Archivos
Categorías

Artículos de Interés

Archivo de la categoría ‘General’

Hespíritu Hindomable

Por Rappol

Partidito de esos de alineador. Piluca por Pijamita, los vendibles que se pueden volver invendibles (hics), algún retorno y los sufridos fijos. ¿Qué podía salir mal? Nada, estando Mr. Mojo Saes. Conque estaba a otras cosas con el ordenata hasta que cambié de ventana y vi que en el 5 íbamos ya con premio. Jugada rara en el reino del Morciégalo y Piluca vendido ante remate llegador por el centro. Buen guion para el arranque.

El Hijo del Viento comenzó a lo suyo por la derecha, y lo cierto es que merecimos empatar pronto si no fuera porque Benzema estaba en uno de esos días en los que daría uno sus cocacolas por ver si llevaba el muchacho una compresa puesta o algo así. Qué remates, qué sudores, qué poco apetito sexual. Isco, mientras tanto, alegraba a su suegra. Y lo cierto es que el equipo a partir de tres cuartos estaba pintoncillo, pero a la hora de salir desde atrás era como el chavalito que ha quedado pero no tiene ganas, y no deja de volver a subir a su piso compartido a buscar excusas. Que si las llaves, que si tiene comida el puto gato, que si la caja de condones está en el escondite. Esas cosas del Madrid adolescente que plantó el divino calvo sobre el campo.

En una de esas llegadas pintonas, Ibrahima Gasama Borama hizo una especie de asistencia, tras disparo mocoso de Benzema que -esto fue épico- el propio Benzema trató de rematar arrastrando el culo por el suelo bien fuerte para que no se le despegara el Carefree, o algo. Pero allí estaba Isco, que quiere mucho a su suegra, para empujarla con gracejo y celebrar, que al tipo le falta mucho que celebrar últimamente. Bien Isco. Corría más o menos, y sudaba alguna bebida buena sin que pareciera sufrir tanto las resacas de semanas atrás.

El desarreglo hormonal continuó durante la segunda parte, con un Wesca que intentaba contras panchas pero sólo inquietaba a balón parado, empequeñeciendo a Piluca, que es un portero de esos que en cuanto se pone bajo los tres palos parece que encoge. Cualquiera diría que es el hijo de Onésimo y no de la última gran leyenda estética del fútbol del siglo XXI.

Así que el partido continuó hasta que Cebollas remachó un nuevo acto de generosidad de Benzema (este tipo acabará en la ONU o algo así), y la grada suspiró ufana volviendo a la pipa, en su tradicional acto amoroso de los domingos. Pero el Wesca era mucho Wesca en los corners, y en uno apareció un sospechoso de etarra para empatar. Piluca no llegaba, así que compuso una bonita estampa para dejar claro que en sus genes algo de estética lucha por manifestarse.

Sí, sí. Hubo cambios. Pero no los recuerdo mucho. Creo que salió Valverde, y también Mariano, y creo que otro también. Pero es que a mí me llevaban los demonios charcuteros viendo a Mortadela Galesa depreciándose al nivel del Argal. Qué partidito, qué desidia, que le pongan a correr detrás de una bola de golf.

Pero estaba Mr. Mojo Saes. Y eso es mucho más de lo que podemos desear. Volver a ver a ese Madrid agónico que consigue la victoria en el tramo final. Gran centro de Morty, dejada rara de noséquién (se pidió offside) y remate maravilloso de Benzema, que debió sentir que ya había terminado de manchar. Al final pitó el árbitro y algunos celebraban. Porque el fútbol es así. Bonito, juvenil, heterodoxo. El fútbol que huele a pelotas húmedas y semen en las cortinas. El fútbol que huele a desodorante roll-on y gotitas de pipí en las bragas. Y ese fútbol, ha vuelto a casa.

