Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo por autor

A sufrirrrrrrrr

Bueno, sí, ¿no? Partido de visitantes contra el Alavés, cuarto por la cola, sólo cuatro victorias en 19 partidos y viniendo de tres derrotas consecutivas, todo lo cual quiere decir… que sufriremos como perras, igual que en todos los partidos que juguemos fuera de casa en lo que queda de liga. Y en los que juguemos de local. Y en los de Champions. Y en los de Co… bueno, nada.

Algo bueno que tiene Zipayo-Covid para este partido es que después de la debacle absoluta de Alcoy puede inventarse el equipo que quiera… con jóvenes, con viejos… incluso con Macsebo y Bluffisco. ¿Por qué no? Ningún experimento es demasiado audaz para intentar salir del pozo de mierda. ¿Qué le aconsejaría yo? ¡Nada, no tengo ni puta idea! Quizá que siga con Asensio y Hazard, que son los únicos que por algún milagro pueden tener una explosión de fin de temporada (me refiero a explosión de juego, aunque también podría ser de diarrea). También le diría que le dé minutos a Mariano porque, aunque sea un poco torpe, es de los pocos que sigue creyendo en la causa y que puede incluso marcar un gol.

Por lo demás, una vez depurado Caritas Odegay y su rodilla de anciana artrítica, la convocatoria se ha completado con Chusta y Antonio Blanco, un centrocampista que «tiene visión de juego y destaca por su trabajo constante y por su buena colocación en el campo». Pues no se hable más, a soltarlo al ruedo, y si sale manso se le descabella, por maricón.

En fin, a ver si ganamos aunque sea para hacer como que queremos molestar al Paleti, ese equipo que tiene la Liga tan sospechosamente preparada. ¿Me preguntáis un pronóstico? El mismo que hizo Clubber Lang en Rocky III: «Dolor»…

Share

Más anal que el Alcoyano

Sí, bueno, ¿no? ¿Qué decir cuando un equipo llega a este nivel de descomposición? Yo creo que lo primero es no hacerse mala sangre, y entender que esto es relativamente normal, especialmente en el Real Madrid: un grupo que lo ha ganado todo y está ya al final de su vida útil, un entrenador al que ya no le funcionan los trucos y que ya no motiva a los jugadores, una mala racha de fichajes/lesiones… al final, se convierte en una cuestión más de coco que de fútbol, hasta el punto de que no le ganas ni al… Alcoyano. No obstante, todo forma parte del proceso de reconstrucción del equipo, sumádole que esta es la competición que peor se nos da, y la eliminación humillante en Copa ya es casi una tradición merengue.

No voy a analizar la cuestión futbolística, porque ni se me da bien ni es especialmente relevante en este momento. El tema que quiero tratar es: ¿cómo gestionar la crisis? ¿Se irá Zipayo? Yo creo que él mismo lo está consultando con la almohada, pero ahora mismo me parece poco probable, y desde luego creo que no le haría ningún favor al club. Proyecto agotado, estamos de acuerdo, pero es que las regeneraciones no se pueden empezar en enero; lo más que puedes lograr con eso es acabar de descabalar el equipo, acercándote mucho más a un 2-8 que a una victoria milagrosa en Champions, por más que haya algún antecedente histórico. Zidane tiene a la plantilla desmoralizada y sin fútbol, y probablemente no sea capaz de revertir esa situación, pero sí le corresponde pilotar la nave hasta la meta de Junio, donde podrá entregar los pertrechos como corresponde, sin gitanadas ni salidas por la puerta de atrás.

Por lo demás, aunque sea un tópico, la verdad es que este equipo malamente podía afrontar tres competiciones, y librarse de eliminatorias adicionales le ayudará, si no a ganar, sí a competir más dignamente en lo que queda. Por cierto, caso Odegaard: examinándolo más detenidamente se ve que el futbolista jugó todo 2020 infiltrado por la tendinopatía rotuliana que sufre, la cual no ha respondido a ningún tratamiento conservador y de la que tendrá que intervenirse sí o sí. Zidane será cabezón y el jugador puede sentirse todo lo injustamente tratado que quiera, pero está lesionado, y su pretensión de volver a la Real deja claras sus intenciones: jugar aunque sea renqueando en un entorno menos exigente, en vez de curarse como Dios manda y triunfar en un grande; es una mentalidad que no augura absolutamente nada bueno.

