Archivos
Categorías
Artículos de Interés

El momio


Los corredores confiaban en Pepi.

Además de las emociones que genera en el campo, el fúrbol ofrece a los más audaces, a aquellos que disfrutan un poco de riesgo y no encuentran inmorales los juegos de azar, otras satisfacciones de naturaleza pecunaria. Vamos, que puedes aumentar el gustirrinín de la victoria llevándote unos duros. Hay también quien utiliza las apuestas como mecanismo de defensa: metiendo dinero a la derrota de su equipo, saben que se llevarán alguna alegría, ya sea deportiva o económica. Esto de hecho está muy extendido entre los yoyerdos: lo llaman “seguro antiDuodécima” o “antiTridécima” (según toque) y lo aplican tan pronto como en los octavos de final; alguno ha llegado a llevarse picos importantes. Si esto es una actitud inteligente o de “loser”, lo dejo al criterio de mis cultivados lectores.

Pero en fin, centrándonos ya en la final de mañana, ¿qué alternativas ofrece para el apostante? Lo primero que hay que decir es que el Madrid es favorito para los corredores de apuestas, pero tampoco exageradamente: la victoria blanca en el tiempo reglamentario se paga a un abultado 2,2 por euro jugado, lo cual no es una cuota de superfavorito (por ejemplo, la victoria un equipo grande contra un pequeño en casa del primero se suele pagar a 1,3 aproximadamente). El empate en la final se paga a 3,75, mientras que la victoria del Liverpool en el tiempo reglamentario daría 3 euros por cada uno jugado; cuota grande, pero no exagerada. Hilando más fino, sí aflora el favoritismo merengue: el Madrid campeón por cualquier método (tiempo reglamentrio, prórroga o penaltis) se paga a 1,7, mientras que el Liverpool campeón por cualquier método se queda en 2,15.

Una de mis apuestas favoritas es el medio tiempo/final del partido, porque suele ofrecer cuotas muy altas. Por ejemplo, el empate al descanso con victoria final del Madrid se paga a un nada desdeñable 5,5. Y si alguno piensa que vamos a sufrir de verdad, la victoria del Pool al descanso con remontada madridista final se va a una cuota de 21 euros por cada uno jugado. El caso contrario (Madrid ganando al descanso pero perdiendo al final) se paga 26 a 1.


El Olímpico de Kiev, cojonudo estadio de atletismo.

También habrá quien piense que ganaremos de paliza: una victoria por mínimo 3 goles de diferencia se paga a 6,5, y si es por mínimo 4 goles se va a una cuota de 15. En el otro lado de la moneda, una victoria inglesa por al menos dos goles de diferencia se paga 5 a 1.

Pero sin duda los que más ganan son los que tienen la capacidad o la suerte de acertar el resultado exacto: un resultado tan simple como 1-0 a favor del Madrid da unos beneficios de 13 a 1. El 2-0 tiene una cuota de 15, y el 2-1 da 9 euros por cada uno jugado. Por supuesto, los resultados exóticos ofrecen mayores beneficios: el 4-1 se va a una cuota de 29, el 4-2 se paga a 34 y un loco 4-3 llega a los 81 euros por cada uno jugado (puede ser una apuesta bastante popular, conociendo los hábitos goleadores de los finalistas). La victoria del Liverpool cagando piedras y quedando 0-1 ofrece una abultada cuota de 15.

En fin, se trata sin duda del partido del año y por ello las casas ofrecen posibilidades variadísimas (se puede apostar por más de un centenar de parámetros, como goleadores concretos, córners, goles en propia puerta, etc.). Podéis echarles un vistazo vosotros mismos y decidir si ponerle algo de picante económico a la final o si con los vavienes del partido ya os basta y os sobra para infartaros.

