Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘General’

Grandes Cuestiones Mandrilistas


¿Carrera perdida en las pasarelas?

– Rabos: Que quiere 15 millones. 15 cipotes le daba yo. Bueno, si al final se los dan (los millones) tampoco me quejaré, doctores tiene la iglesia… Pero si se pira, aunque su marcha podría dejarnos la defensa hecha un cromo, es ley de vida: también se fueron Pirri, Hierro, Sanchís… y aquí seguimos, ¡tan frescos! (bueno, no tanto). Yo digo ofrecerle 12 millones, una boina con lentejuelas y dos camisas de colores, y a ver qué careto pone. También decirle «mira que la cosa está mu mala…» Además, esas ofertas de China son faroles totales; cómo cojones va a ir a China este con cuatro críos y la mujer a cuestas. Y si me apuras, ni a París; a ver guetos musulmanes, no te jode… Mirad lo que os digo: salvo gran sorpresa, este no se mueve. Lo demás, ruido.

– Valverde fuera un mes, y nadie ha puesto el grito en el cielo porque nos han desgraciao un jugador; se ve que tiene que vestir de blaugrana y tener cara de subnormal para que se arme un pitote. Pero no preocuparse, que Ódegor se va a sacar su pálido rabo noruego. O puede que Sisú lo deje sentado y demuestre definitivamente que sus gustos y los del presidente van por caminos muy alejados (excepto en lo respectivo a Benzema, que se los folla a los dos). Amos, tendría gracia volver a despreciar al rubio, pero vete a saber, igual ponen a Isco ahí… Zipayo está mu loco y últimamente hace cosas muy raras, quizá sea la sangre mora que tira… Bueno, mientras no ponga una bomba en una sinagoga o una discoteca vamos bien.

– El Barcas es pobre. O al menos así se deduce de que intente convencer una y otra vez a sus jugadores de bajarse el sueldo, a lo cual ellos se niegan. Podríamos llegar a ver cosas muy gordas, como los futbolistas quedando libres si no se les abona su sueldo, o el Barcas entrando en concurso de acreedores si no logra bajar la masa salarial, pero es como lo de acercarse a la velocidad de la luz, cosas teóricamente posibles pero imposibles en la práctica. Igualmente mola verlos sudar tinta y recortando gastos como una maruja que se ha pasado con la tarjeta de crédito. Eso sí, en su prensa apenas dan parte de nada, y dicen que el Barcas es literalmente Disney… Será el de finales de los 80, cuando estaban a punto de quebrar. Los culerdos creían que Fati iba a ser «La Sirenita» que los sacara del hoyo, pero hasta ese plan se les ha jodido. Bueno, que sigan cociéndose en su jugo, al menos hasta que llegue Roures en Enero.

Share

Trump y las tres Américas

Ha pasado ya una semana desde las gringoelecciones, y si bien aún no se ha definido el ganador, el hecho es que Dónol Tromp no ha logrado la amplia victoria que algunos pensábamos merecía (de hecho, ahora mismo sólo complejos recursos y batallas judiciales podrían darle la victoria). Una presidencia americana puede valorarse de muchas formas, pero hay dos factores que suelen ser los más determinantes: la economía y la política exterior. Incluso con hacerlo aceptablemente en el primer aspecto, los presidentes gringos repiten mandato con escasas excepciones. Si desde un punto de visto objetivo Trump ha rendido notablemente en ambos parámetros, ¿cómo no ha sido capaz de imponerse claramente a Joe Biden, uno de los candidatos más flojos y menos ilusionantes que se recuerdan?

Por supuesto la cuestión es compleja, y no pretendo recoger aquí las mil variables que han contribuido a este resultado electoral (entre ellas el enorme factor distorsionador del virus, sin el cual quizá Trump habría ganado fácilmente). Pero sí quiero delinear los tres principales grupos poblacionales que apoyan/se oponen a un personaje como Trump, para tratar de aportar perspectiva a la situación. Por supuesto, existen muchísimos más grupos y subgrupos, y mi análisis es una sobresimplificación de algo tan complejo como la sociedad estadounidense, pero creo que tiene validez como descripción general.

