos tardó como cinco temporadas en desplazarse a su verdadera posición, la de central, e incluso después de esto hizo mucho el mongo, como aquella vez mandó el penal decisisvo contra el Bayern al marcador electrónico, o en las innumerables expulsiones que jalonaron su trayectoria blanca.

No faltará quien entone el proverbial «con lo que nos ha dao», pero bien que se le pagaron mensualmente todos sus servicios. Sin embargo él, lejos de agradecerlo, ¡pedía más!, e incluso amagó con irse a la China, no por dinero (a ningún futbolista le interesa el dinero), sino a aprender mandarín, imagino. Su último farol tampoco ha sido por dinero: sólo quería «seguridad para su familia» (pues se ha lucido), y no sabía que la oferta del Madrid tuviera caducidad; José Félix Díaz lo sabía, pero él no. Así pues, la pregunta del título tiene un doble sentido: Sergio, ¿valió la pena que tú y el falto de tu hermano intentárais hacerle el trile al club que os hizo multimillonarios? Bueno, quizá «la Roja» os ofrezca el contrato que estáis buscando.

¿Se ha amortizado el fichaje de Ramos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

·····

Ayer hubo una noticia algo más seria: de golpe y porrazo se ha previsto un sobrecoste a la obra del nuevo estadio de nada menos que de 150 millones de euros, dedicados íntegramente a la construcción del césped retráctil, lujo que ya resultaba un tanto extravagante en el proyecto inicial y que, tras la nueva partida presupuestaria, se hace ya imposible de amortizar en un plazo remotamente razonable.

Recordemos que la idea que sustenta la implementación de este sistema es convertir el Bernabéu en un espacio multifunción que permita realizar conciertos, eventos de eSports, etc. Eso está muy bien si dichos eventos te hacen ingresar más de lo que cuesta el césped de quita y pon, pero unos sencillos cálculos evidencian la casi segura imposibilidad de que esto ocurra: imaginemos el concierto más tocho que pueda haber (Justin, Metallica, Miley…), el cual vendería, estirando el aforo al máximo, 80.000 localidades. A un precio de unos 100 € por localidad, nos salen 8 millones de recaudación, de los cuales muy difícilmente la parte que pone el local (o sea el Real Madrid) se llevaría más de la cuarta parte, es decir dos millones. Habría algún ingreso extra, como las consumiciones, pero aun así sería una cantidad minúscula (pongamos 20.000 bebidas a 5 euros y 20.000 perritos a otros 5; nos salen 200.000 € más, sin descontar gastos).

En fin, que harían falta unos 75 grandes conciertos sólo para cubrir los sobrecostes del césped retráctil, y algunos más para cubrir el gasto total en la instalación; a partir de ahí, haciendo 10 conciertos más habríamos ganado 20 millones. Podemos añadir eventos de esports y demás, pero me parece que ni Ebay Llanos haciendo el trenecito con los siguientes cinco youtubers más populares de España podrían generar algún tipo de ingreso significativo para el club. Una vez más, se nos pretende hacer creer que las nuevas instalaciones van a funcionar siempre en los mejores escenarios posibles, y que además van a generar varias veces lo que cualquier otro negocio equivalente (hotel, bar céntrico, museo, centro comercial), y que lo harán desde el primer año. Recordemos que, contando intereses, el presupuesto del Nuevo Bernabéu ya era de casi 800 millones; con la nueva partida superará fácilmente los mil. El proyecto no sólo sigue siendo un elefante blanco, sino que el bicho engorda cada vez más, amenazando con hundirse bajo su propio peso.

