Satán es del Madrid

Si en algo me equivoqué en mi diagnóstico del partido es en el deseo de ganar de los borussers: realmente habían ido a Londres con la idea de ganar al Madrid, y así terminaron los pobres, llorando como Boabdil. Tampoco se les puede culpar de que sus ilusiones estuvieran sobrealimentadas, porque en el primer tiempo le dieron un baño a un Madrid que no sabía ni de dónde le venían. El sistema no funcionaba, no llegaba ni un puñetero balón arriba y hubo varios «huys» de esos que no te explican cómo cojones no te marcaron. Muchos de los jugadores madridistas llevaban botitas rosas, que en los códigos actuales del fútbol significan disponibilidad sexual, ya sea para los compañeros o para los rivales: básicamente estás diciendo «este culo es tuyo», un mensaje que se trasladó claramente al campo.

Si hubiera entrado cualquiera de esas ocasiones, el Madrid las habría pasado canutas, pero como no fue el caso, se cumplieron con puntualidad todos los tópicos al respecto: «quien perdona lo paga», «no puedes dejar vivo al Madrid», etc. Angeloti (hijo de puta) sabía que el Madrid ganaba mm en la barrita de energía a cada minuto que pasaba imbatido, así que siguió su sistema habitual: no cambiar absolutamente nada, tragar smints por arrobas y esperar a que llegara el «momento Real Madrid».

Y llegó de la mano de Carvajal, el chico de la piedra de la ciudad deportiva, quien debe tener un CI similar al de aquel pedrusco, pero una constancia y resistencia a la altura de los más grandes. Lo que le faltaba a sus 32 años era abrir el marcador en una final de Champions, y ahí lo hizo, de cabeza, además. A partir de ese momento las rodillas de Dortmund se volvieron de gelatina, y sólo era cuestión de saber por cuánto ganarían los blancos. Esta vez fue de una manera atípica, dominados claramente por un rival inferior… si en años anteriores parecía que Dios había dado un empujoncito al Real para ganar un nuevo título, esta vez se diría que el mismísimo Satanás confundió a los boches para marrar goles cantados, quizá para delitarse en el sufrimiento de los antis. Ya sabíamos que Dios era del Madrid, pero parece que su enemigo también. Ante esto, ¿qué pueden hacer los demás equipos? Asombrarse y aplaudir.

Al terminar todo, Tonikroos se dio un baño de gloria, poco después de que Alaba le dijera no sé qué cosas sensuales al oído; sabía que el fútbol de ahora era una macarrada, pero realmente no me había dado cuenta de lo gay que se ha hecho. No obstante, la verdadera estrella del partido fue Vinicius, quien certificó su merecimiento indiscutible del Balón de Oro, aunque conociendo la basura de las votaciones, igual se lo dan a algún random que gane la Euro, o, por qué no, a Mensi. Rodrygo, por el contrario, difícilmente podrá quitarse ya el letrerito de «venta».

Ante 15 títulos, no se sabe ni qué decir. En ESPN Sudaquia afirmaban que «el equipo más copero» volvía a ganar, rebajando el verdadero Título Mundial, la Champions, a la vulgar categoría de «Copa». No, el Madrid no es un equipo «copero», ni está por debajo de los mataos que se llevan esa verbena de las selecciones cada cuatro años: es la máquina de ganar más perfecta que existe en cualquier deporte, un fenómeno que desafía explicación racional y quizá el único y verdadero dolor que experimenta de manera constante la AntiEspaña, esa que ama de manera fetichista la mediocridad y la derrota. Ellos tienen a la PSOE, y nosotros al Real Madrid. No es difícil adivinar cuál de las dos intituciones dejará la huella más significativa en la historia.

·····

– Dortmund Borussia: 0
– Real Madrid: 2 (Carvajal y Vinicius)

Share

El Borussia ha viajado para pedirnos autógrafos

El aficionado al fútbol es por lo general supersticioso y muy cagón. Ve a su equipo como una especie de ejército mitológico cuya suerte, la victoria o la derrota, dependen de un caprichoso destino, influidas por una serie de acciones absolutamente ajenas al juego y al equipo; por ejemplo, lo que se escriba en foros y redes sociales o lo que publiquen los «influencers» en forma de vídeos, twits, etc. Sí: en plena era tecnológica Pepito Pérez piensa que las sandeces que teclea en una casilla de comentarios llegarán a tener efecto en si la pelotita entra o no en el estadio de Wembley, y cree firmemente en gafes, contragafes y similares conceptos esotéricos.

