Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘General’

Real Fritanga

Custer

Con una delantera Rodrygo, Benzemá, Vinicius no puedes esperar los ocho goles del Bayern, lo más que puedes esperar (y ayer se consiguió) es que ningún negro robe un pollo en la granja de Aitor y venga luego la Ertzaintza a liarte una pelotera en el autocar. La buena noticia es que tenemos negros de todos los colores. Negro-Negro, Negro-Zaíno, Café con Leche, Torrefacto, Capuchino, Caramelo Macchiato y ya la última moda en Negro, el Negro-Chino que incluso estuvo a punto de robar un pato para hacerlo al estilo laqueado. Pero son sus costumbres y hay que respetarlas. Este Madrid Low Cost se va a mantener a base de sandías. Eso ha quedado meridianamente claro. ¿Qué decir de Odegay? Pues que estuvo allí. Por lo menos estuvo y algo corrió, poco pero algo sí que corrió, cosa que nunca podremos decir de la Chochona al que durante el partido pillaron chutándose foie en la Cañada Real. ¿Qué posibilidades tenemos de campeonar con este simulacro de equipo? Ni idea. Pero el día que soltemos a nuestros negros en un gallinero seguro que Kentucky Fried Chicken nos esponsoriza el Estadio. Vamos bien… Punto es punto… Seguimos confiantes.

Rappol

La Liga Botín SARS-CoV-2 empezó para el Real Madrid con cerocerismo y las sensaciones asentadas desde Kiev: polonio-210 en las zapatillas merengues a partir de tres cuartos de cancha. El panorama no cambia porque no puede cambiar, y los intangibles del fútbol están muy influenciados por la nueva parafernalia del fútbol. No hay público. Cuando cambian a un jugador no hay palmitas a la grada. Los barbilampiños futuribles salen al campo sin tensión —»qué coño más dará lo que haga», pensarán—, la estética se devalúa, no hay pitos, los entrenadores no hacen aspavientos. Nadie empuja. Es como ver porno sin audio, una experiencia francamente mejorable.

En este paisaje argelino, Zidane tira de pragmatismo y construye desde abajo como el que juega a la quiniela con apuestas sencillas. Orden, solideza defensiva (Pijamita apareció cuando tenía que aparecer) y a ver si suena la flauta o el flautín (la tuvo, cágate, Marvin, porque lo de Asociaté ya lo tenemos más que asumido). «Es complicao», que diría Josemari Baquero con su nariz de queso. Sin pretemporada a la antigua usanza, sin nuevos cromos de relumbrón y con algo más de espacio en el banquillo por la desaparición de la JB… pues esto es lo que hay, que dicen los pobres de espíritu. Completar las convocatorias con chavalitos, y a ver si suena el viento metal o la cabra mecánica, con la extraña mezcolanza del glorioso equipo europeo que se desintegra y los mastuercitos que ya no pueden bailar reguetón tranquilos por el qué me pegarán.

Es tiempo de fútbol para gente recta y con sentido común, lo que nunca ha abundado en el mundo del balompié. ¿Está el drama servido? Yo veo muchas oportunidades, ciertamente. Pero todas pasan por lo de siempre, que es marcar un gol más que el rival para llevarte la victoria. ¿Cómo puede hacer eso el Madrid ahora? Con paciencia, como lleva haciendo desde la final de Kiev. En este punto, como pasa en otros casos de equipos a los que les ha pillado el virus sin parné y con necesidad de revolucionar sus plantillas, es una cierta ventaja que no esté la gleba vociferando en la grada.

No sabemos cuánto va a durar esta paz, esta ausencia de reivindicaciones políticas y de fulanitas gloriosas para entrener la vista de los realizadores. Pero mientras tanto, hay que ir viendo qué hay de nuevo viejo en este Madrid:

– Un Odegaard que aporta mucha calidad entre líneas, pero que está tiesete en lo físico y falto de un nueve clásico.

– Unas alas negras que aportan movilidad, regate, desparpajo… y que brillarían más con un nueve clásico rondando el área.

– Un equipo que domina el espacio, acaba las jugadas y genera muchos córners y contras tras recuperaciones que… sí, serían más rentables con un nueve clásico con la caña preparada.

