Archivos
Categorías
Anuncios e-retail

Madridismo para el siglo XXI
Páginas Recomendadas
Pincha aquí para ver una lista de páginas interesantes.
Marcadores en vivo

Marcadores ofrecidos por Marcadores.com

Anuncios e-retail

La última broma

Por Ochaíta

Enternecedor ver a algún retrasado mental celebrar una goleada absolutamente banal, infructuosa e inútil; yo hasta ver los comentarios de estos pichaflojas creía que en el Madrid estábamos contentos cuando levantábamos copas, esas que este año, por gracia de un presidente caprichoso y un entrenador ramplón y cobarde, levantan otros. La temporada ha sido un horror, y Dios gracias ha terminado, pero lo jodido es que lo ha hecho con el resultado que cualquier persona con un mínimo conocimiento futbolístico, sin necesidad de ser Rinus Michels, podía esperar: cero títulos importantes. El año pasado se ganaron dos, aunque de forma lastimosa se tiró la liga, en gran medida porque Ancelotti en la vida ha sido un entrenador que haya mantenido la tensión competitiva y la regularidad resultante en sus equipos. Como prueba de ello, creo que ha ganado únicamente tres ligas en su carrera. De hecho, en el minuto 92 de la final de Lisboa estaba en la calle y sólo la cabeza del Tarzán de Camas salvó su culo italiano.

Pero lo del verano fue el acabose. Cuando el equipo quizá hubiera necesitado tres refuerzos de entidad en puestos claves, SuperFloren entró en juego y se lió a fichar mediapuntas y debilitar el mediocampo con la baja de dos de los tres hombres claves de esa línea sin sustituirlos con algo de lógica y criterio. Ni Kroos puede hacer de Alonso ni James de Di María, pues aún siendo dos jugadorazos no pueden desempeñar las funciones de sus predecesores, son otra cosa. Y ha sido eso principalmente lo que ha hecho que la temporada fuera un calvario desde diciembre: el mediapuntismo, un engendro que hasta la lesión de Modric fue llevadero, pero todo fue lesionarse el croata y las deficiencias en el medio quedaron al descubierto.

Aparte de esto, el entrenador optó por dar la titularidad a un exportero, a pesar de ser consciente de sus deficiencias y pasándose el criterio del preparador de guardametas por el forro, cediendo a las presiones de la prensa. Y pese a que llegaron actuaciones dantescas de Casillas, el italiano erre que erre. Encima, no encontró ni buscó soluciones por ningún lado, obcecándose con un absurdo 4-3-3 ocupado en línea de medios por dos mediapuntas y un mediapunta/interior. A ello, unimos que los tres de arriba estaban desubicados: el que debía jugar por la izquierda lo hizo por la derecha, el que ocupaba el perfil zurdo debía desenvolverse por el centro, y el del centro, pues yo que sé, tras seis temporadas no se sabe bien lo que es. Para colmo, el entrenador nunca se impuso, no los involucró en tareas defensivas y de apoyo a la media, con lo cual el equipo era larguísimo y con un espacio sideral entre líneas. Pero había que mantener el 4-3-3 para contentar al presi y que todos los cromos jugaran.

El banquillo, sin ser nada del otro mundo no ha sido nada utilizado, no se dosificó a los titulares ni en partidos en los que se iba ganando 4-0 en el minuto sesenta, y eso pasó una tremenda factura. Es imposible hoy día, con la exigencia física del fútbol actual, llegar a abril en buena forma si utilizas únicamente 13/14 jugadores. Pero Ancelotti va a pagar su cobardía, va a ser víctima de la misma, pues el tipo al que intentó contentar va a ser el mismo que le va a pegar la patada en el culo mañana. Ganó la Décima por el equipo que tenía, pero ha pasado por aquí siendo un Del Bosque de la vida sin bigote y con pelo, tal y como se esperaba cuando vino.

Por lo que se está oyendo, SuperFloren anda perdidísimo, cómo demuestra el hecho de que Benítez sea la primera opción, y veremos cómo acaba la cosa, pues esto huele a un nuevo Vanderlei que tira de espaldas. En fin, que vaya preparando el globo.

·····

- Mandril: 7
- Getaffen: 3

Incidencias: Topor ovacionado como el gran jugador y mandrilista que es.

