Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo por autor

Masters of Disaster

Rappol

El hombre es un animal de costumbres, y nuestros hasta hace poco aguerridos y alegres muchachos tuvieron a bien recuperar las peores que les conocemos por lo visto durante los noventa minutos. A saber: resucitación de equipos y jugadores en racha negativa, vestimenta de poloflán, meloneo intrascendente, moñequismo en el remate, histeria desatada por llegar a la línea de fondo y pase-pase absurdo cuando tienes un tiro claro (efecto colateral del moñequismo).

Con todo, el Madrid arrancó muy centrado y hasta el minuto veintisiete de la primera parte no cedió en intensidad, acumulando varias ocasiones —dos de ellas muy claras, un moñequito de Benzema y un cabezazo de Casemiro a puerta vacía, cortesía del portero local—, y poniendo al respetable en el capítulo de la serie que ya conoce: nos iremos al descanso cero a cero y luego nos pondremos en modo cagaprisas.

Y al descanso decía yo que en el setenta iríamos dos a cero, pero al poco de iniciarse la segunda parte caí en la cuenta de que el intrépido Pijamita había decidido desafiar a la suerte con su indumentaria gafe por antonomasia. Entonces lo vi claro. No ganábamos ni de coña, como sucedió después.

Hernández Hernández (Xavi-Xavi, Céspett-Céspett…), que también es un ser humano, no escapa a la máxima costumbrista con la que comienzan estas líneas. Tacita a tacita fue cavando nuestra tumba, culminando con un penalti que convirtió en manos de Ramos. Es un personaje siniestro este Hernández Hernández, siempre con una sonrisita gangsteril y un abanico de movimientos despóticos que acompañan las decisiones que toma en el campo. Entre su actuación y nuestra ansiedad, se empezó a ir el partido a la mierda justo cuando Hazard empezó a cojear. Porque nuncaaaaa las desgracias vienen solaaaaaaas…oh…oh…oh…lalalalaaaaaaa…Danza Invisible, como la espalda de nuestros laterales.

En la cuesta abajo que no consiguieron remontar los cambios de Mizisú, el Jorobado de Notre Morales agarró una bola que venía bombeada en banda y se sacó un zurdazo que Pijamita midió mal en su movimiento para cubrir el palo (pensó que iba fuera, de ahí que bajara los brazos con el típico movimiento reflejo de «nopazaná-vajuéra»). Entonces, el Madrid se sentó a morir como el Capitán John Miller, mientras el tanque pilotado por Carlos Martínez pedorreaba extasiado los grandes éxitos de la culerada y los granotas perdían tiempo buscando minas en el césped. Un triste final para un equipo triste que pena de manera indecible cuando no encuentra el gol, más veces de lo que nos gustaría, por desgracia.

De este modo, nos vemos de nuevo en la encrucijada de jugarnos la temporada en los próximos días y ante las excrecencias del culerdismo. Y lo peor es que ahora mismo estamos mal, perdiendo fuelle en la media y con el punto de mira extraviadísimo arriba. Por destacar algo, citar a Isco, que parece poca cosa para lo que se avecina. Nos toca hacer un John Rambo de los buenos, porque casi sin darnos cuenta estamos ahora mismo justo como estaba él, acorralados. Nuestra última salida es matar. Punto.

Pablo

El tal Aitor que ayer parecía Buffon redivivo debe estar preparando ya su llegada a un grande, otro porterucho al que hacemos leyenda.

Segurito que Odriozola no se marcaba hoy un partido TAN malo como el de Carajal. Y MacSebo, pues, ya estamos todos de acuerdo en que lo mejor es que no vuelva a jugar jamás de titular y si acaso que tenga unos minutos contra el Granada para despedirse del Pipabéu, preferiblemente con el partido ya resuelto.

Jasar a ver cuándo volverá, justo cuando más lo necesitábamos se lesiona. Otro clásico más que probablemente tendremos sin jugar sin él, pese a que esos fueron los partidos para los que se pagó más de 100 millones por él, no para hacerle unos taconeos al Getafe. Ya empezamos a estar como el Peseyé con Neymar. Dupont-Cooper otra vez al rescate de la Farsa y BEP.

Estamos a un «jaja la gosadera» de otra goleada en el Pipabéu, para vergüenza eterna, con hac-trí de Messi incluido. Otra temporada «de transición» perdida, donde los culpables serán, por supuesto, Jovic, a quien lo soltarán 10 minutos a hacer el imposible milagro en el clásico, James, que ha jugado menos que nada, Mendy, linchado por los Custer del Pipabéu, y por supuesto, Mariano.

