Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘Baloncesto’

Real Madrid vs Coronavirus

Jugó el Madrid contra el Pallacanestro Olimpia Milano en una cancha fantasma: el Mediolanum Forum fue vaciado de denominado por un virus llamado Gilipoyez y Paranoia, aunque también anda suelta esa variante de la gripe común, el llamado covid19. Ya en la cancha se resistió todo lo que pudo el Olimpia, que en los últimos años lucha contra la mediocridad ,intentando convencerse de que aún es relevante en Europa, pero la realidad es tozuda. Messina recuerda bastante a Mou, pues ambos son dos entrenadores que fueron los reyes del mambo jugando al control y que ahora conviven demasiado cotidianamente con la derrota. ¿Pero quién puede estar durante lustros luchando contra unos mastuerzos vagos y multimillonarios, intentando que den lo mejor de sí? Al final, pese a que llegamos a ir 17 por debajo, logramos una victoria bastante holgada, con Tabares figura como (13 puntos y 12 rebotes).

Quien no se planteó ni por un segundo cerrar el «Pabellón de la paz y la amistad» (risas enlatadas) fue Olympiakós, que recibía a su enemigo (que no rival) Panathinaikós, equipo por cuya causa abandonó la Liga griega, acusándolo de favoritismo arbitral. Es por eso que ambos combinados ya sólo se ven las caras en Euroliga, inmersos en un odio ante el cual cualquiera virus palidece por completo. Ganaron los locales pese a su mala temporada, por unos exiguos tres puntos.

Ignoro si los nuestros se habrán contagiado de la «terrible enfermedad» en Milán, pero desde luego la amenaza no los amilanó (¡juego de palabras!). Incluso aunque sean portadores, dudo mucho que lleguen a tener síntomas, pues estos tíos son tan cabrones que matarán al virus o lo tendrán arrinconado, como si por sus venas corriera sangre de alien. Lo que sí me haría gracia es que con tanto viaje se lo contagiaran a mucha gente, lo cual no dejaría de ser una nueva manifestación de supremacía y predación.

El Covid es un auténtico chiste como pandemia, pero nos ofrece una mirada fascinante al periodismo y las interacciones sociales de la actualidad, que primero separan con un cedazo y luego magnifican fenómenos siguiendo criterios desconcertantes. Si alguien decide que las muertes de ancianos por neumonía (algo tan cotidiano en la edad de riesgo como matarse en la bañera o en las escaleras) son una noticia de orden internacional, pues son una noticia de orden internacional. Sorprendente el papel de ciertos periodistas que pasaban por serios y se han subido al carcomido carro de la histeria (como si fueran madridistas). Casa como el de Juan Maneal López Zafra, que se lanzó a dar como «muy fiable» la cifra de 24.000 muertos en China (10 veces la cifra real) hablan muy mal de una profesión en la que el auténtico rigor es un fenómeno escasísimo.

Claro que mis preferidos son los que se desgañitan diciendo que «no es una gripe». ¿Entonces qué es? ¿Una alergia, un cáncer, una enfermedad nerviosa? Todos ellos contribuyen a que millones salgan a la calle buscando un enemigo invisible y casi imaginario, e incluso a que baje la Bolsa (?); los misterios de la psicología de masas y la atención selectiva. No faltará quien me diga que «toda medida que salve vidas es buena, aunque pueda parecer un poco extrema». Sí, y quitarnos los zapatos en los aeropuertos seguro que ha salvado muchos vuelos…

Nuestro próximo partido será el domingo ante el Beticim-mo, debido a la eliminación de Copa (la verdad es que ese encuentra adicional habría sido una putada). La visita al Villamarín sería una ocasión excelente de expandir el bicho, pero es posible que la criatura no sobreviva en los insalubres arrabales sevillanos, por si no tuviera bastante con nadar entre las tóxicas venas de los merengues. De hecho, se me ocurre que deberían examinar a todos nuestros jugadores, pues los cultivos de su sangre podrían ser la base para multitud de vacunas.

Share

Hay que ganar a esos mierdas

Los seguidores del baloncesto notarán que esta semana se han detenido todas las competiciones europeas, y eso es porque de aquí al domingo se disputarán prácticamente todas las Copas del continente, curiosa coordinación que es imposible ver en otros deportes. Hasta donde yo sé, todas ellas se disputan en formato de eliminatoria (¿por qué coño usamos el anglicismo playoff?), sin que la la española sea una excepción.