·····

– Mándril: 3 (Bluffisco, Benzemalo y Cebollas)
– Osca: 2 (Uh…)

Share

Partido trampa


Cambiar “el toro” por “el abonado”.

Hoy los jugadores madrilistas afrontan uno de esos momentos con los que han soñado durante toda su carrera: jugar contra el colista de la Liga a un porrón de jornadas del final y fuera de todas las competiciones. La motivación va a ser una cosa loca, por no hablar de la asistencia al estadio; puede ser la peor entrada de los últimos 20 años. Al menos no lo han puesto a las diez como suelen hacernos los domingos para rematar la jodienda, pero la cita amenaza con ser lúgubre y anegada en crujir de pipas.

¿Cómo hacer que los jugadores muevan el culo hoy en el campo? Sólo se me ocurre una forma, la verdad: haciendo un once cien por cien alternativo, formado por jjjjjóvenes y desahuciados que quieran ganarse las lentejas. Al fin y el cambo, Zidane está en la fase “Chimo Bayo” (exte sí, exte no) y alguno de los a priori descartados quizá podría salvarse aún. De hecho, la convocatoria tiene varios nombres llamativos, como Luca Zipayo y un tal Altube (Youtube) en la portería (¿dónde está Moja?). Este corrimiento de escalafón se debe a la baja de Pijamita, por supuesta tendinosis del recto femoral, aunque yo creo que más bien tiene un esguince de polla. A ver si venden a este cabezahueca y recuperamos a Lunin del infierno pepinero.

Las otras líneas también tiene novedades: en el centro del campo vuelve el sargento de las Schutzstaffel Markus Llorentrofen (que se lesionará dentro de 15 días por falta de grasa corporal), y también tenemos a Valverde y a un tal Brahim, el átomo malagueño. Arriba los sospechosos habituales, y mencionar que Lucas Vázquez es oficialmente delantero (para los que nunca creísteis).

En fin, yo haría la alineación por orden inverso de minutos jugados este año, y a lo mejor el calvo consigue que el partido no sea un bodrio insufrible, pero lo va a tener complicado.

Share

Gracias a los moros no gastamos

Me encanta esta espiral de gasto en la que se ha metido el fútbol continental. ¿Por qué? Porque gracias a ella nosotros no gastamos, alejándonos del lamentable espectáculo que están dando todos los horteras, manirrotos y nuevos ricos de Europa. Pagar verdaderas fortunas, precios de cracks por jugadores con 68 de stats en el FIFA es una aberración que hace llorar a los niños. ¿Es que nadie va a pensar en los niños? Que lo haga el Barcas no debe extrañar a nadie, porque son el equipo más hortera del cosmos y siempre, siempre son los que han tirado de los precios al alza. ¿Pero el aristocrático (a la vez que popular) Madrid? Par favar.

¿Y todo para qué? Para comer polla. Porque estas inversiones muchimillonarias de 500, 600, 700 kilos que han hecho varios clubes han tenido un resultado exacto de cero Champions. Las pelas en el fúrbol compran el éxito hasta cierto tiempo, pero luego hay un techo de cristal que sólo se supera con una combinación de misticismo, saber futbolero y caos. Por eso el Mandril ha engrosado obscenamente su palmarés gastando “dinero de bolsillo” mientras otros se iban a casa pagando el doble en nóminas. Sí, a base de inversión puedes llegar a dominar tu liga, pero ojo, que eso se puede lograr gastando mucho menos, y a partir de ahí invertir un 100% más no te hace un 100% mejor. Ejemplo paradigmático: el Gayern, que ha mandado en su Liga con puño de hierro durante lustros y competido fuerte en Europa con un gasto muy chequitito; si se los han follado ahora es por un mal ojo en los fichajes y por dejar envejecer la plantilla, más que por no invertir bastante.

