Archivos
Categorías
Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘General’

Vuelve la hilución


«Apretad, que mira el gafas.»

La estrategia «Aquí no ha pasao ná» utilizada por el Gobierno culmnina este fin de semana con el retorno del fúrbol, el gran distractor de masas. Ya se ha jugado algún partido, pero la verdadera reanudación es ahora, con la vuelta de Mandril y Farsa, los únicos equipos que cuentan.

En principio sería una jornada propicia a nuestros intereses, con los culerdos jugando antes y afrontando una simpática salida en Mallorca, mientras que nosotros recibimos mañana al Eibar. Sin embargo, la situación es tan inusual que no se puede dar nada por hecho: acabamos de pasar probablemente la mayor pausa en el fútbol español desde la guerra civil, y los equipos saltan al campo con nulo ritmo de competición. Muy bien habrán tenido que trabajar los druidas fisios para que los jugadores no están echando el bofe en el minuto 40. No obstante contarán con ayuda, sustanciada en 5 cambios que no sabemos si son una medida temporal o permanecerá. La verdad es que con plantillas tan amplias y con el descontento que causa en los jugadores la suplencia, no tendría nada de malo ampliar las rotaciones y que jueguen todos los hombres posibles; habrá quien piense que esto afecta a la pureza del juego, pero para mí ese un argumento difícilmente sostenible.

Como básicamente estamos en otra temporada, las lesiones arrastraban los jugadores se han cancelado: la Farsa tiene disponible a Suárez, y lo mismo nos pasa a nosotros con Hazard y Ausencio, que estaban condenados a acabar el curso en blanco. Son tristes excepciones caballo loco Jovic y Mariano, un jugador con tanta explosividad como tendencia a romperse. Bale sin embargo está perfecto, bajando el hándicap día a día.

Pero independientemente del estado físico, la verdad es que nuestros muchachos no venían haciendo una temporada especialmente gloriosa, y hasta que demuestren lo contrario no hay motivos especiales para pensar que su rendimiento va a mejorar; muchas victorias deberán empalmar nuestros bastardillos para hacernos recuperar la fe.

También está el factor de jugar sin público. Situado en una altiplanicie que se eleva sobre los campos de entrenamiento, el Di Stéfano es un estadio coqueto con un entorno feúcho, pues el club no se ha molestado en cubrir de césped la vasta zona ocupada por la Ciudad Real Madrid, que aún presenta el aspecto típico de un secarral castellano. Dada la «compleja» relación del equipo con su público, barrunto que jugar a puerta vacía no sólo no perjudicará nuestro rendimiento, sino que seguramente lo mejore, hasta el punto de que incluso podríamos aprovechar un hipotético pinchazo del Barcas, cosa realmente inaudita.

·····

(Escribir al correo si se desea donar por transferencia o bizum.)

·····

Share

16 Aniversario y más cosas (Diario de un Borrego 9)

Bloque 1 – Aniversario y Política

Bloque 2 – Los Nintendos

Bloque 3 – Cine

·····

(Escribir al correo si se desea donar por transferencia o bizum)

·····

Vídeo sobre los reproductores de Alta Resolución

The Legend od Zerda, a Link to the Past – Mod Orquestal
Share

No hemos aprendido nada

Decía mi amigo el Mastuerzo antes de cabalagar hacia el horizonte que al menos esta crisis terrible nos dejaría un legado positivo: devolver a la realidad a varias generaciones criadas en un enorme confort, en el alienamiento tecnológico y en cajas de resonancia ideológico-sociales. ¡Pobre! Como es tan buena persona, se cree que todos los demás son iguales, y no. Para que eso ocurriera debería haberse percibido la cuarentena mundial como algo traumátco, pero la gente se ha adaptado a ella mejor de lo que cabría esperar, por varios factores entre los que se encuentran:

– Una tolerancia mucho mayor que en el pasado a la falta de libertad y a que el gobierno nos planifique la vida. Tras el shock inicial, buena parte de la gente se acostumbró a encerrarse en casa y a seguir al pie de la letra las consignas gubernamentales, incluso colaborando en la denuncia de los infractores; como en los países musulmanes, la programación de la vida por parte de la autoridad acaba siendo reconfortante para la masa.