Share

Nos fockan

– Lo del basket en Barcemona no acabó de salir bien. Bueno, mejor dicho nos dieron bien por el culito, sin previa ni nada, sexo sucio y dejando el grumo dentro. Pero digo yo que tampoco podíamos hacer mucho más con sacos de patatas como Malocén, De Balde, Pa Cuba… antes bien fue un resultadazo contra el equipo del realismo mágico catalán, que no está al corriente de pago pero al mismo tiempo la plantilla de basket más cara de Europa. ¿No os hace creer en que todo es posible si lo deseas muy fuerte? En fin, a reconstruir el equipo con los mostrencos que puedan traer, en pos de una Euroliga que puede ponerse interesarse con la invitación de la Virtus Bologna, inesperado campeón italiano que acaba de coger el pescador Scariolo tras la marcha de Yórdevich. Ya sólo falta que entre la Jugoplástika, el Limoges y la Cibona para que nos quede un campeonato retro todo rechulón.

– Los fichajes del fúrbol van auténticamente de lujo. Ahora mismo se está en conversaciones con… y también con… ammm… además de los conocidos avances para incorporar a… ejem… y eso sólo por citar algunas de las operaciones. Claro que el gran bombazo es Mempapé, del cual se espera un gesto próximamente, y no uno cualquiera: el rumor es que en cuanto marque un gol con Francia se quitará la caniseta bleu y debajo llevará la del Mandril, dejando en shock al mundo y al moro esclavista. ¿No te lo crees? ¡Demuestra que es falso!

– ¿Os parece que el «kit» madrilista de esta temporada es el más feo de los últimos 20 años? Tranquilos, el del Barcas lo es todavía más, un peculiar engendro donde hasta los pantalones contribuyen para que quieras arrancarte los hogos. Dios mío, ¿qué es esta época de feísmo que estamos viviendo?

– Bueno, al menos nos queda la portada estilo retro del Marca… casi parece de la época de Lorenzo Sanz, por lo ridículo y por la falta absoluta de información. Todo apunta a que pronto presenciaremos cosas extraordinarias.

Share

Y os lo queríais perder

– Nos congratula informar de que las cosas en el Imperio Mandril van óptimamente, ¡a pedir de boca! Por ejemplo, la Operación Salida, que había despertado tanto escepticismo, está desarrollándose con total fluidez y eficiencia. Uno de los implicados en la misma era Marcelo, que pese los temores infundados está saliendo muchísimo: unos días va a comer, otros a cenar, otros a bailar después de cenar… Otro que anda partiendo tarima es Jovic, quien lleva ya un par de años sin preñar a ninguna modelo, y quiere aprovechar la ausencia de Serbia en la Euro 2021 (perdón, 20) para llenar tan lamentable laguna. A Isco también se lo ha visto con su novia Sara Salami, protagonizando escenas propias de una comedia romántica: mientras ella espera el primer plato (alcaparras con berenjenas asadas) en el restaurante vegetariano que frecuentan, él se escapa por el ventanuco del baño, entra en el mesón de al lado y se mete entre pecho y espalda un osobuco que tiembla el misterio. Sara está encantada porque luego el chico no prueba bocado, y achaca su hinchazon abdominal a la felicidad que lo desborda. También se ha avistado a otros implicados en la Operación Salida: Marco Asensio (Chueca), Mariano (Malasaña), Odriolola (Llongueras) y Ceballos (Cañada Real) están disfrutando al máximo del verano capitalino.

– En basket, íbamos ganando al descanso y luego perdimos. Ergo, algo salió mal entre ese momento y la última bocina. Lo sabemos, lo sabemos, no nos pagan bastante por realizar análisis de este calado. Algo más podemos decir: la cosa está jodida, cuesta arriba y cara al viento, pero hay un factor para el optimismo: el «loserismo» legendario de Mirotic, sólo comparable al de Juan Malillo. La última final que ganó fue la de niños raritos en el cole, y sólo porque ese día faltó uno que mataba moscas a escupitajos. Bueno, intentemos al menos no perder el factor cancha, o concha de la lora.

