Archivos
Categorías
Madridismo para el siglo XXI

La casa de empeños madrilista

Me llamo Tío Putas y junto con mi padre Viejo Custer y mi hijo Big Ang llevo una casa de empeños dedicada a los artículos madrilistas. Si algo he aprendido en estos 20 años, es que cualquier cosa puede entrar por esa puerta.

Un día cualquiera en la casa de empeños madrilista…

– Buenos días.
– Buenos nos los dé Dios. ¿Qué tenemos aquí?
– Me llamo Baider, Baider el del 4º. Traigo un abono del Madrí.
– ¿En serio? Déjame verlo. Mmm, ahora entiendo por qué te llaman el del 4º, ja ja.
– Es mu bueno, ¿eh? Euroabono y lateral.
– ¿Y por qué lo vendes, Baider?
– Emmm… es que no tengo tiempo. El niño, la parienta… vivo sin vivir en mí.
– Ajá. ¿Cuántos pides por él?
– Mil lauros.
– Mira Baider, me parece que no me lo estás contando todo. ¿Cómo ves al Madrí esta temporada?
– Pooos… mu bien. Es un gran equipo y todo.
– Mírame a los ojitos y repítelo.
– Son mu buenos.
– Crees que no se van a comer una mierda, ¿eh?
– No, no, van a ganar todos los títulos… ¡¡como mínimo el Mundialito!!
– Veo el miedo en tus ojos. Crees que no van a ganar nada y por eso vendes el abono. ¡¿Tengo razón, Baider?! ¡¿Tengo razón?!
– ¡¡Bueno, sí, es verdad, qué pasa!! ¡No me hicieron caso, y así les va ahora!
– Y dime, Baider, si tú no crees en el equipo, ¿por qué debería hacerlo yo? ¿1000 lauros dices? ¡Te doy 500 y te hago un favor!
– ¡Como mínimo 800!
– ¡¡Ja!! 550 y porque hoy es mi santo.
– 600 o me pongo a ofrecerlo alrededor del estadio.
– De acuerdo, 600. Big Ang, ve con él a hacer el papeleo.
– ¡Mmmfffghh!
– ¡Deja de comer, hijo de puta!
– ¿Os interesa también marchandaisin de Estar Uors?
– Sólo de Yaryar Binks.

– Je je, 600 no está mal por un abono de lateral, se lo colocaré a algún guiri.
– ¡Yo se lo habría sacado por 150!
– Sí, papá, yo también te quiero.

– Quiubo, parse.
– ¿Qué tenemos aquí?
– Maarica, te traigo dos jugadores buenos buenos. Cracks mundiales.
– Ah, ¿sí? Déjame verlos.
– Este es Pajames, el líder de la selección Colombia. Cada vez que sale marca gol o da asistencia, no falla.
– Ah, ¿sí? ¿Y por qué lo traes a la casa de empeños entonces?
– Porque el presidente le tiene manía.
– Ajá, nunca había oído esa historia. ¿Y este otro?
– Este es Marrata, delantero de categoría mundial. Sale casi a gol por partido, garantizado.
– Me parece bastante blandengue, la verdad. ¿Qué tal aguanta la presión?
– No lo sabemos, nunca es titular en los partidos importantes.
– Vamos, que puede ser un bluffazo. ¿Cuánto pides por ellos?
– 1000 millones de €.
– (Risas) Big Ang, ven aquí.
– Mmmfgggh.
– Deja de tragar, hijo de perra. ¿Cuánto te parece que valen estos dos elementos?
– Mmm… 20 millones el panchito y 30 el blanco. 40 si tiene alguna hermana buenorra.
– Ya lo ves, no podemos darte más de 70 millones, hermana incluida.
– ¡¡Eso es un insulto!!
– Mira, se nota que va a ser difícil colocarlos, y podría comérmelos una larga temporada. ¿Lo tomas o lo dejas?
– Bueno, de acuerdo, 70 millones. ¡Pero porque tengo necesidad!