1) El americano «de toda la vida». El Wasp y sus derivados/adyacentes que constituyen la base del país desde su fundación. Tienen los mismos valores que Supermán (Verdad/Justicia/American Way) y, aun exhibiendo la variedad propia de cualquier grup humano, no han cambiao esencialmente respecto al estadounidense medio del último siglo. Unos tienen trabajos de oficina, otros son trabajadores manuales y otros población rural, pero seguramente tienen varios puntos de encuentro, igual que un contable de Valencia que vota al PP puede tomarse unas cerves con un agricultor murciano de cualquier filiación política no radical. Este grupo incluye a las minorías que han dejado atrás su «hecho racial» y se han integrado satisfactoriamente en el resto de la sociedad.

2) El revolucionario de salón (y alguno de calle). Se concentra principalmente en las dos costas, sobre todo en tres ciudades (Nueva York, Los Ángeles y San Francisco). Hablamos de gente de clase media alta o alta que, como cualquiera que tenga el bolsillo y el estómago llenos pero no así la cabeza, empieza a sentir culpabilidad de clase y se convence de que puede arreglar el mundo mediante «políticas sociales», toda una serie de medidas tan bienintencionadas como alejadas de la realidad. El revolucionario de salón raramente trabaja con las manos, y no tiene necesariamente una idea precisa de cómo se genera la riqueza de su país; del sector indistrial le preocupa más las contaminación que los bienes que produce, y lo mismo puede decirse de la energía, un recurso que sólo es válido si se genera de forma «limpia»; de este modo, un campo de paneles solares que malamente podría alimentar una fábrica le parece más deseable que toda la industria del «fracking», la cual ha otorgado la independencia energética a EEUU.

El revolucionario de salón prototípico habita en California, y especificando más podemos situarlo en Silicon Valley, capital planetaria de la economía digital. Estas personas son jóvenes, tienen unos ingresos altísimos obtenidos a base de vender unos y ceros, y su conexión con la realidad puede ser tan tenue como fuerte es su desprecio por los valores tradicionales o todo lo que se oponga a los conceptos de «libertad total» o «cambio social». Así pues, son defensores acérrimos de la homosexualidad, el transexualismo y todo tipo de parafilias de viejo y nuevo cuño, considerando retrógrada cualquier oposición a las mismas. Sorprendentemente, un neoyorkino de inclinaciones más bien liberales como Trump se convirtió en el anticristo para ellos tan pronto como evidenció que iba a ser un firme defensor de los valores tradicionales.

3) El americano «qué hay de lo mío». Este grupo se compone principalmente de minorías autovictimizadas, junto con otras que no son tan minorías ni tan víctimas, pero que aprovechan que el Hudson pasa por Nueva York para apuntarse. 155 años tras el fin de la esclavitud y más de medio siglo tras la igualdad legal, los afrodescendientes que no han logrado tener éxito o desegregarse de los guetos se aferran a una narrativa victimista en la cual la culpa de sus problemas es siempre del «racismo sistémico» y la autocrítica es simplemente inexistente. Son grupos que aportan muy poco aparte de bolsas de pobreza y margnalidad en el país más rico del mundo, pero que no obstante votan como cualquiera, vendiéndose al mejor postor (es decir al partido demócrata) a cambio de jugosos subsidios/ventajas sociales y de no mover un milímetro la citada narrativa, que tan buenos réditos da a unos y a otros (es gracias a la misma que una muerte por sobredosis de múltiples drogas o ser abatido por disparar a un agente con su táser se convierten mágicamente en casos de brutalidad policial).

Tal como mencionaba, a estos «oprimidos tradicionales» se han unido en las últimas décadas distintos grupos, cada uno con su narrativa: las feministas nos cuentan que la mujer lleva 20.000 años sometida al hombre, y prometen la felicidad eliminando los roles de género, enmendando así la plana a la estúpida naturaleza; los homosexuales nos cuentan que la atracción por el mismo sexo no es sólo completamente normal, sino que ha de verse con simpatía y ser equiparada al 100% a la heterosexualidad, al punto de que según ellos un hombre puede suplantar perfectamente a la madre biológica de un niño sin que esto tenga la menor consecuencia psicológica para la critatura. Los ultraizquierdistas, por su parte nos cuentan que el sistema en dl que han nacido todas las generaciones de su familia y les ha garantizado un bienestar sin precedentes en realidad no es válido, y debe sustituirse en la medida de lo posible por el sistema socioeconómico más fracasado de la historia, el socialismo. La mayoría de estos últimos tiene en la revuelta callejera un barato hobby por el que raramente ha de rendir cuentas. El fanatismo de su pseudeoideología, retroalimentado grupalmente, convierte a este colectivo en algo muy parecido a una secta.