Share

Lo que nos dejó la temporadanal

Por fin han terminado las putas ligas (y copas) de fútbol. A espera de petardazo final de la Champions, hagamos un rápido repaso de lo ocurrido en el viejo continente esta temporada:

Italia:

Fue una temporada poco convencional, hasta cierto punto. El Inter empezó muy fuerte, pareciendo incluso que lucharía por el título, pero se hundió muy rápido; finalmente se conformó con entrar en Champions de milagro, remontando a la Lazio (que también tuvo una breve efervescencia) en la última jornada. Así, la Serie A volvió a ser un duelo entre Juve y Nápoles, ganado por los turineses pese a algunos tropiezos finales. Los bianconeri siendo un excelente equipo, que ha ganado ya 7 ligas consecutivas (para llegar a 34), pero que ha tenido la mala suerte de topar con un Madrid imperial; sus dos solitarias Copas de Europa parecen una anomalía, y sin duda volverán a volcarse en la Champions la temporada que viene, la primera post-Buffon. En la final de Copa vapulearon 4-0 a un Milan que casi da pena; comprado por un chino sospechosísimo, sin dinero y sin figuras, el único consuelo de los lombardos es haber vuelto a la competición continental, aunque sea por la puerta de atrás de la Europa League. Además de por la retirada de Buffón, la temporada se recordará por la llegada de la Roma a semifinales y su remontada contra el Parcas. Terceros en liga, los romanos podrán intentarlo de nuevo el año que viene, aunque difícilmente repetirán un año así. Otra anécdota es el ascenso del Parma, refundado hace unos años y que ha ido subiendo sin fallo desde la Serie D.

Francia:

Absolutamente ninguna historia. El Lyon soñó con hacer algo tras ganar en el Parque de los Príncipes, pero se hundió poco después. De este modo, el monstruoso PSG ganó la liga con “sólo” 13 puntos de ventaja sobre el Mónaco, y eso porque no ganó en ninguna de las 4 últimas jornadas, cuando ya eran campeones. También se llevaron la Copa contra un Tercera. Las dos grandes incógnitas de los parisinos para el año que viene son quién los entrenará y si podrán mantener a sus dos super-fichajes del año pasado. Habrá culebrón.

Inglaterra:

Pepi sumó 100 puntos por primera vez en la historia de la Premier, con un equipo mínimo, hecho de retales. Sacó 19 puntos al Manchester, en la que fue seguramente la temporada más aburrida en la historia del fútbol inglés. Mou está en plena decadencia, pero pese a todo logró la mejor clasificación del United en mucho tiempo, y no se cuestiona su continuidad; si finalmente se lleva a Bale, el año que viene podría hacer algo importante. El gran damnificado fue el Chelsea, fuera de la Champions pese al consuelo de ganar la FA Cup, una competición cada vez más intrascendente. Wenger se despidió de forma patética, dejando al Arsenal fuera de Champions, un triste final para un hombre que tuvo su momento pero que debió salir hace al menos tres temporadas; ni siquiera pudo ganar la absurda Copa de la Liga (0-3 contra el City). Y si los “gunners” buscaban a un motivador para su nueva e histórica etapa, desde luego Emery no parece la elección idonea.

Alemania:

Otra temporada infumable, con el Bayern a 21 puntos del segundo clasificado, un Schalke que se plantó ahí a última hora. Tercero fue un Hoffenfeim que será el “Wolfsburgo” de la temporada que viene en Champions. El Dortmund, con 55 paupérrimos puntos, ni se presentó a la batalla, pero salvó los muebles con el cuarto puesto. La revelación del año pasado, el Leipzig, se quedó fuera de Champions por dos puntos, y se conformará con la Europa League el año que viene, quizá una competición más acorde a un proyecto tan joven.

En la final de Copa, el Bayern hizo el ridículo más absoluto, perdiendo 3-1 contra el Eintracht e intentando escudarse en una jugada mal video-arbitrada en el minuto 94. El histórico equipo de Hesse logró su primer título de los últimos 30 años.