En fin, como decía el mítico entrenador Louis Hon: «Se puedo ganar, se pudo empatar, pero se perdió». Al menos le dimos el alegrón de su vida a los de Alcoy, que justificaron más que nunca el famoso dicho. Mis recomendaciones para los gerifaltes madridistas, que sé que me leen, son las siguientes: cabeza fría, aislamiento del exterior y unidad hasta junio. El que piense que no se puede caer más bajo, que mire a la esquinita y a sus recientes experimentos.

·····

– Alcoyano: 2
– Real Madriz: 1 (Militao)

Share

Alcoyano-Mano

Sí, bueno, ¿no? Partido de Copa contra el Alcoyano, equipo de rima chanante (y mucha moral) que actualmente es tercero en su grupo de Segunda B. Estamos en dieciséisavos de final, así que habría que ganar esta y otras tres eliminatorias para plantarnos en la final. Esta lejanía del premio y la debilidad del rival puede rebajar la tensión del equipo, pero eso sería totalmente nocivo para nosotros en este momento. Como dijo Zetaparo: ¡¡hay que arrimar el hombro!! Ahora mismo cualquier victoria que consigamos vale su peso en oro.

En el lado positiffo de la actualidad, hoy veremos el debut oficial de Lunin con la camiseta del Madrid, si no se lesiona en el calentamiento; parece mentira, porque hace dos años y medio que fichó, pero esas son las cosas de Zipayo. Lo cual nos lleva al lado negatifffo, un Ódegar que está conteniendo la respiración y dice que no piensa reanudarla hasta que le dejen salir del club. Analicemos el asunto por partes: ¿es Zidane uno de los entrenadores con menos mano izquierda del mundo? Probablemente. Ahora bien, Odegaard parece ser un jugador, a falta de un definición mejor, «de caritas»; si no juega los minutos que cree merecer te hace pucheros, empeora su actitud y básicamente toca los cojones.

Cierto es que Zipayo le llamó en verano para decirle que contaba con él, pero esto no puede considerarse garantía segura de minutos. Recordemos que Ø ha sido durante muchas semanas Odegaaay me duele la rodilla, y que tampoco ha despuntado especialmente cuando ha jugado. No obstante, ¿por qué lo ponen tan poco ahora que está sano? Aquí sólo podemos especular, pero por un lado tenemos a un Modric que exhibe gran forma en un momento malo del equipo, y por otro el episodio de Málaga sugiere un problema de actitud, con los cuales Zidane está teniendo cada vez menos tolerancia (veanse casos de Vinicius en Lisboa y de Jovic). Odegaard, im  jugador… eh… con una forma distinta de amar, apunta a elemento con poca fuerza mental; pedir una cesión a mitad de curso nos habla de alguien que se da por vencido fácilmente. Así que efectivmente, Zipayo tiene lo suyo, pero sospecho que en este caso tiene más parte de razón, y que a Ø de momento la casaca blanca le queda grande.

Ahora la pregunta: ¿debe el Madrid dejar en su puesto al técnico el año y medio que le queda, o dar cuanto antes el relevo a un entrenador más propenso a cultivar el talento joven? Yo me mantengo en lo que dije el otro día: es fácil querer mandar todo a la mierda cuando los resultados no llegan, y el proyecto Zidane ciertamente está en sus últimos estadios, pero eso mismo pensó el Barcas echando a Valverde y pronto se vieron los resultados. Estamos en época de crisis y vacas flacas, mi recomendación es apretar el culo y no cambiar de caballo a mitad del río.
 

¿Quién tiene más culpa en la situación de Odegaard?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Share

Si quieres ganar pasta, haz como yo

.

¿Crees que ganaremos el triplete?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Sígueme para más tips de libertad financiera.

Por lo demás, no hay Liga expañola de fúrbol ni partido de basket por positiffos del Obradoiro, pero la jornada furbolística se presenta de lo más distraida, destacando el partido de las cinco y media donde Loserpool y Manchester se juegan el liderato de la Premier. Sí, parece mentira lo de los Mancunianos, y de hecho no creo que dure mucho; si queréis mejorar la combi de arriba, meted también la victoria de los rojos locales. Tenemos también un Inter-Juve a las 20:45 (más pasta para ganar, pero con la victoria visitante), y por supuesto la fantabulosa final de las nueve entre esos dos equipos de rancia tradición e incuestionable españolía, el ETA CF y el Terra Lliure Sport. ¿Que con quién vamos? Bueno, ya sabéis aquello de Alien y Predator…

Drop the bomb.

Share

¡¡A por el uniplete!!


Rose Garden.