·····

Como vemos, sólo uno de los grupos de la gran y diversa América supone un caladero de votos natural para Trump. El grupo nº 2 contempla con enorme condescendencia al tercero, si bien a veces se interesecciona con él (un habitante del gueto normalmente no trabajará en Google, pero un trabajador de Google sí puede militar en Antifa); no obstante, une fuerzas con ellos en aras del «cambio social», que no es más que una ciega destrucción de los pilares que con más o menos fortuna han sostenido lo que venimos en llamar Occidente; no se han parado a pensar en el tipo de civilización que puede existir sin pilares que la sustenten.

Trump puede haber tenido un rendimiento excelente en lo económico, haber derrotado al ISIS y haber sido el presidente más pacífico desde la II GM, pero eso nada importa a sus detractores-enemigos, cuya obsesión máxima es vivir en un mundo que se ajuste a sus estrechos prejuicios ideológicos; preferirían vivir en una casa donde la electricidad la generara una dinamo conectada a una bici estática (aunque tuvieran que pedalear cuatro horas al día) que obtener la energía de un «insostenible» generador; el problema es que, metafóricamente hablando, son otros los que tienen que pedalear por ellos para mantener sus fantasiosas concepciones.

A la humanidad jamás le faltarán retos (el principal, garantizar alimento y calidad de vida para todos en un planeta que puede acomodar con holgura a 100.000 millones de seres huanos), pero por algún motivo América se ha empeñado en inventar problemas como el inexistente apocalipsis climático o la necesidad de cumplir hasta el último capricho de grupos ultraminoritarios. Lamentablemente, buena parte de la población y casi todos los medios de comunicación/redes sociales (lobbys poderosísimo más ocupados de modelar y exhibir un mundo ficticio que de narrar la realidad objetiva) se sienten extremadamente cómodos abanderando estas causas infantiloides, y cuando «un adulto entra en la sala», como ha sido el caso de Trump (con todos los defectos que podamos achacarle), el malestar es masivo; las formas rudas y directas del mandatario, casi sin precedentes en el líder de una superpotencia (ver vídeo de arriba), han acabado de aglutinar en su contra a toda posible oposición, incluyendo a los políticos de carrera, consagrados a la tarea de complacer al mínimo común denominador.

Es así como hace 8 días 70 millones de personas salieron a votar a Joe Biden, como podrían haber votado a una escoba si la hubieran puesto de candidata, con la esperanza de librarse del «hombre malo» que aguaba la cálida fantasía que todos ellos comparten. Si se salen con la suya, vivirán en un mundo en el que todos seremos más pobres, más tontos y estaremos más lejos del verdadero progreso, pero en el que ellos se sentirán más felices a base de pura sugestión y de confirmación mutua; modernos lotófagos que nos recuerdan lo asombrosamente poco que cambian algunas cosas.

Share

Encuesta Dónol Tromp


.

.

Share

¡¡Hemos ganao!! (más o menos)

Ang-L

Tiene toda la pinta de que Conte les hace parecer mucho mejores de lo que son. Pero el juego Guardiolesco no les beneficia para nada. Se ganó y ahora tal y como están las cosas basta con ganar al donetes para clasificarse. Estuvieron coqueteando con el empate y la UEFA, pero fue sacar a Kroos del campo y todo solucionado.

Se habla poco de la calidad de Benzema. Estar a un metro de la línea de portería, y conseguir que el balón bote en el suelo y te dé en la mano está al alcance de muy muy pocos jugadores.

Rappol

Noche de alambre y misterio en el falansterio. Partido que hubiera resultado muy pintón en un Bernabéu lleno de fulanitas asiáticas y votantes de Podemos estrenando carguito en el círculo del barrio. Encuentro para hombres y swingers en el que acabamos siendo salvados por los Hijos De Custer, antes conocidos como los Hijos de Pelé. Hay que ser sublime sin interrupción, como decía Baudelaire. Al Madrid le dieron las gorduras y las negruras para serlo un rato de manera global. Hasta el 2-0, más o menos.

