Cosas mejores que ver el Mundianal

https://youtu.be/3IQhM0dkiiE

– Salir a tomarse un café.
– Hacer un cursillo en línea.
– Segar el césped. O a comprar uno de esos robocs que lo hacen por ti.
– Cagar.
– Leer un buen libro.
– Leer un libro regular.
Sacar al perro. Envenenar al perro del vecino.
– Hacerse una paja.
– Ver una peli.
– Atropellar al que sacó el móvil en el cine.
– Cenar en un buen restaurante.
– Cenar en el Burger King.
– Cenar unas salchipapas.
– Volver a cagar.

Share

Que no vuelvan

Max Cherry

Hay dos cosas buenas de lo de ayer: no le han partido las piernas a Vini Jr. y hemos ganao. Todo lo demás es negativo.
Pese a las ocasiones generadas (tampoco demasiadas, aunque la que falló Modric fue un escándalo) se ganó sufriendo, regalándole a un delantero coletas la posiblidad de jodennos. Al carecer de cuello, su remate fue ridículo pero ahí estuvimos, a nada de regalar la liga.

Pijamita ha vuelto a hacer el canelo, las manoblandas se pagan caro, Tibó, menos samba e mais trabayar. Golazo de Kroos que es el único que sabe que el fútbol de selecciones es para pobres. Conclusión: que le peguen hasta a Rodrygol es bueno porque la Superliga va a matar el fútbol humilde. Azuara tenía razón, todo está corrupto. DEP él y el fútbol. Por lo menos hasta enero.

El Socio

Espectáculo dantesco en el Albal Arena. El público encerrado en ese círculo infernal, observando el despropósito del césped sin otro lugar adonde ir. Los «jugadores» en un no pero no, con la cabeza lejos, muy lejos de allí. Gol cerca del descanso, buf, menos mal. Tras el descanso oficial (el oficioso se lo habían tomado en el campo), llega el segundo, de uno de los pocos que se presentaron en cuerpo y mente; venga, hemos recuperado el moyo, una goliada para acabar la media temporada con moral. Imposible: son demasiado vagos, demasiado ricos, demasiado negros, demasiado blancos… para trabajar como lo haría cualquier asalariado que necesita plato en mesa y techo sobre cabeza. Sobre todo, son niños grandes que sueñan con una copa de chiste disputada en desiertos lejanos.

Llega el inevitable 2-1, los apuros finales, conta un equipo literalmente de chirigota, el de Mágico González, carne de Segunda. No importa, ningún equipo es lo bastante malo para no sacar tajada en el Albal, como mínimo un golito para contar a la descendencia. El público sigue observando, pero ahora ya sí se marchan, nadie soporta semejante horror menos los auténticos yonkis, los que tienen que quedarse hasta el último pitido, por espantoso que sea lo que puede venir. Se salvan finalmente los muebles y los sinvergüenzas vuelven al vestuario sin sudar, pensando en sus putitas, sus putitos, sus juergas y su copa de chiste. Mejor que se queden allí, follándose camellos jugando en medio de la nada ante moros emporrados. Savi puede asesorarlos, a él le encantó la experiencia.

·····

– Vagos y maleantes: 2 (Militón y Kroos)
– Cai: 1

Share

Ke les korten los kojones

Madrid sXXI

Pues ha sido un Leipzig reload. Un equipo con mucho físico y en un partido de ida y vuelta nos ha pasado por encima. No puede ser que en un intercambio de golpes el Madrid salga perdiendo con el Rayo. Ahí tenemos un problema. La calidad se tendría que imponer en un partido abierto.

Tanto que hemos hablado de las Titas y de Casemiro, cuando el peso del centro del campo no recae en ellos, cualquier equipo de media tabla nos habla de tú.

Lo mejor, que solamente hay que sacar un resultado positivo en Cai para tener dos meses de arreglo de esto. Porque así como estamos, el Liverpool se venga en nuestro culito sonrosado.

