Negreira vive, la lucha sigue

Por Marc Genou

Anda uno despistado desde que el Perro trampeó las elecciones. Yo, que soy seguidor madridista como antítesis a la deriva catalofascista de nuestros cancerígenos compatriotas, tenía en ocasiones la sensación de que el Parcas era como el gobierno en la sombra de ese país imaginario llamado Qatarluña. Las empanadas mentales de sus súbditos y de sus fieles seguidores fluctuaban en pos de lo que hacía la pelotita en el campo, y había cierta (bastante) conexión entre el deporte y la política.

Desde el otro lado del espejo, véase Tractoria, esto se da por hecho. No hay mejor humillación que ganar la liga nacional del país que odias. Que se lo pregunten al Sheriff de Tiraspol que no hace mas que ganar la liga moldava que tanto detesta para rebozarles por la cara lo mucho que les odian. El deporte es la mejor propaganda, ya lo sabía Goebbels, y no hay ni un magrebí que no sepa quién es Messi y lo chupiguay que se vive en Barcelona.

Cierto que este problema que vivimos ahora no es nuevo: en cualquier ámbito de la vida diaria venimos soportando a esta caterva desde hace más de 40 años; van a trampear y a estirar la cuerda y romperla donde haga falta. Que se hayan detectado pagos al clan Negreira durante 20 años no quita que no se hicieran antes, después, ahora o en el futuro, ya sea en este deporte u otros (recordemos que la mafia es multidisciplinar), donde también pueden llegar a institucionalizarse.

Pero como decía al principio, ando despistado, porque en el afán de mirar al campo, el señor de la poltrona ha decidido hace tiempo que esos límites eran de parguelas y ha decidido pulverizarlos. ¿Por qué esperar a que todo se conserve unido con el hilo deporte-política, cuando puedes reventar la convivencia para mantenerte en el poder? Así que llevados a estos lodos, poco importa lo que pase en el deporte de un país que no va a limpiar absolutamente nada con tal de mantener “la paz social” y “la convivencia entre nacionalidades”.

Cada semana tenemos unos destellos de lo que sucede a plena vista, así que cuesta imaginarse que pasa tras las cortinas. Hay tantos escándalos y de tanto calado que cuesta seguirles la pista. Vamos pareciéndonos más a un estado fallido que a cualquier país medio decente que quede por Europa (no son muchos) que quiera conservar cierta soberanía ante los espantosos cambios que se avecinan y que ya estamos sufriendo.

En esta tesitura, ver al Madrid jugar esta porquería de competición cada semana es como ir a ver al musculado ponerse más kilos de los que sanamente puede levantar. ¿Puede hacerlo? Es posible, pero conlleva el riesgo de lesionarse gravemente y de quedar incapacitado para futuras competiciones. ¿Podría el Madrid levantar los mismos kilos que el resto? Demasiado fácil, demasiado crispante para la masa de mediocres que puebla las calles y vota pobreza. La institución ha de sobreponerse, de jugar con un reglamento pulcro y estricto y con normas diferentes a las de sus rivales; en resumen, ha de mamar por el bien de Expaña. Y cuanto antes entendamos esto antes dejaremos de sufrir.

Todavía habrá que rezar a Gilmar (in) para que no nos pongan más kilos también en Europa ahora que él y Al Khelaifi son íntimos cargos adjuntos en la UEFA, pues no hay nada que una tanto a dos extraños como el enemigo común.

Seguiremos mirando esto de la pelotita al menos un tiempo, porque cuesta quitarse ya de los viejos vicios, por muy malos que sean, aferrados a la esperanza de que alegrías tan enormes como las que disfrutamos los útimos años se prolonguen un poquito más.

Share

El último servicio de Modric

Gomorra

Joder, pintaban bastos con arbitraje sibilino, pero la lesión del trencilla y el buen pie de Modric nos dieron 3 puntos de oro en una jornada que parecía firmada por Negreira en su prime.
El Sevilla se ha encerrado atrás y casi le sale bien la jugada, pero el movimiento táctico al final de Carletto (si te agachas te la meto), sentando a Nacho por Modric, mientras Quique metía más músculo para aguantar el autobus, desniveló la balanza a favor de los blancos, quienes para entonces merecían ir como mínimo 2 goles arriba en el marcador, tras anular en el primer tiempo el árbitro de forma inexplicable un gol claramente legal de Lucas Vázquez y no pitar un penalti de manual sobre Rudiguer. Para la próxima jornada ya tendremos de vuelta al divino Jude, pero ojo a la encerrona que nos pueden tender en Mestalla estos bastardos de la Federación de árbitros.