España:

Paseo militar para un Parcas al que le valió una especie de media inglesa (ganar o empatar) para apuntarse la Liga con “sólo” 93 puntos. Muchas risas, eso sí, con la forma en que perdió la imbatibilidad. El Paleti quedó en su puesto preferido (segundos) y sumó otra gloriosa Uropa Lij. El Madrí bien, jugando la Champions. Perdieron la categoría el Dépor y los equipos de dos vendeburras: Las Palmas (Jémez) y Málaga (Míchel).

···

En fin, así se cierra el curso en los grandes campeonatos. Las Ligas centroeuropeas, con sus sistemas de playoffs, aún continúan, y las del Norte empiezan ahora, aunque pronto se verán interrumpidas por el Mundial. ¿Cuál es la conclusión principal? Que las únicas ligas grandes con una semblanza de competición son la española y un poquito la italiana, motivo por el cual estos países dominan la Champions. El fútbol inglés sigue con su habitual blandura, y lo de Francia y Alemania es una cosa tistísima; aunque el Bayern sigue siendo competitivo a nivel europeo, parece claro que cada vez tiene menos nervio y callo; veremos en qué estado queda cuando se retiren sus veteranos. Vale la pena resaltar la creciente importancia de la Champions, una competición en la que sólo participar ya vale más que ganar la Copa de cualquier país; realmente las Federaciones y Ligas deberían ponerse de acuerdo para premiar con Champions al podium de la Liga y al campeón copero, lo contrario es convertir las Copas en un pesado lastre para jugadores y público.

Examinando un espectro temporal algo más amplio, resulta innegable que España es la gran dominadora del fútbol en el siglo XXI, en clubes e incluso en selecciones. ¿A qué se debe esto, después de décadas de frustraciones? Una respuesta cínica sería decir que tenemos la mejor mandanga, y probablemente ese sea el caso, pero necesariamente hay algo más. Los hechos apuntan a importantes mejoras en los sistemas de cantera, la calidad técnica de los jugadores y los sistemas tácticos de los equipos. Con todas sus taras y miserias, el fútbol patrio está ahora mismo por encima de todos, y parece que seguirá ahí durante unos años más.

Share

Estoy impresionado

“Real Madrid, campeón de Europa” es una de las frases más bonitas de la lengua española. El Real de basket alcanzó nuevamente la gloria de manera casi anónima, en medio de glosas sobre la carrera de ese personaje insulso llamado Iniesta y de la indiferencia del madridismo gañán, que sólo entiende el unga unga del fútbol. Da igual: esto casi agranda la hazaña, lograda a base de profesionalismo y sentido del deber, no por epatar a las masas amorfas.

Es notoria la escasa fe que tenía en esta victoria: realmente temía la solidez del CSKA y que, incluso en caso de ganarles, no fuéramos capaces de tener dos buenas actuaciones seguidas; hasta pedí con vehemencia el relevo del lolaso. Pero vaya Final Ford se ha cascado el equipo, señores: dos partidos no perfectos, pero espectaculares, con una regularidad y una seriedad en defensa desconocida hasta ahora. ¿Era esto lo que estuvo buscando Laso durante siete años, con multitud de probaturas y descartes? Podría ser.

Dos momentos definitorios: la jugada de Ayón en la semifinal, detectando un pasillo que le permitía entrar totalmente solo a canasta y poniendo un +8, y el enceste de Thomkins tras dos tiros libres fallados por Causeur. Y hablando del francés, hizo el partido de su vida: el MVP fue para Doncic porque al fin y al cabo es un premio publicitario que pone en el escaparate un pedazo de carne que pronto será consumido en la NBA, pero bien se lo podría haber llevado nuestro elegante dorsal 1, recién certificado como estrella ya cumplidos los 30. No son los únicos nombres a citar: ahí está Felipe, haciendo que no se extrañe a Nocioni, y sobre todo Llull, que debutó esta temporada en los putos cuartos de final de la Euroliga, viniendo de una rodilla rota, y desde entonces ha sido totalmente decisivo. ¡¡Qué jugador!!