¿Y Flópor, romperá la hucha e intentará sacarse su arrugada pichulina este verano? Tiendo a pensar que no, o que al menos el gasto neto será pequeño. Obviamente, si pudiera fichar al bluff (francés) del PSG haría de tripas corazón y pondría los 300 palotes sobre la mesa, pero parece que ese negro es ahora mismo prisionero del ISIS (o de sus financiadores, más bien). Desde luego, no se van a hacer salvajadas tipo Coutiño o Dempelé, gastar 150 kilos por tíos que pueden estar en el Cesena dentro de dos temporadas. Sí puedo ver 200 milloncejos por un Kane u otro delantero pintón, sí y solo sí se consigue soltar bastante lastre (imagino que el precio de salida de Bale serán 100 kilos). ¿Jasard? Habrá un largo tira y afloja. Si se esperara un año costaría sólo la prima de fichaje, pero el Madrí lo necesita ya y el Chelski se aprovechará de ello; no obstante, creo que por 80 kilos, incluyendo jugadores, quedarán todos tan amigos.

Sé que esto no le gusta a la gente, que quiere su chute de piperina y ganar la Copa de la Ilusión, pero qué queréis que os diga; con estos precios no se puede. Sí, es posible que nos toque volver a mamar, pero yo personalmente prefiero fichar poco y sobre seguro que empezar a traer a todos los piernas futbolísticos del mundo a precio de beluga.

Share

España desfaise (non hai homes)


.
Qué cosa más kitsch.

Sí, bueno, ¿no? Estamos a un mes y cuatro días de las elecciones y aún no sabemos si España se irá a la mierda definitivamente por un puñado de votos. Sí, pueden ganar “las derechas”, pero será por un margen estrecho, lo cual resulta paradójico cuando estamos en una encrucijada casi de vida o muerte para el país. ¿Por qué ocurre esto? Mientras cagaba en el baño, he llegado a la conclusión de que el motivo es que en las últimas décadas hemos perdido mucha población adulta en España; no me refiero a adulta por edad, sino por madurez intelectual y emocional.

Pensemos por ejemplo en el 15M. A día de hoy, todavía hay millones (!!!) de personas que piensan que fue un movimiento social de profundo calado. Unos cientos de desocupados y guarros okupando la principal plaza de España durante meses repitiendo consignas pueriles fue para todos esos millones un momento pivotal en su vida política. Lo cierto es que fue un fenómeno igual de cutre y vacuo que el Mayo del 68, pero sin tomarse la molestia de tirar adoquines y cócteles molotov.

No obstante, el 15M es sólo un síntoma: lo que subyace es una sociedad que quiere vivir eternamente en Nunca Jamás como el guarro de Michael Jackson. En la España de la Transición, a los 20 años ya tenías bigote y estabas pensando en casarte y tener una cipoteca (con razón, porque podías pagarla en cinco años). Hoy día, a los 40 estás pensando en “sentar la cabeza”, a los 30 estás “en el momento de pasarlo bien” y a los 20 eres directamente un niño; un niño con derecho a voto, eso sí. Aunque discurriendo un poco puedo pensar en las ventajas del sufragio universal, las desventajas pesan tanto que inevitablemente pienso que hemos retrocedido al conceder este privilegio tan alegremente, lo que ha concedido que los líderes políticos vivan pensando en cómo hacer a sus electores promesas que nunca los saquen de su zona de confort. Y a medida que aumenten “movimientos” como el animalismo, esas promesas tendrán que ampliarse para incluir el garante del bienestar de chuchos, gatos, toros y demás seres irracionales (aunque la mayoría de animalistas no han visto un toro bravo en su vida, e ignoran que viven como verdaderos marqueses del mundo animal).