Os veo muy contenidos, es hora de soltar a los perros de la histeria.

·····

– Lefante: 1
– Mandril: 0

Share

El arte de cagarla

Hoy juegan Farsa y Mandril, Mandril y Farsa, ¡qué emocionante! El partido de los culerdos es más temprano, lo cual suele condicionar mucho nuestros resultados. Si ganan, nosotros haremos lo propio sin excesivos apuros; ahora, como empaten o pierdan… cagaremos piedras pómez en ese bonito campo llamado Ciudad de Levante (drop). Nuestros chicos son así, tienen una relación simbiótica con el exèrcit desarmat y les gusta mimetizar sus resultados. Es bastante curioso que, en estos dos partidos de hoy, tres de los cuatro equipos jueguen habitualmente de azulgrana; hay que ver lo que dieron de sí los colores que copió «Joan» Gamper del Basilea; sin duda fue un hombre que cometió muchos disparates, el último de ellos volarse la cabeza (guiño, guiño).

El Barcas juega contra el Eibar de Mendilíbar, uno de esos entrenadores vascos que hacen fortuna sobre todo en su región de origen, con un fútbol muy parecido al que se jugaba primitivamente con 50 jugadores y una tripa de vaca. También habla etarra, lo cual siempre da puntos para entrenar a los equipos de esa tierra, como en las oposiciones. Lo que distingue a Mendilíbar de otros cultivadores del balompié mesozoico es que tiene mucha personalidad, y es de los pocos técnicos que puede decir cosas interesantes e incluso divertidas en rueda de prensa, como ocurrió en la previa a este partido; sus palabras sobre Messi (desde el 10:45) son impagables. ¿Logrará el Eibar rascar aunque sea un puntejo en Can Farsa? Pues teniendo en cuenta la casa de putas que actualmente el club blaugrana (el otro), podrían incluso ganar, si no lo impide Mensi en una de las tres carreras que echa por partido o Hechuras Fatty, con su media de un gol cada tres meses.

¿Y el Madrizzzzz? Pues muy bien, gracias, completamente imprevisible. Corre el rumor de que Zidane está enloqueciendo, de que su complejo mesiánico no ha disminuido con los años sino que crece, y que ha llegado a creerse infalible. Yo en el fondo le entiendo: te falla una fórmula que funcionaba y empiezas a meter variantes, y si no ganas aún más variantes, cada vez más locas, a ver si vuelves a dar con la tecla; pero al final ahí no se aclara ni Cristo, y todo el mundo olvida las recetas más sencillas que llevaron al éxito. El Levante de Paco López, quien lleva la misma melena que Zidane, está en una racha pésima (cuatro derrotas en los últimos cinco partidos, ganando sólo al colista Leganés), pero ya sabemos que eso es irrelevante, pues tenemos una capacidad para resucitar a los muertos que ni Reanimator. ¿Quién la cagará más, Mandril o Farsa? ¿Ambos? ¿Ninguno de los dos? A las once de la noche tendremos la respuesta.

Share

Ha vuelto la Champions

Por Rappol

El Liverbluff parecía el Real Madrid en un día malo. Pierden a Henderson, aunque la buena noticia para ellos es que el efecto del You´ll never walk calzón y el Arleti con ventaja (¿y con Juan Infeliz?), darán a buen seguro como fruto un hermoso autobús Scania conducido por Pochilo Matarilo Simeone, que estará dispuesto a cagar sangre para acabar perdiendo en los penaltis. Es lo que les gusta. Caer con la cabeza bien alta. No descartamos vuelta de honor en el Wanda cuando vuelvan de Inglaterra eliminados de nuevo. Y si obran el milagro, también.

El Dortmund es un equipo con mucho peligro y con un goleador en estado de gracia, el tal Jalan este, que no sabía ni la cara que tenía. El primero que metió ayer es de ratero del área. El segundo un misilazo con la izquierda (y falló un par de ocasiones bien claras, además). En París pueden terminar de dar la campanada, a poco que le entre el tabardillo a los locales. Un equipo muy rápido, el BVB, y que al intercambio de golpes en partido abierto, pues tiene al rubito este que se le caen los goles como los pedos después de inflarse a chucrut y cerveza. El PSG pues marcará, y tal. Pero en modo ataque total y fútbol a you´ll walk calzón quitao, marca la diferencia el que las enchufa. Y nadie enchufa más ahora mismo en Europa que Jalan.

Nada. A ver si se nos da bien la Pepita Europea, como suele suceder.