Queda mucho (todo) el campeonato liguero. El golismo repartido ya sabemos a dónde lleva y qué trofeos acarrea estadísticamente. Con nuestras virtudes y defectos, lo que sigue pendiente es lo que sigue pendiente: llenar con regularidad el vacío que dejó Cristiano Ronaldo en el tramo final de los aparatos digestivos de todos y cada uno de nuestros rivales en el fútbol mundial. Hasta que ello suceda, abracemos el pragmatismo. Porque las ligas de 100 puntos se han acabado.

De Champions, hablaremos otro día, a ver si mientras nos cae un nueve aunque venga de Plutón. Que de Marte ya nos han traído a Marvin Fati.

El Socio

Vaya petardo, nen. Estos no juegan ni a las tabas, pero al menos hay un plan: balones a Urkel, y un día de estos igual marcamos gol y todo. Ahora mismo rulan Bluffnicius, Wendy y el portero; el resto, mediocridad absoluta. ¿Loldrygo? Tiene regate y… supongo que también remate, cuando consigue acercarse a la portería. Ayer provocó una amarilla y muy poquito más; o se esconde o no confían en él. El debut de Marvin el Marciano y de Arriba España fue la cosa más desconcertante que se ha visto en mucho tiempo; por lo menos nos deja claro que Jovic es un peso muerto (literalmente); a riesgo de que me llamen todomalista, hay que cederlo lo antes posible, porque ya hemos visto el efecto que tienea esta clase de jugadores en la plantilla. Hablamos de un tipo que tras varios meses en Madrid no hablaba una palabra de español, y Zipayo prácticamente tenía que comunicarse con él por señas… en fin, que es mejor asumir la cagada y colocarlo donde se pueda, a ver si hace un Lucas Fernández.

¿Perspectivas para la temporada? Fritanga. El librillo de Zidane parece cada vez más anticuado, el aceite de su freidora ha pasado ya por varios ciclos y el producto final es pesado e indigesto. ¿Oootra temporada de transición? Tú lo has dicho, bródel. Pero bueno, al menos podemos disfrutar de nuestra sólida defensa.

·····

– Sociedad: 0
– Real Madrid: 0 (Patatero)

Share

Que empiece la puta fiesta

El Madrid, como Sísifo, cada vez que deja atrás los desafíos, tensiones y críticas de una temporada, debe volver a empezar poco después el ciclo infernal, con millones de ojos escrutándolo. Pero ey, relax: somos los campeones. Eso es una base cojonuda para consolidar el trabajo del curso pasado y seguir ganando, ¿no?

Por eso de las jornadas atrasadas empezamos una semana tarde, y lo hacemos en AnoETA, no la salida más fácil del año. Tengo la sensación (no enteramente racional) de que este partido marcará mucho el resto de la temporada: si ganamos tendremos una primera vuelta más bien confortable, y si pinchamos empezarán las dudas y los titubeos, por ser un equipo que aún no ha afirmado totalmente su identidad.

Eso sí, comenzamos el campeonato podaditos, podaditos, con los elementos más problemáticos enviados allende los mares. Ahora la clave es hacer funcionar las piezas que tenemos, algunas de las cuales están muy lejos de su mejor forma. Aparte del caso ya conocido de Hazard, seguramente el jugador más preocupante sea Jovic: un fichaje costosísimo que lamentablemente presenta todas las trazas de los futbolistas no aptos mentalmente: gula, desconexión mental cuando juega poco, conducta extradeportiva desordenada… desde luego, quien hizo los informes del serbio falló, y aunque ojalá aún se le pueda sacar algún rendimiento, el haberlo traído en lugar de un goleador contrastado como Aboumeyang permanecerá siempre como una cuestión profundamente desconcertante.

¿Y Ódegor? Lo mejor es ser claros: todo parece indicar que el tratamiento más eficaz para su tendinopatía rotuliana sería una operación quirúrgica, pero eso implicaría varios meses de baja, algo que el club no quiere asumir. Así pues, se está optando por un «tratamiento conservador» que no deja de ser un quiero y no puedo. Es posible que el noruego se recupere de esta forma, pero desde luego no va a ser un proceso rápido, y quizá tampoco muy eficiente. En cualquier caso, lo mejor es olvidarse de él durante unas cuantas semanas.