– Consecuencias económicas amortiguadas. Muchos han podido trabajar desde casa, e incluso le han cogido el gustillo. Otros se han sentido protegidos por ERTEs y demás medidas paliativas, y sienten que «ya escampará». La mayoría de estudiantes directamente se han tomado todo como unas vacaciones.

– En el caso particular de España, los afines al Gobierno se han mostrado dispuestos a aguantar y justificar lo que sea siempre que venga de «los suyos».

Ojo, no digo que no haya gente que no se haya sentido profundamente afectada, y estoy seguro de que acabaremos viendo una huella significativa del covid a muchos niveles, pero pasará cierto tiempo hasta que esto se vea nítidamente. Lo innegable es que a día de hoy un amplísimo porcentaje de la población se ha quedado tan fresco, anclado en los mismos prejuicios y frivolidades que los ocupaban y preocupaban antes de la pandemia; en menos que canta un gallo volverán a clamar por su ecologismo, su feminismo, su animalismo, su inmigracionismo… La burbuja no ha estallado en modo alguno.

Como mayor prueba de lo que digo, el descacharrante caso de George Floyd, deleznable narcotraficante, atracador y toxicómano que ha pasado a convertirse en mártir para todo cretino bípedo del planeta gracia a la rodilla que lo mandó al otro barrio; la familia debería estar eternamente agradecida a esa rodilla: ¡¡un tipo que iba a ser recordado como un hampón y un desecho humano quedará en la historia de los «derechos civiles» gracias a ese tosco policía!! Una falta de libertad desconocida en la historia contemporánea, decenas de miles de muertos, el futuro pendiente de un hilo… y millones de «concienciados» han salido a marchar por el traficante que encañonó a una mujer embarazada y que se disponía a conducir drogado. ¡¿Cómo puede pensarse que hemos aprendido nada?!

El maremagnum de los últimos meses ha dejado muy tocado a Tío Trumpi, quien navegaba plácidamente hacia la reelección y se ha encontrado con la mayor crisis desde la II Guerra Mundial. Aunque no lo ha hecho mucho peor que otros líderes, sí que ha zozobrado más que en todo su mandato. Seguramente las cuarentenas iban contra lo que le decía su instinto, pero era una posición muy difícil de defender y mucho más de implementar, considerando los amplios poderes de los gobernadores estatales. Además, con tantas horas de comparecencias ha sido inevitable que soltara algunas tonterías dañinas para su imagen. La muerte del negro no ha sido sino la ocasión que esperaban sus enemigos para intentar rematarlo en este año electoral, destacando James Mattis, su ex Secretario de Defensa. Las palabras elogiosas de Trump hacia el delincuente muerto indican que claramente no pisa en firme y ha pasado a la defensiva, en lugar de su habitual estrategia de ataque. Bidet es un candidato risible, pero el presidente necesita un colchón de unos meses de estabilidad si quiere llegar tranquilo a la noche electoral.

En fin, es una lástima que con todo lo que hemos perdido en la pandemia ni siquiera hayamos ganado un mínimo de perspectiva, realismo y sentido común. La mayoría no ha movido un milímetro su posición, y pronto tendremos a Greta aleccionándonos de nuevo en la tele, su discurso apenas aderezado con referencias a la salud pública. Todo sigue indicando que sólo una gran catarsis restablecerá algún tipo de equilibrio en la fracturadísima sociedad global; desde luego el peor virus conocido en 100 años no ha bastado para ello.

Share

Victimismo racial y gobierno psicópata

Los incidentes que se están viviendo en la USA nada tienen de nuevo ni de intrigante. De hecho, no son sino aburridas repeticiones de lo ya ocurrido tras el caso de Rodney King en 1991, el de Michael Brown en 2014 y tantos otros. Aunque el debate del racismo que pueda quedar en la América de 2020 es sin duda interesante, la posición histérica e infantioide de los activistas negros anula toda posibilidad de intercambio constructivo.