Share

Papas para todos

Rappol

En la tarde noche en la que el equipo de baloncesto culminó un gran fin de semana de juego —tras encajar algunas derrotas en otros partidos previos—, arrasando a sus rivales para volver a levantar la Copa del Rey, el Real Madrid de fútbol se dejó un par de puntos en casa contra un aseado Celta que vino a contragolpear y a cerrarse, sacando petróleo de dos claros despistes defensivos en los instantes iniciales y finales del partido. Y pese a que no se perdió el liderato, la incertidumbre que acarrea el microscópico punto cosechado vuelve a ponernos la mosca detrás de la oreja, hasta que Mizisú y sus muchachos tengan a bien volver a cogerla con los palillos chinos.

Después del homenaje a David Gistau y del mensaje global de apoyo a Wuhan que se proyectó en las vallas laterales (buen movimiento de marketing humanitario, deportivamente hablando), Aspas cogió la espalda a todo el centro del campo madridista y la puso perfecta para que Smolov batiera a un vendido Pijamita que nada pudo hacer ante el despiste de Varane y compañía. El partido parecía no haber empezado para el Madrid, que concentró acto seguido toda su atención en atacar por la izquierda, donde Hazard, el Morciégalo y Benzema se entendían pero no dejaban de penetrar sin concretar.

Casemiro lo intentó un par veces, chutando con potencia imprecisa, mientras Benzema desperdiciaba algún buen balón de Kroos y observaba con cara de chilaba los melonazos que aportaban Carvajal y Bale, de cuando en cuando, desde la derecha. Empujaba y empujaba el Madrid, dejando algunas fases breves de desconexión en las que el Celta se movía rápido y daba sustitos como para que a los bebitos del Bernabéu se les pasara el hipo. Seguía el Morciégalo voluntarioso en ataque (algún voleón fuera del marco dejó), el equipo acumulaba córners y remates al limbo, y sin embargo el primer periodo terminaba con una gran parada de Pijamita que salvó el 0-2 tras córner visitante que remató muy placenteramente un bigardo celtarra. No hubo descuento, seguramente porque el Madrid no había pagado nada más que su despiste, lo que anunciaba que la situación cambiaría tras el descanso.

Y así fue. El Madrid salió con prisa y ganas a partir del 45, marcando Ramos hacia el 48 en claro fuera de juego tras primorosa jugada coral por la izquierda (en la izquierda está el futuro, ahora que ha vuelto Hazard); anticipando el tanto legal del empate que llegaría poco después, en el que el Morciégalo asistió a Kroos para que el alemán batiera con su clase habitual a Rubén Blanco. Le duró la impresión al portero rival lo suficiente como para cometer penalti y que Pitt Ramos pusiera las cosas en su sitio. En 20 minutos de esfuerzo e inspiración sostenidos, el Real Madrid levantaba el partido y mantenía la tónica del encuentro: posesión, llegada por la izquierda y esa imprecisión en los metros finales que se ha convertido casi en costumbre durante la temporada.

Los cambios de Mizisú (a partir del 70) aparecieron con la vitola de que el trabajo ya estaba hecho. Y de nuevo, en el tramo final, las dos líneas de defensa se empanaron para que un pase filtrado dejara solo a otro delantero azul para volver a batir cómodamente a Pijamita, que hasta se cabreó terriblemente mostrando que está verdaderamente comprometido con este proyecto de paz mundial y lucha contra las enfermedades globales, a través del fútbol y la práctica cotidiana del bien. Me parece de vital importancia, por ello, que Mizisú se lo recuerde a los muchachos y, si es menester, que empiecen a jugar con mascarillas, no vaya a ser que nos toque coronavirus en lugar de Liga.