Los 8 equipos congregados en Málaga son Madriz, Bilbao, Barcas, Violencia, Tenerife, Andorra, Zorragoza y el anfitrión, Unirraja. Llama la atención la ausencia de un Baskonia (que en su desesperación ha recurrido a Ivanovic por tercera ocasión), así como la composición del cuadro, que por primera vez desde que se recuerda no está diseñado para una final Madrid-Barsa. De hecho, si ambos superamos nuestros compromisos nos veremos las caras el sábado pcor un puesto en la final. De producirse será un duelo interesante, con ambos equipos fuertes (Segundo/Primero en ACB y Segundo/Tercero en Euroliga, respectivamente), pero sobre todo un partido que debemos ganar por ONOR: recordemos que la final del año pasado nos la tangaron en quizá el error arbitral más sonado de la historia de nuestro basket, el cual provocó que nos marcháramos de la liga aceb… bueno, nada. En cuanto al Bilbao, nuestro rival de hoy, es un puto equipucho y hay que cascarles 200.

¿Está el Madrid Basket listo para llevarse el título? Pues depende del día, pero lo evidente es que el Lolaso lo está fiando casi todo a la completa recuperación de Llull Brinner, y eso es una estrategia arriesgada. En todo caso, dejo el análisis balocestístico una vez más en manos de Karusito. ¿Quién será el rival en una hipotética final? Yo diría basket Zorragoza, que está siendo el equipo revelación del año, pero a quien sea hay que ganarle con la autoridad que corresponde al glorioso Madriz. O eso o nos volvemos a ir de la Liga.

Real Madrid-RETAbet Bilbao, 21:30. Enlace de Streaming.

Share

La batalla que no cesa

Hay clubes a los que les gusta tener secciones; aunque el fútbol es su gran casa matriz, se ramifican en sucursales de baloncesto, hockey, voleibol, atletismo y lo que le echen. No es para nada un fenómeno extraño, y ahí tenemos ejemplos como Boca Juniors, Flamengo, CSKA, Benfica o Bayern, con secciones tan curiosas como ajedrez, billar y hasta árbitraje; pese a ello, estos clubes multisección tienden a pensar, muy paletamente, que son los únicos del mundo con ese modelo.

En cuanto al Madrid, llegó a tener muchísimas secciones, incluyendo Béisbol, Bolo Palma (?), Balonmano 11 (?!), Gimnasia Rítmica (!!?), Esgrima, Remo, Petanca, Hockey Hielo, Arco y quizá la más famosa, la de tenis. Sin embargo, para la temporada 75-76 ya sólo quedaban 10 secciones, y en la 82-83 desaparecieron las dos últimas, voleibol y atletismo, quedando solamente l fútbol y el baloncesto. Simplemente no había dinero para más.

En Barcelona nunca han tenido ese problema: si no había dinero, lo pintaban, exactamente el mismo método que emplean para «competir» en todos los deportes: cuando quieren abrir una nueva sección, buscan al equipo más exitoso que tenga la disciplina, lo compran a sangre y fuego, desde ese año invierten el triple que el segundo mejor equipo (por supuesto a pérdida), y hale, a ganar títulos. ¡¡Pura deportividad!!

No obstante, hay excepciones, como el basket, sección que han dejado abandonada varios años. Pero este curso han vuelto a dejarse la morterada, con la traición de Mirotic como gran acción propagandística, y corresponde al Madrid (ooootra vez) pararles los pies, si no queremos que pasen por ACB y Euroliga como el caballo de Atila. Sí, volvemos al Palau Blaumierda, pabellón donde el Barcas disputa Euroliga con permiso especial desde ni se sabe (por incumplir el aforo mínimo), en espera de terminar el nuevo de 10.000 plazas (para que la soledad de los 4.000 espectadores sea aún más cavernosa, supongo). La clasificación es totalmente intrascendente, pero ganar a los culos en su pocilga no, así que aprovechemos nuestro buen momento para darles un merecido palito en estas fechas tan especiales™. Que se les quiten las ganas de que abramos más secciones.