-deleted-

Tampoco hay que dramatizar mas de lo debido. Quiza hayamos estado enamorados de un espejismo o quiza no sepamos qué pasa en realidad y vayamos a multiplicar exponencialmente el disgusto, por ejemplo, pensando obsesivamente en el escaso nivel competitivo de estas semanas, temiendo cada día más su reaparición, padeciendolo antemano y adelantandolo indefinidamente. A veces no se trata de atacar o de replegarse. Se trata sobre todo de no hacerse la picha un lío.

Max Cherry

Sin unos sinvergüenzas y Carlo un cagao por ponerlos. Si con el once que pone ayer el Madrid no le ganas al puto Rayo es que hay una falta de intensidad que debería tener consecuencias. Con Odriozola, Lupas, Pellejo o Nacho se le podría haber ganado a éstos barriobajeros pero Carlo no confía. Si contra el Cádiz pone a los mismos el resultado será el mismo. Ojo que dos puntos no es nada pero irse a 4 ó 5 es cosa peligrosa.

·····

– Vallekas: 3
– Detroit: 2

Share

Charlas con Waldo, 6 Noviembre 2022

Bloque 1 – Impresiones sobre el retorno a España. Diferencias entre España e Hispanoamérica
.

Bloque 2 – Más impresiones del regreso a España. Reflexiones sobre Portugal, iberismo y unión con Hispanoamérica.
.

Bloque 3 – Ciudades que he visitado en esta primera parte de la vuelta a España. Albarracín, Teruel, Zaragoza, Barcelona, Figueras, Plasencia, Santander, Palma, Alicante, Santa Pola…
.

Bloque 3 – Libros y Cine – Fausto, de Goethe. La buena tierra, de Pearl Buck. Películas: Antes del anochecer, Her, The Maltese Falcon, The Big Heat, The Blue Gardenia, Black Adam.

·····

Fe de «ratas»

– Lamento los problemas de sonido, por lo visto el micro de solapa tiene que estar MUY cerca de la boca.

– Por supuesto, en Plasencia también conocí al gran Erik.

– Evidentemente no es Sophia Wilde, sino Olivia Wilde.

– He pronunciado «Buck» con la fonética española. Esta es la forma correcta.

Share

Igual da

Sí, bueno, ¿no? El Madrit ganó, golió y quedó primero de grupo; y Dios dijo que eso es bueno, porque somos sus elegidos y favoritos, como los desprepuciados en lo no futbolístico. Eso sí, los celtarras nos marcaron el golito de rigor porque son nuestras costumbres, y hay que respetarlas. Existe cierta preocupación porque Vinicius no define bien, y yo digo: no preocuparase, hombre; dejad que el chaval camele como él camela; y si camela fallar goles cantados y reírse, pues que lo haga. Es un negro disfrutón y nosotros tenemos poco que decir.

Ítem más: había una zerda (sin tetas) arbitrando, porque en vez de enseñar a los zopencos a pitar racionalmente y de acabar con esta nueva aberración de los alargues de diez minutos, pues metemos a tipas que vienen del fútbol femenino, es decir un nivel de calidad y presión equivalentes a la categoría regional masculina. Porque así se hace del mundo un lugar mejor: tardas cuarenta años en pagar tu casa (si la pagas) y el futuro es más negro que los cojones de Mendy, pero hay una señora arbitrando el deporte heteropatriarcal por antonomasia; las Charos del orbe pueden dormir tranquilas. Y me congratula decir que una zerda efectivamente puede arbitrar igual de mal que un hombre, como demuestra el segundo penalti que nos concedió, uno de esos goles que el avanzado reglamento de hoy tiene a bien regalar, a ver si por fin extingue cualquier atisbo de interés y justicia que le pueda quedar a este juego.

En fin, que primeros de grupo oooootra vez (los únicos que mantienen el maltrecho orgullo de la patria), y nos puede tocar cualquiera de estos bastardos:

– Loserpool.
– Brujas.
– Inter de Mi Ano.
– Ántrax de Frankfurt.
– Acémila (AC Milan).
– Psgay.
– Dómund.

