Archivos
Categorías



Artículos de Interés

A ver quién la tiene más larga


Necesitan papel albal.

Hoy empieza el Mundial de fútbol. No, no la pachanga esa que se jugó en Rusia este ver-ano, sino el de verdad, el de los equipos europeos ultraprofesionales que compiten todas las semanas: ¡¡la puta Champions!! Como estamos en la fase de grupos hay muchos partidos, 8 hoy y 8 mañana, con dos horarios distintos: las 18:55 y las 21:00. Como detalle curioso/nostálgico, tenemos el retorno del Estrella Roja a la Copa de Europa, después de… no sé, mucho tiempo. Fue uno de los últimos equipos fuera de las cuatro grandes ligas en ganar el título, en 1991. También está el Brujas, otro clásico de una era perdida, que lo tendrá muy complicado para pasar de esta primera fase.

Entre los equipos grandes tenemos al Paleti debutando en Mónaco, con vistas a repetir su triunfo continental del año pasado (en la Europa League, se entiendo), un resultón Inter-Totenjarl, un Barcas que buscará abusar del PSV como suele hacer con los débiles (luego se cagan en los partidos chungos) y sobre todo el Loserpool-Peseyé, partido estrella del día. Ahora que Kloppo ha perdido todo su aura y sabemos que el progre y llorón, por mí pueden darle mucho por culo; como si le meten 20 hoy. Será una nueva prueba para Frappé, que ya está aprendiendo a marcar contra subequipos pero tiene que cortar orejas en algún gran estadio europeo. Si es tan bueno, que meta dos otres hoy en Anfield y puede que lo sigamos considerando para entrar en nuestro glorioso cluc.

Share

Entrenador Ramos

Gomorra

Nostuvo mal el partido en general. Se nota que el equipo de Lolpetegui está en fase de aclimatación, el engrasado de los mecanismos y los trucos están en fase de puesta a punto. Mientras tanto, las sensaciones que deja el equipo son muy positivas y novedosas. Es difícil encontrarle techo al juguete que el bueno de Julen tiene ahora mismo entre manos, tantas son las combinaciones y variantes que maneja. Las similitudes con el equipo de baloncesto de Laso son cada vez más brutales. En cuanto las piezas terminen de encajar, esto va a ser una fiesta para la vista. Así que paciencia y tranquilidad, que lo que viene es la repolla.

Custer

Las decisiones de Julen no han ayudado al Madrid, al contrario, han perjudicado al equipo lo cual da una imagen de entrenador de Vuelo Corto. Eso de sacar a Ceballos y dejar al inoperante Niño de la Capea. Eso de quitar a Bale. Eso de ningunear a Viciosito y a Mariano primando a Lucas… ¿Solución? Sentar a un mono en el banquillo y llenarle la boca de cacahuetes para que no moleste. ¿Y a qué mono poner? Al Mono Positrón.

Se ha enfrentado a dos clubes “importantes”, el Aleti en Supercopa y el Bilbao en Liga. Con uno ha perdido por goleada y con el otro ha empatado por culpa de su inoperancia en ataque. No diría que la sensación que nos deja el equipo sea “positiva”. Más bien diría que la sensación es de Sopa Cho total y que frente a la Roma, Julen, se juega su primer Match Ball en el banquillo.

La peña carga las tintas sobre Benzemá “¿Por qué no chutó?”, dicen. Pero La Jugada del Partido fue ese pase en largo de Ramos que dejó a Asensio solo frente al portero y que Asensio falló. Un delantero no puede marrar a esa distancia. Eso tiene que ser gol sí o sí. Sin embargo, Asensio, tiró al muñeco. Jugada Clave Total y fallo de Asensio Obra Maestra desde un punto de vista estrictamente Pumariano. Este tipo de lances son los que le abren las puertas del Arsenal a cualquier jugador.

No entiendo por qué Julen se está meando en las tetas de Mariano. Tampoco veo lógico que Viciosito se pudra en la grada mientras Lucas Vázquez vegeta por el césped. Ahora bien: si el futuro del Madrid depende ahora de lo que hagan Mariano y Viciosito…¡Houston, tenemos un problema!