Custer

Los cambios de Papafrita fueron absurdos, reconózcanlo. Tampoco hay GOL, no hay delanteros. Llevamos así toda la Temporada, nada se hizo en el Mercado de Invierno para evitarlo y solo falta ya que venga el City con el descabello. Hazard tiene menos peligro que Pepito Pérez y Bale debería ser despedido sin contemplaciones. Tú no puedes ir ganando 2-1 y hacer los cambios que hizo Papafrita… ¿es que ya no saben ni dormir los partidos? ¿Qué clase de profesionales son? En los ochenta y en los noventa, un 2-1 y allí ya no se jugaba más al fútbol. El pase patrás, las pérdidas de tiempo, el rondito, las triquiñuelas del oficio… anda que no hay trucos… Pero, estos chicos… ¿qué entrenan? Según Jovic Eslava lo que ejercitan a la perfección es la Siesta del Carnero con la capacidad que tiene siempre el carnero de cogérmela por entero. Bale por Mendy, señores… yo no sé qué quiere hacer Papafrita con el Real Madrid, y lo digo muy en serio. Los cambios descontrolaron al equipo, que volvió a convertirse en la Charanga del Tío Honorio por culpa de ese hijoputa que tanto defienden ustedes pero que es bien capaz de joder una Liga que tiene el Madrid a huevo. Marcelo en el centrolcampo… ¿Qué pretendía que hiciera allí? ¿Jugar de Hijo de Pogba? Pero si al pobre Marcelo solo lo ha puesto en Copa y contra equipos de Segunda, pasa de él por completo… Joder qué puto caos… Vinicius ya no sé ni de qué va. De Nadacampista, probablemente. Es una nulidad en cualquier posición que lo pongas. No le sale nada. No se va ni de la hija de Johnny. A Papafrita le pegaron una patada en to los morros… fue mi único consuelo, al menos no sentí que fuera un día perdido.

El Socio

Encima de mí hay dos que saben de fúrbol, así que no voy a añadir nada más, sólo voy a comentar un tema sangrante que me tiene muy hinchados los cojones: una vez más se ha guardado un «minuto de silencio» (en realidad no, ya iremos con eso) en el Bernabéu, concretamente por la muerte de David Gistau, y una vez más el luto de los jugadores se ha representado no con brazaletes, ¡¡sino con puta cinta aislante de color negro!! ¡¿ESTO QUÉ COJONES ESSSSSSS?! ¿¡Hasta cuándo vamos a seguir haciendo el puto RI-DÍ-CU-LO en frente de todo el planeta?! ¿Es de jodido recibo que un club con casi mil millones de ingresos anuales sea incapaz de lucir unos jodidos brazaletes elásticos de a dos euros la pieza, en vez de unas patéticas cintitas de las que a los 20 minutos de partido no queda ni el recuerdo? ¡¡ME CAGO EN MI P*** VIDA!! ¡¡HOSTIAS YA!! Es una falta de respeto a los muertos, una imagen tercermundista y una gitanada. Sí, ya me imagino que debe haber un utillero de 93 años al que le hace ilusión ir poniéndole la cinta jugador a jugador, pero basta ya, por favor. Basta. Que son cosas que parecen pequeñas pero dan ganas de romper el carnet de socio. ¡¿Tan difícil es copiar esto del enlace?! Tirad 25 bombas atómicas ya, hostia.

Lo de los «minutos de silencio» es otra. Hace ya tiempo, cuando el club consideró que era imposible que 80.000 palurdos mantuvieran una semblanza de silencio durante 60 segundos (gracias en buena parte a los ultras), simplemente se renunció a intentarlo, sustituyéndolo por la PALETADA de poner 30 segundos de música de Ennio Morricone, que es un genio pero en este contexto da auténtica grima. Miren, el efecto de un verdadero minuto de silencio es sobrecogedor y mitiga en alguna medida el dolor de los allegados; por el contrario, nadie en su puta vida va a recordar con orgullo el momento en que pusieron un microfragmento de «Érase una vez en el Oeste» en honor del finado. O se hace como Dios manda, o mejor un aplauso general y a tomar por culo. Hoy día desde luego es fácil detectar a los vándalos, existiendo incluso software de reconocimiento facial; al que haga el berzas durante estos momentos se le expulsa del estadio de por vida y santas pascuas, verás qué pronto acabas con estos comportamientos simiescos. Y alguno dirá que por qué me preocupan tanto estas dos cosas aparentemente insignificantes: pues porque la forma más rápida de caer de lo más alto es confundir la verdadera clase con una cartera llena, comportándote como un patán y como un nuevo rico.

Share

¡¡Nos jugamos mucho!!

Decía el viejo Agnelli: «la victoria no es lo más importante; es lo único que importa». ¿Y qué madrilista podría llevarle la contraria en esto al abuelete, aunque paradójicamente la vecchia putana se haya hartado de comer polla blanca? Hoy tenemos dos compromisos muy trascendentes para la marcha de las dos secciones merengues, y no esperamos otra cosa que el máximo rendimiento de nuestros mastuerzos; no en vano muchos niños africanos mueren (?) para que se levanten sus millonarios sueldos.