Puede que salvemos esta bola de partido, pero el problema estructural seguirá ahí. Ayer volvió Pablemos, y aunque ni siquiera fue capaz de llenar la modesta plaza del Reina Sofía, oye, aún van a votarle casi dos millones de panolis. Más los que votarán a la ETA. Y a los lazis. Y al Pacman. Y a la Colau. Mientras tanto, un partido como Vox es comúnmente denominado como extremista; que oye, yo no niego que puedan ser rancios, o que puedan tener muchos fachas sudaos entre su militancia o masa electoral, pero al menos han sabido identificar los temas claves para la supervivencia de la nación; no son ellos precisamente el peligro o el “extremo”. En definitiva, tenemos que encontrar la forma de llenar nuevamente el país de hombres y mujeres, en lugar de “chicos” y “chicas”. Eso o tirar la bomba.

Por cierto, hoy jugamos contra el Barcas de canastos.

Share

Abolir el penalti

Una de las nuevas normas aprobadas para la próxima temporada por la FIFA International Board (una panda de carcamales biencomidos que hace parecer a la dinojunta madridista un panda de austeros jovenzuelos) es la prohibición de los rechaces tras un lanzamiento de penalti. Es decir que si mandas la pelota al poste o el portero la para, no puedes remacharla con un zapatazo o como sea, y en lugar de eso se concede tiro a puerta. ¿Por qué? Es ridículo, una vez lanzas el balón está en juego. Claramente esta norma ha sido concebida por gente tan hastiada que cambia algo por cambiar, pero sólo la puntita, sin abordar temas de verdadero calado como la masacre que se produce todas las temporadas con el fuera de juego, la regla más castrante y mal aplicada que existe.

¿Saben lo que haría yo si realmente quisiera cambiar el fútbol, aparte de reformar dramáticamente el offside? Eliminar los penaltis. ¡¡A tomar por culo!! ¿Y por qué? Porque se han convertido en una forma de manipular los partidos y los campeonatos, aplicada cada vez con más discrecionalidad y oscurantismo. Esta norma tenía sentido en el fútbol antiguo, en el que las faltas eran algo rarísimo (apenas se producían 3 o 4 por partido), y de ningún modo se consideraban una forma normal de defender. Bajo esa óptica, una falta en el área era lo bastante grave como para conceder un gol (eso es en la práctica el penalti) al equipo que la sufriera. ¿Pero hoy día? Se pita penalti cuando al árbitro le sale de los cojones: por faltas pequeñas, medianas y grandes, por manos intencionadas y no intencionadas, por mirar mal o por tocar a un jugador cuyo equipo “cuida mucho la pelota”.

Este asunto se ha convertido en una mala broma hace tiempo, y hay que ponerle freno de una vez. Personalmente sólo conservaría el penalti en dos casos: cuando hacen falta a un jugador que va a rematar sin portero o cuando se intercepta con la mano un balón que va a entrar. Todo lo demás lo convertiría en libres indirectos dentro del área, que también son muy peligrosos pero no un fusilamiento al portero. Porque, pensémoslo: ¿a cuento de qué hacerle una carga o tocarle el tobillo a un tipo en la esquina del área tiene que convertirse en gol? ¿No se dan cuenta de que esto sólo estimula las zambullidas en el área (con diferencia la trampa más frecuente del fútbol) y la corrupción arbitral? Además, esta nueva norma tan extraña de los rechaces va en la línea de reducir los goles de penalti, ¿no? Pues que lleguen hasta el final y así podamos volver a un fútbol donde quien quiera marcar tenga que hacerlo con una jugada que lleve el balón a la red, no gracias a las dotes dramáticas y a los repentinos vahídos de sus futbolistas.

Share

Post-fútbol

Rappol

La lógica de la temporada quiso traer a un muerto llamado Celta al Bernabéu para que Florentino y Zidane hicieran la del Doctor Frankenstein con los muchachos blancos. Los rayos tardaron un ratito en hacer efecto, pero al final el monstruo trempó un poquito y se fue a mirar si le quedaban Interviús en el altillo del armario. La magnitud de la maniobra de Pérez creo que no está siendo leída con suficiente amplitud por los supuestos profesionales de la prensa deportiva. No es una cortina de humo. No es un parapeto. Es la designación de un sucesor al frente de la máquina más legendaria del fútbol mundial.