Euler

Árbitro malísimo y cabrón.

Lo del gol anulado no es cosa suya, sino del comodín de la llamada del VAR. Te tienes que comer esa anulación, pero ya te digo que hay dos equipos en esta liga de mierda a los que no les revisarían esa jugada. Ya sabéis quienes son, tenemos y tendremos ejemplos de sus goles precedidos de faltita.

Cabrón por su tratamiento en las faltas. Tarjetitas ahorradas al Sevilla, dos clamorosas por un codazo a Lupas y una falta alevosa a Brahim.

Penalti no pitado a Rudiger, de esos que si es Abueloski o Grisman el placado, hay panal seguro.

Y en el gol de Modric pidiendo fuera de juego posicional. De un jugador que no disputa la pelota (no salta), no hace falta, no estorba a ningún defensa, etc. Vamos, lo mismito que el del Leipzig, ¿no? Va a ser que no vi yo a Rudiger empujando a nadie, pero querían anularlo los mismos analistas y comentaristas que decían que robamos al Leipzig. Matar y fusilar se ha hecho poco.

Rappol

El Cyd está hecho unos zorros, y enfrentar un 5-3-2 se le sigue haciendo más bola a Carlo que tener que beberse un vino barato en casa de su nuera. Qué difíciles los 5-3-2 sin un puto delantero, jugando a dos por hora, sin llegada de la segunda línea y sin chutar desde fuera del área. Suerte que, como decimos, el Sevilla está ahí abajo, dando más pena que la muerte de Paco de Lucía, más malos que un dolor, y con vejestorios como Navas y Ramos a los mandos. Cualquier día aparecen por ahí Francisco o Martagón, o vete a saber quién. Llevan sin dar con un negro en condiciones desde hace dos o tres temporadas. Quique será Flowers, y tiene pinta de musicólogo del Barrio de Santa Cruz, pero vaya equipito que tiene. ¡Y se quejará el Excremento del suyo! (de los que no son los Nuevos Messis, quiero decir). Sería un poco triste si hubiera empatado el Real, o perdido con gol de Morrero, o de René o de la mujer de Ramos, que es amiguísima del imbécil pelirrojo vigoréxico ese de las hormigas. Es todo tan dramático…

En fin. Yo quería que saliera Guler y marcara. Pero salió Modric para eso, y fue bastante bonito y entrañable todo. Un señor gol, de mago retirado ya casi de las batallas, un parto entre las lamas… Y todavía seguía protestando el Sevilla, por ahí abajo, quejándose por no sé qué, después de que el Real fallara quinientas ocasiones en una mejor segunda parte que Mr Increíblemente Malo, el arbitrito, trató de interrumpir con su lesión. No fue casualidad. Fue pirarse a levantar cartelitos, Mr Hijodeputa Recalcitrante, y encender todas sus velas el Madrid, sobreponiéndose a los acontecimientos, al nuevo peinado de Ceballos y a las cochambres de los comentaristas deportivos.

Bien Brahim, bien Vinicius, bien Valverde. partitocráticos. Y bien Rúgider, que es como volver a tener algo tras la empalizada, y ante un Sevilla tan bajuno, tan ahí abajo, parece el tipo más peligroso de las 3.000 viviendas.

Una victoria importante. Y un recuerdo para Ramos de que lo suyo con el Madrid no acabó bien porque no quiso. 1-0 y AnG-Lunin de portero.

·····

– Real Madrid: 1 (Modric)
– Sevillanos, yonkis y gitanos: 0

Share

Y gastar, y gastar, y volver a gastar

Sí, bueno, ¿no? La situación de las finanzas culeras es… compleja, por decirlo suavemente. Hay quien dice que existen problemas de liquidez; otros, usando el símil clásico, dicen que hay telarañas en la caja fuerte; por último, los más descarnados y rotundos dicen que no tienen un puto duro. ¿Cómo puede haber ocurrido esto en un club que presumía de ser el más mejor en todo, el más popular, el de más presupuesto, el que tenía más seguidores gays?