La Real de Imanol Alguacil hizo buena Liga el año pasado, logrando una meritoria clasificación para Europa, pero un Madrid centrado debería ganarle sin forzar al máximo la máquina. Vinicius Pelé Jr. tiene una ocasión de oro para erigirse en jovencísima referencia del equipo, en este Madrid de figuras añosas y sin otro liderazgo que el de un Ramos crepuscular; es una situación, salvando todas las distancias, similar a la de Raúl en su día. Esperemos que se deje absurdos divismos prematuros y se centre en explotar todo su potencial; al menos durante las cinco jornadas que se jugarán antes de suspenderse el campeonato.

Share

El Socio Dice – 17 Septiembre 2020

Bloque 1 – Política

Bloque 2 – Literatura

Bloque 3 – Cine

Bloque 4 – Mignonnes (Cuties)

·····

Notas Adicionales

Formato Podcast
La revolución española vista por una republicana
Mignonnes con subtítulos en español
Share

Ya le Bale


Pura felicidad.

La verdad es que el final de Gareth Bale en el Real Madrid está siendo tristísimo. Probablemente tardaremos muchos años en conocer la intrahistoria de su desencuentro de Zidane (o más probablemente no la conoceremos nunca), pero sean cuales sean los agravios sufridos por el galés no justifican en modo alguna la absoluta falta de profesionalidad mostrada en los últimos tiempos. Su modus operandi actual es meterse en el gimnasio alegando dolor en la rodilla (a lo Ronaldinho, pero sin resaca), y aunque lógicamente los médicos del club lo habrán examinado sin encontrar dolor alguno (no en vano jugó con Gales hace escasos días), el jugador, en un asombroso alarde de desprecio a su empleador, no permite que los partes se hagan publicos amparándose en la ley de protección de datos (estrategia sin duda concebida por su agente). El asunto es gravísimo, e incluso ameritaría la apertura de un expediente con suspensión de empleo y sueldo; y si el jugador decidiera llevar el asunto a los tribunales, probablemente tendría las de perder. Pero obviamente estoy especulando: Florentino abomina del escándalo, y no meterá al club en esas.

La única solución es que Bale salga hoy mejor que mañana (¿de qué me suena la frase?), y nuestro amigo Daniel Levy quizá nos haga un favor. Pero el muy taimado nos ha visto en necesidad y está tratando de aprovecharse de la situación: no le basta con la generosa oferta de tener al jugador cedido pagándole sólo la mitad de sueldo: además quiere encasquetarnos a uno de sus descartes (Dele Alli) y que le vendamos a Reguilón a un módico precio. Lo de Reguilón puede pasar, porque al fin y al cabo estábamos buscándole equipo y siempre va a tener opción de recompra, pero lo de comernos al Brahim del Tota no me gusta ni un poquito; un mediapunta, además, como si no tuviéramos esa demarcación más llena que Metro Sol a las 7 de la mañana. De hecho, parece que Zidane quiere una plantilla lo más corta posible, y esta mochila lo disgustaría bastante; bastante le va a costar ya dar cabida a los Rodrygo, Isco, Jovic, Lucas, Mariano, Asensio…

Mi pálpito es que tanto Levy como Maurinho estarían encantadísimos de recibir al galés (el Tottenham ahora mismo es deprimente), y nuestras ganas de librarnos de la negatividad y la carga económica del jugador no deberían impedirnos buscar un acuerdo justo. Váyase cedido sin más transacciones, y que se diluya en esa mediocridad que tanto parece anhelar. Quizá el Madrid no haya sabido entenderle, pero desde luego él nunca entendió al Madrid.

·····

El Benfica ha pagado muy caro quedar segundo de la Liga portuguesa: las previas de Champions este año son a muerte súbita, y los lusos se han visto inesperadamente apeados por el PAOK. Claro que los griegos no pueden cantar victoria, pues aún deberán imponerse al Krasnodar para lograr el pase definitivo. Esperan también rival para sus finales el Red Bull Salzburgo, el Olympiakós y el Slavia de Praga. Todos sueñan con tener su lugar en la 2ª Edición de la Copa Johnny, aunque sea como comparsas.

·····

Mañana en El Socio dice, mi crítica de Mignonnes (Cuties) y más cosas…

Share

Ganadores y perdedores

Uah, uah, uah, volvió el fútbol europeo casi a full, en la 2ª Temporada Covid, y aunque obviamente las competiciones están en su infancia, vimos algunos indicios interesantes sobre lo que puede deparar el nuevo curso.

