Archivos
Categorías



Artículos de Interés

Rocky y el Madrid

.

Acreditación: Me gustaría hacerla, pero el vídeo está circulando por Guasap y al parecer el autor ha preferido mantenerse en el anonimato. En cualquier caso felicitarle por el espectacular trabajo de doblaje, en apariencia realizado por profesionales (¿quizá una travesura hecha en un descanso?). Darle las gracias al Caballero de Seingalt, que me ha pasado el material.

En cuanto a lo que dice nuestro admirado Rocco, comentar que lo de Frapé hay que tomárselo con calma. Le quedan cuatro años de contrato con los parisangaysinos, y dentro de dos o tres ya sabremos si es un crack diferencial o un futbolista “de intangibles”, que “hace jugar a sus compañeros” y que “juega de maravilla sin el balón”. Él también sabrá si desea pasar al siguiente nivel, o si prefiere seguir viendo al Madrid ganando Champions por la tele. En caso de cumplirse estas condiciones (ser un crack y querer venir), no os preocupéis, que acabará en Concha Espina 1, y quizá por bastante menos de lo que pagaron los moros por él. Aunque quién sabe, igual piensa que su carrera ha culminado con el dildo chapado en oro que ha ganado en Rusia (risas).

Sea como sea, mientras se resuelve esta historia de fuego lento, preocupémonos por los que tenemos en el equipo o los que pueden venir en breve; los que quieren recorrer la distancia y tienen el ojo del tigre.

Share

Informe Pirri para la Reina Chocha de la Familia Pertusato

Por Nicolasito Pertusato Von Rothbart

Un Portero: Urge la contratación de un guardoymeto que no sea enano, Jesulín de Ubrique y Flandes es nuestra recomendación. Además de excelente bedel es un mal padre, es decir le está enseñando a sus hijos la mejor lección que se le puede enseñar a tu descendencia. Además El Socio le odia y eso es sinónimo de éxito asegurado.

Un Central: Lovren. Un central alto, moreno, atractivo, con pinta de follaca y la típica mala hostia balcánica.

Un Enano: el japónes con cara de niño que organiza el juego desde la banda. Creo que lo tiene el Betis, pero este es club amigo. Sería fácil convencer a los directivos andaluces con tarjetas black y barra libre de prostitutas. Chupará más banquillo que el Loco cuando jugaba con el equipo de su barrio, pero ganaríamos bastante moni en el mercado japonés. Con la posición del Enano cubierta, la venta del otro enano, el de Arroyo de la Hiel es obligatoria. A La Maricona de los Campanarios, de todos es sabido, le chiflan los enanos y estamos seguros de que estaría hasta dispuesta a un vis a vis con el Llungueres con tal de convencer a su moro para que venda los barriles de petróleo necesarios para ficharlo.

Un centrocampista: El Tintín belga. Parece salido de una tira de Hergé y a los pelirrojos le quedan de lujo el uniforme blanco. Atraería las miradas de gran parte del colectivo julandrón entrado en años que puebla los palcos VIP del Cuernabeu . Tintín es una fantasía twink de porno gay, pero además es un jugador cojonudo, mucho mejor que el Jasard ese que soba la pelota como si fuera un niño tonto en el patio de un colegio.

En cuanto a los ÍNCLITOS:

¿Pajaro Loco Sidoso?: Fíchese, tan sólo para tocarle los cojones al 99 % de los fansistas. ¿Es razón suficiente? Sí. ¿Algo más que añadir? Efectivamente, el Madrid debe aspirar a ser de nuevo el Club más odiado y odioso del universo balompédico ya que eso es sinónimo de éxito, y con el Wendigo en nuestras filas, no os quepa duda que el odio y la bilis manarán como cataratas de flujo vaginal del caliente coño de una acriz porno experta en el noble arte del squirting.

¿Nescafé Frapé?: Independientemente de sus virtudes futboísticas, tengo la experiencia suficiente para saber con tan solo echar un vistazo a un jugador si éste calza bien. Pues bien, este negro es un superdotado, dejaría en ridículo al Trípode Makelele si coincidieran en las duchas. El Madrid debe tener un negro polludo siempre entre sus filas, a un negro zumbón de movimientos felinos y que pasee su negro rabo como si fuera la pantera rosa por la cara de sus rivales. Esta y no otra debe ser la razón principal de desembolsar los tropocientos millones que cueste. El Madrid triunfa cuando cuenta con un negro rabudo entre sus filas, llámese Makelelo, Sidorf, Carembú o Kaisermiro. Si el Loco fuera un tío sincero, dejaría de darnos la tabarra con el fichaje del principe de sus eyaculaciones y reconocería que lo que le pasa con el negro es que realmente le pone burrote sexualmente hablando. A mi también, pero como maricona sincera que soy no me cuesta nada reconocerlo, es más, me siento orgulloso. Pero no le vamos a pedir sinceridad a un tío que dice haber estado en Vancouver y San Francisco y no sé cuantos sitios mas, cuando lo más lejos que ha estado de su barrio fue el fin de semana que se marchó con sus compañeros de colegio a las playas de Chipiona. Esto se sale un poco del informe Pirri, pero qué cojones, quería decirlo.