La historia no es terriblemente sorprendente para quien haya seguido a la entidad blaugrana en las últimas décadas: fichajes absurdos, sueldos desorbitados… Quizá lo más desconcertante haya ocurrido en esta última etapa, el Laportismo 2ª parte, un mandato que debería haber sido de austeridad y regeneración pero se ha parecido más a esas orgías nocturnas tan del gusto de don Jan. Cuando el hoy orondo president retomó el mando del club, lo normal habría sido poner como prioridad equilibrar las cuentas, pero no, ¿qué fue lo primero que dijo? «Habrá muchos y buenos fichajes».

¿Y qué lo llevó a decir esto? Antes que nada, creo que es preciso reconocer que la edad mental media del aficionado al fútbol (de cualquier equipo) es de unos 15 años; es duro, pero es la puta realidad. Este tipo de persona no quiere analizar nada ni obrar con ningún tipo de racionalidad, su esquema mental suele reducirse a «nosotros somos los mejores y los demás basura, unga unga». Y por supuesto, quiere cromitos nuevos cada año, vaya bien o mal el equipo. Aunque tuvieran un equipo compuesto por clones de Roberto Carlos, Maldini, Zidane, Mensi y Pelé, exigirían que se realizaran fichajes a final de temporada, porque sí, «porque es guay».

En esta tesitura, está claro que el camino de menos resistencia para Laporta era fichar, pese a la ruina que ya asomaba la cabeza. Hay que decir que probablemente fue víctima de su propio mito del «círculo virtuoso», el cual lo pintaba como una especie de supergestor que creó un equipo imbatible gracias a su incomparable olfato futbolístico. Pero como ya analizamos varias veces en su momento, el éxito del primer Laporta tuvo bastante más que ver con la chiripa que con su supuesta capacidad de gestión: un Ronaldinho recién llegado del Mundial se ofreció al Madrid, quien lo rechazó alegando que le sobraban galácticos, y acabó en Barcelona por descarte; no contentos con eso, decidimos regalarles a Eto’o porque al fin y al cabo teníamos al capo cannionere Baúl; y luego, claro, los culeros se tomaron la libertad de decidir que un muchacho que iba a ser bajito debía inyectarse diariamente hormonas en los muslos, no quisiera Dios que un futbolista se quedara en el 1,60 de estatura. El resto, como se suele decir, es yshtoria.

Recordando ese glorioso pasado, Lapo quiso reeditarlo fichando lo más parecido a cracks que podía permitirse, y esperando que poco después llegaran el éxito y el dinero. No obstante, hay algo que se me escapa de este plan: vale, el equipo que ha formado es una mierda, ¿pero qué habría pasado si no lo fuera? Aunque se libraron de la monstruosa ficha de Mensi, han seguido añadiendo sueldos estratosféricos, y eso no hay éxito deportivo que lo compense. ¡Coño, que el año pasado ganaron la liga con su equipo cochambroso, y siguen en la ruina caracolera! Incluso habiendo ganando alguna Champions milagrosamente durante estos años , sus ingresos sólo habrían subido unos 40 millones más. ¿Entonces, cuál es la lógica de traer a los Lewandowski, Rafinha, Joao Félix, Depay…? ¿Qué esperaba Lapo exactamente, una lluvia de patrocinadores? ¿Tener crédito infinito pese a ser conocido como mal pagador? ¿Que Tebas mirara para otro lado por enésima vez? ¿Vender ficticiamente NFTs y el 50% de Barsa Studios todos los años?

Habrá quien piense que no había otra alternativa, porque si no fichas jugadores de cierto nivel, aunque cuesten un riñón, corres el peligro de quedarte fuera de Champions. Pero esto es una falacia, porque, ¿qué equipos españoles podrían realmente empujar al Barsa al quinto puesto? ¿Es necesario pulirse 200 millones anuales para que no vengan mordiéndote por detrás el Bilbao o el Sevilla? E incluso en caso de quedarse algún año fuera de la máxima competición europea, ¿sería peor el perjuicio económico que cargar con un saco de fichas inasumibles?