Si algo ha caracterizado a la comunidad negra estadounidense desde el final movimiento de los derechos civiles ha sido su absoluta falta de autocrítica: para la mayoría, su pasada esclavitud y discriminación ha creado una deuda infinita de la sociedad para con ellos, legitimándolos para recibir una miriada de ayudas estatales y blindándolos ante toda exigencia de superarse y abandonar los guetos; pese a que la igualdad efectiva de derechos y oportunidades se alcanzó hace tiempo, y la inmensa mayoría de estadounidenses se muestran indiferentes ante la raza de sus vecinos siempre que estos respeten las normas de convivencia, los negros (me perdonarán que obvie el heptasílabo «afroamericano») siguen viviendo mayoritariamente en comunidades propias, racialmente homogéneas, lo cual no tendría nada de malo si no fuera por todas las rutinas nocivas que esto tiene asociado.

En estos barrios los males empiezan casi siempre con la paternidad irresponsable, muy a menudo culminada con la deserción del varón (y ojo, porque los subsidios a las madres solteras liberan psicológicamente al hombre de su responsabilidad); a esto le sigue el abandono escolar, la iniciación temprana en las drogas y el ingreso en las bandas, con toda la siniestra cultura asociada a las mismas (consumida y sublimada por no pocos blancos); los siguientes pasos naturales son la delincuencia y a menudo el homicidio o la muerte. Esto puede parecer un retrato tópico y prejuicioso, pero es la realidad de miles de negros estadounidenses. La retórica de la «masacre policial» no se sostiene: según datos del FBI, cada año son asesinados entre 7.000 y 8.000 estadounidenses de raza negra; entorno al 80% de las veces es otro negro el asesino, y en el 20% restante a menudo es un latino perteneciente a una banda rival; las intervenciones policiales con resultado de muerte son estadísticamente anecdóticas, una cada varios años, y suelen ser casos complejos en los que intervienen multitud de factores aparte de una estereotípica «brutalidad policial».


.
Pequeño oasis de lucidez.

El hecho lamentable pero innegable es que un porcentaje significativo de la comunidad negra se ha acomodado en la marginalidad y el antisistemismo. Son elementos permanentemente conflictivos, para quienes estos incidentes son la excusa perfecta para entregarse al terrorismo urbano y el saqueo. Eso es así, y así seguirá siendo no hasta que la policía de los 50 estados logre una hoja de servicios perfecta, totalmente impermeable al error, el accidente o el exceso, sino hasta que los negros americanos se miren al espejo y empiecen a reconocer los errores y conductas destructivas que arrastran desde hace décadas. Por supuesto, grupúsculos como Black Live Matters y Antifa son parte grave del problema, y están fuertemente incardinados en el radicalismo antisistema, pero con todo, los peores no son los marginales ni los extremistas, que al fin y al cabo sólo interpretan fuelmente su papel, sino los imbéciles que, sin tener nada que ver con la comunidad negra, se convierten en aliados y justificadores de sus peores elementos. Unas cuantas ventanas rotas son muy poco castigo por semejante tara mental.

·····

Españita por su parte va directa al estado fallido, algo para lo que apunta maneras ya hace mucho tiempo. A Pedro Sánchez, hombre de escasísimas prendas, hay que reconcerle que al menos ha marcado un curso de acción claro: mantenerse aferrado al poder pase lo que pase, venga lo que venga; estar tú y que no estén los otros («¡cómo les jode!») es la victoria, el único objetivo que queda e importa. Sus primeras semanas en Moncloa no fueron así, todavía daba alguna importancia a las apariencias, pero en cuanto le dimitieron dos ministros tuvo claro que eso jamás volvería a pasar: nada que no fuera una intervención armada sacaría a otro de los suyos del Gobierno.