El primer compromiso es la final de la Copa del Gay, ante el anfitrión Unirraja. Desde luego es uno de los caminos más fáciles que hemos tenido a una final, gracias a la incomparecencia del Barcelona (risas). Por baloncesto puro somos muy favoritos (Unicaja flojea y es octavo en ACB), pero se tratará de un partido muy emotivo contra un equipo de gran tradición pero palmarés muy delgadito (una Liga, una Copa, una Korac y una Eurocup). Así pues, lucharemos principalmente contra el ambiente, y por qué no decirlo, con los hálbitros, que seguro querrán darle emoción al asunto y salir sin que les piten demasiado los oídos. El Martín Carpena (donde se homenajeó recientemente a la proetarra Pepa Flores) es un pabellón grandecito, con 11.300 asientos, que estarán rebosantes de comeboquerones exaltados. Destacar en la plantilla verde nada menos que a Carlos «MVP» Suárez, quien a sus 43 añazos (!!!) sigue en activo y metiendo sus canastillas. En fin, mucha calma, buen basket y nada de tirar ventajas. Aprovechemos el buen momento de los Randolph, Carpacho, Tavares y compañía para llevarnos un título que ya se nos lleva negando dos años (¡¡demasiados!!).

¿En el fúrbol qué decir? Dejando aparte el desagradable incidente de la otra Copa, el equipo chuta muy bien, y va mostrando una regularidad que ni José Coronado para cagar. Aunque cierto madridismo del tendido siete le ha colgado a la leyenda blanca Zidane el cruel apelativo de Papafrita, nuestro Napoleón autista maneja con mano firme a un equipo rocoso, que puede aburrir al más pintado a base de líneas juntas y mucho sudor de negro. El Celta de Óscar García Yuñent está en puestos de descenso y no debería darnos mayores problemas (toquemos la cabeza de Ramos), por lo que todos los ojos estarán puestos en Hasard, quien más o menos es nuestra esperanza para hacer algo en Uropa este año. Tras una incómoda lesión que lo ha tenido fuera mas de dos meses, la barriga el estado de forma del jugador es toda una incógnita, pero no hay de qué preocuparse: un veterano empleado del club ha filtrado a Fans del Madrid que el belga está fino fino, que la camiseta XL le queda ceñidita y que su figura le recuerda a la del crack Ferenc Puskas cuando llegó de Hungría. Por lo demás convocatoria sin sorpresas, con Rodrygo fuera y un Jovic que buscará su segundo gol consecutivo. Nos toca el horario más mierda, el del mal llamado «Partidazo» del siempre maldito Canal Plus, pero el Madrid puede con todo, incluso contra el ambiente destemplado y el modo colgando. Esperemos que el día acabe lleno de buenas noticias blancas.

Share

Hay que ganar a esos mierdas

Los seguidores del baloncesto notarán que esta semana se han detenido todas las competiciones europeas, y eso es porque de aquí al domingo se disputarán prácticamente todas las Copas del continente, curiosa coordinación que es imposible ver en otros deportes. Hasta donde yo sé, todas ellas se disputan en formato de eliminatoria (¿por qué coño usamos el anglicismo playoff?), sin que la la española sea una excepción.

Los 8 equipos congregados en Málaga son Madriz, Bilbao, Barcas, Violencia, Tenerife, Andorra, Zorragoza y el anfitrión, Unirraja. Llama la atención la ausencia de un Baskonia (que en su desesperación ha recurrido a Ivanovic por tercera ocasión), así como la composición del cuadro, que por primera vez desde que se recuerda no está diseñado para una final Madrid-Barsa. De hecho, si ambos superamos nuestros compromisos nos veremos las caras el sábado pcor un puesto en la final. De producirse será un duelo interesante, con ambos equipos fuertes (Segundo/Primero en ACB y Segundo/Tercero en Euroliga, respectivamente), pero sobre todo un partido que debemos ganar por ONOR: recordemos que la final del año pasado nos la tangaron en quizá el error arbitral más sonado de la historia de nuestro basket, el cual provocó que nos marcháramos de la liga aceb… bueno, nada. En cuanto al Bilbao, nuestro rival de hoy, es un puto equipucho y hay que cascarles 200.

¿Está el Madrid Basket listo para llevarse el título? Pues depende del día, pero lo evidente es que el Lolaso lo está fiando casi todo a la completa recuperación de Llull Brinner, y eso es una estrategia arriesgada. En todo caso, dejo el análisis balocestístico una vez más en manos de Karusito. ¿Quién será el rival en una hipotética final? Yo diría basket Zorragoza, que está siendo el equipo revelación del año, pero a quien sea hay que ganarle con la autoridad que corresponde al glorioso Madriz. O eso o nos volvemos a ir de la Liga.

Real Madrid-RETAbet Bilbao, 21:30. Enlace de Streaming.

Share