– Después de hacer el papeleo, el colombiano oye a Tío Putas hablar por teléfono. Sí, signore Antonio, delantero fino, fino, moltos goli. Casi uno por partido. ¿80 millones? Perfecto, esté atento al fax.
– Pe… ¡¿pero, ha vendido a Marrata por 80 millones?!
– Siquepacha.
– ¡¡Jijuepucha, gonorrea!!

Viejo Custer pasa por ahí.

– Haber estudiao.
– Y no te quejes, coño, que al otro he tenido que rogarle a unos alemanes que me lo quiten de encima.

– Hola, buenas tardes, quiero hacer un empeño.
– Claro, pero no veo que traiga nada para empeñar.
– Es que quiero empeñarme a mí mismo.
– ¿Lo qué? ¿Y qué valor tiene usted para empeñarse?
– Soy un fan del Madrí. Puedo animar al equipo y dar consejos sobre su gestión.
– Uh, no sé si eso tendrá mucha salida. Además, ¿dónde lo colocaría?
– En el escaparate, como a Maguila Gorila.
– De eso ni hablar. ¡Mikilee!
– Qué hay, jefe.
– A ver, dime si este es un fan del Madrí. Y no la cagues otra vez, ¿eh?
– Pero si siempre acierto.
– Sí, los tres últimos jugadores que he vendido de saldo por consejo tuyo luego han hecho la temporada de su vida.
– Muaaaaa jajajaja. Caerán pronto, ya lo verás.
– Venga, cuéntame algo de este.
– Dígame, caballero, ¿cómo lo va a hacer el Madrid este año?
– Creo que sufrirán bastante, y que se arrepentirá toda la vida de no haber traído a Frapé por la tontería de respetar la escala salarial.
– No sé, TP, parece falso.
– ¿Por qué?
– Fíjate en que habla del equipo en tercera persona, ignora los fichajes de futuro que se han hecho y cuestiona la escala salarial, base de la estabilidad del club.
– Mmm, es cierto… Mira, puedo tenerte aquí por si andan muy necesitados de fans, pero nada del escaparate. Como mucho puedo dejarte estar dos semanas en el sótano, viviendo de las sobras de nuestras comidas, que teniendo a Big Ang serán pocas. Y debes tener cuidado con Flanker.
– ¿Con quién?
– Es igual. ¿Lo tomas o lo dejas?
– Lo dejo, lo dejo. Veo que aquí tampoco me entienden.
– ¡¡Yoyalo catedralizio!!

– Bueno, otro nuevo y productivo día en la casa de empeños. ¿Qué te parece, papá?
– ¡Sois todos unos putos inútiles! Nicolasito sí que valía.
– Él, siempre él. Bueno, no importa, me voy al fúrbol con el abono del tolai ese. Coño, ¿y esta nota? “Papi, nos hemos ido al fúrbol con el abono que compraste antes. También hemos cogido pelas de lo que sacaste por los jugadores pa la otra entrada y pa drojas”.

¡¡Qué hijos de puta!!

Share

Ni tan mal

Rappol

Un muy españolazo Madrid salió a Mendizozobra con la misión de ganarse el pan contra el 4-2-3-1 dispuesto por Megamind Cabello, paradójico entrenador que compartía a esa hora con Miguel González Melomerezco la honrosa distinción de no haber puntuado aún con su equipo en lo que llevamos disputado de campeonato. La variante que presentaba Zidane a la hora de la siesta incluía un tridente Lucas-Cristiano-Asensio, la primera titularidad de Ceballos en el centro del campo y Nacho como lateral izquierdo. Rotar es muy bonito y muy español, pero si tienes plantilla, mejor.

Los nenes salieron muy serios después de la trastada bética y con esa tranquilidad que da siempre jugar rodeados de tarugos intransigentes, situación que siempre se suele dar cuando viajan a cualquier parte que se encuentre al norte del Bernabéu. Había presión a la salida de la pelota vasca, buen toque entre líneas y ganas de chutarle a Pacheco, que fue de lo más destacado entre los locales. De modo que el primer gol llegó pronto tras una combinación entre Asensio, el Gitano y Ceballos, que resolvió con un buen tiro desde la frontal pillando a contrapié al portero. En ese momento el 66,6% de los madridistas decidieron que bien valía una cabezadita esa repentina bienaventuranza. Y entre ronquidos y regüeldos empató el Alavés, gracias a la laxitud de la defensa blanca. Morito Marica centró para el testarazo del Capitán Capullo que se pilló tal alegrón de sobriedad que casi vomita. Luego se pasaría el resto del partido repartiendo codazos bajo la condescendiente mirada de Mallenco. El fútbol es así.