En fin, quizá ni el mismo Laporta tenga muy claro cuál era su plan. Desde luego, todos los directivos que se le han ido tampoco parecían entenderlo. Pero ahora que se ha revelado que su gasto salarial sigue siendo monstruoso, ¿se está planteando el debate sobre cómo reducirlo, se están poniendo las bases para una sostenibilidad a largo plazo? No, la pregunta que se hace la prensa y la afición es… ¿CÓMO SE PODRÁ FICHAR? Y ahí estamos de nuevo, vuelta a los cromitos; presumiendo de ser un club de cantera, claro.

No creo que el sufrimiento culero dure mucho; tarde o temprano llegará un moro o un chino que, de forma más o menos soterrada, pague por la marca (casi lo único de valor que tiene el club) y asuma su monstruosa deuda a cambio. Ni siquiera tendrá que equilibrar las cuentas, bastará con taparlas mediante paletadas de dinero, al estilo City o PSG. Habrá algún nostálgico que se quejará débilmente por la pérdida de «la esencia», pero el resto (empezando por el diario yayos) dirá que no había otro remedio, que el club simplemente se ha adaptado a los tiempos. Y lo que cuenta es que tendrán lo que más les importa: sus cromitos cada temporada.

Share

Angeloti lo vuelve a hacer

Euler

Contra el Paleti o la Farsa, su intensidad se convierte en su homosexualidad habitual. Se llevan un saco y tan felices los del Rayito. Equipo repugnante y maloliente que solo existe para ponerse intensito contra el Madrid. Mal partido nuestro, pero en la liga Negreira tenemos que remar contra demasiados equipos que intentan hacer el partido de su vida contra nosotros. Paleti y Farsa suelen tener bastantes maulas de mierda.

Nos cuesta cerrar las ligas ganadas. Y con la rata pesetera seguirá pasando esto. Seguirá habiendo rayitos al 140% en sus pocilgas. Y nuestros jugadores seguirán jugando al 80%, pensando en guardar para la Champions y en que con eso y un árbitro que castigue las hostias, deberá bastar para ganar en las pocilgas de la liga Negreira.

A ver si la próxima temporada descienden de una puta vez y no vuelven a subir nunca más. Jugar en esa pocilga es como para tener que desinfectarse de cuerpo entero al salir. Que asco de gente en la grada. De verdad que hay que tener el sentido estético muy bajo para ser aficionado de este equipo. Y no tener dinero suficiente como para no salir de allí. ¿Quién vive en Puente de Vallecas o Vallecas Villa por gusto?

-deleted-

A lo que dice Euler de la falta de juego aéreo, hay que añadir la ausencia de un señor atrás que controle y saque el balón. Modric y Kroos van a aguantar un poquito más pero no mucho. Yo no sé quién podría hacer esa labor mientras Camavinga termina de decidir de qué juega.

La táctica más vieja del mundo es hacer tantas faltas que el árbitro deje de, o se niegue a, pitarlas. Esto no es la Premier, no, y les da lo mismo placar a Bellingham que a Embappe.

MadridRio

Gol en transición. En estático nos hemos comido una mierda. El problema de siempre, que se atenúa con Bellingham porque es el único de los centrocampistas-puntas que carga el área. En un campo con dimensiones menores y con ellos bien organizados en defensa los centros laterales son una de las pocas armas disponibles. ¿Los usamos? Sí. ¿Nos sirven? No. Sólo Joseluz contra 3 o 4 mendigos rayistas y el resto de negros ( nuestro color hoy) viéndolas venir desde la frontal. Vini no carga, Valverde tampoco, Modric menos, Camavinga nones, Brahim aparece poco en las inmediaciones de la pequeña. ¿Resultado? Decenas de centros de Fran, de Vázquez, de los interiores, de cualquiera, al limbo. ¿Es por falta de trabajo? ¿Los nuestros le tienen tirria al área? Pues ni puta idea, oiga. Habrá que preguntarselo al borracho, aunque dudo que alguno de los «periodistas» en rueda de prensa lo haga.