El Socio

¡Qué forma de dejarse puntos! No digo que los muchachos no se esforzaran, que lo hicieron, ni que jugaran mal, porque no fue el caso, pero si el que tiene que dirigirlos no ayuda… me refiero a Chulen, por cierto, ya que me imagino que ahora mismo habrá dudas sobre si el míster es él o el del dorsal 4. Vaya dirección desde el banquillo, señores. ¿Marcelo no puede con los cojones desde el minuto 30? Da igual, ¡¡a jugar el partido enterito!! Oh, mira, ha hecho un sombrero. Tenemos varios especialistas en faltas, ¿quién tira la única clara que tenemos en el partido? ¡¡El gran capitán, el hijo de la Paqui, la Puri o como cojones se llame!! Bien, bien, todo correcto, estamos esperando a que saque un córner y también lo remate para poder morirnos tranquilos. 1-1 y necesitando marcar a toda costa, ¿sacas al nueve suplente? No, quitas a Bale y metes al goleador internacional Lupas, como si hubieras dejado el cambio programado en el Football Manager.

Acaba el partido, entrevistan a Rabos en Vomistar TV. “¿Sergio, ¿querías que el equipo fuera arriba a hacer más presión?” “No lo sé, aún tengo que ver el partido”. ¡¡Acabáramos!! ¿Necesitan más pruebas? ¡¡Se ve el partido y luego le manda notas a Lolpetegui!! ¿Le hará la alineación también, o dejará que Lol al menos escoja los moñecos que más que le gusten? En fin, el Madrid estaba en Tierra de infieles defendiendo el honor de la patria y se vuelve perdiendo el liderato contra un equipo de pastores por culpa de un alineador colaboracionista que habla la lengua negra. Mirad, no; así, no. Que al menos pongan oficialmente al Cateto de jugador-entrenador, como hacían antiguamente en Iglaterra, y aí al menos también se comerá los marrones con la prensa.

·····

– Herri Norte: 1 (?)
– Cateto Team: 1 (Isco)

Share

Esto es una puta guerra


.
Se acostaba con el novio de su hija.

Los últimos hechos acaecidos en España y otras partes del mundo resaltan un conflicto cultural quizá sin precedentes en la historia de Occidente. Aunque desde luego persiste la enorme diferencia de las sociedades judeocristianes con las orientales, africanas y/o islámicas, la puja interna dentro de los propios países occidentales marca divergencias iguales o incluso mayores. Dicha puja se origina en el continuado esfuerzo por parte de ciertas capas sociopolíticas por cambiar o socavar todos los paradigmas básicos que sostienen nuestra sociedad.

Es un fenómeno muy amplio y complejo, que no se puede abordar en unas pocas líneas, y que obedece tanto a esfuerzos coordinados como a mareas culturales herederas de hechos pasados (por ejemplo, el Mayo del 68). Unos atribuirán su responsabilidad a la masonería, otros a la ultraizquierda y otros a la simple complacencia de los periodos entre guerras; realmente es difícil decirlo, pero los síntomas están ahí. Algunos de los más claros una caída constante de los estándares academicos y de excelencia, el intento de disolución de las identidades nacionales y el ataque a todos los conceptos tradicionales de reproducción y familia. Habrá quien diga que esto tiene poco de nuevo, y que es parte del tira y afloja político que existe desde que el hombre es hombre, pero si le dedico la entrada de hoy es porque veo un peligro real de degradación de la convivencia y de pérdida de la calidad de vida.

El hecho de que nos gobiernen políticos cada vez más tontos y mediocres es alarmante, pero tolerable; al fin y al cabo, es algo que siempre ha ocurrido en cierta medida, y los gobernantes de cualquier país no dejan de ser un reflejo de su sociedad. El verdadero peligro es que se haya creado un ambiente, una atmósfera cultural y social, en las que cada vez es más difícil la creación de una familia, así como su normal gestión y desarrollo. Así pues, no me preocupa tanto que el cretino de 1,90 que okupa la Moncloa sea una perfecta nulidad intelectual como que una de sus ministras presentara como trabajo académico un texto que cualquier sociedad sana consideraría terrorismo social. Y me preocupa porque no es ni mucho menos un caso aislado, sino una corriente sociocultural que lo permea todo y que aparece por cualquier flanco, desde prácticamente cualquier noticiero hasta Netflix, que ha arruinado muchas mentes y que nos aboca a una crisis comparable con las peores que hayamos vivido.