Afortunadamente no hubo tiempo para desvelarse y Ceballos aprovechó un mal despeje del meta rival para volver a poner ventaja en el marcador. En los bares se pidió otra copa y en los hogares el partido entró al salón y pidió sitio en el sofá. El Madrid se mantuvo equilibrado y hasta pudimos ver alguna jugada ensayada sorprendente con el Gitano y Ramos como protagonistas. Ceballos era feliz, Zidane era feliz, Undiano no sabemos lo que era y Megamind se frotaba el mentón por tocar algo de pelo recio mientras pensaba cómo darle la vuelta a un partido que se ponía cuesta arriba.

El segundo periodo fue tiempo de palos y postes -el segundo del Gitano tras maravilloso lance-, reapareciendo el fantasma de Spike Lee en ambas áreas. El Capitán Capullo debió ser expulsado aunque sólo fuera por enfadar al bueno de Lucas Vázquez, que se llevó un codazo en el jeto y tuvo que ser controlado por sus compañeros para no cometer maltrato. El árbitro decretó amarilla y orden de alejamiento, con lo que los aguerridos retales del equipo norteño hicieron de su capa un sayo y se dieron al exhibicionismo de la coz. Luego dicen que denunciemos.

Llorente entró por Ceballos en el 72, recibiendo amor por parte de la grada, y luego Mayoral salió un ratito intrascendente por Isco. No estuvo cerca de su mejor versión el malagueño, pero mejoró lo mostrado últimamente. Sin duda nos esperan tiempos mejores con estos minutos tan repartidos y con la confianza que florece en los que entran a jugar sus oportunidades. Ahora sólo falta que esos momentos sucedan en casa, entre la siesta, la copa y el dormir la mona.

El Socio

Si alguien quiere saber cómo sería un equipo formado íntegramente por jugadores de la cantera madrilista, puede darle un vistazo al actual Alavés. ¡Menudo vertedero! Pacheco, Franco (perdón, Burgui), Medrán… y el internacional culerdo Munir para completar el conjunto. 0 goles llevaban en 5 jornadas estos Expendables del fúrbol hasta que llegó el Madrí a repartir regalos como el puto Papá Noel, ¡¡somos una obra social!! Y es que el equipo, fútil es negarlo, no pita: este Madrí del nuevo sistema está echando los dientes y le cuesta un güebo sacar los partidos, en parte por mala suerte.

Pero no temáis, mandriles, que la flor ha regresado, al menos parcialmente: bien es verdad que dos remates se nos fueron al limbo de los goles no nacidos -los palos-, pero otro tanto le pasó al Alavés; y si nuestro tercer gol no habría sido trascendente para el resultado, el segundo del Alavés no habría dejado tocados y muy tocados. Vamos, que no habría Cristo Redentor que hubiera aguantado el runrún. Por suerte, el flower power nos llevó hasta el final del camino y Undiano (me la agarra con la mano) sólo nos jodió lo justo: es decir bastante pero sin consecuencias letales. Me dio algo de pena que en el gol anulado de Rabos, una jugada donde todo quisqui hizo falta en el área, sólo viera la de Cristiano. Me apenó también ver a Bale en el banquillo, pero el Maprí es implacable; salieron Lucas y Caballos y lo hicieron bien, especialmente el mozo de cuadras, que marcó nuestros dos goles. A poco que siga esa línea será una pieza importante.

En fin, hemos inventado la media inglesa inversa: ganarlo todo fuera y palmar en casa. Estamos un poco ajilipoyados, nos llegan fácil y esta vez el (puto) parón de selecciones será un bálsamo. Puntuemos en Borussia, cumplamos el trámite del Apañol y tomémonos un respiro para afrontar el segundo asalto de la temporada con resuello extra, jugadores recuperados y la mente más despejada.