·····

– Rayo Macarriano: 1
– Real Madrid: 1 (Proyecto Hombre)

····

Y otra Copa contra la gentuza

Es justo y necesario; no fue tan emocionante como 211-186 del All Star, pero estuvo bien. Ojo, que llevábamos cuatro años sin ganarla y sólo tenemos 29, esto exige mínimo un topless de Ayuso. Por supuesto, deseamos felicitar al Barcas por firmar el mejor cuarto en la historia de la Copa el otro día.

Share

Mbappé y la teoría del tiesismo

Sí, bueno, ¿no? En el día de ayer saltó la bomba; la bombaaaaaaa… informativa. Kilian Embapé, alias Negro Pesetas, anunció que dejaba la secta islámica comúnmente denominada París Saint Germain (que debatiblemente será parisina, pero al bueno de San Germán lo tiene bien olvidado). Es una noticia que como era de suponer ha sacudido al madridismo, dividido entre los que sienten entusiasmo por el potencial fichaje y un nutrido grupo que se siente traicionado por las anteriores calabazas del jugador. Esta última me parece una actitud infantiloide, la verdad. Mbappé pudo acertar o equivocarse con su renovación contractual de hace dos años, pero la decisión tuvo toda la lógica del mundo: tras cobrar en este bienio más que cualquier otro jugador durante toda su carrera, ahora tiene libertad para hacer lo que quiera los años que le queden en activo. Pese al mote jocoso que le he puesto, nadie puede negar que la cosa esté bien jugada desde su perspectiva, tanto en lo económico como en lo deportivo.

Ahora puede abrirse el debate sobre si realmente irá al Madrid, pero será una mera conversación de mesa camilla. Sí, hay otros dos clubes donde podría concebiblemente seguir su carrera, el Liverpool y el Manchester City, pero me parece casi imposible. El Liverpool, con toda su leyenda, gana una Liga cada varias décadas (pese a la decadencia de United, Arsenal y Chelsea), y en cuanto al City, sería ridículo salir de una opresiva jaula de oro islámica para ir a su homóloga en el Reino Unido. No, habrá más o menos comedia, pero acabará donde siempre quiso jugar, en el Real Madrid; probablemente el papeleo esté hecho hace tiempo. En ese aspecto el fútbol europeo es mucho más interesante que el deporte profesional estadounidense, donde los jugadores son traspasados en frías transacciones donde se los trata esecialmente como mercancía, mientras que los futbolistas pueden guiarse por sus afectos, escoger destino e incluso «traicionar» a su club, con todas las interesantes narrativas que esto genera.

La operación, a decir verdad, me parece casi una cuestión de supervivencia para el Madrid. Si en la época «galáctica» la lógica era que los superfichajes eran la única forma de poner al club en primera línea mundial, incluso ignorando la lógica deportiva, ahora opera el mismo principio, pero con más necesidad que antes. En aquel tiempo el pastel estaba mucho más repartido, con clubes fuertes en todos los países que más o menos podían luchar por los fichajes gordos; hoy día, con la dictadura de hierro de los clubes estado, tan sólo gigantescos golpes de imagen como el fichaje de Mbappé pueden mantenerte en la carrera. Primera vez, por cierto (¿última?) que se consigue sacar a una figura de alguno de esos oscuros entramados deportivo-político-financieros; una hazaña verdaderamente prometeica.

Pienso, de hecho, que el Madrid no anda especialmente bien de liquidez, y que la partida de Negropé estaba reservada desde hace tiempo. Partida que al menos no habrá que agotar apresuradamente, porque no se paga fichaje ni cláusula. Habrá una prima gigantesca, por supuesto, pero al parecer se irá pagando fragmentada a lo largo del contrato, lo cual es muy diferente a soltar de golpe 150 kilos por un Coutinho o un Dempelé de la vida. ¿El precio total de la operación si firma por cinco años? Nunca inferior a los 300-400 millones de euros (125 de prima + mínimo 50 brutos anuales), pero diría que es más amortizable (indirectamente, claro) que los 1.500 del estadio. Esto es porque los beneficios que generará el recinto son más bien nebulosos a día de hoy (por ejemplo, no tendrá el cacareado centro comercial y los eventos tienen una rentabilidad harto dudosa), pero el impacto de este fichaje es innegable e instantáneo, tan rápido como la velocidad de internet. No se hablará de otra cosa durante el próximo año futbolístico, y el Madrid será percibido por todos como al mínimo un igual de los petroclubes. Es una dinámica a la que habrá que acostumbrarse: pocos fichajes de «clase media», acaparados por los manirrotos «ingleses» y «franceses», pero sí fichajes de figuras selectas cada cierto número de años. En realidad, no deja de ser una buena forma de racionalizar el gasto, aunque sea impuesta desde fuera.