Otra manifestación de este fenómeno es la lógica inversa según la cual, cuanto más fácil el rival, más peligroso el partido. Es decir que será más difícil ganarle al quinto de la Liga alemana (a 27 puntitos de nada del primero), una de esas madres que llegan a la final cada pocos años por la parte fácil del cuadro, que a equipos rebosantes de figuras y millones como el City, el Liverpool o similares. La lógica del razonamiento es nula, pero creen que siendo «humildes» ejercerán una especie de contrafuerza que ayudará a su equipo a ganar. En realidad están sintiendo el vacío que les provoca el carecer de justificación para el habitual miedo precedente a una final.

En el mundo real, lejos de este oscurantismo y mariconería más bien sonrojantes, los jugadores del Madrid viven la final casi como una rutina; apenas les llega una fracción de lo que se publica en redes, y si ven algo es para descojonarse de risa. Su trabajo es ganar partidos, y la Champions para ellos es como para el panadero hacer panes y donuts, o para el charcutero hacer chorizos. Lo que para nosotros es épico, para ellos es «su curro», y nadie lo hace mejor, al menos en esta competición de los esfuerzos cortos. ¿El Dortmund de Borussia? Por favor. Se están pellizcando por llegar a la final, en cuanto tengan delante a los del Madrid les darán ganas de llamarles de usted, y en cuanto acabe el partido habrá una competencia no muy disimulada por quedarse con las camisetas de las estrellas blan… vikin… bueno, madridistas. Su estrella es Marco Reus, un tercera espada europeo que nunca ha ganado nada relevante en clubes, e incluso me llega por vía interna que se ha comido alguna polla del tamaño de Kansas.

¿Que puede haber accidentes? Hombre, sí, pueden marcar en el minuto 1 porque estabas mirando a las musarañas o el álbitro puede sacarte una roja para «dar interés» a la cosa, pero incluso en esas circunstancias el Madrid tendría grandes posibilidades; es un partido que juegas 50 veces y ganas 49. Sin embargo, es bastante más probable un encuentro cómodo, desde luego más que cualquiera de las finales contra el Paleti, o la que jugamos contra la Juve de Tristegri, que en teoría era un gran equipo. El aficionado gay necesita alimentar a la yshteria como el tendero de Maguila Gorila tenía que darle diez kilos de plátanos diarios al simio, pero me temo que esta vez la pobre va a morir de inanición.

Y bueno, el que no crea, o el que piense que esta entrada es «gafe», puede aprovechar que ha empezado el mes del «Orgullo» para hacer un desfilito en tanga describiendo círculos entre el Bernabéu y Chueca hasta el final del partido, que sea cual sea el resultado seguro que pilla cacho.

Share

Muy bien, pero que ganen la final

Los de Olympiakós, con Berzotas a la cabeza, querían vengarse por la final del año pasado, pero a la hora de la verdad se comieron una polla muy grande. ¡Ñam, ñam, qué rica! En estas Euroligas Baratas sin rusos, los griegos han reencontrado su antiguo esplendor, y vamos a tener que cepillarnos a los dos equipos de Atenas para hacernos con el título. Yo creo que el Pao es fácil en la final, basta con hacer así y así, pasársela a Musa, Tavares, Supermario o uno de esos y hale, a ganar. Claro que es un equipo chusma-lolasiano, así que ojete.

Hablando de eso, me pregunto qué pensará Pablo Lolaso en su casa, viendo que su modelo en el fondo era fácilmente replicable. Y recalco lo de «en su casa», porque a pesar de, según él, encontrarse con salud perfecta, ningún equipo ha querido correr el riesgo de contratarlo; pero ya se sabe, el Madrí es el malo de la historia.

Quiero llamar a otra reflexión al madrilismo urbi et orbe: ¿sus dais cuenta que gracias a Púchin, quien ha quitado del mapa al CSKA, al Kuban y al Zenit, probablemente vayamos a sumar dos Copasduropa a nuestro palmarés? ¿Quién se lo va a agradecer, eh? ¿Hasta cuándo va a durar la ingratitud hacia este prohombre?