– Real Madrid D: 1 (Puf)
– Real Madrid: 2 (Caballos)
.

Share

No ganar sería malo

Creo que todos coincidimos en que no llevarse los tres puntos ante el Alavés sería perjudicial para los intereses del equipo. Es más, yo creo que nos complicaría la Liga. Nostante, hay motivos para el hoctimismo: Zipayo asegura que sigue teniendo la flor, y quien dice flor dice biliserismo; cualquier día de estos volveremos a ganar partidos en el último minuto, ya lo verán.

Otro factor positivo a tope es que será nuestro segundo partido con Cristiano. El otro día no marcó, ¿qué probablilidades hay de que vuelva a quedarse sin mojar? Luego está Garethipote, que va recuperando la forma a ojos vista, y un muy prometedor Theo que va a tener todo un mes para foguearse como titular. Además, creo que podemos reconocer que el Alavés no es precisamente uno de los equipos más hostiles contra el Madrí. Imaginemos por ejemplo que el partido fuera en El Sidar o sitio así. ¿Va Enzo a entrar fuerte a sus excompañeros? No lo creo.

Vamos, que entre una cosa y otra tenemos muchas posibilidades. Eso sí, como no ganemos vamos a tener que empezar a concentrarnos en la Chempions. Que no deja de ser una bonita tradición.

Share

El resultado, ese impostor

Gomorra

El chorri-récord se ha ido a la mierda y otro portero sale internacional del Bernabéu. Parece que tras la vuelta de la Supercopa haya caído una maldición sobre el coliseo merengue. Es como si una atmósfera tóxica castrara químicamente a nuestros sementales, como si bajara del cielo de Madrid un bromuro gaseoso que les rebaja la líbido goleadora. Los blancos no la saben meter y las mocitas madrileñas se vuelven tristes a sus casas, mientras el fansismo se estremece preso de la histeria porque en los bares de Chueca, en los baños, nadie les fía ni les guiña un ojo. Esto sólo se arregla con un chamán traído de alguna lejana jungla, algún rito milenario implorando fertilidad a las fuerzas de la naturaleza para que el orden y el poderío fálico regresen al Real Madrid de Zidane y que los goles se le vuelvan a caer de los bolsillos. Mientras tanto, los perros de la histeria recorren la noche anal y nadie sabe hasta cuándo.

Rappol

El retorno del Gitano parecía garantizar que el gol volvería a inundar el Bernabéu, tan necesitado de maná esta temporada. En su lugar comenzó lloviendo una invisible capa de “salimoh relajaoh” y Carvajal tuvo que hacer lo único bueno que hizo durante los 95 minutos, salvando un gol cantado marcando un paso raro de flamenco. Pintaba raro el partido, una especie de amalgama como en los cuadros de Pollock. Sólo Modric parecía una persona normal y era el más rápido y lúcido de cuantos había en el campo; aunque persiste su maldición para definir, que es la de todos los futbolistas blancos que juegan en casa. Quizá necesitemos a un chamán o poner el Break on through durante el calentamiento.

Los problemas capilares del Madrid empiezan, como no podría ser de otra manera, en la cabeza de algunos jugadores y acaban perjudicando la circulación de la pelota. Cuando el moño de Bale arranca a carburar, a Isco se le esfuma el arte después de haberse cortado el pelo. Trasladó mucho la bola el malagueño, plano de físico y telegráfico en el tiro. La empanada avanzaba inexorable, como La Cosa, y Carvajal coleccionaba fallos inexplicables como dos controles sencillos en sendos balones cruzados que le daban amplia ventaja por su banda. Se le notó en un salto de rabia Upa Dance. Mientras tanto el Gitano vivía en el Sálvame del área.