¿Cuál prefieren? Yo el Milan. Pero esto será dentro de mucho, mucho tiempo, en otro año y después de un Mundial; igual la hemos diñao y todo. Porque la UEFA y la Champions de Ceferino son así: «we care about football». Hasta chochetes tienen pitando.

·····

– Ruanda: 5
– Borrachos: 1

Share

Mundo Anal

Sí, bueno, ¿no? El mundo (entendido como la sociedad humana) se dirige decididamente hacia la destrucción completa, hasta hacer pum, pero ni siquiera satifaciéndonos de la blancura y pureza del pepino nuclear, sino de una manera muy antihigiénica y chabacana: comunistas borrachos y cleptómanos gobiernan países de 200 millones, te pitan penalti por un balón que te da en un brazo pegado al cuerpo, incorporamos al folclore lo más lerdo, chillón y consumista que se nos sirve por la caja tonta. En medio de este panorama, con las bases sociales, morales y económicas colapsándose ante nuestros ojitos, los tontos solemnes, lo que viene siendo la clase media alta mundial, piensa que el mayor problema planetario es que hace calorcito en Octubre, mientras visten a sus hijas de putas para ir a gorronear dulces a los sufridos vecinos.

Algunos tienen el descaro de echarle la culpa a Putin. Putin, un amigo de lo niños, de la humanidad, que lo único que ha dicho es que la casa estaba ardiendo y que los bomberos useños estaban apagando el fuego con keroseno. Si acaso, Púchin nos ha fallado por no dar al botoncito. No, miren, ñoras y ñores, si hay un problema en esta parte del globo que dejó tiempo atrás la preocupación por poner un plato en la mesa es que hemos aprendido a ser esclavos, pero no en plan Kunta Kinte, con cadenas, latigazos y esas cosas tan bastas. No, somos tecnolerdos fantásticamente bien mandados, sin saberse muy por qué. Por la democracia. Por seguir la ideología correcta. Por la libertad. ¡Juaaaa ja ja ja ja! Eso sí es una paradoja buena, ¿no? Esclavos en nombre de la libertad (War is peace…). El caso es que entras en una consulta de odontología y la cretina de la recepcionista te conmina a que te pongas una ridículamente endeble mascarilla quirúrgica como si fueras portador sintomático del Ébola y estuvieras a punto de transformar su sacrosanto templo de sacamuelas en un foco de infección letal. Y aunque este hecho parezca simplemente anecdótico, para llegar a él ha hecho falta una complejísima secuencia de despersonalización y cretinización de miles de millones de personas, a lo largo de décadas.

Nos dice algún fansista bienintencionado que lo de subir a los autobuses con el trapo de los cojones debe remitirnos al dura lex, sed lex. No, hombre, duralex eran unos vasos cojonudos, pero estamos ante una crisis existencial. No llevar esa puta mierda me distingue como ser pensante en medio de esta invasión de los ultracuerpos. Se impone una rebelión cívica de personas contra capullos: si alguien te dice que Bolsonaro era un fascista, que lo de Asensio era penal y que te pongas la mascarilla, mátalo y esconde el cadáver; es más fácil de lo que parece y en realidad nadie lo echará de menos. Llegados a lo peor, la policía ni siquiera os torturará, y si no mirad cómo se respetaron los derechos del novio de Marta del Castillo.

En fin, no hay ética, no hay estética, no hay razón; sólo mucho siervo agradecido y cinta aislante alrededor del brazo. ¿Qué nos queda? Ah, sí, el fútbol femenino… España es «campeona del mundo», qué bonito, ya me extrañaba a mí ver las calles inundadas de millones de personas celebrando. El gol que decidió la final fue uno de esos momentos de la cultura humana que nos recuerda que se puede alcanzar la excelencia, lo sublime, lo casi perfecto, a base de esfuerzo, automejora y un mágico momento de inspiración. Vean ese tanto irrepetible, homérico, y díganme si no les insufla confianza en el futuro de la humanidad.

Share