Y claro, quien se ha graduado definitivamente es Laso, con un título más brillante que el que se ganó en Madrid y todo en contra, ante los dos otros equipos más fuertes del continente. Decía el viernes que Fenerbahce no era local, pero en realidad sí lo era: su técnico es serbio, y ayer había entre 10.000 y 15.000 turcos en el Stark Arena (sólo 10 horas de autobús entre Estambul y Belgrado), contra una minúscula representación de menos de 500 madridistas. Pero nuestro calvo supo buscarle las vueltas al mismísimo Zeljko, y aunque seguiremos llamándolo Lolaso, se ha convertido ya en don Pablo Laso, ganándose con creces seguir al frente del proyecto.

Hay que insistir en lo meritorio de la victoria, con un presupuesto inferior que saca a relucir un inconfundible estilo madridista, proveniente de nuestras mejores épocas: inteligencia y acierto por encima del puro músculo económico, algo que también estamos viendo en el fútbol. Por supuesto, también hay errores e impreovisaciones, pero los resultados son apabullantes. La Final Four del año que viene se juega en la ciudad de Laso, y por supuesto ahora es una obligación (llevada muy satisfactoriamente) el ganarla. Habrá un plantillón, sin Doncic pero con Llull y Kuzmic. Que le den al técnico lo que pida para completar: si dice que necesita a Lebron, que intenten ficharlo, coño.

Nos hemos pasado el fútbol y el basket, y aun así creo que se avecinan grandes cosas. El lolaso ha muerto, larga vida al lolaso.

REAL MADRID DE BALONCESTO

DECACAMPEÓN DE EUROPA

Share

¿Quién se llevará la Décima?

Hoy el Madrid juega una final de Copa de Europa, y como club abocado al dominio y la hegemonía, su mundo se detiene y los aficionados contienen la respiración. Es una prueba realmente decisiva para un proyecto, el Lolaso, tan innovador como errático, tan ilusionante como exasperante. En sus primeras seis temporadas, el Real lolasiano llegó a tres finales de Euroliga, ganando sólo la de Madrid, y ahora afronta la cuarta, la de la confirmación como equipo campeón o como “buen competidor”. Por supuesto, así es como o veo yo; un posible relevo parece más lejos que nunca.

La final es contra el actual campeón, el Fener de Obradovic, quien tiene tantas Copas de Europa como el Madrid: nueve. Gane quien gane hoy, alguien tendrá diez títulos. Se da la curiosa circunstancia de que Laso fue jugador a las órdenes de Obradovic en el Madrid, aunque no formó parte del equipo de la Octava; una vez más, para triunfar hay que matar a tus ídolos. E ídolo sin duda es Obradovic, quien nunca quiso probar en la NBA porque piensa que “no es para él”. Tiene lógica: un técnico cuyos equipos casi siempre se han movido en los 70 puntos no sería muy bien visto en una liga donde los tanteos de 130 empiezan a ser frecuentes.

Diría que, de las dos plantillas, la del Madrid tiene algo más de talento, aunque, como siempre, hay que demostrarlo en la pista, y complementarlo con carácter. Quizá esto último es lo que le falta a “Wonder Boy” Doncic, recién nombrado MVP de la Euroliga. Pero mira, aunque le critique sus tatus de cani y que se le arrugan un poco los huevecillos, en la semi me di cuenta de lo que lleva dibujado en la escápula: en un mapa de España… con el escudo del Madrid encima. Una horterada, sí, pero ya que vas a desfigurarte, hay diseños peores que ese; aún podría hacer algo grande hoy. ¿El Fener? Un muy buen equipo, ya se sabe, pero seguramente peor que CSKA, y esta vez no será local. Ojo a Vasely, que es muy bueno pero también bastante tonto.