Por la banda de Marcelo sólo faltaba que apareciera la cabra de la Legión, salvo que la llevara Isco metida en el pantalón. De todo el guirigay se sacaron en limpio algunos corners intrascendentes, un taconazo que pudo acabar en penalty brumoso y no recuerdo ahora qué más. La niebla se instaló sobre el campo definitivamente y casi ni se vio al personal coger el camino hacia los vestuarios en busca del peluquero que desenredara las incipientes rastas de la histeria.

Salieron de nuevo los nenes atacaditos como si hubieran intentado someterlos a tocamientos obscenos en las duchas. Una tras otra las acometidas blancas acababan doblándose ante el orden de los béticos y de un Adán que parecía Courtois. Más maldiciones. Malditos sean los 60.000 pavos de Javi García. Nada. Que no iba a entrar hoy tampoco la pelotita.

Asensio y Mayoral entraron para sumarse al gazpacho desesperado de Zidane. Ya con Lucas por un Marcelo que se rompió por el baile de San Vito, la receta desembocó en la descomposición completa del equipo cuando Casemiro decidió que no daba más abasto. El chico sujetó los coletazos de lo que parecía iba a ser un nuevo empate en el Bernabéu y el fin del record ese que nadie sabe muy bien qué trofeo otorga. A la carga como pollos sin cabeza.

Finalmente el Betis aprovechó los huecos que había entre los escupitajos de Toni y los siete de arriba para culminar una especie de contraataque que pilló sonada del todo a la muchachada, personificada en Ramos. Sanabria remachó y la realización del evento enfocó a Casemiro. Su gesto lo dijo todo, pitó Lahoz y el Betis celebró su Champions.

El Socio

Creo que no peco de atrevido si digo que el resultado de ayer no fue el que se esperaba. Del mismo modo, digo que antes de dejar que los perros de la histeria os devoren a vosotros y a toda vuestra familia, podemos tratar de tener algo de perspectiva. El fúmbol no es una ciencia exacta ni los jugadores son “roboces” que puedes activar con un botón: los picos de forma, la espesura mental y la mala suerte existen, y forman parte del juego. Obviamente ayer el Madrid no hizo su mejor partido de la década, pero tampoco el peor, y tan sólo pensad lo que estaríamos diciendo si hubiera entrado el tiro de espuela de Bale, a quien el canto de un duro impidió meter uno de los mejores gole de su carrera.

También hay que ver cómo marca el Betis: horrible cómo se deja pasar a los verdiblancos, sí, pero el Madrid está agotado, frustrado, con los brazos abajo; es una situación excepcional de la que el rival saca tajada. Soy el primero que se caga en los jugadores cuando falla la actitud, pero joder, también puedo entender que estuvieran con los cables cruzados por no haber podido marcar en casa después del muy buen partido contra la Real. Por supuesto que se han hecho cosas mal, y podemos pasarnos días dando caña (muchos lo harán y están su derecho), pero de momento los jugadores siguen siendo de carne y hueso, y por muy bicampeón de Europa que seas no siempre puedes ganar cada cuatro días.

¿Y ahora qué? Nada: sentarse, analizar y sobre todo esperar que entre la pelotita. No creo que haya cambiado nada esencialmente desde el año pasado, y los resultados que hemos cosechado son sin duda anormales. Probablemente ayer se rompieran tropecientas estadísticas, desde el número de jornadas sin ganar en casa a los años que llevaba el Betis sin llevarse la victoria en el Pipas, pero sinceramente creo que son más bien anecdóticas. Desde luego 7 puntos suponen un gran hándicap en las ligas de 100 puntos, pero la angustia no va a ayudar a remontarlos. Centrémonos en recuperar sensaciones, en ganar partidos y veremos dónde estamos dentro de mes y medio.

·····

– Mándril: 0
– Betih: 1 (Sanabria)
.

Share

Behticim-mo

Recibimos a un Betis sin Rubén Castro (alé), quien antes de la pretemporada accedió a una muy heterodoxa cesión a la liga China, casualmente coincidiendo con las fechas en que iba a salir su sentencia por presunta “violencia machista”. Al final salió absuelto, por lo que su exilio asiático sólo ha servido para que vea algo de mundo y (seguramente) para hacerse más sabio. ¿Y la tipa que lo denunció? Pues tan fresca, igual que la que demandó a Theo. Y no fue la única hija de puta de esta historia: inolvidable la ¿periodista? que al poco de estallar la noticia afirmaba que el juez daba por probados los hechos (¡¡años antes de empezar el juicio!!).