·····

¿Pero está todo perdido? No, todavía no…

Share

Xabi y Zerhio

ramoslonso

Por Enacid

Ring ring.

X. Alonso: Kaixo, ¿diga?

Cateto: Illo, chabi, soy er Zerhio, cusha, que no ehtán disiendo que va a venir er Benítes a entrenarnos aqui. ¿Tú quú es lo que ises?

X.A: ¿En serio? Hostia, estáis jodidos pues. Jajajajaja, pero hermano, ¿es oficial?

Cateto: Que zí, que Cris ha hablao con Mendes que ha hablao con er presi y le ha confirmao que viene…

X.A: Pues estáis bien jodidos, porque vais a trabajar como cabrones y no vais a ir a ningún lado, porque las tácticas que utiliza, cualquier entrenador espabilado y con un buen equipo se las desmonta. Además, siempre coge un polichinela para atizarle y servir de ejemplo.

Cateto: ¿Un polishi qué, ezo qué e lo que e?

XA: Que como te pille mania, vas a jugar menos que su santa madre que tendrá 90 años, y sinceramente, Sergio, tú tienes todas las papeletas, porque eres un tarado.

Cateto: Illo, te isho mil veses que no me digas ezo. ¿Por qué a mi?

X.A: Tronco, si tú le pones motes a to quisqui. A ti, porque no te va a perdonar tus continuas cagadas por no pensar. Sinceramente, eres un tío super anárquico. Eso viene bien, pero este tío te va a masacrar, pero tranquilo, no estarás solo. ¿Qué dice Arbi?

Cateto: No dishe na. Sólo calla y parese que se ríe. A mí me da mal rollo y por eso te he llamao.

X.A: Bueno, sinceramente te voy a dar mi opinión. Quizás ganéis la liga, pero en Champions os follan y no necesariamente nosotros, quizás un rival mediano y en cuartos. Os van a machacar, entre el aficionado y la prensa…

Cateto: Hoer, illo, con lo bien que ehtábamos con er Carleto, pueh como me pille mania, me las piro en disiembre.

X.A: Te las puedes pirar, pero vas a salir señalado, así que yo aguantaba todo lo que pudiera y me las piraba en verano. Ya te digo que os va a joder pero bien.

Cateto: ¿Y no podemos haser na?

X.A: Pues me da que no. Un consejo, tarado, no vuelvas a decir lo de “relahao”, que con eso ya te pone en la picota.

Cateto: ¿En la qué? ¿Ezo qué e? ¿Que me jode en ruea de prensa?

X.A: No tío… oye, men, te dejo que la Nagore está calentorra. ¿Tú todo bien con la parienta? ¿El nene bien?

Cateto: Zí tío. Ente un dia por Madrid y nos vamos de fiehta, ¿vale?, y te cuento cómo vamos.

X.A: Vale, tarao, agur.

Cateto: Adiós, illo.

Share

Las aventuras de PsychoKlopp, el Topo de mierda y Fat Bastard Benítez

klopp

Por partes, hamijos:

– Lo de la “permanencia del topo” es el enésimo ejemplo de “wishful thinking” del pestilente bizconde de Brunete, que no hace ni un mes intentó colárnosla con lo de la “inminente sanción al Madrid” (aún estamos esperando, y lo que nos queda). La prueba más clara de lo falso de la hecsclusiba es que al mismo tiempo aseguran que la operación De Gea sigue en marcha, cuando todo el mundo sabe que una convivencia entre ambos porteros es imposible. Así pues, sólo caben dos posibilidades: o de la Almorrana miente como un bellaco (le sobra práctica) o el Madrid quiere hacerle un “Baúl” al topo: Ficharle un sustituto que será titular y luego decirle “tú verás”. Lo que sí tengo claro es que la directiva quiere librarse de él por cualquier medio, exceptuando los ilegales (menos si les garantizan que no les van a pillar).

– PsychoKlopp: Parece que la radio alemana que anunció su acuerdo con el Mandril al final era Radio Makutën, pero no desesperen, mis cuates, que algo hay. En esto quiero ser muy claro: Kloppo es la última esperanza, la única posibilidad, de que el Madrid se convierta por fin en un club que mole. Es lo que fueron Capello, Van Gaal o Mau en su momento: un ungido, un tipo con conocimiento, personalidad y cojones para enderezar esta cada de putas. No se nos puede escapar de ninguna forma, y cualquier otra elección será un error. ¿Que no sabe español? Mejor. Prefiero que despache las ruedas de prensa diciendo “siempre positifos” o “chicos bien, moral alta, rival difícil”.