Florentino está enfermo de capitalismo, al igual que el equipo se encuentra luchando contra la enfermedad del éxito. Seamos francos. El presidente ha concentrado sus recientes esfuerzos en la remodelación del Bernabéu, fiando la parcela deportiva a la innegable deriva gloriosa del último lustro. ¿Es recordado Bernabéu por sus ligas? No. Es recordado por sus Copas de Europa. Y eso Florentino ya lo tiene ganado también. Zidane ha vuelto porque ha sido designado como el heredero del trono. Zidane será el próximo presidente del Real Madrid. Y mientras tanto, devolverá al equipo a ese espacio pequeño-burgués que tanto disfruta de las nimiedades cotidianas.

La vuelta del argelino al banquillo deparó un partido tranquilo en el que los blancos se sintieron como forenses haciendo la autopsia de un cadáver céltico que ni siquiera tuvo intención de volver de entre los muertos. Sin grandes alardes tácticos y alineando a todos sus enfermos, Zidane consiguió una aseada victoria en la que -nadie sabe cómo- volvió a manifestarse su aura. Isco marcó y fue inmediatamente cambiado sin aspaviento alguno. El Morciégalo no se vio amenazado de violación por su banda en ningún momento. Gasensio correteó y protestó. Mortadela Galesa volvió a tener presencia en el juego y consiguió el gol de la tranquilidad. Hasta Varane parecía deambular más erecto por el terreno de juego, con un Ramos que hacía de John Turturro en una película de los hermanos Coen. ¿De qué equipo era Albert Camus?

Para lo inmediato, cambian el guion y los personajes. Lesionados los puntales del solarismo, derrotados los rivales directos en Liga (por el segundo puesto, claro, vayamos paso a paso), comenzada la rehabilitación de los señalados aquí y allí… ¿De qué va esto? ¿De lo que quisiéramos para mañana o pasado? No. Va del futuro del Real Madrid. Del relevo generacional en el palco. Y Florentino Pérez ha decidido que nadie tiene mejor aura para asumir semejante reto que Zinedine Zidane, quien, además, manifestó en la rueda de prensa de su segunda presentación que lo quiere mucho.

Y ya está.

El Socio

Sí, bueno, ¿no? Zipayo llegó y arrambló con todo lo hecho por Solari: ni meritocracia, ni disciplina, ni pollas, que salgan los buenos™. Y sí, salieron y dieron algo de penilla, recibiendo ocasiones de un equipo que apesta a Segunda. Pero a trancas y barrancas entraron los goles, el primero de un Isco que no podía con los cojones y el segundo de un Bale que hizo un putt con la pierna derecha. Realmente es pronto para sacar conclusiones, puede que Zipayo sólo quisiera motivar a los desahuciados y los mande de vuelta al banquillo en el siguiente partido, o puede que realmente confíe en ellos y se pongan las pilas por la cuenta que les trae. Me gustó que sacara del ostracismo a Mariano, un muchacho que debería tener al menos media hora para partido para ver si nos vale o no, aunque Vini ya se haya pedido su 7 para el año que viene (¿y Hazard? ¿Se tendrá que conformar con el 11?).

No sé, al Madrid ya no hay quien lo entienda: salen ahí unos payos, echan unas carreras, ganan el partido no se sabe cómo, los piperos echan la tarde y todos acaban más o menos satisfechos. No parece haber mucha relación entre lo que se prepara y el resultado final, o al menos yo no la veo, por eso llamo a esto post-fútbol: la victoria a través de la física del caos. Mientras vuelvan a caer las Champions y alguna Liga, le valdrá a (casi) todo el mundo.

·····

– Magrip: 2 (Bluffisco y Bale)
– Celtic de Vigo: 0

Share