Para que luego digan que el Madrid no gana títulos, estamos a sólo dos partidos de engrosar nuestro glorioso palmarés. ¿Cómo se os queda el cuerpo, eh? Vale, es sólo la Supercoca, pero dadas las circunstancias… la Liga la tenemos en chino cantonés; la Champions, hombre, tó puede ser, pero está jodía; y la Copa da pereza porque hay que ganar a muchos equipos de esos incómodos. Así pues, la escupidera con relieves es nuestra mejor opción. Jugamos la semi contra la ETA rojiblanca (o sea la que no es blanquiazul), a la que ya ganamos hace unas semanas gracias entre otras cosas al cerebro de garbanzo de Raúl García. Hoy nos vendría bien que el bueno de Raúl hiciera el mongolo nuevamente, y también que los kortikolaris estos no se cerraran atrás, porque ahora mismo nuestra movilidad es como la de la duquesa de Alba cuando Alfonso Díez consumaba la unión matrimonial. En fin, que si no marcamos pronto volveremos a cagar piedras, pero oye, hay que disfrutarlo.

La final sería contra el Barcas, un partido que no creo que apetezca a ninguno de los dos equipos, porque ambos están mal y temen no ya la derrota sino una goleada del contrario, que acabaría de hundirles la moral. No deja de ser un marrón, pero por otro lado los chicos han jugado mucho mejor este curso contra los grandes que contra los chicos, así que, ¿por qué no? Y la verdad es que me resulta más divertida esta Supercoca en el ecuador de la competición, es una especie de examen de medio curso. Pero bueno, primero ganar a los etarras.

Uno que no estará en ninguno de los dos partidos es Jovic, que vuelve a su club de origen en mitad de temporada, lo que equivale a ponerle el cartel «desecho de tienta». Una vez más hay que cuestionar la labor de los ojeadores, a quienes preguntaría por qué pusieron el ojo en este jugador, cuyo único factor diferencial era haber marcado 10 goles en Eruopa League (los 17 de Bundesliga eran una marca muy normalita). También, por qué no se investigó su cultura de trabajo (apática) y su vida personal, que parece semejante a la de Jesé, otro autosaboteador de carreras. Por cierto, sorpresa: ¡parece que Militón también sale cedido, en este caso al Tottenham! ¿Tan malo ha salido? No sé, yo la verdad es que cuantos más macarrillas tatuados facturemos mejor, pero no por eso es un movimiento menos desconcertante. ¿Será que el objetivo es tener una plantilla de 20 donde todos jueguen muchos minutos? ¡Pues a por ello, oye!
.

¿Te apetece una final con el Barcas?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Share

Fines de ciclo

No está siendo lo que se dice una temporada brillante para el Real Madrid. Cierto que las excepcionales circunstancias han distorsionado un tanto las dinámicas del club, pero existen equipos que están rindiendo en un entorno similar, por lo que no deberían servir de excusa. Creo que con Zidane ya hemos pasado por todo el espectro emocional, desde el ensalzamiento mesánico hasta acordarnos de cada miembro de su abundante familia, y que ahora mismo la mayoría estamos en un punto intermedio: ni es la fusión de Capello, Sacchi y Hitzfeld ni un Mr. Chance que coloca los moñecos aletoriamente sobre el campo a ver qué sale. Más bien es un tipo que conoce muy bien el fútbol y que supo sacar un rendimiento inigualable de una plantilla que parecía no dar más de sí bajo su mentor Anchelotti.

Ahora las tornas han cambiado mucho, y es el proyecto Zidane el que da sintomas inequívocos de haberse agotado. De acuerdo que no se pudo fichar, pero estamos hablando de jugadores de élite mundial, muchos todavía con una edad/rendimiento óptimos, que se encuentran con verdaderas dificultades para marcar regularmente o para ganar a los últimos de la tabla. Con esto no quiero fustigar al entrenador ni decir que sea un inútil, sólo que los ciclos en el fútbol (emocionales, de juego…) son una cosa muy real, y este ya está dando las últimas bocanadas. Todavía daremos algo de guerra, e incluso podría caer algún título más o menos grande, pero creo que pocos dudan de que es preciso un giro de timón.

La buena noticia es que no tenemos ninguna prisa. El equipo no brilla pero tampoco es desastroso, y la verdad es que en plena era COVID nuestros rivales no están mucho más allá; por ejemplo, no peligra de ningún modo la clasificación para Champions. Por ello, no veo problema en que Zidane cumpla su contrato, que se agota el verano que viene; seria lo más higiénico y respetuoso con este mito madridista. Ahora bien, es imprescindible aprovechar ese amplio plazo de año y medio para preparar una transición sólida e inteligente, apostando no únicamente por una persona sino por un proyecto. Quién ha de ser esa persona es, por supuesto, la gran pregunta, pero desde luego una solución improvisada como fue Lopetegui no es la respuesta.