– Fat Bastard: No va a ser el entrenador. Por algo tan simple como que ninguna directiva es tan tonta como para contratarlo, a menos que viva fuera de la realidad o que su objetivo sea la Europa League (condiciones ambas que reúne la del Nápoles). No nos engañemos, Benítez lleva dando tumbos desde que hace ya diez años ganara aquella Champions (probablemente más por los cojones de sus jugadores para remontar tres goles que por su sapiencia técnica), y sólo puede engañar a equipos con más dinero que criterio. Su defecto más grave, y el principal motivo para no traerlo, es que no lo aguanta ni su puta madre. Eso sí, su contratación tendría la gracia de ver el vestuario mandrilista convertido en la selva vietnamita del 68 en menos de seis meses. La opción preferida para los amantes de caos.

Share

Reflexiones tras el éxito

Campeones
Nonacampeones de Europa.

Nada más ganar la Octava, en 1995, un reportero se acercó a Sabonis para preguntarle sus primeras impresiones. La respuesta del coloso lituano fue “Ya está. Por fin”. Era la respuesta de alguien que acababa de sacudirse el peso de unas “urgencias históricas” que duraban ya 15 años; alegría y también alivio, quizá lo segundo antes que lo primero. Ayer el Madrid, alzando la Novena, volvió a librarse de urgencias -que duraban 20 años esta vez-, devolviendo equilibrio al universo deportivo. Totaliza ahora 19 Copas de Europa entre fútbol y baloncesto (probablemente los dos deportes de equipo más populares del mundo), un logro mayúsculo que hay que poner en perspectiva: en todo el continente sólo hay tres grandes clubes con equipos de fútbol y basket: Real Madrid, Barcas y Bayern (el Milano no está vinculado al Milan), y en Copas de Europa combinadas sacamos 13 a los catalanes, que tienen 6. Es algo sin duda amirable y envidiable por cualquier otra entidad.

Se ganó además muy bien, gracias por ejemplo a que alguien secuestró al Chacho y lo sustituyó por un base bastante sobrio que no fundamentaba del equipo en jugarse él mismo los tiros. Carroll tapó por fin la boca a los que le acusaban de no ser decisivo; KC Rivers, la definición canónica de “fichaje de saldo”, ejerció de arma sorpresiva; y Nocioni, que llegaba “de vuelta” al Madrid, se proclamó MVP de la Final Four. Una Final Four que se percibía como la mejor de la historia y que, miren ustedes por dónde, se llevó el Real. Quizá quede la espinita de no habernos cargado nosotros al “coco” CSKA, pero así es el formato y lo cierto es que nos proclamamos campeones indiscutibles.

Con todo, el éxito de ayer es un poco desconcertante considerando la dirección un tanto errática de la sección en los últimos años, reduciéndole el presupuesto, escogiendo a un entrenador que favorece el espectáculo pero que siempre ha generado dudas, realizando unos fichajes algo aleatorios y con el populismo siempre de fondo (mantener a Felipe contra viento y marea, los mejores pagados tienen que ser españoles…). Pero lo cierto es que se ha ganado, y que el mito es más grande que nunca. Será que realmente tenemos gente que sabe mucho, o que es cierto eso del “gen ganador”.

IMG-20150517-WA0012
¡Los “gafes”!

Ahora bien, sin querer cuestionar todo esto, yo pido algo más. Con mi conexión emocional ya un tanto agotada, lo que ahora espero tanto del fútbol como del basket es un placer intelectual, el hacer las cosas, por fin, con auténtica seriedad y desterrando de una vez las putas servidumbres, más propias de la farándula que del deporte profesional. Porque estoy convencido de que el Real Madrid, teniendo ya un aura legendaria, haciendo las cosas de otra forma tendría bastantes más títulos. Las cinco Copas de Europa que Obradovic ganó con Pao tendría que haberlas ganado aquí. Capello tendría que haber empalmado 20 temporadas seguidas y levantar al menos 5 orejonas, para dar el relevo a Mou o a alguno similar. De estoy estoy absolutamente convencido, y nadie jamás me persuadirá de lo contrario. Es extremadamente cómodo decir que lo hacemos todo muy bien porque vamos cagando títulos con gran esfuerzo a lo largo de los lustros, pero la estadística de ligas, por poner un ejemplo, no engaña.