Respecto a lo deportivo, bueno, es algo que dejo a la gente que entiende cómo va eso de la pelotita, pero lo normal es que el Tortugo dé un rendimiento notable, una vez se dirima el reparto de las bandas con Vinicius, mientras Endrick observa como aprendiz y Rodrygo como probable damnificado. Son problemas a resolver por Ancianotti o quien esté, pero la idea, claro, es que la nueva figura nos produzca al menos un par de Champions más, por no decir una Superliga o, por qué no, el triplete de los cojones. En fin, tiempo habrá de sobra para hablar sobre todo esto. Desde luego, quien más lo está celebrando es la industria del salseo deportivo (prensa tradicional + yutubers y variantes), tan necesitada siempre de pienso que repartir entre sus consumidores. ¿Y los que ahora reniegan del moreno? Vacas contra pajaritos a que dentro de un par de años le estarán besando los pies, por no decir otra cosa.

Share

Ibragueño y diez más

MaxCherry

Qué diferencia de fútbol entre lo de ayer y cualquier partido de Laliga Negreida, madre mía. Y eso que nuestra primera parte fue regulinchi y ellos tienen poco gol pero vamos, quién no pagaría por una Superliga con Leipzig antes que soportar a Mafeo o Budimir.

En la segunda el equipo espabiló y Lunin se la sacó. Me da igual que sea Mr Puños Fuera, ha sacado un par de ellas que eran goma y ha salido a una contra de ellos fuera del área que con Kepakepacha nos habría costado caro. Brahim selecciò, tremendo chirlazo y, aunque a veces Isquee, es bien.
Vini, en un partido normalito, un tiro al palo y todo el peligro que generó el Madrid. Tchumini es nuestro mejor central, a día de hoy.

De Carlo y los cambios mejor no hablar, es un caso perdido. Por cierto, sí Modric no está para 10 minutos en Champions, que saque el turco. Nah, es un caso perdido, efectivamente.

El Curioso

Si los del Leipzig tuvieran más calidad igual ayer nos habían enchufado 2 ó 3 chicharros y nuestro partido hubiera ido cuesta arriba. Igual que la Far$a no está acostumbrada a jugar con un árbitro que pite más o menos neutral y cuando salen a Europa les pillan en bragas, nosotros no estamos acostumbrados a que nos pongan ese ritmo 60′ seguidos, entre otras cosas porque en la Liga no hay un equipo tan físico.

Tampoco nos hagamos muchas pajas con el City. Es evidente que tienen un equipazo, que llevan tiempo jugando juntos y que han interiorizado un sistema de juego, pero os recuerdo que empataron de coña en Madrid el año pasado donde les pudimos ganar claramente, y que el 4-0 fue un resultado algo engañoso por lo abultado en un partido especialmente malo de nuestro equipo.

Si llegamos a cruzarnos con ellos en un buen momento de juego, con algún central más, sin Copa y con la Liga encarrilada, veremos qué pasa. Para mi sería una eliminatoria a cara o cruz que dependería de lo acertados que estuvieran unos y otros esos dos partidos.

Rappol

No corramos todavía con Lunin. Es cierto que es nuestro actual portero para Champions. Y que hoy dejó la portería a cero con Diabetis y Chochomeni de centrales. Pero hoy, hemos jugado contra Mothers, by Marco Rose. El perfume para madres muy madres. Contra Sesko, Simmons y noséquién puede que sirva. Ante primeros espadas, está por ver.

·····

– Legazpi: 0
– Real Madrid: 1 (Ibragueño)

Share