– Con esto de la Euro retrasada, resulta que está coincidiendo con la Copa Menepérica, competición absolutamente infumable que aun así se celebra cada dos años para que los prebostes de la CONMELOL puedan pagarse las putas y la farlopa. Al principio iba a celebrarse en Lolombia, luego en Argentina y finalmente se está haciendo en Brasil, por ser de los pocos países más o menos funcionales que quedan en el coño sur (pese a que alguno protestó por los millones de muertos que se producen cada día a en el país causa del coviz). Ayer debutó Lolombia contra Ecuador, y lo crean o no la gente siguió el match como si fuera la repanocha futbolera. Cuando marcaron los cafeteros se restañó un poquito el honor nacional herido por el 6-1 del año pasado, evento planetario del que no se enteró ni Dios fuera de este moridero. Oh, en fin, volverá a ganar Brasil, ojalá contra Argentina por los loles.

Share

La Euro, una competición para putas y maricones

El fúrbol de selecciones sirve para que los botarates que no han tenido suficiente con estar nueve meses pendientes de unos palurdos pateando una bola puedan alienarse un mes adicional. Todos salen ganando en el hogar futbolero: el padre se libra de hacer cosas con su familia, los hijos se distraen/idiotizan y la mujer se zumba al profe de ídem. Lo que no recomiendo en absoluto es visionar estos eventos en bares o pubes, por la afluencia de público «casual»: si hay algo más insoportable que un aficionado viendo fúrbol, es un no aficionado viendo fúrbol. De hecho, cuando llegan estas pachangas de selecciones hay mujeres que hacen como que les interesa el balompié, quedando en algún bar para «ver el partido»; con su habitual falta de sentido del ridículo, algunas incluso se pintan la cara con los colores de su país, pero no os engañéis: jamás prestan atención al juego, y en realidad se pasan dos horas con las amigas/os de sus cosas de coños, si acaso gritando «¡goooool!» cuando junto al resto de la concurrencia.

Una peculiaridad de la Euro es que no está muy claro cómo se llama: su nombre oficial es Campeonato Europeo de Fútbol, aunque también tiene el nombre formal-informal de Euro, y los españoles son los únicos que la llaman «Eurocopa», convencidísimos de que el resto de la gente le dice «Eurocup» o algo así. Sea como sea, la Euro es como un Mundial, sólo que en lugar de seguirla imbéciles de todo el mundo la siguen principalente imbéciles de Europa. Otra diferencia es que los equipos más o menos saben jugar al fútbol, desde luego más que cualquier selección americana, aunque por lo general menos que cualquier club que haya quedado de quinto para arriba en una liga homologable. Esta edición se juega en 2021, pero le mantienen el nombre de 2020 porque el álbum de Panini ya estaba impreso.

Pese al eurocentrismo del torneo, no vayan a creer que es una fiesta de blanquitos: de hecho, los países más bendecidos por la multiculturalidad son asimismo un piélago de color, hasta el punto de que en algún combinado lo raro es atisbar a un whitie; incluso en la selección germana se han colado elementos que podrían perfectamente haber luchado al lado de Ataturk. ¿Se arrodillarán los equipos antes de los partidos? Ojalá qué sí: el postureo, la imbecilidad y el servilismo nunca sobran cuando hablamos de espectáculo televisivo.

¿Mis favoritos? No es que piense ver ningún partido más que por accidente, pero pese así puedo perfectamente hacer pronósticos ajustados:

1. Alemania. Porque sí.
2. Bélgica: Tienen a Jasard y Curtuá, poca broma.
3. Francia: Son «campeones del mundo» (risas) y tienen mucho black poua.
3. Italia: Si dan hostias y perden tiempo en su mejor tradición se lo pueden llevar.
4. Rusia: Viva Púchin.
5. Gales: Bale, poca broma.

Eeeeh… sé que hay más equipos, pero vaya. España… bueno, esperemos que vuelvan todos, claro que no es descartable que los descalifiquen por leprosos. Esto dura hasta el 11 de Julio, y será una excusa perfecta para no hablar de (la falta de) fichajes del Madrit. Otro plan perfecto de Flópor.

Share