Así pues, el Real Madrid está en un momento excepcional para refundarse y convertirse en un club que no es bueno porque gana, sino que gana porque es bueno. En fútbol el horizonte a medio-largo plazo siempre ha de ser descinvularse del duo UEFA-FIFA, irremediablemente corrupto, y fundar una nueva liga europea, o -por qué no- mundial. En baloncesto, además de un merecidísimo aumento de presupuesto, hay que recomponer la competición desde cero, y como he dicho múltiples veces eso pasa por la creación de un canal de TV temático en abierto, que aglutine todo el basket español y europeo, e idealmente el NBA; por supuesto, para esto hace falta una gran inversión y un visionario de los que tan pocos hay. Y ambos deportes han de acabar confluyendo en nuestra ciudad de Valdebebas, auténtico futuro y corazón del club. Esperamos al presidente -Florentino o cualquier otro- capaz de recoger este guante.

Fotogalería 1 y Fotogalería 2.
.

Share

Cuando fuimos campeones

lolo
Lolo tenía buena planta.

El Madrid de baloncesto es bastante más antiguo de lo que parece: nació en 1931, y en su momento tuvo hasta sección de zorritas. La primera captación de jugadores la realizó Ángel Cabrera mediante un anuncio en el ABC (!!), y aquel primer Real Madrid de Baloncesto sólo fue “real” durante unas semanas, pues muy poco después se proclamó la República, tras el golpe institucional de Maura, Alcalá-Zamora y compañía. Era una época de amistosos y de Copas de de España, monopolizadas por equipos catalanes hasta el año 1950, en que llegamos a poner orden con nuestro primer título. Sería el primero de 25 en 43 finales, incluyendo 7 copas consecutivas entre 1970 y 1977. La liga se fundó en 1957, y desde entonces nuestra tiranía fue absoluta (¡¡como Dios manda!!), ganando 19 de las primeras 21 ediciones. De hecho, en el citado septenio ningún equipo ganó un título en España excepto el Real Madrid. Buenos tiempos.

Pero por supuesto, somos un equipo pan-nacional, y nuestra leyenda se asienta en buena medida en nuestras conquistas foráneas. La Copa de Europa de basket nació en 1958, y sus tres primeras ediciones fueron conquistadas por el poderosísimo ASK Riga letón, hoy desaparecido del mapa. En 1961 el CSKA ya daba por saco con su primer título, pero al año siguiente ya estábamos en la final liderados por el legendario Pedro Ferrándiz, perdiendo contra el Dinamo de Tiblisi, igual que ocurrió al año siguiente contra el citado CSKA. En el 64 alcanzábamos la tercera final consecutiva tras dos derrotas y el primer título, logrado contra el Spartak de Brno checoslovaco. Al año siguiente nos vengábamos del CSKA, reeditando el título. El formato de la final iba cambiando, aunque normalmente se disputaba a doble partido. Del 68 al 88 se asentó la fórmula del partido único, y de ahí se pasó a la Final Four.

En el 67 y 68 cayeron la tercera y la cuarta, contra Olimpia y de nuevo el Brno. La quinta se haría esperar hasta el 74; fue la última de Ferrándiz, en un año especialmente próspero que trajo el triplete. El rival fue un Varese que venía dispuesto a arrasar con todo y que disputó nada menos que seis finales seguidas. En el 75 y el 76 nos ganaron, pero en el 78 conquistamos la sexta contra ellos en Múnich. La séptima cayó también en Alemania, en Berlín, contra el Maccabi. En medio de ligas, Copas y Copas de Europa, también ganamos intercontinentales y otros trofeos exóticos como la Recopa; el palmarés de la sección es largo como un pívot dominador. En los 80 llegaron los yugoslavos, con aquella Cibona y aquel Petrovic imparables que nos derrotaron en el 85. El Barcelona empezaba a colarse en las finales, perdiéndolas todas para grandes risas, pero nosotros empezábamos a perder fuelle: nuestra siguiente final no fue hasta el 95, en Zaragoza, con Zeljko, con Sabonis, contra Olympiakos. La octava.