Desde entonces hemos visto muchas cosas, desde el descubrimiento del plagio de su tesis (curiosamente, un punto que tiene en común con Luther King) al bochornoso conchabeo con el régimen madurista, y ahora la comisión de un acto flagrantemente ilegal por parte del ministro del Interior. Aunque existen pruebas fehacientes del hecho, Pedro ha repetido la consigna: «de aquí sólo se sale con los pies por delante». ¿Y al fin y al cabo, quién se lo va a impedir, nuestra raquítica sociedad civil?

Con todo, el presidente aún se las arregla para sorprendernos de vez en cuando, para sacarle una nueva viruta al lápiz. Ayer nos obsequió con una delirante intervención que delata su más reciente estrategia: negar cualquier tipo de irresponsabilidad del gobierno en la gestión de la epidemia que ha quebrado el país. Ensartando una sandez tras otra, llamó a precuparse de lo que él considera los verdaderos retos, entre los que citó la «crisis climática» (¡¡con más de 30.000 cadáveres!!), rematando con un descacharrante «¡Viva el 8 de Marzo!», tratando así de obviar la grave culpa de su gobierno en aquel festival vírico,

En fin, la calidad democrática de la patria está bajo mínimos, reducida a una débil capa de pintura llena de desconchones, que apenas cubre la carcoma que consume todo lo que hay debajo. No hay clase política, no hay ciudadanía, no hay clase empresarial ni hay perspectiva mínimamente esperanzadora, salvo sorpresa o volantazo que, sinceramente, ahora mismo no se vislumbran.

Share

Cerca del retonno

Ya se han programado los partidos que supondrán el regreso del Real Madrid: el próximo domingo jugaremos contra el Eibar a las siete y media, en el Di Stéfano, mientras que el siguiente jueves repetiremos como locales, recibiendo al Violencia a las diez. El del Eibar será nuestro primer partido desde el ya celebérrimo e infausto 8 de Marzo, día en el que caímos en nuestra visita al Betis. Por tanto, más de 3 meses de inactividad (lapso muy superior al que hay entre dos temporadas), que plantean dudas sobre el rendimiento de todos los equipos. En las ligas ya reanudadas no se han producido grandes cambios en las jerarquías clásicas, pero claro, el Madrid siempre es una incógnita; será fundamental ganar ese primer partido, para no empezar desde temprano con dudas y excusas.

Pese al larguísimo tiempo sin jugar, la plantilla tiene algunos lesionados: los últimos días entrenaron por separado Valverde, Isco, Mariano y Nacho, mientras que Jovic sigue siendo baja tras romperse el pie haciendo Dios sabe qué. No obstante, ya están totalmente recuperados Hazard y Asensio. La extrema singularidad que ha supuesto el covid da al belga la oportunidad de justificar su oneroso fichaje, en una temporada que ya parecía perdida para él, mientras que Asensio ha tenido por un lado el terrible infortunio de la triada y por el otro la inesperadísima ocasión de reaparecer en lo que técnicamente es el mismo curso. Tales circunstancias deben ser motivadoras para ambos jugadores.

La que se cerrará a partir de la próxima semana va a ser una de las temporadas más raras de la historia, si no la más. Tal circunstancia puede favorecer a un Madrid que venía siendo desesperadamente irregular, pero que en circunstancias extrañas quizá avance con más seguridad, guiado por el faro de su incomparable caché e historia. Cuando se reanude la Champions, en el aún lejano Agosto, ya sabrá si es campeón de Liga, y con una insólita distancia de seis meses entre el partido de ida y la vuelta en Manchester, seguramente partiremos con más posibilidades y frescura que si todo hubiera transcurrido normalmente. En el PSG deben estar fumando en pipa por la precipitada decisión de suspender la Liga francesa, lo cual les privará de todo ritmo de competición, pero eso no es culpa de los demás clubes, sino de un gobierno que claudicó al miedo.

Todo empieza de nuevo, todo es extraño; quien mejor se adapte a esta microtemporada semifantasmal será el triunfador.

Share

Diario de un Borrego – Capítulo 8

Bloque 1 – Política

Bloque 2 – Cine

Bloque 3 – Videojuegos

·····

España, tres milenios de historia
The King of Kong

A touch of class (Película y subtítulos en español y en inglés).
Share