Delantero: ¿Por qué solo uno cuando tenemos tres? El Negro Mariano, el Vicioso sambero y el Boxeador . Entran tres y solo sale uno de la Cúpula del Cuernabéu.

OTROS:

Feo de Goma: Bueno, venga ,vale, porque es capricho de papá, pero sólo para acojonar en partidos a cara de perro. El resto del tiempo lo podemos ceder al parque de atracciones para trabajar como el tio de la escoba en el tren de la bruja. Ni siquiera necesitaría la careta.

Share

Vamos con Caravieja

El tiempo cambia enormemente la percepción de las cosas, especialmente en un mercado ultrainflacionario como el del fútbol. Recuerdo, sin poder evitar una sonrisa, cómo el fichaje de Ramos me pareció en su momento escandalosamente caro, dedicándole una entrada llamada “El gran despilfarro”; efectivamente, el Madrid se había gastado por un defensa sin apenas experiencia en primera la disparatada cifra de… 26 millones de euros. Aproximadamente una década después, fichábamos a Modric por un precio que inicialmente se informó era de 30 millones, y luego se “disparó” hasta los 42, provocando fuertes críticas por el fuerte desembolso en un jugador que según el consenso no había demostado gran cosa; en una ya histórica portada, Spork llegaba a afirmar que el croata llegaba “para tapar vergüenzas”, mientras sacaban pecho por el flamante fichaje blaugrana Alex Song.

En fin, han pasado los años: Song bebe las mieles de la gloria en el Rubin Kazan y Ramos, con su neurona y cuarto, ha superado en el imaginario mandril a Pirri y Hierro; los 26 millones que costó hoy darían para comprar un pie de cualquier jugador medianamente cotizado. Modric, por su parte, ha sido la piedra de toque en 4 Copas de Europa y hoy juega la final del Mundial con Croacia, un país de 4 millones de habitantes; podríamos darle otros 42 kilos como prima de fichaje y ningún madridista pestañearía.

Cierto que la otra selección finalista también tiene a un merengue, Varane, pero creo que tiene más sentido apoyar a Caravieja, que al fin y al cabo es uno de nuestros jugadores más emblemáticos e insutituibles. Habrá mucha gente pendiente, pero incomprablemente menos que al principio; las zorritas que se pintaban las caras en las primeras semanas se han olvidado hace tiempo del asunto, y hoy no reconocerían a uno solo de los jugadores en la tele aunque literalmente la vida les fuera en ello. La verdad es que es un alivio que termine ya esta versión bastardizada del verdadero fútbol de competición, pero ello no quita para que el Madrud pueda sacarle provecho. Lo que está claro es que volveremos a tener un “campeón del mundo”, algo que siempre beneficia a la saca. Si gana Varane también estará bien, aunque no me gustó ni un poquito que se jugara la rodilla por jugar la edición anterior (y por ello arrastró secuelas mucho tiempo).

Por supuesto, la mayor consecuencia que podría tener una Croacia campeona es ver a Modric ganando también el Balón de Oro, algo que nos devolvería a los tiempos en que el galardón no se había fusionado de facto con la Bota de Oro y premiaba a jugadores como Nevdev, Henry o Cannavaro, todos importantes y excelentes en su puesto. Dicen que desear este premio para Caravieja es ser una despechada de la loca de Turín, pero qué quieren que les diga, Modric se lo merece tanto en el plano futbolístico como en el humano, y sería justísimo ganador. A quien le pique, que se compre una réplica del Balón y se la meta por ahí mismo.

Share

Entre dos extremos

Admito que me ha gustado el Madrid de los supertacañones de los últimos años. Me identifico con esa sobriedad en el gasto propia de una vieja de pueblo que hace sopa con los huesos del asado, remienda hábilmente la ropa y llena una tetera con cada bolsa de manzanilla. Ha sido una política de resultados espectaculares, 3 Champions seguidas, que ahora se pone en jaque con la salida de la máxima estrella.