Después, entre Culeas Vásquez y Rafael Tembleques el Inter se mantuvo vivo hasta el descanso. Peluconte se echó al monte y en la segunda parte la presión porculera —generalmente bien solventada tras salidas un poco como de niña tonta en el rancho de la matanza de Texas— y las contras relampagueantes de los milaneses destacaron las virtudes de Láudano y Perisic. Qué jugador Perisic. Siempre me ha parecido una especie de Michael Keaton del fútbol. Por fortuna, Peluconte le da un uso inverso al que Zú le da a Modric. Esa gestión marca la diferencia entre empatar o ganar los partidos.

Entre las buenas noticias cabe destacar la aportación progresiva de Gasensio y Valverde al juego de ataque, que La Foca Belga equilibra al equipo y descarga de peso (paradójicamente) a Benzema y que, bueno, Culeas Vásquez está en buen tono físico, aunque ridiculee clamorosamente en una decena de ocasiones por partido, tanto arriba como abajo. Con todo, hay que reconocerle el esfuerzo y la dedicación. Lucas Cañas.

Mientras tanto, en el otro lateral, Mendy se va agigantando. Despliegue físico, pausa y redoble, contundencia desde la sonrisa. Verga de Hielo, este Mendy, que seguro hace disfrutar mucho al matrimonio Iglesias-Montero (deportivamente hablando), tan aficionado a las canciones de fuego y hielo. ¿Otro acierto más de Zú? No sé, pero el futuro parece negro para esa banda, al fin. Bueno es que vayan apareciendo futuros. Y en el canto a la negritud, Vini y Rodry sacaron su primer single, «Vou colocar aí pra você, linda», inaugurando un nuevo género musical: la reguebossa-que-te-rebosa-güey.

Estuvo bonito, coño. Bregado. A tumba abierta (y con pestecilla). Haced caso de Zú. Y, sobre todo, de Baudelaire. Si es que queréis rascar algo, claro.

El Socio

Sí, bueno, ¿no? La verdad es que en este nuevo flirteo entre la Tierra y el meteorito, el pedrolo va a pasar muy cerca, pero los buenos estamos haciendo lo posible para mandarlo de vuelta al espacio exterior con un batazo. El Madrit de momento ha salvado los muebles, y Tromp está trabajando en ellou, en una batalla que se antoja larga y farragosa.

Fue el de los blancos un partido muy disputado, a la vieja usanza, que bien mereció el calificativo de clásico europeo. Además lo vivimos con cierta tranquilidad, gracias al 2-0 logrado por Benzema a pase de Hakimi y por Ramos de cabeza (tantos de lo más tradicional). Bien Jasard con el medio depósito que tiene ahora mismo. En el Inter, el tal Lautaro es un jugador apañadete, además de con buen pelo, y fue probablemente gracias a su calidad que los de Pirelli pudieron acortar distancias.

Cuando llegó el empate, ya en la segunda parte, empezamos a pensar que no se puede ganar siempre y en la necesidad de victorias épicas a domicilio, pero aún teníamos 20 minutos para aprovechar nuestra ventaja de local. Con un partido tan igualado, sólo un error claro del rival o un detalle de gran calidad podía marcar la diferencia, y hete aquí que fue lo segundo, de mano de un Rodrygo (con) Goles que logró clavar un espectacular trallazo. Desde luego, su trayectoria no está siendo muy regular, pero el chico tiene un don para aparecer en Champions, y eso es algo de valor incalculable. Ojete los que quieren despacharlo sin más, que las pipas seguramente les han formado un bolo que les está nublando el juicio. Tras la jugosa victoria aún somos terceros del grupo, pero el cielo está mucho más despejado.

¿Y las erecciones USA? Pues el recuento está siendo taaaan lento que pasada la medianoche americana aún no hay presidente, pero en principio la cosa pinta bien para Trump, a quien incluso pueden sobrarle un par de estados gordos. La cosa podría torcerse en el último momento e incluso judicializarse como cuando Arbusto Jr. y Algorero, pero desde luego la momia no va a tener la victoria fácil que pronosticaban los apóstoles del progresismo. Haced fuerza en las próximas horas con el Tito Trump, que vuestas vibraciones ultraderechistas, unidas al poder de Hildebrando y Miki, podrían llegar a decantar el resultado (?).