Share

Leningrado

¿Son unos hijos de puta nuestros jugadores de baloncesto? Hombre, yo no diría tanto. A veces se dejan ir, les remontan ventajas enormes no sé sabe cómo, pero imagino que intentan hacerlo lo mejor posible y no cagarla muy estrepitosamente. Además, pese al reciente tropezón en Bilbado vamos bastante bien, con cinco victorias consecutivas en Euroliga, incluyendo dos muy complicadas ante Barcas y Cheska. Claro que la cosa tiene truqui: de los 7 partidos que hemos ganado en lo que van de fase regular, 6 han sido en casa, y sólo hemos ganado en una de nuestras cuatro salidas.

Es una estadística muy fea, pero podemos arreglarla hoy en Leningrado, sede del Zenith, equipo que imagino tiene licencia Euroliga porque los rusos manejan manduca y conviene tener tres equipos suyos. Lo cierto es que estos chicos sólo han ganado 2 de sus 10 encuentros, y ambos en la prórroga. El Zenit está tratando de prosperar tanto en su sección de júrgol como en la de baloncesto, pero aún le falta una peseta pal rublo. Aunque en balompié ganan alguna liga de vez en cuando, se ríen de ellos cuando juegan en Uropa, y desde luego no parecen favoritos para la final de Chempions que se jugará en su estadio la temporada que viene. En cuanto al basket, ya véis cómo les está yendo, lo cual no deja de ser un excelente caldo de cultivo para un partido trampa.

¿Y qué jugadores están funcionando mejor en el Lolaso Año VIII? Según Karusito, que es el que entiende de basket, uno de los mejores está siendo Deck, fichaje bueno, casi bonito y muy barato, apenas 250.000 lauros. Además del buen estado de forma del argentino, hay que celebrar el regreso de PDM Thompkins, apartado hasta hace apenas unos días por puto gordo (no es broma). Por supuesto, también está Garuba, al que esperamos ver más en Uroliga. ¿Y Lapro y Miki? Bueno, nada que no puedan arreglar unas descargas eléctricas en los cojones.

Uroliga, Jornada 11: Zenit de Leningrado-Real Madriz. 18:00 (DAZN)

Share

Mirotic, jódete, hijo de puta

Por maricón.

Share

Deporte y pulítica

Hace unos días el mundo del basket USA se vio sacudido de la forma más inesperada. Todo empezó cuando Daryl Morey, director general de los Houston Rockets, publicó un twit animando a los manifestantes de Hong Kong a perseverar en su lucha por la libertad:

Este mensaje no habría tenido mayor importancia en medio del mar de twits que se generan cada día, si no fuera por dos pequeños detalles: 1) La NBA tiene un enorme volumen de negocio en China. 2) Al gobierno de la República Popular no le gusta ni un poquito cualquier cuestionamiento de su poder absoluto. Las consecuencias no se hicieron esperar, y la cadena estatal china (CCTV) suspendió todas sus retransmisiones de la NBA, que actualmente se encuentra en pretemporada; una suspensión que de extenderse le supondría enormes pérdidas a la Liga estadounidense (el contrato actual, vigente hasta el 2025, tiene un monto de 1.500 millones de $). El comisionado de la NBA, Adam Silver (alias Mortadelo) defendió en un primer momento la libertad de expresión de Morey, pero la CCTV (es decir el gobierno chino) no tardó en darle su parecer sobre tan decadente concepto occidental:

«Estamos profundamente insatisfechos y nos oponemos a la postura de Silver de apoyar el derecho a la libre expresión de Morey. Pensamos que cualquier manifestación que socave la soberanía nacional y la estabilidad social no entra dentro de la libertad de expresión».

Desde ese momento, todos los implicados en el lado gringo sabían que sólo quedaba un camino posible: bajarse los pantalones. Morey borró su twit original y pasó a disculparse en una nueva serie de trinos, explicando que «no estaba bien informado» al hacer sus primeras manifestaciones. La NBA por su parte también sacó un comunicado, asegurando que de ninguna manera cuestionaban el derecho de China a aplastar cualquier tipo de disidencia. James Harden intervino desde Japón pidiendo perdón humildemente a los chinos. Y Joe Tsai, empresario taiwanés dueño de los New York Nets, afirmó que los gringos no eran quiénes para cuestionar la voluntad del pueblo chino (que como sabemos es muy libre para expresarse). En suma, los chinorris pasaron sus amarillos micropenes por la cara de toda la plana mayor de la NBA, dejando bien clarito quien manda. Fue un episodio bochornoso a la par que revelador.