– Expaña: Han debutado 14 equipos de los 20, con algunos resultados llamativos. Por ejemplo, la solvente victoria del Graná ante el Bilbo, que manda a los kortikolaris al último puesto, y el sorprendente debut del Valencia, que con sus cuatro goles a sus vecinos levantinos se alza a un inesperado liderato. Los dos tantos del joven Manu Vallejo también le sirven para encabezar el Pichichi. No muy lejos de al, decepción del Villarreal, que pese a sus ilusionantes refuerzos pinchó en su debut liguero por séptimo año consecutivo, para más inri contra un recién ascendido. De Emery se pueden decir muchas cosas buenas y malas, pero no precisamente que sea un galvanizador.

– Ingalaterra: Hablando de Emery, antes de que lo nombraran entrenador del Arsenal los rectores de los cañoneros consideraron seriamente a Míkel Arteta, finalmente descartado por inexperto. Cuando finalmente agarró el equipo a finales del año pasado, no sólo logró el milagro de ganar la FA Cup (que además les daba acceso a Europa), sino que ha logrado levantarle el Community Shield al Liverpool y ponerse líder la Premier con un 0-3 a domicilio. A veces vale más la aptitud del «inexperto» que la supuesta seguridad que ofrece el veterano.

El debut del Livepool fue un trepidante 4-3 contra el Leeds de Marcelo «Cago en el campo» Bielsa. Mucho menos animado fue el Tottenham-Everton, que una vez más evidencia la triste decadencia de Mau. Tras 9 meses de trabajo, su equipo no tiene patrones reconocibles, pese a contar con una más que estimable plantilla. El año pasado apenas raspó la clasificación para Europa League (aunque tendrá que jugar la humillante previa), y las perspectivas para este curso no parecen mejores. Si quiere acabar dignamente su carrera tras lo que dure en el Tottenham debería escoger una de estas dos opciones: agarrar un equipo chiquitito y empezar desde cero (a lo Van Gaal con el AZ Alkmaar), o semijubilarse en la selección portuguesa. Duele ver cómo ha desaparecido la hipercompetitividad que caracterizaba a sus equipos.

La otra cara de la moneda fue un Ancholoto que con descartes de otros clubes parece haber montado un equipo apañado, que parte sin nada que perder. A James se le vio cómodo, y jugando liberado puede que vuelva a ser futbolista; todo acaba de empezar, pero este Everton podría ser revelación de la temporada. Por cierto, tristísimo ver cómo los equipos de la Premier pagan ese peaje basuriento de la rodilla en tierra. Hasta ahora ni un solo jugador ha tenido el valor de rebelarse contra la impostura.

– Francia: El PSG ha perdido los dos primeros partidos ligueros, lo cual le manda a un humillante puesto de promoción de descenso. Cierto que tiene medio equipo titular de cuarentena por el Covid, pero considerando el coste de esa plantilla no parece de recibo que Tuchel haya sido incapaz de armar un once competitivo; cada vez está más claro que no es apto para un grande. Las cosas se caldearon ligeramente al final del partido, con el español Álvaro llamando «puto loser» (o cosa parecida) a Neymar, Paredes reaccionando mal a una falta, y la posterior tangana resuelta con 5 expulsiones en el mismo minuto (¿récord en el fútbol europeo?). En fin, si existe un karma futbolístico se está cebando con los franco-qataríes.

Share

Jaume Roures, presidente del Barça

Comentaba el otro día que debemos aprovechar esta temporada para enganchar nuestra segunda Liga seguida, y lo dije porque la decadencia culerda seguramente vaya a ser bastante más corta de lo que nos gustaría. Con las elecciones del próximo Marzo, podría decirse que termina toda una era del Barça, definida por primero por el nuñismo, luego por el laportismo y finalmente por una fusión de ambos que podríamos denominar barto-rosellismo. Lo que empezará en breve es una era en la que el presidente nominal será con alta probabilidad Víctor Font, pero el club será dirigido efectivamente por un viejo conocido nuestro: Jaume Roures, alias Gárgamel (aunque ahora se parece más a Ming el Despiadado).