Los candidatos son muy pocos, y además nunca se sabe realmente cómo rendirá un técnico en el Madrid hasta que llega al Madrid. Pocchetino está ahora en el PSG, y Kloop parece comprometido con el Liverpool para muchos años. Allegri sería la apuesta por la solvencia… de un perdedor reiterado. Conociendo a Flóper y su gusto por el falso glamur, temo que intente el dislate de fichar al comemocos Joachim Low. El joven Naigelsmann sería una ventana al fútbol moderno, pero tiene el problema de que su Leipzig aún no ha conseguido grandes hitos competitivos. Con todo, parecería la opción más innovadora e ilusionante. Una vez más, todo parece converger en ese verano del 2022 en el cual el Madrid debe reinciarse con vistas al ecuador del siglo.

·····

La derrota de Trump ya era un hecho triste de por sí para los simpatizantes de ese movimiento (reconocidamente heterogéneo) de oposición a la hegemonía cultural de la izquierda. De lo que no había ninguna necesidad era de que terminara desastrosamente. Trump ha tenido dos problemas principales: uno, estar convencido de que le robaron las elecciones (creo sinceramente que se equivoca), y dos, no concebir absolutamente ninguna estrategia para gestionar una posible derrota; simplemente no contemplaba el escenario. Los más indulgentes con él dirán que se ha movido por el bien común y por los derechos de sus electores, pero yo veo unas motivaciones bastante menos amables: la egolatría y el puro apego al poder. Incluso si estaba convencido del fraude, existía un punto de no retorno que era la certificación de Biden por el Colegio Electoral, producida hace casi un mes. A partir de ahí había que planificar el futuro, plantear cómo defender los principios del trumpismo incluso sin Trump en el poder, y ahí es donde el aún presidente ha fracasado estrepitosamente.

Por más que queramos retorcer los hechos, su responsabilidad en el asalto al Capitolio es innegable, siquiera de forma indirecta. Da exactamente igual si la izquierda tiene faltas mucho más graves, cometidas mediante métodos similares; la gente de bien debe tener unos estándares muy superiores. Hubo muertes perfectamente evitables, y salvo sorpresa eso deja al trumpismo inhabilitado como movimiento de futuro. Una lástima, porque los hijos tenían el apellido y la presencia, y quizá alguno tuviera incluso talento. No faltan quienes se apresuran a asegurar que la legislatura de Trump será una anécdota, únicamente recordado por este último episodio. Por supuesto, se equivocan: su mandato ha sido un hecho excepcional que se estudiará durante mucho tiempo, tanto por partidarios como por detractores, y que resulta fundamental para entender nuestro tiempo. La cuestión es si alguien tomará el testigo en 2024. Parece complicado, porque muy pocas veces alguien no dedicado a la política profesionalmente y con tanta capacidad de desgaste ha saltado al ruedo de las elecciones americanas, pero aún falta mucho para los siguientes comicios y siempre pueden surgir sorpresas. Trump se presentó porque un día Obama se pitorreó de él, quizá el próximo candidato rompedor aún no tenga el germen de la idea en la cabeza…

¿Y cómo será la presidencia Biden-Harris? Como ya he comentado alguna vez, creo que estará marcada por la mediocridad (una especie de versión todo a 100 de la administración Obama) y, por supuesto, por la promoción de todos los puntos de la agenda izquierdista, alentados con mayor o menor intensidad según la convicción o la necesidad clientelar. Por supuesto, las cifras de homicidios entre negros no bajarán ni una centésima porcentual, ni los que intenten entrar ilegalmente en USA lo pasarán mucho mejor que ahora, pero ya se sabe las vidas negras e inmigrantes importan… hasta que «los buenos» están en el poder. Por supuesto habrá algún disturbio que otro, pero será más que nada para que el negocio no decaiga en exceso. Y ciertamente aumentará la división, pero no tendrá importancia, porque si la provocan «los buenos» es menos división. Por otro lado, la ausencia de liderazgo estadounidense aumentará la ya preocupante preeminencia china en el tablero mundial, y es de esperar una vuelta a la torpe política bélica que caracterizó al Nobel de la Paz. No parece que nos esperen unos años muy halagüeños, pero todos en la modesta medida de nuestras posibilidades debemos dar la batalla civil y cultural; a ser posible con más inteligencia que el bueno de Donald.

Share