No estoy diciendo que España vaya a desaparecer como sociedad o concepto cultural (quiero creer que sus raíces son más fuertes que eso), pero sí que puede pasar dos o tres décadas realmente grises y frustrantes, que nos harían perder el enésimo tren de la historia. No podemos seguir por más tiempo mirando hacia otro lado y dejar que el discurso dominante sea que el patrotismo es algo caduco y sin valor (menos los regionales), que la familia es una carga y un obstáculo para la autorealización, que esa realización se encuentra en el trabajo (por rutinario y ramplón que sea) y que el bien máximo a proteger sea el bienestar de cualquier minoría o el no ofender ninguna sensibilidad susceptible.

La imposición de estas consignas nos está llevando a un totalitarismo muy verdadero y palpable, no como aquel sobre el que nos advertía la izquierda desde tiempos de Maricastaña. Casos como el de James Damore o el de este trabajo científico sobre variaciones estadísticas de la inteligencia, ferozmente borrado del mapa, tienen que ponernos muy en alerta y llevarnos a ejercer algún tipo de acción, por modesta que sea. Obviamente ni este desahogo escrito ni cien como él van a provocar grandes ni inmediatos cambios, pero en la lucha cotidiana está el germen de un porvenir mejor. Por eso me atrevo a pediros pequeños gestos: que no os quedéis callados ante esa amiga de vuestra mujer tan progre y tan habladora; que habléis a vuestros hijos con claridad sobre lo que fuimos, lo que somos y lo que debemos ser (yo me pasé casi treinta años pensando que veníamos de un régimen siniestro que había derrotado a unos beatíficos demócratas, sería muy triste que a las nuevas generaciones les pasara lo mismo); que vayáis perdiendo el miedo a expresar opiniones impopulares en temas como homosexualidad, inmigración, feminismo, ecologismo, energía, etc.

Tenemos el deber de decir alto y claro que todo esto que se hace pasar como normal no tiene absolutamente nada de normal; si quieren aplastarnos, por lo menos tenemos quedar la batalla batalla. Sé que la razón ganará a la larga, porque las ideas fallidas y opresoras siempre fracasan, pero las derrotas parciales pueden pagarse muy caras. Veamos el ejemplo de Rusia y China (70 y 50 años comiendo polla roja, varias generaciones perdidas), o tragedias como la venezolana. Es una batalla que se ha de dar con la palabra, que será a menudo incómoda y que requiere de lectura, preparación de argumentos y capacidad dialéctica. Resultará agotadora como todas las guerras, pero es mucho lo que está en juego.

Share

Fin de la trilogía cuñada: el “papel albal” dará 50 kilos al año

Reconozco que dudaba, que no las tenía todas conmigo, pero ahora todo ha cambiado. Eduardo Indarra, vicebonobo jefe de la manada blanca, nos dio el scoop anteayer: el Madrid no tiene que preocuparse de la rentabilidad del papel Albal porque… ¡¡está tó pagaooooo!! ¿Cómo es posible, os preguntaréis? Fácil: Flóper el Floperiano, a quien Dios guarde mucho tiempo, ha encontrado un inversor, un mecenas, un patrocinador, con fe ciega en el proyecto, tan ciega que va a comprometerse a pagarlo íntegramente antes de que se ponga un solo ladrillo o se venda la primera Coca Cola. El acuerdo: 50 millones anuales garantizados para el Madrid más el 80% de todo lo que se genere en exceso.