El jarrón de la Euroliga no es especialmente bonito (se parece a una UEFA), pero su valor sería enorme para el club; sería el segundo que logrésemos, uniéndose a las ocho orejonas de los tiempos míticos (el título del 95 era una especie de pisapapales, pero al parecer la FIBA lo cambió retroactivamente por la clásica canasta con orejas). Por cierto que hace 38 años que no somos campeones de Europa lejos de casa, ya va siendo hora. Además, la Final Ford del año que viene se juega en Vitoria, que (aún) es España, por lo que tenemos la ocasión de hacer algo muy, muy gordo. Venga leches, con cojones y madridismo.

Final Ford, Final – Real Madrid-Fenerbahce. Pabellon Ned Stark, 20:00, Streamingvisión.

El deváter

Por fin acabó la Liga, ¡qué alivio! El Madrid acabó su via crucis en el pulcrísimo Estadio de la Cerámica (seh), con un no menos pulcro empate ante el Villarreal, ni frío ni calor. Bale volvió a marcar y a alimentar el debate sobre si debería jugar en Kiev, cuestión en realidad insoslayable porque es un jugador descomunal que además está en muy buen momento. La lógica (esa cosa que no tiene por qué existir en el fútbol) dice que Zidane repetirá su once de confianza, pero también es cierto que tiene cierta tendencia a sorprender. A mí me gustaría ver a un Gareth Bale en el once de Kiev y en el Madrid 18/19, y aún no descarto ninguna de las dos cosa,s porque si ganamos tanto aún debe quedar gente lista en el club.

Por lo demás, el equipo parece fuerte físicamente, entonado y en excelente disposición para la final. Sólo queda velar armas y esperar que salgan a hacer lo suyo dentro de seis días.

– Picharreal: 2 (?)
– Real Madrid: 2 (Bale y Cristiano)

Share

Joder, qué bárbaro, oye

Por MadridSXXI

Ganamos… con dos cojones. Tuve la inmensa suerte encima de seguir la transmisión por la TV3, y comprobar cómo el sentimiento de euforia y buen rollo que despedían los comentaristas en el primer cuarto iba decayendo hasta convertirse en tono de funeral en el último cuarto a falta de dos minutos, cuando comprobaban cómo el Madrid volvía a restregar su cimbel por sus culerdos rostros. Y lo gosé, lo reconozco, lo gosé musshhho.

Fue un partido inusualmente serio y concentrado por parte de los chicos de nuestro siempre querido Lolaso, del que jamás nadie de aquí ha dudado ni por un segundo. Una defensa impresionante que cortocircuitó el ataque ruso y que permitió que en dos arreones nos pusiésemos por arriba y ya no soltar el mando. Si defendemos igual mañana, creo que tenemos muchísimas posiblidades de ganar. Como dije, el Fener no me convenció demasiado en la primera semifinal, y el Zalgiris, un equipo bastante menor siendo sinceros, tuvo sus posiblidades de llevarse el encuentro, cosa que no hizo por sus errores, no por acierto turco.

Mañana, pues, a montar en la montaña rusa de Laso y confiar en que lleguemos a buen puerto. Pero la sensación de anoche fue muy positiva. Serios, concentrados. Como debe ser.

Share

Cuatro para una

Por MadridSXXI

Pues ya tenemos aquí la Final Four 2018. Y os digo una cosa: el Madrid la juega. ¿Que no lo sabíais? Lo suponía, sois muy perras e hijueputas. Pero así es. En Belgrado tenemos nuestra cita con la historia. Sería la Décima (¿os acordábais cuando suspirábamos por ella en fútbol?), lo que nos permitiría poner tierra de por medio con el Cheska, que tiene siete y nos quiere mojar la oreja en Europa. No, ruskis, el macho alfa de la manada solamente puede ser uno y va de blanco. Lo que realmente nos gustaría sería ir allí, mear en la puerta del pabellón y que nos diesen la Copa, pero desgraciadamente hay tres equipos más con las mismas intenciones que nosotros. Veamos:

1ª Semifinal: Zalgiris-FenerBahce.