·····

– Real Madrid Natafresa: 3 (Benzema, Ramos y Loldrigo)
– Inter Pirelli: 2

Share

Hoy se acaba el mundo

Bueno, bueno, bueno, uno de esos días en los que no pasa nada, como aquel que dice. En los Yesei, 250 millones de gringos con derecho a voto se la juegan entre mantener lo que les queda de libertad individual y económica o pasar a una dictadura suave donde la narrativa izquierdista, el control estatal, el expolio fiscal y el victimismo de las minorías dominen la vida del país. Confío mucho en el carisma y poder de convicción del tito Trump, pero a decir verdad han movilizado tantos recursos en su contra que es difícil estar plenamente convencido de la victoria. Los malos se lo juegan todo (prestigio, dinero, poder, carguitos a repartir), y además se consideran justificados por la «misión divina» de deponer al malvado Trump, por lo que absolutamente ninguna trampa ni triquiñuela es descartable. Los halcones guardianes de la democracia deberán estar ojo avizor, y en caso de detectar cualquier posible fraude actuar con la mayor contundencia.

Si gana Tromp, seguiremos jodidos pero aún tendremos una oportunidad de luchar, tanto en el terreno de la libertad de expresión como en el económico. Si sale la marioneta de los que manejan el cotarro, preparaos para la sonda anal de Google (próximamente en todos los culos), confinamientos hasta la parusía y una situación económica tan boyante como la de Bosnia Herzegovina en 1995. En caso de que ocurra esto último, os recomiendo vender vuestro pisucho e iros a una casa en el campo con una despensa enorme, llenarla de toda clase de productos no perecederos y cerrar bien todo el perímetro. Comprad armas, un generador eléctrico, un depósito gigante de gasolina y parapetaos ahí dentro, porque vendrá un invierno laaargo y bien jodido; si veis a alguien acercarse, gritad «¡Viva Biden!», y si responde «¡Viva!», le voláis la cabeza. Así hay que gastárselas en esta nueva normalidad.

¿Y en fúrbol? Pues nos visitan unos italianos maricones que quieren echarnos de la competición que nos pertenece por derecho: la Champions, conocida en la época covídica como Copa Johnny. El equipo empezó la temporada mal, con peor cara que Pedro Sánchez delante de un polígrafo, y aunque es cierto que vamos recuperando el pulso, quizá hayamos llegado tarde. Superado el compromiso ante el Huesca, en este choque es de esperar un once más ortodoxo; competitivo sí, ¿pero lo suficiente? Perdida la fe en las carreras hacia ninguna parte de Vinicius 6 palotes, nos toca fiarnos a la calidad pringosa de Hazard, el talentino zampabollos. No es que sea el único que puede marcar, pero digamos que el resto de efectivos atacantes no está causando mucho terror en las defensas contrarias.

Aún queda mucha fase de clasificación, pero una derrota hoy combinada con victoria del Donetes nos dejaría en una situación… incómoda, por no decir que en la puta calle. ¿Cuándo fue la última vez que el Madrit no pasó a las eliminatorias de Champions? No lo sé, pero seguro que el mundo era un lugar más estable y ordenado que ahora. Hoy día, semejante descalabro (daría igual quedarse fuera de todo que ir a la infamante Sevilla League) haría derrumbarse el último muro de contención de la patria, especialmente si llega junto con una victoria de Joe Bidet. Las consecuencias incluirían la segregación de Catalufia, la proclamación de Pdr como presidente interino para tres décadas, el nombramiento de Óscar Camps como ministro de Exteriores y un sex tape de Dolores Delgado con Baltasar Garzón. Dicho de otro modo: si el Madrid es el último estándar que queda, imaginaos lo que pasará si desaparece.

En fin, que eta noche podemos irnos a la cama diciendo «¡al loro, que no estamos tan mal!», o teniéndola muuuy adentro y contando las horas de existencia que nos quedan. Pero oyes: al fin y al cabo, ¿qué es eterno en este cosmos?