No mucho más edificante ha sido la debacle vivida en los útimos años en otra de las grandes ligas, la NFL. Todo empezó en 2016 con la ocurrencia de Kaepernick, por entonces jugador de los 49ers, de arrodillarse durante la interpretación del himno nacional que se realiza antes de cada partido. El gesto era para protestar por la supuesta brutalidad selectiva de la policía estadounisense contra la población negra, delirio clásico de la izquierda de ese país sin ningún tipo de soporte estadístico (a diferencia de la incontestable prevalencia de la raza negra en el número de delitos cometidos y en la población reclusa). El gesto, que fue rápidamente imitado por varios jugadores de raza negra (auténticos oprimidos que se levantan varios millones de $ al año) indignó a miles de fans, quienes no entendían qué tenía que ver la protesta por una supuesta injusticia con la falta de respeto al himno. La postura de Kaepernick es profundamente paradójica porque, de hecho, le debe todo a dos personas de raza blanca: natural de Wisconsin, fue abandonado por su padre y dado en adopción, siendo acogido por los Kaepernick, un matrimonio caucásico. Pero sí, el gran problema de EEUU es el racismo.

Todo el numerito le salió relativamente barato a Kaepernick: tras abandonar los 49ers aprovechando una clausula de su contrato, pensó que sería fácilmente contratado por ser agente libre, pero ningún equipo quiso vincularse a ese activo tóxico. Esto no le impidió firmar un lucrativo con Nike, inaugurado con un anuncio cuyo lema era «Cree en algo. Aunque signifique sacrificarlo todo». Lo cual tendría cierta credibilidad sino fuera porque Kaepernick ni sospechaba que iba a enterrar su propia carrera. Posteriomente, el ex jugador demandó a la NFL, alcanzando un acuerdo económico que complementó lo que se embolsa con su espónsor, la empresa célebre por crear el Nike Pro Hijab; sin duda unos verdaderos campeones del progresismo y los derechos humanos.

En Españita hemos tenido otro caso sangrante, protagonizado por el club más protegido mediática e institucionalmente de la historia: el Barcelona, que hace años convertirse en un engranaje más de la maquinaria separatista. Dejando aparte la innumerable cantidad de banderas y prendas independentistas que entran al estadio en cualquier partido (y que jamás son confiscadas o cuestionadas por el personal de seguridad, a diferencia de la bandera española o las camisetas de otros equipos), todo encuentro de importancia es prologado por el despliegue de una enorme pancarta dedicada a los supuestos «presos políticos catalanes». A este respecto, hay dos hechos patentes: 1) El despliegue de tales pancartas sólo puede producirse con el consentimiento y colaboración del club. 2) Se trata de mensajes que no sólo tienen una nula relación con el fútbol, sino que fomentan un clima de discordia en la ya profundamente dividida sociedad catalana. Pese a ello, el Barça nunca ha sido sancionado por estos incidentes. La Liga, que tantos golpes de pecho se da por su supuesta lucha contra la violencia, deja hacer (como en tantas ocasiones) al poderoso club de la esquina.

Podríamos remontarnos a casos más antiguos ocurridos a lo largo del mundo, como los panteras negras, Cassius Clay y un largo etcétera, pero creo que ha quedado claro que el deporte y la política son siempre una pésima mezcla. La política es un mundo complejo, oscuro y con implicaciones demasiado serias como para pretender integrarlo fluidamente con algo que, siendo realistas, no puede ser más que otra industria del entretenimiento. Por supuesto, el activismo político es legítimo y hasta loable, pero como demuestran los ejemplos mostrados, las Ligas, equipos o jugadores no pueden significarse sin poner en peligro su negocio o crear una marcada división entre los aficionados. Por ello, si de mí dependiera prohibiría en el deporte profesional cualquier tipo de manifestación política distinta a la celebración del país que acoge la competición (o sea la interpretación del himno y poco más). Cualquiera que se dedicara a hacer el numerito arrodillándose, sacando pancartitas, etc., recibiría severas sanciones económicas y deportivas, dejando meridianamente claro que el que quiera cobrar debe dejar el activismo para la vida privada. Pero parece que aún estamos lejos de esto, y que por ello volverán a producirse situaciones indeseables y embarazosas.

Share