Este socio es la firma gringa Providence Equity Partners y hay una cosa totalmente cierta: están muy forraos. Fundada en 1989, sus inversiones se centran en empresas de contenidos, comunicaciones y educación, ha invertido en más de 140 empresas y actualmente mueve unos 45.000 millones de dólares. Vamos, que no son la Caja Rural. Por cierto que no será su primera aventura española, pues ya controlan el festival Sónar y realizarom inportantes inversiones en Ono y en Masmóvil. De ser cierta la información de Indarra, ¿meter 50 kilos anuales a piñón fijo sería negocio para ellos? Ni idea, oiga: mis cuentas cuñadas (ver entrada anterior) habían dado unos beneficios netos de unos 14 millones anuales con hotel y todo, pero ahora resulta que estos gringos confían en generar sin ningún problema 50 millones más los beneficios que les tocarían a ellos. Porque ojo, siempre según Inda, todo lo que se genere de más iría en un 80% el Real Madrid. O sea que si Providence quisiera ganar 10 millones anuales (qué menos que una rentabilidad del 20%), necesitaría que la reforma generara…¡¡100 millones netos al año!!

No sé, muchachos. O Indarra no se ha enterado bien, o se ha inventado todo, o Flópor, más que un inversor, lo que ha encontrado es un panoli. Coño, ni siquiera sé por qué hay que pedir un crédito a 35 años, si con lo que paga Mr. Marshall lo puedes devolver en 12 y te ahorras casi todos los intereses. Me van a tener que explicar muuuuy despacito cómo una reforma descafeinada, con menos de 10.000 m2 de extensión comercial, convierte el estadio en tal mina de oro que unos socios capitalistas prácticamente nos traen el dinero en camiones. Joder, si se llega a aprobar la reforma completa Apple nos habría ofrecido formar una sociedad al 50%. Lo que da de sí estar en la Castellana…

Share

Más “papel albal”


.
Igualito que el Pipas. No.

Vamos a examinar con mayor detalle algunos aspectos de la reforma, empezando por los ingreso adicionales que se podrían lograr.

Asientos

Se contempla un aumento de 3.000 asientos, los cuales tienen como gran ventaja unos gastos de construcción y mantenimentos casi nulos. Si le calculamos a cada asiento un rendimiento medio 500 € anuales, es un millón y medio al año que, si bien requiere muy poco esfuerzo, se antoja una cantidad escasa.

Total: 1-2 millones anuales

Hotel

El tan comentado hotel sería de tamaño reducido, un máximo de 200 habitaciones según las estimaciones. ¿Hasta qué punto es lucrativo este negocio, por lo general? Para que nos hagamos una idea, el grupo NH, con 380 establecimientos y 60.000 habitaciones en todo el mundo, obtuvo unos beneficios globales de 35,5 millones de euros, sobre unos ingresos de 1.571 millones. Meliá Hoteles, la cadena líder en España, obtuvo 128 millones de beneficio sobre 1.885 millones de ingresos, recaudados en 321 establecimientos y 80.000 habitaciones. Vemos pues que estas empresas con décadas de experiencia logran sacar en el mejor de los casos un rendimiento de unos 1.500 € netos anuales por habitación.

Cierto que el hotel del Madrid operaría en el sector del lujo, pero incluso si lograra cuadruplicar ese margen y lograr unos 6000 €/año, con 200 habitaciones hablaríamos de tan sólo algo más de un millón de beneficios anuales. Alguien debería explicar la fórmula mágica para convertir esa cifra en 10 millones o más. También había que explicar qué porcentaje le quedaría de ese dinero al Madrid tras pagar su parte a la empresa que obligatoriamente debería gestionar todo. Explicado de otra forma: suponiendo una ocupación perfecta de las 200 habitaciones los 365 días del año, con un gasto generoso de 300 € por noche, obtendríamos unos ingresos de 22 millones de €; incluso imaginando que los costes de personal y mantenimiento fueran cero, sería una aportación modesta para amortizar una inversión que, recordemos, será de unos 1000 millones de € incluyendo los intereses del préstamo.


.
Bah, no ejtá en la Cajtellana.