Después llegó Messina y el retorno a la Final Four, y por fin el lolasismo, con dos finales seguidas perdidas, como en los 50. Hoy jugamos la tercera y nuevamente contra Olympiakos (en casa, una cosa bastante excepcional). Confieso que admiro a los griegos y la forma en que hacen muchísimo con poco. Se han cargado al CSKA en dos semifinales echándole unos huevos como toros, en la mejor tradición del Madrid antiguo, sí, son grandes, pero nosotros somos el Madrid, que es sinónimo de “lo más grande”. 20 años son muchos años, y ha llegado la hora de recuperar nuestra senda, con un equipo muy loco pero muy valiente y muy talentoso. Creo que llevamos dentro el basket para ganar.

Más sobre el Madrid de basket en Wikipedia.

Share

Ganadla

uroliga2

En el deporte profesional, la “necesidad” es un concepto muy subjetivo. Hablando puramente, ningún equipo tiene necesidad de ganar nada: puede estar 100 años jugando, no ganar nada y cumplir con su objetivo primordial, que es tener a unos tipos corriendo para mitigar en lo posible la corrupción y el adocenamiento de la carne. Ganar es excelente, pero según se van logrando títulos se crea la expectativa de conseguir más; algunos equipos ganan tanto que ya no ven sentido a su existencia si no es haciéndolo constantemente. Así creó el Madrid su leyenda, que es su orgullo y su losa.

La victoria también insensibiliza al éxito. Para los madridistas de mi generación (30-50 años), LA COPA siempre será la Séptima, ni la Décima ni nada: la Séptima era el verdadero grial porque llegó tras una larguísima travesía en el desierto, tres décadas de intentos fallidos en la que ningún merengue vio a su equipo levantar el trofeo máximo. Por eso, no hay especial prisa en lograr la Undécima. Ya llegará, a ser posible de la mano de Klopp, que es el único entrenador-personaje que queda en la élite del fútbol, junto con Mau y Gaydiola, y por ello el único que me sirve para el Madrid. Cualquier otro me parecerá una claudicación mediocre, y me producirá un aburrimiento solemne.

La situación en el basket es ciertamente distinta. Estamos en un momento en que necesitamos nuestra “Séptima” (en este caso la Novena), y sentimos que no podemos desperdiciar a un grupo muy singular de jugadores, que además ha roto la tendencia histórica europea del basket-control. Cierto que Laso es un tipo caótico, pero tiene una idea, y este grupo tiene posibilidades de ganar la Euroliga, ¡¡sobre todo siendo su tercer intento consecutivo!! No lograrlo nos sumiría en la melancolía profunda de un equipo que siente que ha perdido su identidad y que ha fallado a sus mayores. La Copa ya está en Madrid, ni siquiera tenemos que violentar terreno extranjero para ganarla. Es un trofeo que ha tenido muchas formas en las últimas décadas, y la actual no es ni muy fea ni muy bonita. Se trata de un jarrón plateado largo, lo suficientemente vistoso como para quedar bien entre sus 8 semejantes con forma de red, que la esperan en nuestro museo.

La semifinal, que se jugará hoy a las nueve, será contra Obradovic, el hombre que nos dio la Octava, en uno de esos giros novelescos que a veces tiene el deporte. Zeljko es el mejor entrenador europeo de la historia, el rey del mencionado basket-control, y tiene tantas Copas de Europa como el Madrid: 8. No ha perdido casi ni un cabello en estos 20 años, pero su cabeza es ahora totalmente plateada, y alberga todo el basket en su interior. Su equipo, el Fenerbahce, lo tiene todo menos la tradición, y hoy habrá que ganar en buena parte con la camiseta, sabiendo ya el nombre del otro finalista al empezar el partido. Jugamos en casa y con toda la plantilla disponible, no debemos poner excusas. Os recomiendo que no os lo perdáis por nada porque, a fuerza de necesidad, éste es uno de esos títulos realmente emocionantes de ganar.

Share
Contacto
Ayuda a Fans

Anuncios e-retail
Dónde ver al Mandril
Anuncios e-retail