El impulso natural es fichar a lo bestia, sobre todo tras estos años tan espartanos, pero el remedio bien podría ser peor que la enfermedad: en este mercado inflacionado hay que considerar muy cuidadosamente cada fichaje, porque cualquier error puede pagarse caro. Lo de Neymar sinceramente no lo veo, por más que suene, principalmente porque cobra exactamente lo que pedía Cristiano, 30 netos, dejando aparte un fichaje que nunca bajaría de 250 millones, la prima para esta familia tan poco amante del dinero (me pregunto qué diferencia puede haber entre tener 100 y 150 millones para gente que viene de la nada) y todos los problemas extradeportivos sobradamente comentados. No, no creo que Flópor vaya a tirarse a esa piscina llena de mierda, aunque si lo hiciera nos serviría como confirmación de que el trienio mágico fue básicamente chiripa.

Creo que lo del papel Albal probablemente no tiene que ver con el ahorro: las obras están pospuestas como mínimo hasta el próximo ver-ano, y sólo empezarían en caso de encontrar un espónsor, jamás se abordarían únicamente con recursos propios; más bien opino que se evita hacer inversiones en jugadores con un retorno casi imposible. De ser esto cierto, el perfil de fichaje más probable sería el de futbolistas de con buen caché pero con un coste más o menos razonable. Esto me sugiere nombres como Hazard (¿120 millones?) y Kane (¿150?). El único cromo galáctico amortizable sería Mbappé (por potencial y juventud más que por prestaciones actuales), que nos depararía una inolvidable saga veraniega, pero para ello el jeque debería abrir una rendijita. Es improbable, pero ojo, que tras el Mundial se hablará de ello casi seguro.

Hay una tercera opción también improbable pero no descabellada: no realizar ningún fichaje de perfil alto y reconfigurar el equipo dando la titularidad a Bale y Asensio. Ya oigo los murmullos de escepticismo, y están en parte justificados, pero la cosa no carece de sentido: dejando aparte los “intangibles” de Bale, lo cierto es que estamos ante un futbolista colosal, autor del mejor gol en las finales de Champions, y que por h o por b nunca ha tenido ocasión de ser el supercrack de la plantilla. Opino que no sería mala apuesta intentarlo por un año, dejarle no sólo tirar las faltas sino también echarse el equipo a la espalda. Asensio es otro jugador que despierta dudas, pero un tricampeón de Europa debería poder permitirse darle un año de titularidad, para ver si descapulla definitivamente o si se queda en revulsivo de lujo. Recordemos además que en Enero llega Bluffnicius, lo que deja aún menos puestos en la plantilla. De optar por este camino se ficharía poco y barato, trayendo jugadores de complemento, aparte del ya fichado Odriozola (¿Mariano, Lewan, James…?).

Por supuesto, el Madrid tiene necesidades comerciales que se verían cubiertas con el fichaje de una o dos estrellas, y además parece arriesgado fiarlo todo a dos jugadores que aún no han demostrado liderazgo y a un casi-juvenil brasileño. No obstante, entre el exceso y el defecto, me quedo con lo segundo.
.

Share

Ya tiene lo que quería

Ayer finalizó, después de 9 años, la era Cristiano Ronaldo. Como Dios no quiere que exista consenso sobre ninguna decisión que ataña al club, hay dos tipos de opiniones al respecto: unos creen que la venta a la Juventus está bien hecha, y otros creen que vamos a morir todos. Yo, sin pretender ser objetivo, ofrezco esta lista de hechos irrefutables:

– Es un jugador de 33 tacos.
– Estaba descontento, como manifestó tanto por sus altavoces mediáticos como directamente ante los micros.
– Su pico de forma tardaba cada vez más en llegar cada año, y estaba supeditado a que todo el equipo jugara para él.
– Nos llevamos un traspaso superior a 100 millones de €, el mayor en la historia del club.
– Liberamos una ficha de 40 millones de € brutos.

Los detractores de la venta arguyen que no hay otro goleador como él, que nos pagan en dos plazos (cuidao no tengamos para las nóminas) y que el precio de traer a otro jugador y pagarle la ficha será igual o más caro que haber retenido a Ronaldo. Claro, pero el punto clave es que, venga quien venga, no cobrará la ficha de 30 millones que pretendía Cristina y que habría provocado un efecto dominó en el resto de la plantilla. En cualquier caso, oye, puede que un año los agoreros demuestren tener razón; si es así, procuraremos darles una palmadita en la espalda.