Total: 1-2 millones anuales

Hostelería

Hasta ahora tenía la idea de que la única zona comercial del proyecto que había sobrevivido a los recortes del ayuntamiento era un una estrecha franja en en lado de Castellana destinada a servicios de restauración dentro del estadio. Luego hay un espacio de 10.000 m2 que en teoría iba a ser una gran plaza pública, pero por lo visto 6600 m2 de este espacio exterior pueden dedicarse a “usos coadyuvantes” (comerciales y de hostelería), lo que dejaría la puerta abierta al centro comercial que en teoría no se iba a hacer. Esta edificabilidad proviene de del PGOU de 1985, es la que permitió construir la Esquina y el club la mantiene; podemos ver más detalles aquí y aquí (gracias a Julio Touza por la información). Así pues, sobre el papel sí es posible hacer ese centro comercial en la fachada de Castellana, con un tamaño algo mayor a la actual esquina (6.600 metros contra 4.800). Además de esto, sobre la plaza se construirá una especie de atrio o megaterraza de 2000 m2 que al parecer sería extensión de la zona hostelera del interior. Si bien este espacio tiene potencial para ser muy atractivo y rentable, está por ver si podría usarse durante todo el año, y los beneficios que puede dejar una actividad como la restauración, que al igual que los hoteles tiene márgenes escasos.

Estos dos espacios comerciales (plaza comercial y terraza) son los apoyos sobre los que pivotará el posible retorno de la inversión. Hasta que no veamos exactamente qué ha preparado el club no se podrá emitir un juicio definitivo, pero voy a hacer una proyección optimista de unos 10 millones netos de beneficio anuales, 10 más que lo que ha venido produciendo la esquina. Será necesario ver infografías actualizadas, pues ninguna de las realizadas ahora muestra la megaterraza de 2000 m2 ni un hipotético centro comercial.

Total: 10 millones anuales.


.
Inglewood Stadium, construyéndose actualmente en Los Ángeles. No tiene tradición.

¿Qué se podría hacer en Valdebebas?

Es algo sobre lo que hemos hablado hasta la saciedad, pero básicamente se podría construir cualquier cosa: mientras que en la Castellana debemos mendigas 6000 m2 y pelearnos por el espacio con un puto surtidor de gasolina que la familia propietaria se niega a vender, en Valdebebas disponemos de 1.200.000 m2 para el proyecto más loco que se pueda imaginar. Como comparación, la Vaguada tiene 85.000 m2, Xanadú (je) 153.000, y el Parque Warner 312.000 m2.

Otro detalle muy a favor de Valdebebas es que un estadio situado allí sería visible desde cualquier avión que aterrizara o despegara de Barajas, dándole un valor publicitario incalculable, especialmente por conceptos como el nombre comercial del recinto; sería extremadamente sencillo vender paquetes de hotel-partido a ejecutivos de todo el mundo, con tantas habitaciones como se quisieran contruir. Por lo demás, la nueva Ciudad Real Madrid operaría como un centro comercial o parque temático corriente, que no sólo ofrecería los comercios y actividades de ocio propias de estos espacios, sino también la atracción única de todos los equipos del Madrid, desde la cantera hasta el baloncesto, con incentivos como los descuentos para socios. Por supuesto, el club vería un porcentaje de cada euro que se gastara en el complejo.

El coste sin duda sería elevado, pero las posibilidades de financiación también, así como el tiempo para amortizar, pues sin duda estaríamos ante un proyecto para muchas décadas. Si bien tan sólo un milagro impediría que se apruebe la reforma que se presentará a votación el próximo día 23, es deber del madridismo más concienciado sacar a la palestra el debate del traslado a Valdebebas, para que cada vez más personas entiendan que el futuro pasa obligatoriamente por esta mudanza. Claro que para ello serán necesarios cambios notables en el panorama legal y político.

Share

¿Puede ser rentable el “papel albal”?


Lusecitas.

La asamblea extraordinaria de socios del 23 de Septiembre será singularmente trascendente por una votación en la cual se decidirá si el club pide un crédito para afrontar la próxima renovación del Bernabéu. Se trata de un proyecto largamente demorado y que tras los recortes impuestos por el consistorio madrileño conserva sólo sus aspectos más superficiales, es decir la colocación sobre el actual estadio de una piel metálica y de un techo retráctil. No se incluye ningún espacio comercial adicional a los existentes, desaparece la Esquina del Bernabéu y por ahora tampoco se incluye un hotel. Pese a ello, la remodelación tendrá un precio colosal: según el anexo enviado a los compromisarios, se solicitará un crédito bancario de hasta 575 millones de euros, a devolver en 35 años y asumidos íntegramente por el Real Madrid, toda vez que no se han encontrado patrocinadores que financien al menos una parte de la obra.