En fin, el Madrit sólo ha ganado la Copa de Europa de fútbol y basket en el mismo año una sola vez. Es hora de repetir tal fazaña bélica, ¿y cómo se hará eso? ¡Poniéndolos! ¡Poniéndolos!

Share

Hablemos de Sahinito

https://youtu.be/syDCTeKDehk?si=0KokvqsDVliHcFUY

Por Marc Genou

– Hombre Juni, ¿qué haces tú por aquí?

– Buenos días presi, acabo de llegar de Turquía.

– ¿Turquía? Y que cojones haces ahí ¿te has puesto pelo?, te hacía en Brasil buscando al nuevo Rodrygo, que el viejo se nos está amariconando demasiado rápido y tengo que culpar a alguien. ¿te ofreces?

– Eh, jefe, que Rodrygo es un activo importante para la plantilla y tiene un excelente retorno de la inversión si lo sacáramos el mercado.

– Eso me la suda, no quiero tener en la plantilla a ningún gilipollas que se ponga cosas en los dientes, y además hace meses que no marca un puto gol. Tengo la sensación de que no pasa una. Debe andar con alguna golfa.

– Pero si es uno de nuestros máximos goleadores de este año.

– ¿En serio? Eso dice muy poco de tu gestión de la plantilla, menuda puta mierda. Menos mal que quedé con el hijo de LaMari para que venga a la ciudad pronto. Es negro, ¿saes?

– Eh si, se quién es, presi. Todos lo sabemos.

– Bien, me alegra que estés al día por si me pasa algo. Ya sabes a quién tienes que informar en ese caso.

– Sí, sí, lo sé (agachando la cabeza).

– Y bien, cuéntame, qué cojones hacías en el imperio otomano. ¿cómo anda el sultán? ¿Te invitó al harem?

– Perdone presi, ahora es una república y ya no hay sultán.

– Cagonrox, ¿y eso desde cuándo? Este mundo se va a la mierda.

– Hace ya tiempo…

– Bueno, que qué cojones hacías allí, la última vez que estuve solo había diarrea y bigotudos. Todo oliendo a kebap, creo que ni el café me gustó.

– Pero eso es solo Estambul presi, es todo trampas para turistas. Yo fui a Ankara.

– Ahí solo vale Estambul, Juni, ¿a qué coño voy a ir yo a otros sitios? Los oleoductos y las cosas chachis para ACS pasan en Estambul, lo demás es un puto erial y una costa de mierda para que vayan los ingleses en verano. ¿Hay algo que construir en Ankara? ¿Autopistas?

– Eh, no, no, que hay un chaval muy bueno que juega en el Fener y vi a su familia.

– Pero te has equivocado de sección, el Fener es de la petanca aérea esa, eso lo lleva Alberto. ¿Fue contigo?

– No, no presi, este chico juega al futbol.

– ¿en serio el Fener juega el futbol? Suena a liga de regional.

– A veces van a Europa.

– A Europa va cualquiera ahora, a ver qué crees porque hago lo de la Superliga, hay que quitarse la morralla.

– Ya, ya.

– Y a todo esto, ¿en Turquía hay negros? No vi ni uno la última vez que fui.

– No es negro.

– Vaya puta mierda, y que quieres que haga con eso. No es un Madrid diverso ni integrador. Mi Madrid universal tiene que ser una merienda de negros que represente la diversidad cultural y autosostenible. ¿Sabes que se sostienen porque tienen 3 piernas?

– Eh, sí, sí, presi, lo sé.

– Pero ríete, gilipollas, que no suelo hacer chistes a mi edad.

– Jiji, jaja.

– Puf, que hostia tienes. No te la doy porque no tengo fuerzas, ni tú para aguantarla, ojalá 60 años menos.

– A lo que iba, que el chaval el bueno. Lo quiere Juan.

– ¿Qué Juan, Roig? ¿Para reponedor?

– Juan Lapuerta. Ya sabes que solo pueden “fichar” barato (haciendo el gesto de comillas con los dedos)

– No me hables de sus mierdas, que encima hay que mantener el tinglado. ¿Qué pasa con el chico?