Siempre he sostenido que Roures siente un arraigado desprecio por el público futbolero (¿y cómo reprochárselo?), pero no obstante sabe que el fútbol es un arma comercial y propagandística de primer orden, y por ello ha pasado los últimos 25 años posicionándose para controlar todos los aspectos posibles de este deporte en nuestro país. Sus brazos llegan a todas partes, y puedes encontrártelo en la Liga (mano a mano con Tebas), en las transmisiones televisivas y, cómo no, en el tan disputado VAR. Incluso lo tuvimos durante muuucho tiempo llevando la televisión del Real Madrid, sin que nuestro insigne presidente ni el igualmente insigne JAS vieran incompatibilidad alguna en ello. La pieza que le falta es la Federación, donde intentó colocar a ese hombre del Renacimiento llamado Íker Casillas, pero algún tipo de operación en las cocinas (seguramente Rubiales se aseguró todos los apoyos necesarios) abortó felizmente la intentona.

Obviamente Roures también ha estado involucrado muy estrechamente con el Barça, desde los remotos tiempos en que era el representante de Johan Cruyff. Seguramente las relaciones más fluidas fueron en la época de Laporta, mientras que con Bartmoeu son más frías que nunca, con amargas batallas judiciales de por medios. Pero tras muchos años madurando el movimiento, Roures está a punto de hacerse con el control del club; su testaferro será Victor Font, semianónimo empresario barcelonés residente en Dubai, conocido únicamente por sus aspiraciones a la presidencia culé y por ser fundador del diario separatista ARA; no obstante los medios barceloneses lo presentarán como favorito desde el principio. El método es muy sencillo: basta con que el tío Jaume asegure a Spork, Mundo Repulsivo, TV3, el Periódico, etc., que nadie se quedará sin su parte. ¿Por qué no se presenta él directamente? Bueno, por un lado sigue ocupadísimo en su proyecto de demolición de España, con la ayuda de peones imprescindibles como el Marqués de Villa Tinaja; además, es un señor muy feo, y tampoco sería muy estético que el Barça estuviera presidido por un ex-colaborador de ETA poli-mili. Hace tan sólo dos días negó la relación con Font, pero vamos a decir que su credibilidad es bastante mejorable; este interesante artículo Xabier Salvador nos acerca mucho más a la verdad.

¿Y Laporta? Bueno, no es que sea exactamente hostil hacia Roures, pero probablemente le gustaría conservar una cierta independencia, o incluso presidir el club sin órdenes externas. El pasado Junio Roures intentó fusionar las candidaturas de Font y Laporta para tener agarrados todos los pelos de la burra, pero el ex-presidente finalmente rehusó. Sin embargo, salta a la vista que tiene pocas posibilidades: la presentación de su candidatura fue recibida en la prensa con indiferencia, y el Spork del día siguiente ni siquiera la consideró digna de aparecer en portada. Además, un personaje como él debe tener tantísimos trapos sucios que para la maquinaria gargameliana será extremadamente sencillo presionarlo. Ojo, nos convendría mucho que ganara, porque un Laporta viejo y decadente se hartaría de ir detrás del Madrid, pero me temo que la suerte está echada. No olvidemos que también habrá candidaturas continuistas del rosellismo, disgregando el voto no recibido por Font.

¿Cómo será un Barça bajo el control de Roures? Lo primero que viene a la cabeza es que las dificultades económicas del club desaparecerán por ensalmo; no será un club-Estado pero sí un club-Mediapro, empresa que proporcionará nutrición financiera mediante todos los medios legales y no tan legales que uno pueda discurrir (ver modus operandi de los mencionados clubes estatales). Por supuesto, la máquina propagandística funcionará con más fuerza que nunca, y es posible que el saldo arbitral que ahora parece favorecernos se voltee de forma aparentemente inexplicable. Será un Barsa post-Messi, cierto, pero no preocuparse, ya están trabajando en la Operación Fati… ¿Y el entrenador? Quizá recuperen a Guardiola, en su canto del cisne como técnico, pero BEP está ya en modo Valdano, deseando vivir de rentas y sin el terrible estrés de tener que ganar en el campo; más factible parece un Xavi que, sin necesidad de saber realmente un carajo, reune todas las características necesarias para seguir transmitiendo el relato. Por supuesto, si el club ahora parece una extensión del separatismo, en la nueva etapa será directamente uno de sus órganos principales.

Roures busca su particular piedra filosofal, que no es otra que la anhelada segregación, y un Barsa bajo su mando puede ser uno de los últimos ingredientes que necesite. Los despachos madridistas deberán aplicarse muy a fondo si no quieren acabar como pitufos disueltos en el caldero donde se cocerá tan siniestra receta.

Share