Lo que está claro es que en España, si denuncias por maltrato y ganas (con razón o sin ella), destruyes la vida de un hombre; si pierdes, no pasa absolutamente nada. Considerando, esto alguien piensa que en nuestro país existe igualdad y justicia, le alabo la ingenuidad. Lo que ha quedado meridianamente claro es que:

Bueno, el equipo visitante en sí: quizá antes nos diera igual Sevilla que Betih, pero hoy la cosa está clara: el Cerdilla es un equipo repelente como pocos, subidito por los trofeítos de quincalla que gana de vez en cuando, mientras que er Betih hace lo que debería todo equipo de su entidad: dejarse los puntos contra el Madrí. Ahora tienen a un goleador llamado Sergio León y al incombustible Joaquín, pero no son lo mismo que R.C.A. El mayor peligro quizá esté en el banquillo, ocupado por el muy zorro Quique Setién.

Se ha difundido en estos días la historia de que Lopera no compró el Betis durante su etapa presidencial. Me parece una cosa muy injusta y muy ingrata: Lopera, que es un self madelman, si bien quizá no puso mucho dinero, sí invirtió mucho de su valioso tiempo en reflotar a un club quebrado, como casi todos los españoles de entonces. Entre chapa y chapa, puso al behticimmo en el radar mundial, trayendo al Dembelé de la época, el siempre recordado Denilson. No olvidemos que además hizo (medio) estadio, terminado apenas 20 años después (excepto una rajilla que les ha quedado en una esquina).

Sea como sea, se viene un partido más bien fácil, aunque con nuestro Madrí siempre hay un puntito de suspense muy agradecible. Vuelve el Yitán y eso gusta a la chavalada, pero por lo demás puede que veamos un equipo bastante “B”, que ya empezamos con el míercoles-domingo y hay que dosificar a los chicuelos. Si se diera el caso de que le pelotita no quisiera entrar, esperemos que cualquier vahído en el área contraria sea recompensado con panal, porque no pedimos más que nadie, sólo exactamente lo mismo. Pero bueno, igualmente golearemos. Supongo.

Share

Hacefaltaundelantero

Rappol

Cuando la pelotita entra es la misma Creación la que se muestra en toda su lógica y grandeza. Algo se enciende en nuestro interior, haciéndonos sonreír y decirnos: “Sí, tío. Jordi Évole tiene cara de tonto”. Anoeta pintaba dificultades en el horizonte madridista pero al final resultó ser un estúpido campo de fútbol rodeado de una pista de atletismo al que le tienen que arrimar una grada para que los alaridos y las quejas de los parroquianos y las parroquianas tengan algo de entidad. Un alarde, por lo demás, bastante culerdo.

Zidane volvió a sobreponerse a las contingencias arbitrales poniendo a Theo, cada vez con más empaque y metrosexualidad (hola Segurola), en el lateral, y a Mayoral arriba. A las físicas se sobrepuso un Isco que pareció cansado durante la mayor parte del partido. Con todo, la Real salió a jugar al fútbol, que es lo que mejor le viene al Madrid, aunque a Carvajal siempre le suponga disgustos. Los enmierdadores profesionales empezaron a vislumbrar su inicio de semana resuelto con el primer gol de Mayoral: se abrocharon el polito y pensaron su titular: “Hay delantero”. Lo cierto es que el chico se lo trabajó bien mientras estuvo en el campo, pero el Gitano está a la vuelta de la esquina con ganas de volver a romperse la camisa por estos campos de España que tanto le adoran. Deberían pasar un platillo para ayudarle a pagar las fianzas que le imponga la Justicia, como hacen los intachables políticos del nordeste peninsular.