– Que tiene 18 años, muy bueno, ya ha debutado en primera y lleva el 10. Es media punta.

– Ahora sí que tienes mi completa atención.

– Pues… he estado viéndolo y creo que debemos ficharlo.

– Eh, eh, eh, pero viéndolo fuera de los yutubs esos, ¿no?

– Sí, esta vez sí.

– Ah, me quedo más tranquilo.

– Y lo bueno, es barato.

– Nos ha jodido, no es negro y es turco. ¿Cuantas putas camisetas crees que va a vender? Espero que venga gratis.

– Bueno, no tan así. El Fener quiere un porcentaje de su venta, un 20%.

– Sí, sí, diles que sí, si son minucias antes bajo yo mismo el cadáver al sótano que darles un duro a esos.

– Mire, es este.

– Coño, si parece sucnormal.

– Bueno, quizá, no lo sé. ¿No es Messi sucnormal?

– Je, ahí me has pillado. Siempre podemos darle la pintusina.

– No sé si funcionará, habría que darle mucho. Es muchacho de familia tradicional y parece muy tímido. Creo que puede caer bien a los chicos.

– A los chicos les caerá bien quien yo les diga. ¿a qué te refieres con lo de familia tradicional?

– Ya sabes jefe, de los que llevan pañuelo y bigote.

– Las mujeres también tienen bigote, joder qué asco.

– Me refería a los padres.

– Buf, ya me lo estoy imaginando en la presentación… no es un plato de gusto Juni, no lo es.

– Ya, pero hágame caso presi, este chico es oro. Y además tiene pinta de no lesionarse. No se ha lesionado nunca hasta ahora en su carrera.

– Bueno, ¿cuánto dices que era?

– 20, al contado y varios extras.

– Meh, espera que creo que llevo suelto. ¿Te vale con esto?

– Muy bien presi, hablo con los abogados y que lo preparen todo.

– ¿Sabes? Me jode pagarles a los perros esos, pero últimamente no la has jodido mucho, así que por simple buena gestión se supone que tengo que dejarte que te ates los cordones solo. Que no sirva de precedente. Por cierto, no me has dicho su nombre.

– Se llama Arda Güler.

– Hostia menuda mierda, eso es como llamarse José García. No vamos a vender una puta camiseta. Espero por tu bien que no se lesione…

Share

Correcalles

MadridRio

Todas las Champions madridistas tienen un héroe inesperado. Y hay que agradecerle a Lunin su partido de vuelta ante los Chichys, antológico. Su tanda, especialmente el que para a Bernardo, quedará en los anales de flash madridistas. Pero Pijamita es más portero que él aunque le cortes un brazo, no debería haber debate, el último partido de liga, sin nada en juego para ningún equipo, debería ser de los titulares con Curtuá en la meta, el mismo que debería comenzar el dia 1.

El Socio

Señores: Cuando vas ganando 1-4 al descanso no puedes dejar que te remonte un equipo de pueblerinos liderado por el primo torpe de Haaland. ¿Sabéis por qué nos han cascado 3 goles en quince minutos para remontarnos el partido? Porque esta gente trabaja menos que el ginecólogo de Begoña Gómez. Ni defensa, ni fundamentos ni pollas en vinagre. Todo el mundo tocándose la polla a cuatro manos mientras los gañanes nos reventaban.

¿Ardagulas? Sí, muy bien, pero qué más da, si el HDP de Angeloti sólo lo pone en partidos basura de estos. ¿Lunin? Ya dije que se comía las bolas de cuatro en cuatro; y los balones de fútbol también. En fin, qué triste; cuánta complacendia, cuánto mamoneo.

Estos se creen que van a ganar la Champios andando. Y o sea, sí, va a ser así. Pero podían disimular un poco los hijos de puta. Que luego hay que pagar a la tintorería igual por camisetas que no han acumulado sudor.

Señores: nos están arruinando miserablemente. ¡Arriba España!

– Villarreal: 4 (Sloth)
– Real Madrid: 4 (Gusiluz (2), Pepelu y Cafucas)

·····

Pero bueno, la noticia más importante del día es que Tu madre es puta ha sacado nuevo tema:

Share