La pregunta es obvia: ¿puede esta inversión ser recuperada en un plazo razonable, para pasar posteriormente a dar beneficios? Sin querer obviar la complejidad de la cuestión, la respuesta es clara y difícilmente discutible: no. Si el proyecto incluyera el centro comercial concebido inicialmente, podríamos intentar hacer malabarismos con los números y buscar instalaciones comparables que generen unos 50 millones de € al año, en busca de amortizar en una década, pero puesto que no habrá tal superficie comercial podemos ahorrarnos tal ejercicio. La realidad pura y dura es que el proyecto no incluye nada que pueda generar más ingresos al club, más allá de pequeños cambios como un museo ampliado/reubicado y algún espacio empresarial más.

Es justo señalar que la actual política de fichajes del club funciona de forma similar: hace tiempo que las contrataciones no se recuperan de forma directa, pues es simplemente imposible rentabilizar fichajes de entre 70 y 100 millones de euros con la simple venta de camisetas o contratos publicitarios individuales. El retorno se produce mediante patrocinios y un aumento gradual de los ingresos del club, factores sin duda influidos por la imagen que proyectan los grandes jugadores que se incorporan. Más allá del plan de negocio más bien fantasioso/voluntarista que se pueda presentar la asamblea, esa es claramente la esperanza del presidente: que el impacto de la nueva imagen del estadio repercuta a la larga en el club, manteniendo o aumentando su atractivo para patrocinadores, visitantes y espectadores televisivos.

¿Cuál es mi opinión? Que para este viaje no necesitamos alforjas, y que, aunque probablemente el Madrid tiene la capacidad de absorber esos 500 y pico millones de gasto, con la actual competitividad del fútbol privarnos de esos recursos y lastrarnos con un crédito a casi 40 años es una irresponsabilidad casi imperdonable. Opino que la reforma se convirtió hace tiempo en una obsesión del presidente, quien la ve como el “legado” que dejará al futuro y que está dispuesto a llevarla a cabo incluso en su versión trágicamente mutilada. Si alguno quiere aferrarse a la rentabilidad de un hipotético hotel acoplado al estadio, lamento decirle que se equivoca: la hostelería es un sector ultraespecializado y que opera con unos márgenes bajos. Si bien hay hoteles que generan mucho dinero, se trata de complejos con cientos o miles de habitaciones en enclaves singulares como Las Vegas, llevados por empresas con décadas de experiencia en el sector. Pensar que un pequeño establecimiento de lujo en el Bernabéu generaría un beneficio neto anual de decenas de millones es simplemente una quimera.

Lo peor de todo es que esta reforma “del papel albal” no hace sino retrasar la adopción de ese recinto para el siglo XXI que realmente necesita el club, y que de ningún modo puede ser el vetusto estadio de 1947 que va acumulando capa sobre capa como un palimpsesto medieval, intentando hacer pasar lo viejo por nuevo. Admito que la construcción de un nuevo estadio presenta dificultades singulares, no tanto por lo económico sino por la anormalidad que supone que una multinacional del entretenimiento mantenga una estructura de gobierno asamblearia, que ni siquiera se justifica por la tradición: hasta los años 80 los presidentes del club eran elegidos por la junta, y el propio Bernabéu nunca tuvo que pasar un proceso electoral. Y es obvio que Florentino Pérez, populista hasta la médula, carece de la energía o de la convicción necesarias para vender la idea del traslado a una masa social avejentada, sentimental y profundamente inmovilista. No, el estadio seguirá en la Castellana, para tranquilidad de la beautiful madrileña, quien confunde el distrito financiero de la capital con el centro del universo, sin entender que una empresa mundial de contenidos como el Madrid no puede restringirse al estrecho rectángulo de terreno que ocupa en la actualidad.

Yo, sinceramente, puedo entender que se retrase el traslado hasta un futuro con otra coyuntura económica, política y social, pero no que se gasten casi 100.000 millones de las antiguas pesetas en la capa de maquillaje más cara del planeta. De hecho, el presidente ganará la votación casi con total seguridad, pero probablemente con un margen bastante menor de lo que le gustaría; hasta al pipero más presidencialista le entrarán dudas cuando le digan que debe cipotecarse hasta el año 2054.

Share