El equipo local jugaba alegremente y se caía de forma algo bronca y sobreactuada en algunos lances. Eusebio los tiene bien enseñados y hasta hilaron alguna buena jugada, como la del gol de Kevin, amigo de Keylor y Piqué. La emoción duró poco en los corazones donostiarras, porque el rey del reguetón norteño quería estar en tantas salsas que se marcó un tanto chingón después de que Mayoral le diera gasolina y un pase de la muerte en el día de su gran oportunidad. Con ellos empezó y acabó todo.

Quedó un segundo tiempo muy de ida y vuelta. En el vaivén Isco vio a Bale y ya nadie volvió a verlo hasta que sacó la lengua celebrando el Bartra que le acababa de hacer al pobre Kevin. Un gol de clase olímpica, un mix de Bolt y Nazario, un tornado arrasando el peine de los vientos. Fue sin duda la mejor noticia del partido. Habrá que inventarse nuevos dolores. Viva el Demoño de Cardiff.

El Socio

Como bien decía Monard, sois tan putas que cuando las putas quieren ir de putas os llaman a vosotros. Se hablaba antes del partido de la dificultad de ganar en Anoeta, pero la verdad es que las gradas están taaan lejos en ese polideportivo (sus buenos 30 metros de la portería a los fondos) que cualquier amago de miedo escénico es puro voluntarismo. Usebio, con su look de señor que sale a pasear al perro, tampoco inspiraba mucho temor. Nuestros chicos salieron con mucha decisión, y ese es un plan que al Madrí le suele salir bien. No tardamos mucho en adelantarnos, tras jugada en la que le hicieron un penaltaco a Rabos y que Minoral aprovechó con una llegada plena de palomerismo. Me recordó a las mejores patapalinas del mismísimo Baúl.

Concederemos a la Real que fueron a calzón quitao, y eso les permitió empatar. Se dice que el gol fue cagadón de Keylor, pero un balón rematado de volea y desde cerca nunca es fácil; a ver si lo habríais parado vosotros, listillos. El tanto del Kevin desató la euforia, y los de la grada casi mataron a un señor; se nota que son de la ETA.

La jugada del 1-2 es una maravilla: contraataque realista que pilla a los blancos mirando a Murcia, larguero y contraataque con sólo dos efectivos mandriles; Minoral desborda por la derecha, centra y el Kevin vuelve a demostrar su olfato de gol. Dirán que el canterano tuvo chorra, pero el gol se lo fabricó él solito, y la velocidad del desborde no se la puede negar nadie. Superaprovechable nuestro Borja con su estilo medio cochambroso.

Ahora bien, la delicatessen de la nuit fue el 3-1, ya en el 2º tiempo, con un Isco que se la tiró larga a Bale como diciendo “mira el pase de gol que te doy”. Gareth debió pensar “qué cachondo, sólo me tengo que recorrer medio campo”. Pero el tipo lo hizo, sacándole a un metro al pobre Kevin (“¡con lo bien que había empezao!”). Cuando llegó la hora de definir, lo hizo con la sutileza de los elegidos. Brutalidad de gol y rabo galés metido hasta la campanilla de los mimimís.

Hubo un cuarto chicharro del Wonder Boy Asensio, pero el línea siguió dos reglas de oro de su profesión: si el reglamento dice que en caso de duda no pites fuera de juego, pítalo siempre, que si no cómo te va a ver la Puri en la tele. Y si se especifica que un tipo que no interviene en la jugada no cuenta para el offside, pita igual, incluso aunque el jugador se quede clavado y levante las manos como si fuera víctima de un atraco (que de hecho fue lo que acabó pasando); ya has pasado a la posteridad, hijo de puta. Pero Fans es un imperio de justicia, y nosotros le damos a Asensio lo que los infinitamente mediocres le arrebatan.

En suma, el Equipo B volvió a dar la talla y el universo va recuperando el equilibrio, ¡¡sin delanteros ni ná!! Que se prepare er Betihcimmo sin Rubén Castro (halé), porque el miércoles les vamos a dar hamor.

·····

– Don Hostiarras: 1 (el Kevin)
– Real Mabrí: 4 (Minoral, el Kevin (again), Garethipote y Asensio).
.


.

Share

WPMessenger