¿Por qué estaba triste Cristina? Pues vete a saber. Si un tipo que es la máxima estrella del mejor club y se encuentra entre los deportistas mejor pagados del planeta está triste, cómo cojones tendré que estar yo que no llego a final de mes. Sí, ya sé que es un argumento pupulachero y que los superatletas tienen su propia esfera de preocupaciones, pero en serio: ¿qué cojones de tristeza es esa? ¿La diferencia entre felicidad y tristeza está en ganar exactamente o más que Messi? ¿En que el club te pague los impuestos? Incluso si así fuera, esas cosas se resuelven entrando en el despacho del presidente y diciendo “estoy hasta los cojones”, no largando ante los micros, filtrando mierda a tus periodistas adictos o empañando una celebración de Champions. Eso es de ser un puto chupapijas.

Ronaldo ganó en el Madrid 3 Champions seguidas y 4 bolas chinas de esas que tanto le gustan. Ahora se va a un estadio con menos de la mitad del aforo, el de un equipo que gana las ligas durmiendo, para ser el mejor pagado del mundo (o no), seguir marcando 40 goles al año (o no) y ganar más pilotas d’oro (o no), en un país donde al parecer no existe el fisco. Además, el Agnelli de esta generación ya se ha comprometido a hacerle una mamada hasta tocar campanilla, lo cual sin duda debe borrar todo atisbo de tristeza. Será raro verlo con otra caniseta, pero qué queréis que os diga, yo voy a seguir cagando blando. Cristina, por fin, ya es feliz. Y el Madrid por una vez no tendrá que echar a un mito a escobazos y pagándole varios años de ficha.

Share

Luis Enrique (su padre es Amunike)


¿Oslofo?

No creo que Luis Enrique sea especialmente antimadridista. El problema de este nano fue que, durante su etapa merengue, el “sabio” público del Pipabéu decidió tomarla con él, y cuando volvió por allí de azulgrana como jugador muy versátil y goleador, tuvo el mal gusto de estirarse la caniseta del Barcas para celebrar un gol, como diciendo “os jodéis”. A mí escupir la mano que te ha dado de comer me parece una de las cosas más feas que pueden hacerse, pero tampoco creo que Enrique (como decía Arsenio Iglesias) se sienta especialmente orgulloso de aquello.

Tampoco creo que como seleccionador vaya a dar un trato desfavorable a los madridistas, y aunque fuera así, cuanto menos los convoque, mejor; sinceramente, lo único que me interesa de las selecciones es que jodan lo menos posible a nuestros jugadores, aunque eso parece cada vez más difícil: después de que Di María confesara cándidamente que ignoró una carta del Real Madrid para jugar lesionado en el Mundial 2014, ahora nos enteramos de que James ha jugado infiltrado sus tres citas de Rusia (rompiéndose del todo, lógicamente). Desde luego, si algo hay que reconocer al Mundial es su capacidad de sacar el lado más mongoloide de los jugadores, que son capaces de arriesgarse a lesiones de meses o incluso arruinar su carrera por el pueril y fugaz sueño de la copa del mundo. Es realmente curioso que los clubes no hayan articulado un sistema de sanciones ejemplarizantes para estos casos, como el que existe en la NBA.

Pero bueno, hablábamos del vástago de Amunike. Su elección nos habla principalmente del talante de Luis Rubiales, un hombre que, a falta de personalidad y talento, ha escogido, como los monos, buenas ramas a las que agarrarse: una es la prensa (eso ya lo sabíamos) y la otra el Barcelona. Luis Enrique, aunque salió de aquella manera del club, pertenece claramente a la órbita del Barcas, y otro indicio claro es el “affaire” de la Supercopa: jugarla a partido único es el camino correcto (lo de la doble vuelta es una paletada anacrónica), pero se ha hecho de manera chapucera, decidiéndolo a última hora y acomodándose sospechosamente al calendario de pretemporada culerdo. Tiene razón el Sevilla al quejarse, puesto que había incluido uno de los partidos previstos en su Euroabono para esta temporada. Ambos presidentes incluso se han peleado de forma bastante chusca en la radio, como Lorenzo Sanz y Toshack en tiempos pretéritos.

Resumiendo, el Madrid no puede esperar nada, absolutamente nada, del gañán que ha sustituido al otro gañán. No obstante, ese continuo viaje contracorriente ha demostrado en los últimos años ser muy beneficioso para la competitividad vikinga.

Share
Contacto
Ayuda a Fans
Dónde ver al Mandril