Share

Día de Resucitados

El Bicurioso

El partido de ayer tuvo algo que sospecho faltó frente al Cádiz: concentración de los jugadores del Madrid desde el minuto 1. La primera parte discurría sin sobresaltos y sin grandes ideas, aunque poco a poco el Madrid iba llegando con algo más de frecuencia e intención a la puerta del rival. En mi memoria sonaban las palabras de Zidane tantas veces repetidas el año pasado durante la reanudación de la Liga: «seguimos buscando y seguros atrás, la ocasión ya llegará».

Efectivamente, cuando el Huesca se iba arriba veías a 9 tíos de blanco y uno de azul celeste tratando de que nos les pillaran en bragas, seríos, recuperando hacia atrás. Sí, 9 y 1. La ocasión llegó en forma de «no-ocasión», una de esas jugadas que los cracks se inventan de donde no hay. El donete belga recibió, protegío el balón con sus caderas de adamantio haciendo saltar a un welele por los aires, dió un paso adelante y sacó su fusil desde lejos.

Una vez abierta la lata y manteniendo la seriedad (digo seriedad, no seguridad) atrás, todo pintaba mejor. Así se ganaron 11 partidos seguidos y se conquistó la Liga. Así se puede ganar esta.

Sanitario

El mejor Madrid pasa por un Hazard en plena forma y capaz de marcar diferencias como ayer. Partidos como ayer, con primeras partes malas que en una genialidad se resuelven, se dan en todas las ligas. Con Hazard a tope, también Benzema está algo más liberado y el que juegue en la otra banda, sea Asensio u otro no tiene tampoco tanta presión. Si además los mediocampistas te aportan goles como Valverde, ahí tienes parte de la solución ofensiva. No es que de pronto seamos favoritos a la Champions. Pero este Real Madrid en su mejor versión, con ese Hazard y el resto enchufados, puede competir.

Marcelo e Isco no están ni para ser titulares ni probablemente suplentes. Y estoy seguro de que Zidane lo sabe. Pero, entran dos factores: uno el de las rotaciones por un tema físico. Y otro, que si tienes a dos jugadores como esos, con ese peso, sin jugar más que 5 partidos en total, posiblemente tengas un problema en el vestuario. Y Zidane hace esos malabarismos. Pero está clarinete que prefiere a Mendy y que en el medio del campo Isco es su última opción. En todo caso, los caminos de Zizou son inescrutables.

El Socio

Me congratula decir que en esta ilustre página fuimos los únicos que creímos en Hazard en todo momento. Ante el descreimiento de una humanidad ácrata e inmisericorde, Fans del Mandril jamás le retiró el apoyo al muchacho, con miembros como Custer exaltando sus virtudes en cualquier ocasión posible y poniéndole el mote «Piraña» (en alusión a su hambre de éxito), o yo mismo expresando mi confianza de que pronto volvería a jugar al máximo nivel. Ahí están los resultados: el belga, que sin duda nos lee, se vendió a arriba y ayer abrió la lata de un partido que pintaba regular.

El resto fue literatura, con algún momento bastante divertido, como el obvio pique entre Vinicius y Benzema, una relación que no tiene pinta de enmendarse pronto. El francés por cierto hizo su primer doblete de la temporada, quizá dando la razón a quienes critican que sólo marca en casa contra los pequeños; es dura la vida del expandillero, cuyo único consuelo es jugar más minutos que el marcador del estadio.

En fin, que muchos nos daban por muertos pero resulta que en vísperas del Día de Difuntos nos paseamos garbosamente por ahí como los espectros de Coco o los niños que piden caramelos, pero sin disfrazarnos de putas como las prepúberes que se visten de Jarli Cuin. Ahí estamos, líderes claros en la Liga y además con el Barcas muy lejos, con sus nóminas impagadas, su mongo desencantado y un Fati que  no acaba de presentar candidatura al Balón del Loro. Así las cosas, ¿quién nos va a desafiar por el título? ¿El Paleti? ¿La Reial? Ja. Que nos lo den ya, coño. ¿Y el Inter? Victoria segura. O no.

·····

– Real Natafresa: 4 (Jasard, Benzemalo (2) y Valverde)
– Osca: 1 (?)

Share