FenerBahce: El equipo de Obradovic y actual campeón. Obradovic es el puto amo en Europa. Se come un kebab y caga una Euroliga. Porque tiene ocho, hasta una con el Madrid de Sabonis. Ha montado un equipo bastante bueno, aunque también tiene sus puntos débiles. Es quizá un poco como el Madrid, a veces se va del partido y recibe amor contra natura. Como estrellas tiene al recién fichado Wannamaker, un escolta americano que las mete hasta durmiendo. Después uno de los mejores 2 europeos, Sloukas (habría que ficharlo para el Madrid), y Vesely, un alero de 2,13 capaz de lo mejor y también de las cagadas más humillantes. Todo ello aderezado con secundarios de lujo. Favorito
siempre.

Zalgiris: El tapado de la final. Llegó el último a la fiesta y ahora se quiere tirar a la tía más buena. Nos caen bien estos lituanos, pero nosotros la vimos primero. Seguramente Obradovic les indicará amablemente la puerta de salida, pero si no es así, mucho cuidado con los que pasaban por aquí y terminan dando la sorpresa. No es que sea un equipo con estrellas, los lituanos son mucho de ir a su bola, pero tienen a un conocido de la liga española, el americano Kevin Pangos, que lo petó en la Universidad y como premio no fue ni drafteado en la NBA. Está encantado porque en Kaunas lo reconocen por la calle, no así en su pueblo natal, y me atrevería a decir que ni en su barrio. El entrenador es JoseQueVicio, ese tipo que haga lo que haga siempre dan ganas de fostiarle desde el minuto uno.

2ª Semifinal: CSKA de Moscú- Real Madrid.

CSKA de Moscú. Ha sido el mejor equipo de la liga regular. Aparte de los clásicos De Coló, Khryapa o Hines, tiene a dos traidor… digo antiguos compañeros madridistas, Sergio Rodríguez y Othello Hunter. Rodríguez quiso hacer las Américas pero el ruso lo engatusó con muchos rublos. Hunter, bueno, el enésimo interior al que Laso no supo aprovechar. Seguro que el bueno de Othello quiere demostrarnos que Laso se equivocó y nos hace un roto por dentro. Sería ya tradición al más puro estilo Tomic. Sinceramente, tenemos las mismas posiblidades de ganarles que de perder por cuarenta puntos. Somos así de fiables.

El Mándril. Qué decir del equipo de Lolaso. Bipolar y ciclotímico. Cuando está en racha es capaz de apalizar a cualquiera, dejar al rival a la altura del betún, para, acto seguido, encajar un 20-0 en contra. El Madrid Lasiano es una montaña rusa en la que de vez en cuando se suelta la vagoneta y se mete un hostión. Este año la final de la Copa del Rey fue una buena muestra, perdiendo contra un equipo en liquidación por derribo como es la Farsa. Seguramente tendrá disponibles a todos los jugadores, aunque tanto Llull como Campazzo vienen de lesión y no estarán al 100%. Hay talento a raudales, y seguramente sea la última Final Four de Doncic, que se irá a la NBA a engrosar su cuenta corriente hasta extremos vergonzantes, en vez de jugar por un mendrugo de pan en el Madrid, ¡¡cochino pesetero!! Pero antes debe hacer un último servicio y darnos la Décima. Nos lo merecemos, cojones ya.

Finalmente, decir que el escenario, el Stark de Belgrado, sede del Estrella Roja y con capacidad para más de 18.000 espectadores, no es ya la sede pata negra de los 80, donde las monedas y las sillas volaban hacia la cancha y ganar como visitante podía suponer no salir de una pieza del estadio. Ahora la cosa se ha amariconado bastante, fruto de estos tiempos tan ambiguos y hermafroditas, pero aún así el ambiente va a ser impresionante, porque en Belgrado pocas cosas apasionan más que el baloncesto. Si acaso, pegarse por el baloncesto.

Final Ford, Semifinal – Cheska de Moscú-Real Madrid. Pabellon Tony Stark, 21:00, Streamingvisión. (Fener-Zalgiris por el mismo canal a las 18:00)

Share
Contacto
Ayuda a Fans
Dónde ver al Mandril